Tesoros del camino

0
183

 

 

Antes de tirarlas, decidió fotografiarlas reunidas, como habría hecho Gaudí, el santo arquitecto que se valía de cosas sencillas para fabricar arte. Estos trozos de cerámica de todos los colores fueron rescatados del suelo en sus paseos por caminos de tierra. O bien porque los divisó desde lo alto, como un pájaro sobre un gusano; o porque los rescató escarbando con un palo, sentado en alguno de sus descansos.

 

Estos cromos de loza vieja habían llegado a la buhardilla tras numerosos paseos campestres o viajes rurales, y ahora no debían salir de la casa por la indigna vía del cubo de la basura. Las fue combinando poco a poco sobre un cartón blanco, y las sacó del tiempo gracias a este retrato.