suspéndase en el ejercicio de su cargo

4
340

Una maestra es suspendida de su cargo y se le impide seguir ejerciendo su profesión por querer ayudar con alimentos a unos niños de su escuela que están pasando penurias.  

No es todo. Por esta misma razón  la docente es arrestada y encerrada  en un calabozo subterráneo en el que encapuchados ejercen torturas.

Sucede en Uruguay años 70. En la escuela a la que fui. A la que fuimos todos los compañeros que ahora nos reencontramos en Montevideo . Entre los que se quedaron aquí y los que nos fuimos  intercambiamos recuerdos difusos  y a veces muy puntuales. Algunos sacan a relucir anécdotas pasadas con una nitidez deslumbrante.  

Yo recuerdo que en 1973 una maestra dijo que teníamos que ser especialmente cariñosos con dos chicos de nuestra clase porque estaban tristes desde que sus padres habían sido encarcelados. No sé ya si se lo dijo a toda la clase o solamente a mí, que estaba sentada en el banco junto a uno de ellos, un niño callado con el que no intercambié casi una frase, por temor a no ser tan amable como la maestra deseaba. Es una imagen, una idea difusa. No sé hasta dónde coincide con la realidad pasada.

Manuel es quien más vivo en la memoria tiene lo que ocurrió después, cuando yo ya no estaba en Uruguay. Él nos habla de la irrupción de militares en la escuela, de los allanamientos,  interrogatorios. Y describe  en imágenes la expulsión de los maestros.  Los ve atravesando el patio de la escuela, dirigirse hacia la salida agarrados de la mano y llorando, mientras  los niños de sexto curso los rodean en corro y lloran también, pidiéndoles que no se vayan. 

Ahora,  gracias a este reencuentro que nos ha facilitado el facebook y que ha culminado en reuniones en vivo aquí en Montevideo, vamos ensamblando  pedazos de memoria perdida. Entre los que fuimos alumnos y los que fueron maestros vamos  recuperando nuestra historia , compartiendo llantos, risas y silencios. Hay también un documento, un  testimonio nítido de la crueldad hecha ley imperante. 

Elsa Qujano, la maestra que hace más de tres decenios organizó entre el alumnado la colecta para reunir alimentos para los alumnos hijos de presos, es  quien me entrega una copia del veredicto. Me da el papel y dice:  “publicalo”. Y aquí lo hago

“se resuelve: 1) Dispónese la instrucción de un sumario a la señora Elsa Quijano de Acosta, maestra de la Escuela N⁰189, de 2do grado, “Benito Juárez”, de Montevideo, tendiente a clarificar los hechos relacionados a la donación de alimentos a un alumno, mediante colecta, estando los respectivos padres privados de la libertad desde hace tiempo, por participación en actividades subversivas. 2) Suspéndase en el ejercicio de su cargo, con privación de los medios sueldos correspondientes.» 

Me parece que no hay mucho que comentar, porque este documento se comenta y se condena por sí mismo. Refleja el grado de perversidad de un régimen que convierte en delito el acto de prestar ayuda a un niño desválido. Sólo por ser hijo de personas no gratas al Gobierno. A un Gobierno dictatorial.

Elsa, docente apreciada y querida por todos, no pudo volver a ejercer hasta que se restableció la democracia. E incluso entonces fue tratada de forma indigna. No le reconocieron la trayectoria de excelente docente que había recorrido antes  de la dictadura. Tuvo que volver a empezar como si fuera principiante en su oficio, con un sueldo como si partiera de cero. En los primeros años de democracia se impuso una amnesia general. Dado que vivo en Viena, Austria, veo paralelismos con la forma en que los austriacos han hecho de todo en un intento obsesivo de borrar su propio pasado nazi.  

No es lo mismo que te exijan que olvides, a que te olvides sin querer, cuando  tu propia memoria – sin pedirte permiso – te hace huecos para evitarte el dolor.  Algo así nos contó Juan Pablo Gil.  El alumno al que Elsa dedicaba la colecta de alimentos quiso borrar de su pasado los años de escuela. Ahora los recupera, los comenta y  desde Suecia me escribe “Podés contar mi historia.  Es la historia de todos”.  

Julieta Rudich  (1962), periodista y realizadora de documentales en castellano y alemán. Como corresponsal desde Viena para el periódico español "El País" y para  las radios Cadena Ser y Radio France International informa sobre asuntos que ocurren en Austria. Al mismo tiempo, para la televisión pública austriaca ORF,  3 SAT y otros dirige y produce reportajes televisivos sobre temas internacionales de relevancia sociopolítica. Como integrante del equipo del programa semanal "Weltjournal" ha viajado los últimos años por numerosos países, entre los que figuran Irak, Argelia, Marruecos, Líbano, Zimbabue, Mozambique, Etiopía, Ghana, Chad, Estados Unidos, México, El Salvador, Colombia, Venezuela, Brasil, Bolivia, Chile, Argentina y Uruguay, su país de origen. Por sus documentales fue galardonada en 1992 con el  Fernsehpreis der Volksbildung y en 1996 con el premio al mejor documental cultural del New York International Independent Film and Video Festival. Su documental “A la sombra de Saddam”, filmado en Irak en 2002, fue emitido por numerosas cadenas en varios idiomas.

4 COMENTARIOS

  1. Gracias Julieta. Los grandes
    Gracias Julieta. Los grandes heroes de nuestro pais son anonimos hasta que nace una idea loca de juntar viejos compañeros de escuela. De a poco se fue recuperando la memoria colectiva, recordando nombres, lugares, hechos, algunos lindos y otras verdaderas pruebas de amor a los hijos de nuestra patria. Que nadie se olvide que los niños son niños y nada saben de politica. Ojalá la ley y el estado algun dia le reconozca estos hechos de valentía a corazones tan grandes como el de nuestra- nuestros maestros. Ojalá algun dia se haga justicia verdadera y que la ley caiga con todo su peso sobre los culpables. Solo estas memorias colectivas podrán hacerlo. un beso enorme para todos.
    Juan Pablo Gil.

  2. Nada de eso es culpa tuya y
    Nada de eso es culpa tuya y tampoco mia, ni siquiera de nuestros maestros. o acaso alguna vez los interrogaron cuando juntabamos alimentos para la colonia etchepare ????
    hubieron algunos niños que me dijeron cosas dolorosas o entendieron que a los maestros los llevaron presos y los echaron por mia culpa, eso no es de extrañar. mas bien seria extraño si algun niño-a no lo hubiera echo… tu temor por recordar si alguna vez fuistes mala conmigo demuestra lo contrario o por lo menos lo que tu demuestras ser ahora… si recuerdo yo de desatarte la moña de la tunica en la clase en mas de una ocasion… me gustabas.. que se le va hacer… como todas las demas compañeritas… es cosa de la edad.
    Tuvimos maestros que fueron fieles a sus principios. que nos enseñaban mucho mas que a contar. el viaje al Chuy, a la vuelta la Fortaleza y Punta del Diablo. recuerdo cuando sacaban los tiburones y los arrastraban por la arena, la hembras parian tiburoncitos y nosotros los recogiamos y los regresabamos al mar. recuerdo el cuento de aquel pescador por llevar luz y mejorar el camino de acceso al pueblo. su hijo habia perdido un ojo en un accidente. lamentablemente habian fuerzas que no se perdieron la oportunidad de castigar a inocentes y utilizar la inocencia infantil para lograr sus metas de mantenerse en el poder. vivimos epocas de mucho sadismo si bien gran parte de el recaia siempre sobre los mismos aun si estos eran niños. pero a la larga no pudieron y por alguna razon nos juntamos nuevamente pero esta vez como personas grandes y bajo las banderas de la libertad y la democracia.
    Besos

  3. no se que hacer con treinta
    no se que hacer con treinta años de culpa… tal ves no lo sea pero es mucho tiempo.
    cuando echaron a nuestra maestra Elsa junto a Palmiro y a otra maestra muchos me echaron la culpa de eso.. sabes que tenian razon… si yo me hubiera callado la boca o le hubiera dicho a esa compañerita que tanto gustabamos el uno del otro…. no con el presidente no bayas a hablar… si hubiera sido asi nunca habrian intervenido la escuela y nunca le hubiera pasado nada a nuestros maestros…. hable con Elsa y es de fierro… es una cuestion de prinsipios me dijo… aun con una metralladora apuntandote en la cabeza…. eso me dijo…. si todo se repitiera hoy dia.. lo volveria a hacer…..
    no existe ninguna explicacion logica al porque de semejante actitud de parte de los gobernantes si no se habla de sadismo…
    tampoco existe una explicacion logica a mis sentimientos… pero lo siento asi…..

Comments are closed.