Sonia Castedo, sácate el amarillo del pelo

0
229

Después de semanas recogiendo descorazonada ejemplos del torpe hablar y escribir de tanto destacado conciudadano/a y sin ninguna gana de comentarlos, me hace salir de mi ensimismamiento el texto, ya profusamente citado: Valiente mujer naciste/correcta tú te portaste/luchando por Alicante/entre todos destacaste. “Porque yo lo valgo”, como nos dice a las mujeres la publicidad. Va en un reportaje sobre homenajes varios a corruptos de diferentes pelajes. Hay una gran diversidad.

 

Yo también hago versos.

 

Después de semanas recogiendo descorazonada ejemplos del torpe hablar y escribir de tanto destacado conciudadano/a y sin ninguna gana de comentarlos, me hace salir de mi ensimismamiento el texto, ya profusamente citado: Valiente mujer naciste/ correcta tú te portaste/ luchando por Alicante/ entre todos destacaste. “Porque yo lo valgo”, como nos dice a las mujeres la publicidad. Va en un reportaje sobre homenajes varios a corruptos de diferentes pelajes. Hay una gran diversidad.

 

A la noticia, que leí en El País, le acompaña foto de esta individua, Sonia Castedo (¡que ha sido alcaldesa de Alicante!), a quien vimos, sumidos en la vergüenza ajena, responder, chulesca, a un concejal, con el recitado de “Manolete, Manolete, si no sabes torear pa qué te metes…» (por fortuna sin música). No creo haber sentido tanto bochorno (colectivo) desde hace mucho, mucho tiempo.

 

Este caso me fascina porque lo tiene todo: la falta de ética –es una descarada afanadora profesional, la miseria estética, que exhibe en las tan, tan españolas raíces negras que asoman debajo de sus pelos teñidos de amarillo, el toque kitsch de esa imagen cuasi mariana que la representa en piedra y a lo que vamos no podía faltar lo esencial de nuestro ambiente social burbujero: la ignorancia ufana y celebrada: ¡Ese poema! ¡Ese “correcta tú te portaste»! ¿Dónde está ese vate? ¿Sería la misma Castedo la autora? ¡Yo ya es que me lo creo todo! O, simplemente, ¿le encantó cuando el poeta se lo leyó antes de que lo inmortalizaran en piedra? Cuadrilla de ladrones, analfabetos y además, feos ¡DE ALMA!

Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.