Shakespeare y la violación de Lucrecia

0
251

De la Árdea asediada va Tarquino,

en alas de un deseo traicionero,

y deja atrás a las romanas huestes:

porta el fuego sin luz hasta Colacia,

que, oculto en brasas, ronda, lujurioso,

por ceñir con sus llamas la cintura

de Lucrecia, el amor de Colatino.

 

 

 Shakespeare prometió al conde de Southampton un poema más grave que Venus y Adonis y a fe que lo consiguió. Con un lenguaje que oscila entre lo brutalmente directo y la más alta poesía, La violación de Lucrecia trata sobre el abuso sexual que sufre una muchacha a manos de un intocable y las consecuencias de dicho acto cuando el pueblo sale a la calle. La discusión sobre los deberes del gobernante y los derechos de la ciudadanía y el cómo un acto privado resulta en un hecho político que pone fin a la monarquía, dando pie a que se constituya el Senado romano, vuelven al texto más vigente que nunca.

Cuándo: Hasta el 29 de marzo

Dónde:

La puerta estrecha, Madrid