The Beatles: Love me do (single)

0
1648

[Este artículo forma parte de la obra The Beatles: It’s all too much – Una enciclopedia por entregas: disco a disco, tema a tema. Puedes acceder a la introducción, que contiene además el índice completo, pinchando aquí.]

Single. Parlophone 45-R 4949 (mono)
5 de octubre de 1962

1962 fue el año en el que nos dejaron para siempre William Faulkner, Marilyn Monroe, Herman Hesse, Eleanor Roosevelt y Niels Bohr. También fue el año en el que Samoa, Ruanda, Burundi, Argelia, Jamaica, Trinidad y Tobago y Uganda accedieron a la independencia y en el que se produjo la primera comunicación transatlántica vía satélite gracias al ingenio bautizado como Telstar. Ese mismo año, Martin Luther King fue recluido durante mes y medio en una prisión estadounidense por participar en una manifestación pacífica en contra de la segregación racial en Albany, Georgia, mientras Nelson Mandela comenzó su particular período de encarcelamiento en Sudáfrica, que en su caso duró la friolera de 27 años.

En el mes de octubre de 1962 se concentraron varios acontecimientos que cambiaron el devenir de la Historia: el mundo entero tembló ante la posibilidad cierta del estallido de una guerra nuclear provocada por la Crisis de los Misiles en Cuba, se estrenó el primer largometraje de la saga de James Bond, se fundó Amnistía Internacional, el afroamericano James Meredith se matriculó en la hasta entonces segregadora Universidad de Misisipi, China invadió un territorio en disputa con la India dando inicio a la Guerra Sino-India y Juan XXIII, el papa bueno, inauguró el Concilio Vaticano II.

El viernes 5 de aquel mes extraordinario un grupo de R’n’R de una ciudad portuaria del norte de Inglaterra lanzó al mercado su primer disco sencillo como banda protagonista. Nadie lo sabía entonces, pero este evento también tenía reservado un espacio en los libros de Historia.


Cara A:
LOVE ME DO (Lennon-McCartney)

Cara B:
P.S. I LOVE YOU (Lennon-McCartney)


Reediciones:

  1. 6 de septiembre de 1963. Parlophone R 4949 (mono)
  2. 6 de marzo de 1976. Parlophone R 4949 (mono). Incluido en The singles collection 1962-1970 (22 singles, EMI, sin referencia)
  3. 8 de marzo de 1976. Parlophone R 4949 (mono)
  4. Otoño de 1977. Parlophone R 4949 (mono). Incluido en The Beatles collection (24 singles, World Records, sin referencia)
  5. Octubre de 1978. Parlophone R 4949 (mono). Incluido en The Beatles collection (25 singles, World Records, sin referencia)
  6. 4 de octubre de 1982. Parlophone R 4949 (mono)
  7. 4 de octubre de 1982. Parlophone RP 4949 (mono). Picture disc single
  8. 6 de diciembre de 1982. Parlophone R 4949 (mono). Incluido en The Beatles singles collection (26 singles, Parlophone BSCP 1)
  9. 28 de noviembre de 1988. Parlophone 2 03034 3/CD3R 4949 (mono). 3” CD single
  10. 6 de noviembre de 1989. Parlophone 2 03034 3/CD3R 4949 (mono). 3” CD single. Incluido en The Beatles CD singles collection (22 3” CD singles, Parlophone CDBSC 1)
  11. 12 de agosto de 1991. Parlophone TCR 4949 (mono). Cassette single
  12. 12 de agosto de 1991. Parlophone TCR 4949 (mono). Cassette single. Incluido en The Beatles singles collection on cassette (22 cassette singles, Parlophone TCBSCX 1)
  13. 2 de octubre de 1992. Parlophone 2 03034 7/R 4949 (mono)
  14. 2 de noviembre de 1992. Parlophone 2 03034 2/CDR 4949 (mono). CD single. Incluido en The Beatles CD singles collection (22 CD singles, Parlophone CDBSCP 1)
  15. 22 de octubre de 2012. Parlophone 5099901740172/45-R 4949 (mono)
  16. 26 de julio de 2013. Mischief Music BEAT1 (mono). Shaped disc 10” single
  17. 16 de septiembre de 2013. Mischief Music BEAT2 (mono). Shaped disc 10” single
  18. 16 de septiembre de 2013. Mischief Music BEAT3 (mono). Shaped disc 10” single
  19. 28 de octubre de 2013. Rock Melon 7RMM1P (mono). Picture disc single
  20. 18 de noviembre de 2013. Mischief Music BEAT4 (mono). Shaped disc 10” single
  21. 18 de noviembre de 2013. Mischief Music BEAT5 (mono). Shaped disc 10” single
  22. 18 de noviembre de 2013. Mischief Music BEAT6 (mono). Shaped disc 10” single
  23. 27 de febrero de 2014. Art of Music AOM001 (mono): Shaped disc 10” single
  24. 22 de noviembre de 2019. Apple 0602547261380 (mono). Incluido en The singles collection (23 singles, Apple 0602547261717)
Reedición 1

Grabación

La primera sesión de grabación de The Beatles para la Parlophone Company Ltd., celebrada en los EMI Studios de Abbey Road, en Londres, tuvo lugar el 6 de junio de 1962. La banda de Liverpool, que ya era tremendamente famosa en su ciudad natal pero a la que casi nadie conocía fuera de la región del Merseyside, había sufrido en los meses previos innumerables rechazos por parte de varios sellos y compañías discográficas británicas, incluidas las otras tres filiales de EMI Records. Nada hacía presagiar que la carrera discográfica que estaba a punto de comenzar auparía al grupo a la cumbre del estrellato y que The Beatles llegarían a ser la formación más importante de la Historia de la música moderna.

Esa será mi casa cuando me vaya yo

Cuando The Beatles cruzaron la puerta de los EMI Studios por primera vez, no podían sospechar que aquel edificio, construido a principios del siglo XIX, se convertiría en su segundo hogar durante los siguientes siete años. Con algunas excepciones menores y una importante (casi todos los registros del álbum Let it be), el grupo grabó su discografía entera en este emplazamiento. El lugar llegó a adquirir tanta relevancia que el último LP registrado por The Beatles, Abbey Road, tomó su título del nombre de la calle en la que radican todavía hoy los estudios. La repercusión del álbum fue enorme y, aprovechando la publicidad gratuita, la casa discográfica cambió oficialmente el nombre del recinto por el de Abbey Road Studios en 1970. La banda estaba disolviéndose para aquel entonces, así que The Beatles nunca trabajaron juntos en los estudios rebautizados.

La sesión de grabación había sido agendada por George Martin, el productor encargado de seleccionar artistas y repertorio para el pequeño sello filial de EMI. The Beatles acudieron a la cita confiados en que Parlophone tenía decidido apostar por ellos y convencidos de que su misión aquel día era grabar su primer sencillo. Contrariamente a lo que se ha venido contando desde entonces, tenían razón: Martin, que en marzo había escuchado algunas grabaciones de estudio de la banda registradas el 1 de enero en una audición para Decca que quedó en nada, mostró inicialmente poco entusiasmo por el sonido del grupo pero, semanas después, recibió instrucciones precisas de sus superiores: The Beatles debían ser contratados. La clave: Ardmore & Beechwood, una empresa del entramado de EMI, quería hacerse con los derechos de publicación de las composiciones de Lennon y McCartney, en las que un avispado trabajador de la casa, Kim Bennett, había detectado cierto potencial. Y Brian Epstein, el manager del grupo, había condicionado el acuerdo a la firma de un contrato discográfico.

Así pues, la sesión del 6 de junio no había sido concebida como una audición aunque George Martin todavía no había conocido al grupo ni, obviamente, había podido escucharlo tocar en vivo. The Beatles habían sido convocados para grabar, y quizá se esperaba incluso que parte del material registrado pudiera ser publicado con cierta rapidez.

Ahora bien, el hecho de que la sesión no fuera una audición no desmiente otra realidad: los de Liverpool estaban ante la que era probablemente su última oportunidad para conseguir un contrato discográfico que les pudiera ayudar a despegar. Se trataba, y lo sabían, del único cartucho que les quedaba por quemar tras las unánimes negativas de las disqueras más relevantes. Parlophone, la apuesta postrer, era el sello menos exitoso de la gran compañía discográfica EMI y, por suerte para los de Liverpool, tenía poco que perder contratando a The Beatles. Además, buscaba con desesperación un artista de éxito porque intentaba librarse de la etiqueta de sello especializado en grabaciones de comedia —sus discos más populares incluían algunas payasadas geniales de Peter Sellers y Spike Milligan—, y concedía audiciones con cierta liberalidad. Así, el grupo norteño acudió a la cita dispuesto a grabar algunas pistas potencialmente publicables y con un contrato bajo el brazo en el que, eso sí, faltaba por plasmar la firma de George Martin, que podría haberse rebelado contra sus superiores de no haber apreciado una mínima chispa de magia en la banda. Finalmente, Martin se dejó llevar: las composiciones originales no le impresionaron lo más mínimo y el estilo musical del grupo le dejó frío, pero los de Liverpool le cayeron francamente bien… y además tenía unas órdenes que cumplir. Por otro lado, no le debió costar mucho esfuerzo rubricar un contrato en modo alguno ventajoso para The Beatles y que comprometía en muy poco al sello discográfico que él mismo dirigía.

Fueron dos técnicos de Parlophone los que se hicieron cargo de aquella sesión: el propio Martin y uno de sus productores asistentes, Ron Richards. George Martin era un elegante gentleman inglés de orígenes relativamente humildes que sumaba por aquel entonces 36 años de edad. Instrumentista de formación clásica además de arreglista y director de orquesta, también gustaba de experimentar con trucos sonoros y había coqueteado con la música electrónica. Poco podía imaginarse que la pieza clave de su futuro profesional, la banda que le haría famoso en el mundo entero, acababa de entrar por la puerta. Pronto, tras la publicación del primer single y una vez que se convenció por fin del potencial de la banda, George Martin decidió asumir personalmente el papel de productor fijo de The Beatles: para algo era el jefe. Liberado pronto de sus dudas y más bien reconvertido en un sincero admirador de los de Liverpool, se mantuvo en ese privilegiado puesto a lo largo de casi toda la carrera del grupo. De esta manera, se hizo un hueco en la Historia del rock por derecho propio… hasta el punto que llegó a recibir el título de Sir de manos de la Reina un año antes que el mismísimo Paul McCartney. Aquel día de junio de 1962 Martin se ausentó durante la primera parte de la sesión hasta que Norman Smith, el ingeniero de sonido, escuchó al combo interpretar Love me do y creyó conveniente enviar al operador de cintas, Chris Neal, a avisar al jefe para que no se perdiera lo que estaba sucediendo.

Trabaje sólo con los mejores

El ingeniero de sonido que recibió el encargo de colaborar con The Beatles apoyando técnicamente al productor se llamaba Norman Smith. No se perdió ni siquiera la sesión inaugural del 6 de junio. Mantuvo su envidiado puesto hasta finales de 1965, cuando abandonó el equipo para convertirse en productor de Parlophone por derecho propio. Entre los artistas con los que trabajó en su nuevo rol destacan Pink Floyd (a los que produjo ya su primer LP, The piper at the gates of dawn), The Pretty Things (con los que grabó el soberbio álbum S.F. Sorrow) y Barclay James Harvest (Once again). En 1971 Smith consiguió un número 2 en las listas británicas como intérprete con la composición propia Don’t let it die, un éxito al que siguió en 1972 otro notable hit (Oh, babe, what would you say?, un tema compuesto por su esposa Eileen Sylvia que le supuso un número 3 en los Estados Unidos y un número 4 en el Reino Unido) y otro menor en 1973 (una versión de la canción de Gilbert O’Sullivan Who was it? que escaló hasta el puesto 23 de las listas británicas y hasta el 49 de las estadounidenses). Grabó bajo el pseudónimo de Hurricane Smith, haciendo bueno uno de los motes que le había adjudicado John Lennon con cierto sarcasmo debido a su carácter cachazudo. “Normal” Smith (el otro epíteto que le regaló Lennon) fue también la única persona que estuvo a punto de conseguir que el grupo de Liverpool grabara por iniciativa propia una canción inédita no compuesta por alguno de sus miembros. Ocurrió en junio de 1965, durante el registro del álbum Help!

Mientras Martin se tomaba algo en la cantina, el grupo intentaba convencer de sus méritos artísticos al pequeño auditorio de técnicos con una curiosa versión en inglés del tema mexicano Bésame mucho (citado siempre sin tilde en los discos de The Beatles), en la que McCartney asumió la voz principal. A continuación la banda atacó tres piezas de su propia autoría que, esta vez sí, marcaron la diferencia: Love me do, P.S. I love you y Ask me why. Las tres canciones acabaron incorporadas al repertorio discográfico de The Beatles y sirvieron de paso para escribir las primeras líneas del capítulo reservado a la banda en la Historia de la música popular del siglo XX, aunque todas ellas hubieron de ser regrabadas en sesiones posteriores antes de encontrar su encarnación definitiva.

Por repertorio que no sea

¿Qué temas grabaron The Beatles en la sesión del 6 de junio de 1962? Según los registros de EMI, solo cuatro canciones: por este orden, Bésame mucho, Love me do, P.S. I love you y Ask me why. Sin embargo, algunas fuentes aseguran que en esta primera sesión se interpretaron también otras piezas, incluyendo Hello little girl, otra composición original de Lennon/McCartney, y Your feet’s too big, una canción que formaba parte del repertorio habitual de los músicos estadounidenses Fats Waller y Chubby Checker. El mismo George Harrison menciona este último tema en el libro Anthology (Chronicle Books, San Francisco, 2000). Lo más probable es que The Beatles tocaran estas y quizá otras canciones para la consideración del equipo técnico, y que Ron Richards seleccionara los cuatro cortes finalmente registrados como posibles contendientes para el single que se pretendía grabar y publicar.

The Beatles se habían preparado la sesión a conciencia con dos largas tandas de ensayos en el Cavern Club de Liverpool, en el que eran la principal atracción local, y venían dispuestos a abrumar a los responsables de EMI si era necesario. Se tiene constancia de que Brian Epstein escribió a George Martin sugiriéndole una larga lista de canciones para la sesión. Incluía un medley inicial en el que, sucesivamente, Paul, John y George debían demostrar sus capacidades vocales y, posteriormente, un surtido de interpretaciones individuales que los cantantes atacarían en el mismo orden.

Muchos de estos temas fueron grabados por The Beatles a lo largo de los años y acabaron apareciendo en la discografía oficial publicada por EMI. Algunas de las canciones de la lista, habituales en el directo de los de Liverpool, han visto la luz en discos publicados por otras casas discográficas sin autorización de The Beatles.

El medley constaba de las siguientes canciones:

  • Bésame mucho (Velázquez/Skylar): cantada por Paul McCartney. Ver Anthology 1 (1995).
  • Will you love me tomorrow (King/Goffin): una canción de The Shirelles cantada por John Lennon.
  • Open (Your lovin’ arms) (Knox): una canción de Buddy Knox with the Johnny Mann Singers cantada por George Harrison.

Las canciones reservadas a Paul McCartney eran:

  • P.S. I love you (Lennon/McCartney): la pieza que acabó siendo seleccionada como cara B del primer single del grupo.
  • Love me do (Lennon/McCartney): la cara A del primer single del grupo.
  • Like dreamers do (Lennon/McCartney): ver Anthology 1 (1995).
  • Love of the loved (Lennon/McCartney): nunca publicada de forma oficial por The Beatles —aunque la versión que interpretó la banda en su audición para Decca está legalmente disponible en el mercado desde 2013 en el doble CD I saw her standing there…—, fue cedida a Cilla Black.
  • Pinwheel twist (Lennon/McCartney): una composición inédita en disco que Paul cantaba en directo con The Beatles en 1962, aunque hasta su expulsión del grupo el intérprete vocal de la pieza había sido Pete Best.
  • If you gotta make a fool of somebody (Clark): una canción de James Ray with the Hutch Davie Orch.
  • Till there was you (Willson): ver With The Beatles (1963).
  • (Somewhere) Over the rainbow (Harburg/Arlen): una canción de la banda sonora de The wizard of OzEl mago de Oz—, cantada en la película por Judy Garland y versionada por Gene Vincent and his Blue Caps en 1959.
  • Your feet’s too big (Benson/Fisher): una canción de “Fats” Waller and his Rhythm versionada por Chubby Checker en 1960. Una versión en vivo de la canción grabada en diciembre de 1962 en el Star-Club de Hamburgo apareció en el mercado en 1977 en el doble LP The Beatles live! At the Star-Club in Hamburg, Germany; 1962, un disco publicado en contra del criterio de los propios Beatles.
  • Hey! Baby (Cobb/Channel): una canción de Bruce Channel cuyo solo de armónica inspiró el de Love me do.
  • Dream baby (How long must I dream?) (Walker): ver I saw her standing there… (2 CDs, 2013).
  • September in the rain (Dubin/Warren): ver I saw her standing there… (2 CDs, 2013).
  • The honeymoon song (Theodorakis/Sansom): ver Live at the BBC (1994).

El repertorio de John Lennon era el siguiente:

  • Ask me why (McCartney/Lennon): ver Please please me (single, 1963).
  • Hello little girl (Lennon/McCartney): ver Anthology 1 (1995).
  • Baby it’s you (David/Williams/Bacharach): ver Please please me (LP, 1963).
  • Please Mister postman (Dobbins/Garrett/Gorman/Brianbert): ver With The Beatles (1963).
  • To know her is to love her (Spector): ver The Beatles live! At the Star-Club in Hamburg, Germany; 1962 (1977). La primera vez que apareció una versión de The Beatles de esta canción con autorización de la banda fue en Live at the BBC (1994).
  • You don’t understand me (Massey): una canción de Bobby Freeman.
  • Memphis, Tennessee (Berry): ver Live at the BBC (1994).
  • A shot of rhythm and blues (Thompson): ver Live at the BBC (1994).
  • Shimmy like Kate (Piron): ver The Beatles live! At the Star-Club in Hamburg, Germany; 1962 (1977).
  • Lonesome tears in my eyes (J and D Burnette/Burlison/Mortimer): ver Live at the BBC (1994).

Por último, George Harrison debía lucirse con este lote:

  • A picture of you (Beveridge/Oakman): ver I saw her standing there… (2 CDs, 2013).
  • The Sheik of Araby (Smith/Snyder/Wheeler): ver Anthology 1 (1995).
  • What a crazy world we’re living in (Klein): una canción de Joe Brown and the Bruvvers.
  • Three cool cats (Leiber/Stoller): ver Anthology 1 (1995).
  • Dream (Miller): una canción de Cliff Richard and the Shadows.
  • Take good care of my baby (Goffin/King): ver I saw her standing there… (2 CDs, 2013).
  • Glad all over (Bennett/Tepper/Schroeder): ver Live at the BBC (1994).

La formación de The Beatles que acudió a aquella primera sesión de grabación en EMI tenía los días contados. Incluía, por supuesto, al fundador de la banda, John Lennon —guitarrista rítmico—, a su compañero en labores compositivas Paul McCartney —bajista— y a otro miembro clave que se había incorporado muy pronto al grupo, George Harrison —guitarrista solista—. Sentado en la batería, aunque con la cabeza oliéndole a humo tras dos años haciéndose cargo de la sección rítmica de la banda, se encontraba Pete Best.

Best era un buen tipo y un batería decente (aunque en absoluto brillante) que, para su desgracia, nunca terminó de trabar una amistad real con los otros tres músicos de la banda, más juerguistas y jaraneros que él. Fue George Martin quien lo puso sin querer en el disparadero: tras la experiencia del 6 de junio en el estudio, el productor comunicó al manager de los de Liverpool, Brian Epstein, que pensaba utilizar a un batería profesional para las sesiones de grabación de The Beatles (una práctica habitual, por otra parte), aunque no tenía ningún problema en que Best siguiera tocando en directo con el grupo. Con una excusa que argüir, Lennon, McCartney y Harrison (a instancias de los dos últimos, que eran los que peor se llevaban con el batería) encargaron a Epstein que comunicara a Best la mala noticia de su expulsión. Ocurrió el 16 de agosto de 1962. El sustituto elegido era un viejo amigo de los otros tres músicos desde los días en que tocaban en Hamburgo en locales nocturnos: el batería de Rory Storm and the Hurricanes, Ringo Starr.

«Kingsize Taylor and the Dominoes me hicieron también una oferta. Me daban veinte libras a la semana. The Beatles me daban veinticinco, así que me fui con ellos» (Ringo Starr, 1968).

John, Paul, George… y Hutch

Muy poca gente lo sabe, casi nadie lo comenta… pero Ringo no fue la única alternativa que se barajó para sustituir a Pete Best: Brian Epstein, siguiendo sus propias preferencias, había tanteado previamente a Johnny “Hutch” Hutchinson. Hutchinson tocaba en The Big Three, otro grupo de Liverpool cuya representación había asumido el mismo Epstein recientemente. Considerado por muchos como el mejor baterista de Liverpool, “Hutch” rechazó la oferta pero sustituyó a Pete Best en dos actuaciones hasta que Starr pudo incorporarse a la formación. Aunque ya había echado una mano a los entonces llamados Silver Beatles en 1960 durante una audición, Hutchinson no tenía una gran opinión sobre la banda rival de The Big Three, un grupo más inclinado al R&B:

«Brian me pidió que me uniera a The Beatles y yo dije: “No me uniría a The Beatles ni por un reloj de oro. En lo que a mí respecta, solo hay una banda y es The Big Three. The Beatles no son capaces de sonar mejor que aquella, y Pete Best es muy amigo mío. No le podría hacer esa guarrería”» (Johnny Hutchinson, 1981).

The Big Three firmaron con Decca en 1963 pero su carrera fue breve y poco exitosa. Lo mismo sucedió con Rory Storm and the Hurricanes, la banda que Ringo abandonó para unirse a The Beatles (que grabó con Oriole y Parlophone), y con Kingsize Taylor and the Dominoes, el otro grupo que pretendía al batería (cuyos discos salieron al mercado publicados por Polydor, Decca, Philips y Ariola).

Antes incluso de ofrecerle el puesto de batería de The Beatles a Hutchinson, Epstein había tanteado a Bobby Graham, miembro de Joe Brown and the Bruvvers. También él rechazó el ofrecimiento. Mark Lewisohn asegura que en ambos casos la oferta era temporal dado que Ringo, la opción definitiva, tenía compromisos que cumplir con su banda y no podía asegurar una incorporación inmediata.

La formación definitiva del grupo, hoy universalmente conocida, quedó por fin cerrada el 18 de agosto de 1962. Desde entonces en adelante, y para la Historia, The Beatles serían estos cuatro muchachos de Liverpool: John Winston Lennon, James Paul McCartney, George Harrison y Richard Starkey, conocido como Ringo Starr por su afición a los anillos. Fue esta la formación que, desde el principio y hasta la separación del grupo en 1970, grabó y publicó discos con EMI.

Llegamos así a la siguiente sesión de grabación, celebrada el 4 de septiembre. The Beatles ya acudían a los estudios contratados por la compañía discográfica y el objetivo de la jornada era empezar a producir material publicable, dado que los resultados de la sesión de junio habían sido juzgados como inutilizables. Consolidada la formación definitiva, Ringo Starr ocupaba su puesto tras la batería…

… Pero una semana después, cuando la banda volvió a Londres para rematar el trabajo, el bueno de Ringo se encontró en su lugar a un músico de estudio llamado Andy White.

Para entender lo que había sucedido hay que hacer de nuevo un poquito de historia. George Martin, aunque sin pretenderlo, había facilitado la expulsión de Pete Best dándoles a George, John y Paul la excusa perfecta para deshacerse de él. Ocurrió sin embargo que el productor, que estaba acostumbrado a grabar con músicos de ejecución precisa, tampoco quedó satisfecho con la habilidad instrumental del nuevo baterista: en aquella sesión del 4 de septiembre Starr se había mostrado incapaz de sincronizar el sonido del bombo con el del bajo de McCartney, probablemente por falta de tiempo para ensayar. Nervioso como estaba, improvisó algunos arreglos absurdos, sustituyendo en algún momento sus baquetas por una maraca y una pandereta. Hasta Paul dejó traslucir su desagrado. Así las cosas, el productor retomó su idea original, programó a la carrera una nueva sesión y contrató a Andy White para que se hiciera cargo de la batería. Martin ni siquiera se tomó la molestia de dirigir la grabación aquel 11 de septiembre y encargó el trabajo a Ron Richards. Además de rehacerse Love me do, en esta segunda sesión se grabó la que sería la cara B del primer single de The Beatles, P.S. I love you. Al pobre Ringo se le permitió participar tocando la pandereta en el primero de los temas y las maracas en el segundo. También hubo un primer intento de registrar Please please me, que era la pieza que la banda prefería como cara B del sencillo, pero los resultados no fueron los esperados y George Martin la descartó. Probablemente lo hizo durante una breve visita de cumplido o de supervisión porque, como ya se ha dicho, no estaba dirigiendo la sesión. The Beatles reharían el arreglo de Please please me y la propondrían, esta vez con éxito, como cara A del siguiente single.

«(…) Así que cambiamos [a Pete Best] por Ringo, que había estado con Rory Storm and the Hurricanes, volvimos a Londres ¡y nos encontramos con que a George [Martin] tampoco le gustaba! Dijimos: “¡Pero está bromeando! ¡Este es el mejor batería de Liverpool, este chico, viene de Rory Storm and the Hurricanes! ¡Esto es clase!” Y George dijo: “Oh, ¿sí? Bueno, ¡me sigue gustando Andy White!” Así que Ringo tuvo que tocar la pandereta, lo que resultó muy humillante para él. Solo Dios sabe lo hecho polvo que debió sentirse; nunca se sabe qué es lo que pasa por la cabeza de otro» (Paul McCartney, 1988).

Por último, y después de tantos malos ratos para el nuevo baterista, en la edición original del single no se utilizó la versión regrabada de Love me do. Así pues, es a Ringo a quien se escucha tocar los tambores en la cara A de este primer sencillo. Meses más tarde, el álbum Please please me incluyó la segunda versión de Love me do y, por algún motivo, también se sustituyó la versión 1 por la 2 en subsiguientes publicaciones del single. George Martin aseguró que no recordaba haber decidido estos cambios, así que es posible que se produjeran por error… aunque parece más probable que el máster de la versión 1 se hubiera extraviado, o incluso que fuese destruido a conciencia para evitar que volviera a ser utilizado. Las copias de la primera edición del sencillo se distinguen por la etiqueta roja en el centro del disco, sustituida por una negra (la que Parlophone había empezado a utilizar para sus nuevos lanzamientos) en ediciones posteriores.

En su autobiografía, titulada A cellarful of noise (Souvenir Press, Londres, 1964), Brian Epstein dio a entender que Love me do siempre fue la primera opción para el single inaugural de The Beatles. Hunter Davies, autor de la única biografía autorizada de la banda hasta la aparición de Anthology en el año 2000 (The Beatles, William Heinemann Ltd., Londres, 1968), ayudó a dar por buena esta versión de los hechos. Pero no es cierta: en la sesión del 4 de septiembre, y por imposición de George Martin, los cuatro muchachos de Liverpool grabaron una composición ajena titulada How do you do it. Había sido escrita por Mitch Murray, un compositor profesional aunque con poca experiencia previa, y el productor barajaba seriamente la posibilidad de publicarla como cara A del primer sencillo del grupo.

Según la antigua y equivocada versión de la historia, George Martin impuso que The Beatles grabaran una composición ajena solo después de haber constatado los bajos resultados comerciales de Love me do (que se estancó en el puesto 17 en las listas británicas, como se dirá más abajo). La verdad es que el productor tuvo serias dudas desde el principio respecto del potencial del tándem compositor Lennon/McCartney, motivo por el cual ordenó al grupo ensayar la canción de Murray el día que les conoció:

«Francamente, el material no me impresionó, y menos todavía sus propias canciones. Me parecía que iba a tener que encontrar material apropiado para ellos, ¡y estaba bastante seguro de que su habilidad compositora no tenía futuro comercial!» (George Martin, 1979).

Hacía unos meses que, convencido como estaba del potencial de la canción (aunque ya había sido rechazada por Adam Faith y Brian Poole and the Tremeloes), Martin guardaba en el cajón la inédita How do you do it a la espera de dar con el grupo o artista que pudiera auparla a las listas de éxitos. Por último, sin embargo, se decidió a publicar un single con canciones compuestas íntegramente por miembros del grupo. En palabras del propio George Martin:

«Pensé muy en serio en How do you do it pero al final me decidí por Love me do. Era un disco bastante bueno» (George Martin, 1988).

Un buen disco, una buena grabación… pero no una canción brillante, según afirmó en alguna otra ocasión:

«Eso era lo mejor del repertorio que tenían, y pensé que era un tanto pobre» (George Martin, 1971).

Lo cierto es que el propio Lennon tampoco debía estar completamente seguro de la calidad de Love me do. En 2021 salieron a la luz varias cartas escritas por miembros de la banda a su amiga hamburguesa Astrid Kirchherr. En una de ellas, Lennon describía así la canción que acababan de grabar como pieza estrella de su primer sencillo:

«Es bastante buena, pero no lo suficientemente buena» (John Lennon, 1962).

En todo caso, y tras un arriesgado plante colectivo que tuvo lugar al finalizar la sesión de grabación del 4 de septiembre y en el que John actuó de portavoz, The Beatles consiguieron convencer a George Martin y se estrenaron en el mundo discográfico con dos composiciones propias. Todo un logro que marcaría época.

«Brian nos conminó: “¡Hacedla! ¡No importa si no os gusta, simplemente hacedla!” Así que nos la aprendimos e hicimos una demo de How do you do it, pero seguía sin gustarnos la canción. George Martin sabía que iba a triunfar como número 1, así que nos la llevamos a Liverpool y dijimos: “¿Qué hacemos con esto? Es lo que quiere que hagamos, es nuestro productor, así que tendremos que hacerla”. Y la hicimos, pero no nos gustaba y volvimos a hablar con George y le dijimos: “Puede que sea una canción número 1 pero es que no queremos este tipo de canción. No queremos arrastrar ese tipo de reputación. Nuestros objetivos son otros. Algo nuevo”» (Paul McCartney).

Si no la quieres, ¿te importa que me la quede?

Según el testimonio de varios de los presentes, The Beatles no pusieron mucho empeño al interpretar How do you do it en la sesión de grabación del 4 de septiembre. Probablemente pretendían inclinar la balanza a favor de Love me do… y se salieron con la suya gracias a una inesperada carambola: los ejecutivos de Ardmore & Beechwood, la editora musical propiedad de EMI, querían que al menos la cara A del single fuera una composición de Lennon/McCartney dado que iban a publicar los temas escritos por el dúo, y Mitch Murray no estuvo dispuesto a aceptar que su composición acabara en la cara B. Consecuentemente, la versión de How do you do it firmada por los Fab Four acumuló polvo en los archivos de EMI hasta que fue recuperada, en versión editada… ¡33 años después! En todo caso, la canción demostró su potencial de la mano de otro grupo de Liverpool, Gerry and the Pacemakers, una formación que había firmado un contrato de management con Brian Epstein siguiendo la estela abierta por John, Paul, George y Ringo. George Martin, que también se convirtió en el productor de los máximos rivales de The Beatles, consiguió esta vez salirse con la suya y registró la versión de Gerry and the Pacemakers durante la primera sesión de grabación de la banda, celebrada el 22 de enero de 1963. La canción presidió el primer single del grupo, aparecido el 14 de marzo de aquel mismo año (Columbia DB 4987). El sencillo alcanzó el número 1 de las listas británicas el 6 de abril y lo conservó durante tres semanas.

Hágalo usted mismo

Cuando George Martin decidió dar una oportunidad a Love me do, descartando How do you do it como canción estrella del primer single de The Beatles, estaba iniciando, sin pretenderlo, una nueva era en las grabaciones de la música popular, en la que los repertorios de los grupos se nutrirían básica o exclusivamente de material compuesto por sus propios componentes. El precedente lo habían dejado establecido algunas de las estrellas del R’n’R estadounidense de los ’50 como Chuck Berry, Buddy Holly, Bo Diddley o Little Richard. También fue el inicio de una constante en la carrera discográfica de The Beatles: los singles británicos del grupo no habrían de incluir más que canciones propias, al menos mientras la banda existió.

¿Unos rabitos de pasas para el aperitivo, Sir George?

George Martin era una persona encantadora, todo un gentleman inglés, pero parece que su memoria tendía a redecorar el pasado ligeramente a su favor. ¿Cómo fue el proceso de contratación del grupo? ¿Por qué desplazó a Ringo de su puesto de batería en la sesión del 11 de septiembre? En ambos casos, sus recuerdos difieren de lo que realmente ocurrió.

Empecemos por la contratación. En su libro Summer of Love – The making of Sgt. Pepper (Macmillan, Londres, 1994), Martin afirmaba que la audición en la que The Beatles se ganaron un puesto en la plantilla de Parlophone se celebró allá por marzo de 1962 y que la del 6 de junio fue una sesión de grabación en toda regla, acaecida dos días después de la firma del contrato. Mark Lewisohn, reconocido universalmente como el mayor experto en la vida y obra de The Beatles, asegura por contra que la sesión de marzo nunca existió y que el acuerdo contractual se firmó después de la sesión del 6 de junio aunque con fecha del día 4 del mismo mes. ¿El motivo? Según Lewisohn, Martin había encargado la redacción del contrato para rubricarlo si, como él mismo preveía y como en todo caso le habían exigido desde instancias superiores, el grupo le convencía, asegurándose con esa datación la propiedad del material registrado el día 6. La versión de Lewisohn, defendida en su libro The complete Beatles chronicle (Pyramid Books, Londres, 1992) y documentada con los archivos de EMI, parece más creíble.

Lewisohn terminó de iluminar lo sucedido en The Beatles – Tune in (Little, Brown, Londres, 2013). En resumen, la historia de la contratación de The Beatles por parte de Parlophone tiene como actores en la sombra a una casa editorial musical propiedad de EMI, Ardmore & Beechwood Ltd., ávida por publicar las composiciones de Lennon y McCartney, y a un alto directivo de la casa madre, EMI, dispuesto a darle sentido adicional a la edición de dichas composiciones con la firma de un contrato discográfico entre Parlophone y The Beatles. Imponiendo esta última decisión, de paso, aquel providencial mandamás pretendía poner en su sitio a un productor con el que mantenía algunas diferencias serias, George Martin… aunque acabó haciéndole sin saberlo el mejor regalo posible. Merece la pena conocer en su integridad este capítulo decisivo de la historia de The Beatles, indocumentado hasta que Lewisohn lo sacó a la luz en 2013 con todo lujo de detalles.

Y Ringo, ¿tiene motivos para el enfado que, según asegura, nunca se le ha pasado del todo? No, según el productor. Martin siempre mantuvo que él no supo de la sustitución de Pete Best hasta que The Beatles volvieron a aparecer por el estudio y que por ello, cumpliendo con lo anunciado, había contratado a Andy White. Su memoria falló de nuevo, y hay tres argumentos para sostenerlo. Por un lado la contradicen los recuerdos de Mona Best, la madre del depuesto baterista, que había desarrollado algunas labores informales de management para el grupo en el pasado reciente. Mona quiso pedir explicaciones a Brian Epstein sobre la expulsión de su hijo de la banda y, al no localizarle, telefoneó a Martin. Este, sorprendido, aseguró que él no tenía nada que ver con la decisión, pero en todo caso se dio por enterado de la sustitución. Por otra parte, White fue contratado para la sesión del 11 de septiembre, incluida en agenda únicamente después de que la del día 4 no ofreciera los resultados esperados, lo que prueba que la decisión de convocar al músico de estudio fue tomada tras escuchar y grabar al grupo con Ringo a la batería. Y lo que es definitivo: hay constancia documental de que Martin comunicó el cambio en las filas del grupo a su secretaria y futura esposa, Judy Lockhart-Smith, y que lo hizo para anular la contratación de un músico de estudio para la sesión del 4 de septiembre. Y así se acaban las especulaciones.

Love me do fue publicado únicamente en mono. Lo mismo ocurrió con todos los sencillos del grupo hasta el 5 de mayo de 1969, fecha en que apareció la versión estadounidense del sencillo Get back, por fin estereofónico (aunque todavía monoaural en el Reino Unido, si bien por última vez). Además, ni P.S. I love you ni las versiones 1 y 2 de Love me do han sido nunca editadas en versión estereofónica, aunque sí se cocinó un “falso estéreo” de los dos temas para el álbum Please please me. Ambas canciones fueron grabadas en una única pista, aunque para registrar la primera versión de Love me do se recurrió a un truco de estudio: se grabó primero el arreglo instrumental y después se registraron las voces sobre la única pista existente. No era extraño en aquellos días que EMI procediera de este modo con canciones destinadas a ser publicadas en single, particularmente si no estaba previsto que fueran a aparecer también en un álbum. Así las cosas, no existe la posibilidad de remezclar ninguna de las dos canciones en sonido estereofónico. Solo otros dos temas de la discografía original de la banda están disponibles exclusivamente en mono y en falso estéreo: She loves you y I’ll get you.

Te regalo una pista

En su libro Here, there, and everywhere: My life recording the music of The Beatles (Gotham Books, West Hollywood, 2006), firmado junto al periodista Howard Massey, el ingeniero de sonido Geoff Emerick afirma que How do yo do it y Love me do fueron grabadas en una mesa de dos pistas aquel 4 de septiembre de 1962. Probablemente se equivoca. En todo caso, la lectura de esta pasaje del libro resulta interesante, entre otras cosas porque Emerick explica cómo se añadían sobregrabaciones sobre el registro original: en una nueva cinta virgen se grababan simultáneamente una reproducción de la grabación original y los añadidos interpretados en vivo.

Reediciones 2-5

Arte gráfico

Los singles del grupo han sido reeditados en múltiples ocasiones, en formato individual o en cajas recopilatorias. Las primeras ediciones aparecieron únicamente en formato de vinilo, aunque con el tiempo los sencillos fueron publicados también en cassette y en CD. En varias de estas reediciones se añadió, para regocijo de los coleccionistas, una portada ilustrada de la que la mayoría de ellos habían carecido en su momento. Hasta la fecha de la separación del grupo, e incluso más adelante, no se estilaba en el Reino Unido publicar los singles con una cubierta preparada al efecto sino dentro de una simple funda corporativa. Solo Strawberry fields forever/Penny Lane y Let it be contaron originalmente con cubierta propia.

Probando formato…

Los álbumes de The Beatles han sido editados en todos los formatos concebibles, pero los singles responsabilidad de EMI solo han conocido el vinilo (incluyendo ocasionalmente el maxi-single), la cassette y el CD. La discográfica se arriesgó con el formato cassette single por primera vez en 1987 con el sencillo All you need is love, pero la escasa demanda popular provocó la discontinuidad del experimento hasta que el 12 de agosto de 1991 todos los singles originales fueron relanzados en cassette, conteniendo siempre las dos canciones en cada cara. Exclusivamente para la exposición de los cassette singles en las tiendas, pero curiosamente con número de catálogo propio (Parlophone TCBSCX 1), se confeccionó una caja con el título The Beatles singles collection on cassette. Es de suponer que los compradores que adquirieran la colección completa se llevarían de regalo la caja y, por ese motivo y por la existencia de un número de catálogo propio, se considera parte oficial de la discografía del grupo.

Reediciones 6, 8 y 13

Ventas y éxito en listas

  • Reino Unido:
    • Primera entrada (con Love me do, versión 1):
      • Debut: 13 de octubre de 1962
      • Puesto más alto: 17 (29 de diciembre de 1962, una semana, y 12 de enero de 1963, una semana; números 1 en los respectivos períodos: Return to sender, Elvis Presley with the Jordanaires, y The next time/Bachelor boy, Cliff Richard, the Shadows and the Norrie Paramor Strings/Cliff Richard & the Shadows)
      • Semanas en listas: 18

    • Segunda entrada (con Love me do, versión 2):
      • Debut: 16 de octubre de 1982
      • Puesto más alto: 4 (30 de octubre de 1982, una semana; número 1: Do you really want to hurt me, Culture Club)
      • Semanas en listas: 7
    • Tercera entrada (con Love me do, versión 2):
      • Debut: 17 de octubre de 1992
      • Puesto más alto: 53 (17 de octubre de 1992, una semana; número 1: Sleeping satellite, Tasmin Archer)
      • Semanas en listas: 1
  • Estados Unidos:
    • Entrada única (con Love me do, versión 1, entre el 11 de abril y el 2 de mayo de 1964; con Love me do, versión 2, desde el 2 de mayo de 1964):
      • Debut: 11 de abril de 1964
      • Puesto más alto: 1 (30 de mayo de 1964, una semana)
      • Semanas en listas: 14

Después de su publicación, el disco empezó una errática carrera en las diferentes listas de éxitos británicas. En la de Record Retailer —que es la que hoy se considera oficial y que por entonces recogía 50 referencias— el single debutó en el puesto 49 en la semana del 13 de octubre, la primera en la que era elegible, y alcanzó su puesto más alto, el 17, el 29 de diciembre de 1962, fecha en la que el número 1 era para Elvis Presley with the Jordanaires con Return to sender. Su vaivén en la lista a lo largo de las semanas demuestra lo desconcertado que se encontraba el público: tras el número 49 inaugural el disco apareció sucesivamente en los puestos 46, 41, 32, 37, 29, 23, 21, 26, 19 y 22 antes de escalar hasta el 17 por primera vez. Sus siguientes puestos en las listas fueron 24, de nuevo 17, 28, 37, 36 y 44. Con todo, el single se mantuvo 18 semanas en la lista de Record Retailer, un logro notable.

¿Quién vende más que nosotros?

La lista completa de los sencillos que precedían a Love me do en la lista de Record Retailer la semana en la que alcanzó por primera vez el puesto 17 es la siguiente: #1 Return to sender, de Elvis Presley with the Jordanaires; #2 The next time/Bachelor boy, de Cliff Richard, the Shadows and the Norrie Paramor Strings/Cliff Richard & the Shadows; #3 Dance on!, de The Shadows; #4 (Dance with the) Guitar man, de Duane Eddy and the Rebelettes; #5 Lovesick blues, de Frank Ifield with Norrie Paramor and his Orchestra; #6 Rockin’ around the Christmas tree, de Brenda Lee; #7 Sun arise, de Rolf Harris; #8 Telstar, de The Tornados; #9 Bobby’s girl, de Susan Maughan with Wally Stott and his Orchestra and Chorus; #10 Let’s dance, de Chris Montez; #11 Desafinado, de Stan Getz/Charlie Byrd; #12 The Swiss maid, de Del Shannon; #13 Your cheating heart, de Ray Charles with the Jack Halloran Singers; #14 Devil woman, de Marty Robbins; #15 It only took a minute, de Joe Brown and the Bruvvers; y #16 The main attraction, de Pat Boone.

Esas otras listas

En 1962 se publicaban en el Reino Unido varias listas musicales de éxitos y ninguna tenía la consideración de oficial. La atribución de este título a la de Record Retailer se hizo a posteriori: hoy se considera que esta lista era la más precisa de las publicadas entre el 12 de marzo de 1960 y el 8 de febrero de 1969, mientras que la lista reconocida para las fechas que abarcan desde el 14 de noviembre de 1952 hasta el 10 de marzo de 1960 es la de New Musical Express. A partir del 15 de febrero de 1969 se empezó a elaborar semanalmente una lista oficial, originalmente un Top 50. El 13 de mayo de 1978 la lista empezó a recoger 75 entradas y el 8 de enero de 1983 se convirtió en un Top 100.

Las otras listas británicas (salvo la publicada en New Record Mirror, que desde abril de 1961 reproducía el hit parade de Record Retailer) no concedieron a Love me do un puesto mejor. En Disc y su lista de 30 puestos, el single alcanzó el puesto 24 (el 8 de diciembre de 1962); en Pop Weekly, con 30 menciones también, el sencillo logró el puesto 25 (el 22 y el 29 de diciembre de 1962 y el 19 de enero de 1963); en Melody Maker, que contabilizaba 50 singles, el 21 (el 5 y el 12 de enero de 1963); y en New Musical Express, que incluía 30 referencias y además desdoblaba las caras de los sencillos, el 27 (con una única semana en listas, la del 27 de octubre). El Top 30 que elaboraba la BBC para el programa radiofónico Pick of the pops haciendo una media a partir de las listas publicadas por New Musical Express, Melody Maker y Disc (y Record Retailer a partir de marzo de 1962) concedió a Love me do un máximo puesto 24 (el 12 y el 19 de enero de 1963).

Los resultados regionales en el Merseyside fueron obviamente distintos: en Mersey Beat, la revista fundada en Liverpool por Bill Harry —antiguo compañero de estudios y amigo de Lennon— Love me do sí alcanzó el tan ansiado número 1. Ocurrió el 18 de octubre de 1962. Lo mismo ocurrió en la lista elaborada por el periódico generalista Liverpool Echo. Ambas publicaciones tabulaban las ventas locales de discos, no las nacionales.

Love me do vendió algo más de 100.000 copias en el Reino Unido, cifra que alcanzó a mediados de 1963. No suponía un estreno apabullante pero no era un mal dato, y menos todavía para un grupo debutante. Y era, en todo caso, el principio del éxito:

«En Hamburgo le dimos, en The Cavern le dimos, pero si quieres saber cuándo supimos que lo habíamos logrado, fue cuando entramos en las listas con Love me do. Esa fue la importante. Nos marcó un camino a seguir» (Paul McCartney, 1982).

«La simple idea de estar en un pedazo de plástico… era realmente increíble. Después de todos esos años tocando, ya sabes» (Ringo Starr, 1970).

«El primer disco, Love me do… Para mí aquello fue más importante que cualquier otra cosa. Aquel primer pedazo de plástico. No puedes imaginarte lo grande que fue. Era tan maravilloso… ¡Estábamos en un disco!» (Ringo Starr, 1976).

«La primera vez que oí Love me do en la radio se me estremeció el cuerpo entero. Fue el mayor colocón de todos los tiempos. Sabíamos que iban a ponerla en Radio Luxembourg como a las siete y media de la noche del jueves. Yo estaba en mi casa de Speke y todos escuchábamos. Fue estupendo, pero después de que llegara al 17 no recuerdo qué pasó con ella. Probablemente se apagó y murió, pero provocó que la siguiente vez que fuimos a EMI fueran más amistosos: “Oh, hola, chicos. Pasad”» (George Harrison, 2000).

Los bolsillos empiezan a pesar

Tras ocho semanas con el disco en las tiendas, EMI envió a Brian Epstein un primer cheque en el que liquidaba las regalías generadas por las ventas de Love me do. Se habían despachado 36.868 copias y el cheque ascendía a 136 libras, 11 chelines y 6 peniques.

Dos de los miembros del grupo podían además contar con un extra nada desdeñable: como autores de los dos temas del disco, Lennon y McCartney habían ganado unas 325 libras adicionales. Y suma y sigue en ambos casos, porque en diciembre el single vendió unas 30.000 copias más y no desapareció de las listas de éxitos hasta febrero de 1963.

Capitol, la filial estadounidense de EMI, rechazó sistemáticamente hacerse cargo de la publicación de las canciones de The Beatles en su país hasta que se rindió ante la evidencia de la comercialidad de I want to hold your hand a finales de 1963. En esta primera ocasión, el argumento esgrimido por Dave Dexter, productor ejecutivo de Capitol, fue que no le gustaba el sonido de la armónica de Love me do. Así, los singles y los álbumes de la banda fueron licenciados durante el año 1963 a disqueras estadounidenses de poco recorrido que no lograron hacerlos triunfar. Love me do ni siquiera se publicó en los Estados Unidos hasta casi dos años después de su lanzamiento británico. Apareció finalmente en el sello Tollie Records, filial de la casa Vee-Jay, el 27 de abril de 1964 (Tollie 9008). En todo caso, la espera mereció la pena: la canción estrella del sencillo alcanzó el número 1 en todas las listas estadounidenses, incluida la de Billboard, la más respetada a aquel lado del Atlántico. El 30 de mayo sustituyó en la cumbre a My guy, de Mary Wells, aunque solo una semana después fue desbancada por Chapel of love, de The Dixie Cups. Se compensó así el relativo fracaso del single en las listas británicas, en las que Love me do había alcanzado el puesto más bajo de todos los que lograrían The Beatles hasta la fecha de su disolución. En los Estados Unidos el disco vendió 1.160.000 copias a lo largo de 1964 (y consiguió gracias a ello un disco de platino) y su cara A se mantuvo 14 semanas en listas. Había hecho su primera aparición en el puesto 81 de la lista Hot 100 de la revista Billboard el 11 de abril del 1964. El sencillo fue reeditado dos veces en los Estados Unidos: el 10 de agosto de 1964 (Oldies 45 OL-151, tirada que despachó 38.000 ejemplares adicionales) y el 11 de octubre de 1965 (Capitol Starline 6062).

Triunfando antes de publicar

¿Cómo consiguió Love me do entrar en las listas antes de su publicación oficial en los Estados Unidos? Pues gracias al significativo número de copias que se estaban importando desde la vecina Canadá, tal era la demanda de material generado por el grupo una vez estalló la beatlemanía en aquel lado del Atlántico. La edición canadiense del single (Capitol 72076) contenía la primera versión de Love me do, al contrario que la estadounidense: Canadá había sido el único mercado aparte del británico en el que se había publicado originalmente Love me do y, por tanto, el único en el que había aparecido también la primera versión de la canción estrella del disco. Sin embargo, como sucedió en los Estados Unidos, el sencillo no triunfó en las listas canadienses hasta entrado 1964. Alcanzó entonces un número 8. La primera tirada canadiense del single había sido casi testimonial: se lanzaron al mercado apenas 170 ejemplares del disco. Ocurrió el 4 de febrero de 1963.

Billboard incluyó Love me do en su lista Hot 100 a partir del 11 de abril de 1964. Durante las tres primeras semanas en listas, la referencia que se citaba era la de la edición canadiense del disco. La lista del 2 de mayo acreditaba por primera vez la edición estadounidense junto con la canadiense, y a partir del 9 de mayo ya solo apareció la referencia de Tollie Records. Nadie pareció darse cuenta de que se trataba de dos grabaciones distintas de la misma canción.

Además de en el mercado estadounidense, el sencillo Love me do alcanzó el número 1 en el australiano. Fue publicado el 16 de enero de 1964 con la referencia Parlophone A8105 y con I saw her standing there en la cara B. En la primera tirada, la canción estrella del single aparecía citada como Love me, do.

Exprimiendo el limón

Capitol, el sello estadounidense propiedad de EMI, dejó pasar una vez tras otra la oportunidad de publicar los primeros discos de The Beatles, cuyos derechos fueron adquiridos por otras compañías estadounidenses. Tras la explosión de la beatlemanía, y después de recuperar el control del catálogo más antiguo, Capitol relanzó en distintos formatos varias de las canciones ya publicadas por Vee-Jay, Swan y Tollie Records. Así, por ejemplo, reeditó Love me do el 11 de octubre de 1965 (Capitol Starline 6062) a la vez que lanzaba otros cinco singles que contenían una batería de canciones antiguas. Pero era demasiado tarde: ninguno de los seis discos entró en el Hot 100 y solo uno, Boys, logró aparecer en la sublista llamada “Bubbling under”.

El 4 de octubre de 1982 se relanzó el single en el Reino Unido para conmemorar el vigésimo aniversario de su publicación original —operación que se repitió a lo largo de los ’80 con todos los sencillos del grupo—. Esta vez los resultados en las listas de ventas fueron completamente diferentes a los de 1962… para mejor. El single, que contenía la versión 2 de Love me do, aquella en la que Andy White tocaba la batería, alcanzó el puesto 4 en las listas británicas el 30 de octubre de aquel año y vendió unos 165.000 ejemplares (¡más que en su lanzamiento original!). No está nada mal para un sencillo cuya pieza estelar era una canción con 20 años de antigüedad, recogida ya en diversas recopilaciones del grupo que más discos ha vendido en la Historia y que en su edición original tan solo logró alcanzar el puesto 17. Su carrera esta vez fue la siguiente: debut el 16 de octubre de 1982 en el puesto 14 y sucesivamente los puestos 5, 4, 7, 15, 29 y 64.

La aparición el 2 de octubre de 1992 de Love me do en formato single y CD single aupó el disco al puesto 53 de las listas británicas durante una única semana. Ocurrió el 17 de octubre de 1992. El CD single era la reedición de un maxi-single aparecido el 1 de noviembre de 1982 que incluía ambas versiones de Love me do además de P.S. I love you.

Felices aniversarios

Tanto el 20º como el 30º aniversario del lanzamiento del sencillo se celebraron a lo grande. La BBC Radio 2 conmemoró el primero de los eventos emitiendo a lo largo del día todas las canciones que fueron cara A o B de un single de The Beatles entre 1962 y 1970, mientras que Capital Radio organizó una fiesta en el Dominion Theatre londinense en la que se proyectaron las películas Help!, Let it be y A hard day’s night, esta última en estéreo. El trigésimo aniversario se celebró el 5 de octubre de 1992 con la presentación del libro de Mark Lewisohn The complete Beatles chronicle en el estudio 2 de Abbey Road. En los Estados Unidos, Capitol celebró una fiesta en la Capitol Records Tower de Hollywood.

Love me do volvió a reeditarse en 2012 para conmemorar el 50º aniversario de su lanzamiento original. La reedición, un vinilo que emulaba el disco lanzado en 1962, no consiguió esta vez entrar en las listas de éxitos. Además, aunque la intención original era ponerlo a la venta en la fecha exacta del aniversario, el 5 de octubre, acabó apareciendo el día 22 del mismo mes debido a un error de bulto: el prensaje original incluía, por equivocación, la versión 2 de Love me do.

Una metedura de pata antológica

La reedición de Love me do de 2012 pretendía ser completamente fiel a la original: la misma funda, la misma tipografía y casi la misma información en la etiqueta, el mismo número de catálogo… y, por supuesto, la versión original de su canción estrella, con Ringo Starr a la batería.

Todo salió mal: tras anunciar a bombo y platillo el lanzamiento del disco, ofrecerlo en venta anticipada en Internet en la página oficial de The Beatles y comenzar la distribución para que las tiendas lo tuvieran disponible, el 3 de octubre se descubrió que la versión de Love me do que contenía el sencillo era la número 2. Además, la referencia impresa en la cara B era errónea: en vez de 45-R 4949 se podía leer 45-R 4717, correspondiente a un viejo single de Matt Monro, Portrait of my love.

Los distribuidores recibieron una nota de EMI que les exhortaba a devolver los ejemplares que obraban en su poder pero muchos se negaron a hacerlo y pusieron a la venta las copias erróneas, o simplemente las habían enviado ya por mensajería a sus compradores. Algunos tenderos tuvieron la decencia de mantener el precio previsto, 4 libras, pero la mayoría cedió a la tentación de hacer negocio con la exclusiva. El disco, que oficialmente nunca llegó a publicarse, se convirtió automáticamente en un ejemplar de coleccionista: el 6 de octubre se ofrecían copias en eBay por más de 800 dólares.

El 12 de octubre se anunció que el disco estaría finalmente disponible a partir del día 22. Las copias oficiales resolvieron el error de la cara A… pero no la referencia errónea impresa en la etiqueta de la cara B.

A lo largo de las décadas Love me do ha acumulado unas ventas en el Reino Unido cercanas a los 300.000 ejemplares. El 30 de octubre de 2020 la industria británica concedió al single un disco de plata por sus ventas acumuladas desde su reedición de 1992.

Reedición 7

Repercusión social

Desde que en 1957 dos púberes llamados John Lennon y Paul McCartney unieron sus fuerzas en un primer grupo llamado The Quarry Men habían sucedido muchas cosas. Para la banda, en sus inicios, la música era poco más que una absorbente afición. Los adolescentes que conformaban el grupo podían aspirar, como mucho, a participar en concursos de música skiffle organizados por cazadores de talentos locales.

Pero en 1962 aquellos días habían quedado muy atrás. The Beatles se habían convertido en la banda preferida por la juventud de Liverpool, una ciudad que vivía una auténtica ebullición artística y que pronto invadiría musicalmente a todo el Reino Unido. Con todo, ser de Liverpool era por aquel entonces un verdadero handicap: Londres dominaba la escena artística y ser la banda más famosa del norte de Inglaterra seguía significando ser un absoluto desconocido en la capital y en el resto del territorio patrio.

Love me do posibilitó que cambiaran las tornas y convirtió a The Beatles, por derecho propio, en el primer grupo de Liverpool que publicaba un disco de éxito. Como era de esperar, la ciudad portuaria sufrió una verdadera conmoción. Una buena parte de las ventas iniciales del disco provinieron, lógicamente, de la localidad natal de The Beatles, a pesar de que los seguidores del grupo en el Merseyside temían, con razón, que las ventas de Love me do supusieran el principio del éxito a nivel nacional para The Beatles y provocaran, consiguientemente, el progresivo abandono de la banda a su público más fiel. Para evitar la absorción londinense, una parte de los fans de Liverpool propuso boicotear la compra del disco: menor éxito nacional significaba menor riesgo de perder la exclusiva local de The Beatles. La estrategia no funcionó y The Beatles tardaron poco en triunfar masivamente.

«Todo Liverpool salió y lo compró, en masa. Estaban orgullosos: un grupo de Liverpool. Fue fantástico; eso abunda en Liverpool, la gente es muy próxima» (Ringo Starr, 1976).

¿Necesitamos photo finish?

¿Qué grupo beat de Liverpool fue el primero en publicar un disco? The Beatles parecen ganar la partida gracias al single My Bonnie pero, aunque su nombre aparecía en los créditos, en ese disco no ejercían más que como banda de acompañamiento del cantante Tony Sheridan. Los otros aspirantes al título son Howie Casey and the Seniors, que editaron el sencillo Double twist (Fontana H 364) en enero de 1962, el mes de la aparición de My Bonnie. En febrero, además, lanzaron al mercado un álbum, Twist at the top (Fontana TFL 5108). Casey, un estupendo saxofonista, colaboró en los ’70 en estudio y en directo con Paul McCartney and Wings y en los ’90 se unió a la banda de un ya talludito Tony Sheridan.

Con una ayudita de mi manager

Según un rumor recurrente que ha circulado durante décadas, el primer single del grupo no habría alcanzado siquiera el puesto 17 en las listas británicas de éxitos sin una pequeña ayuda. El manager de la banda, Brian Epstein, dirigía antes de conocer a The Beatles la sección discográfica del negocio familiar —North End Music Stores (NEMS), la mejor cadena de tiendas de discos de Liverpool y de todo el norte de Gran Bretaña— y, según se rumoreó ya en 1962, encargó personalmente 10.000 copias del single. Epstein siempre negó este extremo, y lo mismo hizo Lennon en 1963, 1964 y 1969. De hecho, no solo parece imposible que las ventas generadas por una sola cadena de tiendas, por muy abultadas que fueran, pudieran influir en los resultados de las listas, sino que de hecho era imposible. Fue Mark Lewisohn, una vez más, quien puso sobre la mesa el argumento definitivo: las listas británicas se generaban con información proporcionada por diferentes tiendas de discos —NEMS incluida—, pero la cantidad vendida en cada una de ellas era irrelevante: solo se pedía una lista de los 30 discos más vendidos y se sumaban los resultados así obtenidos (30 puntos para el plástico más demandado en cada tienda, 1 para el trigésimo) a lo largo y ancho del país. Con este sistema de elaboración de listas, vender 10.000 copias en una sola tienda no valía para nada.

«Lo mejor fue que [Love me do] entró en las listas en dos días y todo el mundo pensó que era una “tangada” porque las tiendas de nuestro manager enviaban estos… cómo se llaman… rendimientos discográficos, y abajo en el sur todo el mundo pensó: “¡Ajá! Los está comprando él mismo o está tangando las listas”. Pero no lo estaba haciendo» (John Lennon, 1963).

«Hubo un rumor —que se expandió hasta convertirse en moneda común— que aseguraba que yo compré el disco a granel para entrar en listas. Aunque esto hubiera sido posible —si yo hubiera tenido el dinero, y no lo tenía—, no hice tal cosa, ni lo he hecho nunca. The Beatles, entonces como ahora, progresaron y triunfaron gracias a su ímpetu natural, sin beneficiarse de trucos o artimañas, y me gustaría dejar esto muy claro» (Brian Epstein, 1964).

Un manager comprometido, en todo caso

Una semana antes de la publicación de Love me do apareció un anuncio del single ocupando una página completa en la revista musical Record Retailer. Ningún otro artista de Parlophone gozó de una promoción similar a lo largo de 1962. Sin embargo, lo cierto es que la compañía discográfica no tenía la más mínima intención de apostar fuerte por su reciente fichaje: el coste del anuncio fue pagado íntegramente por Brian Epstein.

Reediciones 9-10

Grabaciones inéditas

Durante años se creyó que Bésame mucho era la única grabación de la sesión del 6 de junio de 1962 que había sobrevivido (y solo por carambola: aunque EMI no la había conservado en sus archivos, se localizó una copia privada prensada en acetato a principios de los años ’80). Por suerte, en 1994 George Martin halló en su propia casa un disco de prueba de la toma de Love me do registrada aquel día. Ambas grabaciones fueron incluidas, como piezas históricas que eran, en el triple LP Anthology 1 (1995). En el mismo álbum aparece también una versión editada de la grabación de How do you do it firmada por The Beatles, registrada el 4 de septiembre de 1962, y uno de los primeros intentos de grabación de Please please me, procedente de la sesión del 11 de septiembre y con Andy White como batería.

Cara A

Love me do (Lennon-McCartney) 2’26” (versión 1) / 2’22” (versión 2)

  • Versión 1 de 7 de Love me do
    • Variación 1 de 7: primera edición del disco
    • Variación 5 de 7: reediciones 16-23
    • Variación 6 de 7: reedición 15
    • Variación 7 de 7: reedición 24
  • Versión 2 de 7 de Love me do
    • Variación 1 de 12: reediciones 1-8
    • Variación 4 de 12: reediciones 9-14

Grabación (versión 1): [6 de junio y] 4 [y 11] de septiembre de 1962 (EMI Studios —actualmente Abbey Road Studios—, 3 Abbey Road, St. John’s Wood, Westminster, Londres, NW8 9A) [, 28 de enero de 1969 (Apple Studio, 3 Savile Row, Mayfair, Westminster, Londres, W1S 3PB) y 23 de junio de 1994 (F.P.S.H.O.T, Friar Park, Badgemore, Henley-on-Thames, South Oxfordshire, Oxfordshire, RG9 4NR)]
Productor (versión 1): George Martin
Ingeniero de sonido: Norman Smith

GEORGE HARRISON: Guitarra acústica y palmas
JOHN LENNON: Armónica, palmas y voz principal
PAUL McCARTNEY: Bajo, palmas y voz principal
RINGO STARR: Batería y palmas

LOVE ME DO (Lennon/McCartney)

Love, love me do.
You know I love you.
I’ll always be true,
so please love me do.
Woh ho, love me do.
Love, love me do.
You know I love you.
I’ll always be true,
so please love me do.
Woh ho, love me do.
Someone to love, somebody new.
Someone to love, someone like you.
Love, love me do.
You know I love you.
I’ll always be true,
so please love me do.
Woh ho, love me do.
Love, love me do.
You know I love you.
I’ll always be true,
so please love me do.
Woh ho, love me do.
Yeah, love me do.
Ho ho, love me do.
Woh, love me do.

ANDA, ÁMAME (Lennon/McCartney)

Amor, anda, ámame.
Sabes que yo te amo.
Siempre seré fiel,
así que, por favor, anda, ámame.
Oh, anda, ámame.
Amor, anda, ámame.
Sabes que yo te amo.
Siempre seré fiel,
así que, por favor, anda, ámame.
Oh, anda, ámame.
Alguien a quien amar, alguien nuevo.
Alguien a quien amar, alguien como tú.
Amor, anda, ámame.
Sabes que yo te amo.
Siempre seré fiel,
así que, por favor, anda, ámame.
Oh, anda, ámame.
Amor, anda, ámame.
Sabes que yo te amo.
Siempre seré fiel,
así que, por favor, anda, ámame.
Oh, anda, ámame.
Sí, anda, ámame.
Oh, anda, ámame.
Oh, anda, ámame.

Sí, hoy puede sonar trivial y facilona… pero Love me do era, en muchos sentidos, una canción rompedora en 1962. Inspirada por el blues estadounidense, presidida en su sección instrumental por una armónica cautivadora y protagonizada por una interpretación vocal espartana pero efectiva, introducía una cuña de autenticidad en el aburrido y previsible hit parade británico del momento. A su manera, recordaba que el R’n’R de los ’50 había dejado muchos caminos por explorar y presentaba al grupo que lo haría renacer.

Reediciones 11-12

Composición

Love me do fue la canción con la que empezó todo, el primer peldaño en la meteórica ascensión de The Beatles a la cumbre más alta de la música popular del siglo XX. Un peldaño discreto pero consistente.

El grupo, tras practicar en los primeros años el sencillo ritmo del skiffle, había adoptado la música negra estadounidense como referencia. El rock ’n’ roll y, sobre todo, el rhythm & blues eran los estilos que The Beatles trataban de capturar en estas primeras composiciones. Brian Epstein les presentaba como “el nuevo cuarteto vocal e instrumental de R&B más excitante de Gran Bretaña” en la nota de prensa que promocionaba Love me do.

«Cada vez que nos preguntaban quiénes eran nuestra gente favorita decíamos: “Negros, R&B, Motown”. Love me do éramos nosotros tratando de hacer blues. Salió más blanca porque siempre ocurre. Somos blancos y no éramos más que jóvenes músicos de Liverpool. No teníamos la suficiente sutileza como para conseguir sonar realmente negro. Pero Love me do fue, probablemente, la primera pieza de blues que intentamos hacer» (Paul McCartney, 1988).

McCartney era el principal autor del tema. Escribió el cuerpo central de la canción mientras hacía novillos en la época en que todavía era un escolar, allá por 1958. Fue uno de sus primeros intentos serios en la composición de canciones:

«Love me do es de Paul. La escribió cuando era un adolescente. Déjame pensar… Puede que yo ayudara con el puente, pero no podría jurarlo. Sí que sé que él tenía la canción por ahí dándole vueltas, incluso en Hamburgo, mucho, mucho antes de que fuéramos compositores de canciones» (John Lennon, 1980).

«Paul escribió la estructura principal de [Love me do] cuando tenía dieciséis años, o incluso antes. Creo que yo tuve algo que ver con el puente» (John Lennon, 1971).

Y es que, a pesar de que el tándem Lennon/McCartney siempre firmó conjuntamente sus canciones, muy pocas de ellas fueron en realidad un trabajo colaborativo de principio a fin. Este aspecto, como se verá más adelante, se acentuó a partir de 1966 y desde entonces prácticamente todas las composiciones fueron de uno u otro, con poca o ninguna ayuda del cofirmante.

Curiosamente, McCartney lo recuerda de otra manera:

«Love me do la escribimos juntos de principio a fin. Puede que originalmente fuera idea mía pero algunas de ellas eran realmente 50-50, y creo que aquella lo era. Solo éramos Lennon y McCartney sentados sin que ninguno de nosotros tuviera una idea particularmente original.
»(…) Nos encantaba hacerlo, era muy interesante intentarlo y aprender, convertirse en compositores. Creo que el motivo por el que llegamos a ser tan potentes es que escribimos muchísimo durante nuestro período formativo» (Paul McCartney, 1997).

La primera canción de la discografía oficial del grupo es recordada más por su importancia histórica que por su mérito musical, aunque lo cierto es que, en 1962, Love me do suponía un soplo de aire fresco. Tras el declive de popularidad que habían sufrido las primeras estrellas del rock ’n’ roll a finales de los años ’50, el anquilosado panorama musical británico estaba dominado por bandas sonoras de películas de Hollywood, musicales de Broadway o canciones de pop almibarado. El único grupo inglés que había obtenido verdadero éxito dentro de las fronteras de su propio país antes de la aparición de The Beatles había sido The Shadows, una banda formada por cuatro pulcros ejecutantes que acompañaba a Cliff Richard además de firmar piezas instrumentales por cuenta propia. The Beatles no pretendían emular la suavidad comercial de Cliff Richard o The Shadows y tampoco eran exactamente una banda de rock ’n’ roll. Ni siquiera eran, aunque lo pretendieran, músicos de R&B. ¿Qué eran entonces? En su encarnación original fueron los máximos exponentes de un movimiento que ellos mismos ayudaron a crear, el Mersey beat, una amalgama de géneros que se nutría básicamente del R’n’R pero que bebía también de otras fuentes como el R&B o el estilo musical de los conjuntos vocales negros. A lo largo de los siguientes años los de Liverpool coquetearon con el folk rock, se pusieron al frente de la revolución psicodélica, participaron activamente en el retorno a las raíces del rock… La versatilidad de The Beatles les llevaría con el tiempo a interpretar canciones con instrumentación exclusivamente clásica (She’s leaving home) o a componer la pieza más salvaje concebida hasta el momento, adelantándose al hard rock (Helter skelter).

Por supuesto, en sus inicios discográficos The Beatles aportaron composiciones mucho menos elaboradas. Efectivamente, Love me do es una canción tremendamente sencilla tanto en su apartado letrístico como en su estructura musical y en sus arreglos. La armónica “bluesy” de John lleva casi en solitario el peso de la melodía principal mientras McCartney, apoyado vocalmente por Lennon, interpreta la que es sin lugar a dudas la letra menos arriesgada de la discografía del grupo.

Esta va por ti… ¿o no?

Iris Caldwell era la hermana pequeña de Rory Storm, el líder de los Hurricanes que Starr había abandonado para unirse a The Beatles. Caldwell asegura que McCartney se inspiró en ella a la hora de escribir Love me do; y es que, tras haber tenido como primer novio a George Harrison a principios de 1958, con 17 años salía ocasionalmente con Paul. Quizá sea cierto aunque, vistos los resultados, la letra podía estar dedicada a cualquiera. Tampoco parece probable que los versos de I saw her standing there se refieran expresamente a Iris, a pesar de los insistentes rumores en este sentido que han circulado durante años.

Allá por 1958, cuando McCartney compuso el cuerpo principal del tema, Love me do era una canción distinta, probablemente más “poppy” y sin duda tributaria del estilo cercano al rockabilly que practicaba el héroe musical de los jovencísimos John y Paul: Buddy Holly. Mark Lewisohn conjetura que el título pudo tener dos posibles orígenes: la película Love me tender, protagonizada por Elvis Presley y estrenada en Liverpool en enero de 1957, o una canción también titulada Love me do (compuesta por Fred Ebb y Paul Klein y publicada en enero de 1957 en el Reino Unido como cara A de un sencillo del estadounidense Danny Kaye —Capitol CL 14672— y como cara B del single The garden of Eden, el tercer disco pequeño del británico Matt Monro —Decca F 10845—) cuyo anuncio pudo ver McCartney publicado en prensa en febrero del mismo año. En todo caso, tampoco hay que descartar otra posible influencia directamente vinculada con el propio Buddy Holly: el primer sencillo del músico estadounidense, publicado el 16 de abril de 1956 en los Estados Unidos (Decca 9-29854) y el 2 de julio siguiente en el Reino Unido (Brunswick 05581) estaba presidido por el corte Love me (Holly/Parrish), un tema en cuya letra aparece la expresión “love me do”. Es cierto que este single no consiguió entrar en las listas en ninguno de los dos lados del Atlántico, pero los futuros Beatles, fans acérrimos del músico, sin duda lo escucharon.

John y Paul (o Paul con ayuda de John) recuperaron su antigua e inconclusa composición en la segunda semana de mayo de 1962, durante su tercera visita a Hamburgo. Cambiaron la clave y redujeron el tempo (de la a sol, de rockabilly a blues) e incorporaron el antes inexistente puente y un decisivo arreglo de armónica. Love me do alcanzó así su configuración definitiva, aunque, según Pete Best, entonces tenía el título transitorio de Love, love me do. Como señala Jonathan Gould con perspicacia en su biografía del grupo titulada Can’t buy me love (Harmony Books, Nueva York, 2007), puede detectarse en estos definitivos arreglos de Love me do una influencia directa del tema de Roy Orbison Candy man (Ross/Neil), publicado en julio de 1961 en los Estados Unidos como cara B del éxito Crying (Monument 45-447): tanto el sonido de la armónica como la pausa dramática antes del último verso de cada estrofa provienen directamente de la canción del cantante texano, una grabación que logró un éxito notable a pesar de ser una mera cara B: un número 25 en la lista estadounidense (Crying se aupó hasta el número 2), un tercer puesto en la canadiense y todo un número 1 en el ranking australiano. El propio Orbison tocaba la armónica en Candy man.

Es muy probable que Lennon y McCartney retomaran el esbozo de canción nacido en 1958 con una intención expresa: presentar su candidatura ante Parlophone tras haber tenido noticia de que Brian Epstein les había asegurado un contrato discográfico. Hacía cerca de dos años que no componían juntos material original, aunque en los inicios del grupo, entre 1957 y 1959, habían acumulado una buena cantidad de temas propios escritos al alimón. Así, Love me do también supuso el renacimiento del tándem compositor Lennon/McCartney tras una larga temporada de barbecho.

The Beatles nunca renegaron de Love me do ni de la simplicidad de sus versos. Por supuesto, el hecho de que se tratara de la primera canción de su discografía debió contribuir a que le profesaran un cierto afecto perfectamente comprensible. Pero hubo más: McCartney llegó a afirmar de una forma un tanto pomposa que las letras de sus primeras canciones (y, en concreto, la de Love me do) eran tan poéticas o filosóficas como, por ejemplo, los versos de Eleanor Rigby, a pesar de que algunos, como George Martin, encontraban odiosa la sección letrística de la primera canción de The Beatles.

«Llegas a un punto en el que piensas: “Si vamos a escribir gran filosofía no vale la pena”. Love me do fue nuestra canción filosófica más auténtica… porque el que fuera sencilla, y auténtica, significa que todo es increíblemente sencillo» (Paul McCartney, 1968).

«Es difícil encontrar algo más simple y, sin embargo, más directo que “love, love me do” (“amor, anda, ámame”). Quiere decir solo lo que dice» (Paul McCartney).

Lennon, años después, reconoció que ni él ni McCartney se esforzaban con los textos al principio de su carrera:

«Nos limitábamos a escribir canciones al estilo de The Everly Brothers, de Buddy Holly, canciones pop sin otra intención que la de crear un sonido. Y las letras eran prácticamente irrelevantes» (John Lennon, 1980).

El crítico musical Bill Wyman (sin relación con el exbajista de The Rolling Stones) publicó el 7 de junio de 2017 en la web Vulture un ranking de todas las canciones publicadas originalmente por The Beatles (más Free as a bird y Real love), 213 temas en total. Love me do no quedó particularmente bien parada (se le concedió el puesto 141), pero lo más destacable de la crítica de Wyman fue su valoración de la letra de la canción: el periodista señaló con sorna que en todo el tema no se escuchan más que 17 palabras distintas, 14 de ellas monosilábicas.

Simplificando

Pasados los años, y tras algunos experimentos psicodélicos notables preñados de versos intrincados y literariamente complejos, Lennon volvió a encontrarle el gusto a los textos sencillos y reiterativos: en los temas Don’t let me down y I want you (She’s so heavy), ambos de 1969, y en You know my name (Look up the number), grabado entre 1967 y 1969, el verso que daba título a la canción se repetía una y otra vez como un obsesivo mantra. También McCartney jugó con este tipo de gancho en composiciones como Wild Honey Pie o Why don’t we do it in the road? Estos dos últimos cortes aparecen en The Beatles, el álbum doble de 1968.

Si la letra de Love me do era sencilla, la estructura musical, construida alrededor de dos acordes y un tercero adicional utilizado en el puente, no le iba a la zaga. El atractivo de la pieza —que lo tiene— estriba sobre todo en la crudeza de los arreglos instrumentales y en la sobria manera en la que se registraron las voces, carentes por completo de eco. Pero aunque Love me do pueda parecer una anécdota casi risible escuchada hoy, sobre todo en el contexto del resto de la discografía del grupo, nadie sonaba así en 1962. Otros llegarían detrás generando un estilo más auténticamente “negro” (The Rolling Stones, The Animals, The Yardbirds…), pero el primer grupo británico que desafió el modelo de pop rimbombante que imperaba en aquel momento fue The Beatles, y lo hizo con esta canción.

Reedición 14

Arreglos instrumentales y vocales

En el apartado instrumental de Love me do destaca sobre todo la armónica, interpretada por Lennon con un estilo característico y sin ligaduras entre notas. En más de una ocasión George Martin ha destacado el papel del instrumento, presentándolo como un elemento fundamental en el sonido de la pieza:

«Escogí finalmente Love me do como la mejor de la lista [que me presentaron]. Era la armónica de John lo que le concedía su atractivo» (George Martin, 1968).

¿A ti también te gusta el blues?

George Martin estaba muy familiarizado con el sonido de la armónica. Una de sus funciones como responsable último de Parlophone era la de seleccionar discos de King Records, un sello estadounidense especializado en el blues, para su publicación en el Reino Unido. El blues fue la primera coincidencia musical entre el productor y su nuevo grupo.

«Me encantaba la armónica gimiente; me recordaba a los discos de Sonny Terry y Brownie McGhee que yo solía publicar. Me parecía que tenía un atractivo propio» (George Martin, 1988).

John había perfeccionado su arreglo remedando el estilo interpretativo de Delbert McLinton, el ejecutante de armónica de la banda de Bruce Channel al que conocería personalmente muy pronto. Lennon tocaba el instrumento desde los siete años: Harold Phillips, uno de los universitarios que arrendaban habitaciones en la casa donde John vivía con su tía Mimi, le retó a aprender a tocar un tema para el día siguiente. El premio prometido era el preciado instrumento con el que el chaval tantas veces jugueteaba. Tras una noche de ensayos, John sorprendió a Phillips interpretando dos piezas completas. En 1954 su suerte mejoró aún más:

«No soy capaz de recordar por qué empecé con ella. Debí conseguirme una muy barata. Sé que solíamos arrendar habitaciones a estudiantes, y uno de ellos tenía una armónica y me aseguró que me compraría una si podía aprenderme una pieza para la mañana siguiente; así que me aprendí como dos. Tenía entre ocho y doce años en aquel momento; llevaba pantalones cortos, en cualquier caso. Otra vez estaba viajando yo solo a Edimburgo para ver a mi tía y me pasé todo el viaje en el autobús tocando la armónica. Al conductor le gustó y me dijo que me encontrara con él a la mañana siguiente en un lugar de Edimburgo y que me daría una buena armónica. Así que fui y me dio una fantástica. Realmente me puso en marcha» (John Lennon).

«La primera vez que intentamos hacer [Love me do] durante dos días de ensayo en el Star-Club [de Hamburgo], no sonaba bien por algún motivo. Sabíamos que le faltaba algo. John empezó a tocar una nueva introducción de armónica para Love me do, encontrando finalmente la réplica en un lamento de estilo blues. Le daba a la canción un punto de tristeza que los oyentes apreciaron cuando la escucharon a principios de año» (Pete Best, 1985).

¿A qué me suena a mí esa armónica?

Bruce Channel era un artista texano con el que The Beatles actuaron el 21 de junio de 1962 en el Tower Ballroom de New Brighton en un concierto organizado por Brian Epstein y con el que compartirían cartel en varias ocasiones posteriores. Lennon admiraba la armónica que se escuchaba en Hey! Baby (Channel/Cobb), un reciente éxito del artista en las listas estadounidenses y británicas. Obviamente, John no dejó pasar la oportunidad de pedir consejo a Delbert McLinton, el intérprete de armónica oriundo de Lubbock, Texas, que acompañaba a Channel, y quince minutos de asesoramiento entre colegas bastaron para que la línea instrumental de Love me do quedara rehecha y perfeccionada.

«John estaba muy interesado en la armónica y, cuando coincidimos en otro par de fechas tocando con The Beatles, él y yo intimamos mucho. Quería que le enseñara todo lo que pudiera. Quería aprender a tocar. Antes de que nos separáramos tenía su propia armónica aprestada en el bolsillo» (Delbert McLinton).

«El hecho de que enseñé a Lennon a tocar la armónica ya está cincelado en roca. John me dijo: “Enséñame algo”. Estaba en una posición única, porque no había mucha gente en el mundo de la música popular que tocara la armónica» (Delbert McLinton, 1997).

«Acababa de salir Hey! Baby; estábamos deseando ser el primer grupo británico en usar la armónica en disco» (John Lennon, 1963).

Ringo Starr obtuvo un pequeño éxito con la canción de Channel en su carrera en solitario: incluida en el álbum Ringo’s rotogravure (Polydor 2382 040, 17 de septiembre de 1976) y publicada como single en los Estados Unidos el 22 de noviembre (Atlantic 3371) y en el Reino Unido una semana después (Polydor 2001 699), la versión de Ringo de Hey! Baby alcanzó el puesto 74 en las listas estadounidenses el 12 de febrero de 1977.

Además de la influencia de Hey! Baby, Lennon reconoció la inspiración de otra pieza contemporánea en el arreglo instrumental de armónica de Love me do. Se trataba de I remember you (Mercer/Schertzinger), de Frank Ifield with accompaniment directed by Norrie Paramor, que alcanzó el número 1 de las listas británicas el 26 de julio de 1962 y lo conservó durante siete semanas. John no sentía un particular aprecio por la canción, pero The Beatles la interpretaron en directo durante unos meses.

«El gancho era la armónica. Habíamos tocado Hey! Baby y luego estaba esa cosa terrible titulada I remember you, y nosotros hacíamos esos números [en directo]; y empezamos a utilizarla en Love me do, simplemente como arreglo» (John Lennon, 1970).

Por primera y única vez en la discografía del grupo, el solo instrumental de la canción reproduce la melodía del puente. En efecto, los primeros ocho compases del solo remedan las notas del pasaje compuesto por Lennon, aunque los cuatro últimos cuentan con una línea melódica completamente original.

En lo que se refiere a los arreglos vocales, la trabazón entre las voces de Paul (aguda en las armonías, grave en sus pasajes en solitario) y de John (grave) resulta casi perfecta. No eran unos arreglos rematadamente complicados, pero demostraban la influencia que había tenido tanto en Lennon como en McCartney un dúo estadounidense muy admirado por ambos, The Everly Brothers. La sílaba final del cuarto verso de las estrofas, con su descenso armónico en cascada y su interrupción final, evoca de manera singular el estilo vocal practicado por el dúo estadounidense.

Reedición 15

Grabación

The Beatles eran a todos los efectos un grupo profesional y la banda favorita del público de Liverpool, pero seguían siendo unos principiantes en muchos sentidos. Los arreglos que habían concebido para Love me do eran muy básicos —lo que no significa, por otro lado, que no fueran extraordinariamente efectivos y comerciales— y habían dejado pendiente de resolver un problema que afloró en la sesión de grabación del 6 de junio.

La práctica habitual en el estudio allá por 1962 era que las tomas se registraran en vivo, con los músicos cantando a la vez que tocaban sus instrumentos. John se hacía cargo de la armónica y, obviamente, no podía cantar a la vez que interpretaba el solo, pero se había reservado también el papel de voz principal. Consecuentemente, el penúltimo verso de la estrofa quedaba cortado a la mitad (“love me…”) en el punto preciso en el que comenzaba el solo de armónica. Para evitarlo, George Martin decidió que el encargado de cantar ese verso, el único que no se interpretaba a dos voces, fuera Paul.

«Grabamos How do you do it y, como deferencia hacia The Beatles, también grabamos Love me do. Yo accedí de mala gana a lanzar Love me do. Era una buena canción, pero no una gran canción. La letra no era precisamente para quedarse boquiabierto. Era una canción bastante simple. Lo que sí es cierto es que se ajustaba mucho a su estilo de aquellos primeros tiempos. El otro factor decisivo era la armónica de John. Quiero recordar que Love me do siempre la cantaba John aunque fuera un tema de Paul. Yo cambié esto e hice que Paul asumiera la voz solista, no porque fuera una canción de Paul, sino porque quería que la armónica fluyera y se combinara con la voz. De modo que John se encontró de pronto sin una canción. Yo se la quité. No le hizo mucha gracia» (George Martin).

«De repente, cambió de arriba abajo aquel arreglo que habíamos estado haciendo desde siempre (…). ¡Todavía puedo oír el temblor en mi voz cuando escucho ese disco! Estaba aterrorizado» (Paul McCartney, 1988).

Lo cierto es que el cambio impuesto por Martin suponía una exigencia adicional para Paul: cambiar el tono de su interpretación vocal en los últimos versos de las estrofas. En las líneas anteriores, McCartney entonaba las notas más altas y acompañaba armónicamente a Lennon que, en un tono más grave, se hacía cargo de la melodía. No es extraño que el joven bajista se sintiera cohibido.

«(…) Recuerdo que cuando volvimos a Liverpool me encontré con Johnny Gustafson, que era el bajista de The Big Three, y que me dijo: “Ah, era mucho mejor cuando John cantaba Love me do. ¿De qué va todo esto?” Tuve que decirle: “Bueno, es el blues, tío, ¿sabes?” Al menos había cierta credibilidad en el hecho de que fuera una canción bluesera en vez de How do you do it. Así era la cosa, habíamos despegado y nuestra credibilidad como compositores despegó entonces. Caímos en la cuenta: “Guau, podríamos llegar a ser buenos en esto”» (Paul McCartney, 1997).

Según parece, McCartney estaba tan nervioso con su nuevo rol como cantante principal que le pidió al productor que considerara la posibilidad de que fuera George Harrison quien asumiera ese papel. La respuesta de Martin fue contundente: “No sabe cantar”.

¿Y qué tal “Paul McCartney & the Beatles”?

¿Era realmente imprescindible robarle el protagonismo vocal a Lennon? En realidad no, como se puede comprobar escuchando la versión de Love me do grabada el 6 de junio y publicada en Anthology 1, en la que el problema se solucionó sobregrabando la voz de John en una segunda toma. De hecho, en la versión definitiva también hubo sobregrabaciones: según Mark Lewisohn, en la sesión del 4 de septiembre las voces y las palmas fueron registradas sobre la toma instrumental, aunque en la misma pista de grabación. Además, Martin se enfrentó exactamente al mismo problema el 29 de noviembre siguiente durante el registro de Please please me (la canción estrella del siguiente sencillo) y esta vez el productor no opuso resistencia a que la armónica fuera sobregrabada encima de la voz de Lennon.

Así pues, lo más probable es que Martin todavía estuviera sopesando la posibilidad de reservar el papel de cantante único del grupo para Paul, el más agraciado físicamente y el dueño de la voz que más le había cautivado desde el primer día. El propio Martin ha reconocido que barajó esta idea, aunque la descartó rápidamente; tan rápidamente que la voz de John fue la protagonista en las dos caras del siguiente sencillo del grupo. Su intuición demostró una vez más ser acertada, dado que una de las características más distintivas de The Beatles era, precisamente, que sus cuatro miembros se repartían el papel de voz principal, aunque no de forma completamente equilibrada.

«Quería desesperadamente mi propio Cliff. Estaba tan aferrado mentalmente al patrón de Cliff Richard & the Shadows que estaba buscando la voz única que les distinguiera» (George Martin, 2000).

«[Antes de empezar la sesión de grabación del 6 de junio] George [Martin] y yo íbamos caminando el uno junto al otro, hablando sobre cómo debía llamarse el grupo. ¿Iba a ser John Lennon & the Beatles o Paul McCartney & the Beatles? Todavía no estábamos seguros» (Ron Richards, 2003).

«[Tras la sesión del 6 de junio] yo seguía pensando: “¿Es John Lennon & the Beatles o Paul McCartney & the Beatles?” Sabía que no era George. Y de repente caí en que tenía que tomarles como venían, lo cual resultaba novedoso. Estaba siendo demasiado convencional; pero claro, lo cierto es que no había oído nada parecido a ellos con anterioridad» (George Martin, 2000).

Aunque con los años The Beatles se convertirían en auténticos expertos del trabajo en estudio, en estas primeras sesiones los Fab Four demostraron ampliamente su inexperiencia. Norman Smith, el técnico de sonido, lo recuerda así:

«Después de la primera toma escuchamos la cinta. Era horrible. Su equipo no era lo suficientemente bueno. Enchufamos la guitarra de Paul en nuestro propio amplificador de bajo y tuvimos que ajustar el amplificador de John porque estaba reverberando muy alto» (Norman Smith, 1988).

En el single, como ya se ha dicho, se acabó incluyendo la toma en la que Ringo se hacía cargo de la batería, grabada el 4 de septiembre después del registro de How do you do it y destinada en principio a la cara B. Una vez más la grabación se complicó: mientras que How do you do it no precisó más que de un par de tomas —y, según Geoff Emerick, la segunda fue una sobregrabación de palmas sobre la primera—, Love me do necesitó de varias horas de trabajo. Aunque Mark Lewisohn no encuentra una explicación concreta para esta tardanza en el registro de una versión definitiva de Love me do, no es difícil imaginar el motivo: The Beatles estaban nerviosos grabando su propio tema. Norman Smith aseguró años más tarde que la versión final de la sección instrumental consistió en el ensamblaje de distintos extractos de varias tomas diferentes. Los nervios adicionales de Paul con la sección vocal, añadida a posteriori en una mesa distinta mientras se reproducía la pista instrumental, debieron hacer el resto.

Las diferencias entre las dos versiones de Love me do son mínimas, pero alguna hay: la primera es ligeramente más lenta que la aparecida en el LP, grabada el 11 de septiembre, e incluye palmas durante el solo de armónica que en la segunda versión fueron sustituidas por la pandereta tocada por Ringo. Es altamente probable que, como ocurriría en ocasiones posteriores, los cuatro miembros de la banda tocaran las palmas: fueron grabadas sobre la pista instrumental a la vez que las voces.

¿Os acordáis de Love me do?

The Beatles grabaron medleys de sus propias canciones en dos ocasiones distintas, y en los dos apareció Love me do. El primero de ellos, Chrimble mudley (sic), se emitió en el programa de radio Saturday club, de la BBC, el 21 de diciembre de 1963. El segundo, Love me do medley, fue utilizado el 6 de mayo de 1964 en el programa televisivo Around The Beatles de la cadena Rediffusion. Ambos permanecen inéditos en disco, aunque el último apareció en 1985 en VHS en una cinta titulada The Beatles live.

A principios de 1969, durante las sesiones que darían lugar al disco Let it be y a la película homónima, The Beatles revisaron algunas de sus antiguas canciones, entre ellas Love me do. Ciertas fuentes aseguran que a lo largo de los meses siguientes se barajó la posibilidad de agrupar las nuevas versiones de antiguos éxitos propios y ajenos grabadas en aquellos días y reunirlas en un LP. El proyecto, si existió, nunca llegó a buen puerto, aunque algunas de aquellas grabaciones vieron la luz en 1996 en el álbum Anthology 3. Este remake de Love me do fue registrado el 28 de enero pero, aunque se trataba de una grabación completa de 2’20” de duración, era una interpretación improvisada y la nueva versión, carente de la armónica característica del arreglo original, no vio la luz hasta su aparición en 2021 en la serie televisiva Get back.

No fue la última vez que The Beatles grabaron una versión de la canción. Reducidos necesariamente a trío debido a la muerte de John, los miembros vivos del grupo rehicieron Love me do el 23 de junio de 1994 en el estudio sito en Friar Park, la casa de George. El estudio llevaba por nombre F.P.S.H.O.T., acrónimo de Friar Park Studio Henley-on-Thames. Harrison, McCartney y Starr estaban completamente inmersos en el rodaje de la serie televisiva Anthology, la versión definitiva de la historia del grupo, y se habían reunido aquel día para grabar una nueva versión de Let it be. Las cámaras estaban presentes para registrarlo todo. Sintiéndose finalmente incómodos ante la perspectiva de producir nuevo material sin Lennon, decidieron simplemente tocar y divertirse. Interpretaron viejos clásicos de rock ’n’ roll y antiguas canciones del repertorio del grupo, que incluyeron al menos Love me do y I saw her standing there, con Paul y George a las guitarras acústicas y Ringo tocando la batería con escobillas. Este material permanece inédito en disco, aunque en las cintas de vídeo de Anthology se incluyeron unos pocos fotogramas en los que Ringo aparece tocando la batería mientras interpreta Love me do. La grabación que se escucha es, sin embargo, la original de 1962. Aunque con el tiempo han aparecido varias secuencias de canciones grabadas aquel día, ninguna incluye la interpretación de Love me do.

Reedición 16

Versiones, variaciones y reediciones

Versiones

  1. La segunda versión registrada en estudio, grabada el 4 de septiembre de 1962 con Ringo Starr a la batería y publicada por primera vez en la edición original del single Love me do (Parlophone 45-R 4949, 5 de octubre de 1962).
  2. La tercera versión registrada en estudio, grabada el 11 de septiembre de 1962 con Andy White a la batería, publicada por primera vez en el LP Please please me (Parlophone PMC 1202/TA-PMC 1202, 22 de marzo de 1963) y utilizada en los prensajes del single Love me do posteriores al 6 de septiembre de 1963, fecha de aparición del EP The Beatles’ hits.
  3. La versión emitida en el programa radiofónico Pop go The Beatles el 23 de julio de 1963, publicada en Live at the BBC (Apple PCSP 726/TCPCSP 726/CDPCSP 726, 30 de noviembre de 1994).
  4. La primera versión registrada en estudio, grabada el 6 de junio de 1962 con Pete Best a la batería y publicada en Anthology 1 (Apple PCSP 727/TCPCSP 727/CDPCSP 727, 2 de noviembre de 1995).
  5. La versión emitida en el programa radiofónico Saturday club el 26 de enero de 1963, publicada en The Beatles bootleg recordings 1963 (Apple, sin referencia, 17 de diciembre de 2013) con el título Love me do (Live at the BBC for “Saturday club” 26th January, 1963).
  6. La versión emitida en el programa radiofónico Easy beat el 20 de octubre de 1963, publicada en The Beatles bootleg recordings 1963 (Apple, sin referencia, 17 de diciembre de 2013) con el título Love me do (Live at the BBC for “Easy beat” 20th October, 1963).
  7. La versión emitida en el programa radiofónico Pop go The Beatles el 10 de septiembre de 1963, publicada en The Beatles bootleg recordings 1963 (Apple, sin referencia, 17 de diciembre de 2013) con el título Love me do (Live at the BBC for “Pop go The Beatles” 10th September, 1963).

Variaciones y reediciones de la versión 1

  1. La mezcla monoaural original.
  • Love me do, single, Parlophone R-4949, 5 de octubre de 1962 (primera edición)
  1. Una nueva mezcla monoaural preparada y publicada en 1980. Aquel año, Capitol se disponía a lanzar un álbum titulado Rarities (Capitol SHAL-12060, 24 de marzo de 1980) en el que pretendía recopilar canciones no publicadas por el sello en el mercado estadounidense, así como mezclas inéditas de piezas conocidas. Parlophone había publicado un disco con el mismo título y concepto en el Reino Unido dos años atrás, pero las diferencias en la discografía del grupo a un lado y otro del Atlántico eran muchas y, así, varias de las canciones contenidas en el Rarities original de 1978 estaban disponibles en los álbumes estadounidenses mientras que otras, aparecidas en LPs británicos, no habían sido incluidas en los de la antigua colonia. Era imprescindible una selección distinta. Alguien en Capitol cayó en la cuenta de que en los Estados Unidos solo había sido publicada la versión 2 de Love me do y solicitó a Parlophone el envío del máster de la versión 1 para incluirla en el álbum en preparación. Parlophone, obviamente, no pudo despacharlo porque lo había extraviado o destruido en 1963, así que remitió lo único que tenía: una copia del single no muy bien conservada. A falta de una fuente mejor, se utilizó este vinilo para preparar una nueva mezcla monoaural. Además de aparecer en la versión estadounidense de Rarities, la mezcla se utilizó en una recopilación británica publicada aquel mismo año.
  • The Beatles box, 8 LPs/8 cassettes, Parlophone/World Records SM 701-708/C70, 3 de noviembre de 1980 (primera edición y reedición 1)
  1. Una tercera mezcla monoaural. En 1982 Parlophone prefirió incluir la versión 2 de Love me do en la reedición de conmemoración del vigésimo aniversario del single, insatisfecha como estaba con la calidad de la mezcla hecha en 1980 por Capitol. En vista de la incongruencia histórica, un coleccionista privado, Mark Cousins, se puso en contacto con la discográfica ofreciendo una copia en perfecto estado de la primera edición del single, que inmediatamente se convirtió en el patrón utilizado para la preparación de esta tercera mezcla y las tres siguientes. Parlophone no tardó ni un mes en lanzar al mercado una edición de Love me do en formato de maxi-single en la que incluyó como bonus la nueva mezcla de la versión 1 de la canción, obviamente monoaural. Las variaciones 3 y 4 contienen una pequeña distorsión generada en el proceso de eliminación de ruidos de fondo durante la transferencia a cinta, apreciable sobre todo en el sonido de la armónica.
  • Love me do, maxi-single, Parlophone 12R 4949, 1 de noviembre de 1982 (primera edición)
  • Only The Beatles…, cassette, Parlophone SMMC 151, 30 de junio de 1986
  1. La remasterización preparada por Mike Jarratt en 1988 y aprobada por George Martin, basada en la variación 3. Jarratt fue el encargado de remasterizar la discografía completa del grupo para su primera edición en CD. Los discos aparecieron de forma escalonada entre 1987 y 1988. La versión 1 de Love me do abría una nueva recopilación de rarezas de The Beatles.
  • Love me do, maxi-single (reediciones 1-2)
  • Past masters – Volume one, CD, Parlophone CD-BPM 1, 8 de marzo de 1988 (primera edición y reediciones 1-3)
  • Past masters – Volumes one & two, 2 LPs/2 cassettes, Parlophone BPM 1/TC-BPM 1, 24 de octubre de 1988 (primera edición y reediciones 1-2)
  1. La remasterización digital definitiva, obviamente monoaural, basada en la variación 3 y aparecida en 2009.
  • Love me do, single (reediciones 16-23)
  • Past masters, 2 CDs, Apple 5099924380720, 9 de septiembre de 2009 (primera edición y reediciones 1-4)
  • Mono masters, 2 CDs, Apple 5099968495824, en The Beatles in mono, 13 CDs, Apple 5099969945120, 9 de septiembre de 2009 (primera edición)
  • VV.AA.: 1962 British hit parade – Part 2 – July-December, 5 CDs, Fantastic Voyage FVSD153, 1 de enero de 2013
  • VV.AA.: 1962 British hit parade – Britain’s greatest hits volume 11 – Part 3 – September-December, 4 CDs, Acrobat Music ACQCD7053, 2 de enero de 2013
  • VV.AA.: The Beatles’ first single, LP/CD, Vinyl Passion VP 80021/The Wonderful Music Of WMO 90414, 3 de enero de 2013
  • The early years, CD, Hallmark Music & Entertainment 712572, 14 de enero de 2013
  • I saw her standing there…, 2 CDs, Rock Melon RMMCD101, 15 de abril de 2013
  • In the beginning, LP, Mischief Music HHA2/HHA4/HHA8, 10 de septiembre de 2013 (primera edición y reediciones 1-2)
  • I saw her standing there…, 2 LPs, Rock Melon RMMLP101, 11 de noviembre de 2013
  • In the beginning, 5 singles, Mischief Music HHA5/HHA6, 25 de noviembre de 2013
  • The 1962 rare broadcasts – Raw live and real, CD, It Was Fifty Years Ago Today ORO CD 502, 13 de julio de 2015
  • VV.AA.: Liverpool sounds: 75 classics from the singing city, 3 CDs/álbum digital, Fantastic Voyage FVTD222/sin referencia, 9 de agosto de 2015
  • Reel-to-reel, 4 CDs, Reel To Reel REELTOREELCD1, 27 de mayo de 2016
  1. La mezcla digital definitiva para vinilo, en esencia igual que la variación 5 pero tratada con ecualización propia para adaptarse al formato. Aparecida en 2012.
  • Love me do, single (reedición 15)
  • Past masters, 2 CDs (reediciones 5-7)
  1. Una nueva mezcla mono analógica, preparada en 2014 para la reedición de la discografía del grupo en vinilo en versión monoaural.
  • Love me do, single (reedición 24)
  • Mono masters, 2 CDs (primera edición en solitario y reedición 1)

Cumplir 50 años tiene consecuencias (en Europa)

El 31 de diciembre de 2012, y de acuerdo con la legislación de la Unión Europea que establecía el límite para que una grabación pasara a ser considerada de dominio público, todas las canciones publicadas en 1962 perdieron su condición de material exclusivo del propietario de los derechos de edición. Consecuentemente, entre el 1 y el 2 de enero de 2013 Love me do fue recogida en dos recopilaciones de éxitos británicos publicadas en paralelo por dos discográficas distintas. Una de ellas, Acrobat Music, también lanzó al mercado simultáneamente compilaciones de las caras B de los singles exitosos. Como era de esperar, P.S. I love you apareció en su cuádruple CD correspondiente. Las dos canciones siguieron apareciendo en álbumes recopilatorios publicados con posterioridad.

A lo largo de 2013 dos sellos discográficos británicos aprovecharon la oportunidad que les brindaba la ley y lanzaron al mercado hasta siete versiones distintas del single Love me do. Rock Melon publicó un picture disc single que además servía para promocionar su doble álbum I saw her standing there…, mientras que Mischief Music escalonó el lanzamiento de seis variaciones del sencillo, todas ellas en vinilo en color y con formas originales: por este orden un corazón rojo, una manzana verde, una manzana roja, una estrella de cinco puntas azul, otra roja y otra blanca. Este mismo sello cerró el año con el lanzamiento de una caja de cinco singles (publicada previamente en formato LP, en dos versiones distintas) que incluían grabaciones de The Beatles con Tony Sheridan o de Sheridan sin los de Liverpool junto a una nueva versión del sencillo Love me do. Para seguir exprimiendo el limón, la caja apareció en dos versiones, con portadas con fondo rojo y con fondo azul y con dos números de referencia distintos. En varios países europeos aparecieron otras reediciones de Love me do publicadas por diferentes casas discográficas. En 2014 todavía apareció una más en el Reino Unido: una edición limitada de 2.000 ejemplares, esta vez con forma de corazón rosa, publicada por el sello Art of Music.

El lanzamiento más escandaloso, discutido por los fans y probablemente ilegal (fue retirado del mercado años después) fue el EP The Beatles are back (publicado digitalmente el 27 de enero de 2013 y como CD single el 10 de abril siguiente con la referencia Everness 705105499635). Incluía tres terribles remezclas (cuatro en el CD) de la primera versión de Love me do firmadas por el DJ italiano Spankox (Agostino Carollo para el siglo) y, como última pista, la canción original con el título Love me do (Original remastered version).

La legislación estadounidense es más protectora que la europea: otorga derechos exclusivos de edición durante 95 años. La Unión Europea extendió en 2013 la protección hasta los 70 años (con la condición de que la grabación hubiera sido publicada de forma oficial), pero el cambio no ha afectado a las canciones que ya habían pasado a considerarse de dominio público.

Reedición 17

Éxito en listas

  • Reino Unido:
    • Entrada única:
      • Debut: 13 de octubre de 1962
      • Puesto más alto: 17 (29 de diciembre de 1962, una semana, y 12 de enero de 1963, una semana; números 1 en los respectivos períodos: Return to sender, Elvis Presley with the Jordanaires, y The next time/Bachelor boy, Cliff Richard, the Shadows and the Norrie Paramor Strings/Cliff Richard & the Shadows)
      • Semanas en listas: 18
  • Estados Unidos:
    • Entrada única (con Love me do, versión 1, entre el 11 de abril y el 2 de mayo de 1964; con Love me do, versión 2, desde el 2 de mayo de 1964):
      • Debut: 11 de abril de 1964
      • Puesto más alto: 1 (30 de mayo de 1964, una semana)
      • Semanas en listas: 14

Love me do tuvo dos entradas más en las listas británicas, pero correspondieron a la versión 2 de la canción. En este apartado se hace referencia únicamente a las de la versión 1.

Reedición 18

Repercusión social

A pesar de sus reseñadas carencias, Love me do tenía sin duda algo especial: Sting, líder de los inolvidables The Police y exitoso artista británico en solitario, decidió dedicarse a la música cuando escuchó esta canción en la radio. Gordon Sumner, que es su verdadero nombre, sumaba entonces once años de edad:

«Escuché por primera vez a The Beatles en mi último año en la escuela primaria. Recuerdo que estaba en los vestuarios de la piscina. El Sr. Law acababa de supervisar uno de nuestros caóticos e increíblemente ruidosos viajes a las duchas; con “supervisar” me refiero a que nadie había resultado ahogado. Estábamos secándonos y, siguiendo nuestra costumbre, latigándonos unos a otros con las toallas en los genitales. En aquel momento escuchamos los primeros compases de Love me do saliendo de un transistor que había en la esquina. El efecto fue inmediato. Había algo en la austeridad del sonido que detuvo inmediatamente las payasadas. La armónica solista de John y el bajo de Paul tocaban compases de dos pulsos y la armonía vocal se movía en círculos de quintas, subía a tercera menor y volvía a una voz solista en la estrofa. No es que pudiera verbalizar nada de esto en aquel momento, pero reconocí algo significativo, incluso revolucionario, en la economía del sonido, y lo interesante es que lo mismo les ocurrió a todos los demás» (Sting, 2004).

También el joven Joe Cocker se quedó impactado con el tema de debut de The Beatles:

«Una noche me quedé levantado hasta tarde y oí Love me do. Recuerdo que pensé: “Me pregunto quién infiernos era ese”. ¿Sabes ese trocito de soul que canta Paul, “whoa ho, love me do”? Nunca había oído a ningún otro cantante hacer eso en un disco pop.
»Y, por supuesto, un par de semanas después era un fenómeno que había invadido toda Inglaterra. Todos nos dimos cuenta de que por fin alguien había derribado la frontera sagrada» (Joe Cocker).

 ¿Y qué decir del joven cantante de una banda londinense todavía amateur?

«Inglaterra era un auténtico erial. Inglaterra no tenía absolutamente nada que ofrecer en lo que a música pop se refiere. Los Stones estaban tocando en pequeños clubes de Londres, haciendo canciones de Chuck Berry y blues y cosas así, y creíamos que éramos una especie totalmente única, [que] no había nadie como nosotros. Y entonces oímos que había un grupo de Liverpool. Tenían pelos largos, ropas desaliñadas y un contrato de grabación; y tenían un disco en las listas, con una armónica “bluesy”, titulado Love me do. Cuando escuché la combinación de todas estas cosas… casi me puse enfermo» (Mick Jagger, 1988).

A lo largo de los años muchas publicaciones musicales y emisoras de radio y televisión han realizado encuestas para averiguar cuáles son las canciones de The Beatles favoritas entre el público. Radio Luxembourg, una cadena que emitía desde Luxemburgo para el Reino Unido con el objeto de eludir las restricciones que la legislación británica imponía a las radios privadas, y que fue clave en la difusión de la música popular en los años ’50 y ’60, realizó una encuesta de este tipo en 1981. Love me do ocupó en ella un destacadísimo decimoprimer puesto entre las preferencias de los fans.

El 2 de diciembre de 1991 la BMI (British Music Industry) concedió un premio a la canción por haber sido emitida más de un millón de veces en la radio británica.

Reedición 19

Interpretaciones en directo

Aunque al menos su estructura básica había sido concebida allá por 1958, The Beatles no incorporaron Love me do a su repertorio escénico hasta 1962, tras añadir un puente hasta entonces inexistente y perfeccionar los arreglos de la pieza durante su estancia en Hamburgo entre abril y mayo de aquel año.

«Empezamos a presentar nuestros propios temas en Liverpool y Hamburgo. Love me do, uno de los primeros que escribimos, lo empezó Paul cuando tenía alrededor de 15 años y lo rematamos al cabo de unos años. Fue la primera de las nuestras que nos atrevimos a tocar. Estábamos haciendo temas realmente grandes de otros y luego empezamos a introducir temas propios. Fue una experiencia traumática porque estábamos haciendo temas de Ray Charles, de Little Richard, y lanzarse a cantar Love me do fue bastante duro. Nos parecía que nuestros temas eran un poco sosos. Pero poco a poco fuimos superándolo y decidimos probarlos» (John Lennon).

En 1963, durante la gira británica celebrada entre el 2 de febrero y el 3 de marzo en la que el grupo teloneó a Helen Shapiro, Love me do era interpretada en ocasiones como una de las seis opciones que barajaba la banda para su breve repertorio de cuatro piezas por actuación. La canción era ya número fijo en la gira británica realizada junto a Chris Montez y Tommy Roe entre el 9 y el 31 de marzo siguientes y lo fue de nuevo en la emprendida junto a Roy Orbison y Gerry and the Pacemakers entre el 18 de mayo y el 9 de junio de aquel mismo año. The Beatles acabaron renunciando a la pieza al término de la temporada de conciertos veraniegos que les llevó por diferentes localidades costeras del Reino Unido. Probablemente sonó por última vez el 30 de junio de 1963 en Great Yarmouth.

Reedición 20

Emisiones radiofónicas

El fenómeno Beatles se extendió muy rápidamente a la radio. La BBC exprimió el filón registrando y emitiendo multitud de tomas nuevas de distintas canciones del repertorio de los Fab Four, en muchos casos en series de programas creados a mayor gloria de los de Liverpool. Algunas de estas canciones formaban parte de la discografía del grupo, mientras que otras eran piezas que la banda nunca grabó para EMI. Normalmente se trataba de versiones de canciones de otros artistas, pero también se incluyó alguna composición propia inédita. Por suerte para los fans, en 1994 vio la luz el doble álbum Live at the BBC, en el que finalmente se recogieron varias de las interpretaciones radiofónicas del grupo, labor que se completó en 2013 con el triple LP On air – Live at the BBC volume 2 y con el álbum digital The Beatles bootleg recordings 1963.

Love me do fue interpretada para la radio en nueve ocasiones diferentes. Sonó una décima vez en las ondas como parte de un medley navideño.

  • Here we go (BBC), grabado el 25 y emitido el 26 de octubre de 1962.
  • The talent spot (BBC), grabado el 27 de noviembre y emitido el 4 de diciembre de 1962.
  • Saturday club (BBC), grabado el 22 y emitido el 26 de enero de 1963.
  • Parade of the pops (BBC), emitido en directo el 20 de febrero de 1963.
  • Side by side (BBC), grabado el 4 de abril y emitido el 24 de junio de 1963.
  • Pop go The Beatles, segundo programa (BBC), grabado el 1 y emitido el 11 de junio de 1963.
  • Pop go The Beatles, sexto programa (BBC), grabado el 10 y emitido el 23 de julio de 1963.
  • Pop go The Beatles, decimotercer programa (BBC), grabado el 3 y emitido el 10 de septiembre de 1963.
  • Easy beat (BBC), grabado el 16 y emitido el 20 de octubre de 1963.
  • Saturday club (BBC), grabado el 17 y emitido el 21 de diciembre de 1963 (como parte de Chrimble mudley).

Yo los puse antes que nadie

Ted King, un antiguo disc-jockey de Radio Luxembourg, fue el primero que pinchó a The Beatles en la BBC. Kim Bennett, de Ardmore & Beechwood (la empresa que editó originalmente la partitura de la composición), fue quien convenció a King para que radiara la canción:

«Algo sabía sobre The Beatles, por supuesto, aunque no estaba loco por el disco. Pero Kim estaba tan entusiasmado con todo aquello que decidí que si no podía ganarlos, entonces tenía que unirme a ellos. Y ahora debo decir que estoy muy contento de haberlo hecho así.»

Reedición 21

Apariciones audiovisuales

Televisión

  • People and places (Granada Television), emitido en directo el 17 de octubre de 1962. El programa supuso el debut televisivo de Love me do y de los mismos Beatles, acaecido en la cadena local del noroeste de Inglaterra. En el mismo programa el grupo interpretó Some other guy (Leiber/Stoller/Barrett).
  • People and places (Granada Television), grabado el 29 de octubre y emitido el 2 de noviembre de 1962.
  • People and places (Granada Television), emitido en directo el 17 de diciembre de 1962.
  • Around The Beatles (Rediffusion), grabado el día 28 de abril y emitido el 6 de mayo de 1964 (como parte de Love me do medley). The Beatles aparecían en el programa haciendo playback sobre unas nuevas grabaciones de estudio, registradas expresamente para este especial televisivo el 19 de abril de 1964. Las interpretaciones del grupo aparecieron en VHS en 1985 con el título The Beatles live.
  • Get back – Part 1: Days 1-7 (Disney+), estrenado el 25 de noviembre de 2021. Se utilizó un breve extracto de la canción en la introducción del capítulo, que narra la historia del grupo anterior a enero de 1969.
  • Get back – Part 2: Days 8-16 (Disney+), estrenado el 26 de noviembre de 2021. La versión grabada en el Apple Studio el 28 de enero de 1969 se escucha completa sobre los títulos de crédito.
  • Get back – Part 3: Days 17-22 (Disney+), estrenado el 27 de noviembre de 2021. Incluye una breve secuencia con imágenes y audio en la que se escucha parte de la versión grabada en el Apple Studio el 28 de enero de 1969.

Cine

Cuando la mítica sala The Cavern reabrió en Liverpool en 1984, Abbey Road Studios produjo un mediometraje de 45 minutos titulado Cavern beat. La película se proyectaba dos veces al día en el club durante el verano de aquel año. Narrada por Terry Sylvester, antiguo miembro de The Escorts y The Hollies, repasaba la historia del local y de las bandas que dieron en él sus primeros pasos. Utilizaba música de varias de ellas, incluyendo varios temas de The Beatles: Strawberry fields forever, Penny Lane, A hard day’s night, I feel fine, Twist and shout, She loves you, Please please me, Love me do y Some other guy.

Vídeo-clip

En 1962 el concepto de vídeo-clip no existía todavía, aunque serían los propios Beatles los que en buena medida lo inventarían pocos años después. A pesar de todo, varias canciones del repertorio del grupo recibieron este tipo de tratamiento audiovisual de forma retrospectiva, incluyendo Love me do. La grabación de estudio utilizada en el clip preparado en 1982 fue la versión 2, no así en el estrenado en 2015.

El 27 de agosto de 1963 The Beatles fueron filmados interpretando Love me do para el programa de la BBC The Mersey sound, pero en el montaje final el sonido fue sustituido por la grabación de estudio de EMI. Este programa fue emitido el 9 de octubre de 1963. Casi 20 años después, en 1982, se montó un vídeo-clip de Love me do para promocionar su relanzamiento en single. El clip utilizaba el citado material visual, combinado con otras imágenes de la época, y la pista musical utilizada era la de la versión 2 de la canción. En 2015 Matthew Longfellow preparó un nuevo montaje utilizando las mismas imágenes pero esta vez se utilizó la versión 1. Su destino era la versión en DVD y Blu-ray del álbum recopilatorio titulado, simplemente, 1.

El vídeo no mató a las estrellas de la radio

Concebidos en el momento del lanzamiento de las canciones, elaborados por la propia banda poco después, generados a toro pasado o preparados expresamente para su publicación conjunta en 2015, existen un buen puñado de vídeo-clips de canciones de The Beatles. La calidad es muy variable, pero todos resultan interesantes incluso para el fan medio.

Miles de aficionados esperaron durante décadas a que Apple se decidiera a agrupar los clips de la banda y los comercializara. Por fin, el 6 de noviembre de 2015 apareció en el mercado una nueva versión, en audio y vídeo, del álbum recopilatorio 1. La colección apareció en seis configuraciones distintas (las dos últimas tituladas 1+): DVD, Blu-ray, DVD+CD, Blu-ray+CD, 2 DVDs+CD y 2 Blu-rays+CD. Las cuatro primeras versiones incluían exclusivamente los clips, algunos de nueva factura, de las 27 canciones recogidas en el recopilatorio. Los dos últimos formatos añadían un segundo disco con otros 23 clips, incluyendo versiones alternativas de algunos temas.

Reedición 22

Carreras en solitario

Aunque tardó un tiempo, Paul McCartney acabó recuperando su vieja composición para utilizarla en su propia carrera en solitario. Años más tarde, sorprendentemente, también lo hizo Ringo Starr.

Paul McCartney

  • En televisión: Buddy Holly, BBC2 (Reino Unido), 12 de septiembre de 1985. Publicado en vídeo con el título The real Buddy Holly story.
  • En disco: Flowers in the dirt, 2 CDs, Japón, EMI/Odeon TOCP 6118-6119, marzo de 1990 (como P.S. Love me do).
  • En vivo: Gira “The Paul McCartney world tour”; Japón, Estados Unidos y Brasil, 1990 (como P.S. Love me do). Esta versión de Love me do solo se interpretó ocasionalmente en algunos conciertos de la gira.
  • En televisión: Lennon. A tribute, ITV (Reino Unido), 5 de mayo de 1990 (como P.S. I love you/Love me do). Publicado en vídeo.
  • En disco: Birthday, maxi-single/CD single, Parlophone 12R 6271/CDR 6271, 8 de octubre de 1990 (como P.S. Love me do).
  • En vivo: Gira “One on one tour”; Estados Unidos, Canadá, Argentina, Alemania, Francia, España, Chequia, Noruega, Dinamarca, Japón, Brasil, México, Australia y Nueva Zelanda, 2016-2017.
  • En vivo: Festival “Pinkpop Festival”, Landgraaf (Países Bajos), 12 de junio de 2016.
  • En vivo: Concierto “Dine and disco for Children in Need”, Chiddingfold (Reino Unido), 25 de junio de 2016.
  • En vivo: Festival “Rock Werchter”, Werchter (Bélgica), 30 de junio de 2016.
  • En vivo: Festival “SummerFest”, Milwaukee (Estados Unidos), 8 de julio de 2016.
  • En vivo: Festival “Desert Trip”, Indio (Estados Unidos), 8 y 15 de octubre de 2016.
  • En vivo: Concierto “Pappy & Harriet’s Pioneertown Palace”, Pioneertown (Estados Unidos), 13 de octubre de 2016.
  • En vivo: Concierto “Secret gig at the Philharmonic Dining Rooms”, Liverpool (Reino Unido), 9 de junio de 2018.
  • En televisión: The late late show with James Corden, CBS (Estados Unidos), 21 de junio de 2018.
  • En vivo: Concierto “Under the staircase”, Londres (Reino Unido), 23 de julio de 2018.
  • En vivo: Concierto “Paul McCartney in casual conversation from LIPA”, Liverpool (Reino Unido), 25 de julio de 2018. Emitido en streaming en Facebook.
  • En vivo: Concierto “Paul McCartney at The Cavern”, Liverpool (Reino Unido), 26 de julio de 2018.
  • En vivo: Concierto “Secret New York concert”, Nueva York (Estados Unidos), 7 de septiembre de 2018. Emitido en streaming en YouTube.
  • En disco/vídeo: Under the staircase, Paul McCartney & Spotify Singles, álbum digital/vídeo-álbum digital, Spotify, sin referencia/sin referencia, 13 de septiembre de 2018 (como Love me do – Recorded at Abbey Road Studios, London).
  • En vivo: Gira “Freshen up”; Canadá, Japón, Francia, Dinamarca, Polonia, Austria, Reino Unido, Chile, Argentina, Brasil y Estados Unidos, 2018-2019.
  • En vivo: Festival “Austin City Limits Music Festival”, Austin (Estados Unidos), 5 y 12 de octubre de 2018.
  • En vivo: Concierto privado, Foxborough (Estados Unidos), 9 de octubre de 2018.
  • En televisión: Paul McCartney live at The Cavern Club, BBC One (Reino Unido), 25 de diciembre de 2020.
  • En vivo: Gira “Got back”, Estados Unidos, 2022.
  • En vivo: Festival “Glastonbury Festival”, Pilton (Reino Unido), 25 de junio de 2022.

Paul McCartney y Love me do

Love me do no volvió a ser interpretada en directo por ninguno de los antiguos miembros de The Beatles hasta 1990. Paul McCartney la incluyó entonces en algunos conciertos del segundo tramo de la gira mundial que había iniciado en 1989. El 9 de marzo de 1990, en uno de los siete recitales ofrecidos por Paul en Tokio aquel mes, los oyentes japoneses fueron testigos del estreno de una nueva versión de la canción combinada en un medley con P.S. I love you, la cara B original de Love me do. Aquel medley de las dos canciones que lanzaron a The Beatles a la fama se titulaba P.S. Love me do. La nueva versión no aportaba mejoras: McCartney la interpretó con un arreglo cercano al reggae muy distinto al original.

El antiguo beatle volvió a interpretar el medley en algunos conciertos de la gira: en otras dos actuaciones en Tokio, en ocho ocasiones en los Estados Unidos y en los recitales ofrecidos el 20 y el 21 de abril en Río de Janeiro (¡el segundo de ellos ante 184.000 personas!). P.S. Love me do, registrada en el segundo concierto de Río de Janeiro, apareció publicada en el maxi-single y CD single Birthday, el único sencillo extraído del triple LP Tripping the live fantastic (1990), grabado en vivo.

Otra versión del medley, registrada en película en el primer recital de Tokio, fue cedida aquel mismo año para su inclusión en un programa televisivo que homenajeaba a John Lennon en el 50 aniversario de su nacimiento. El cuerpo central del programa fue un concierto celebrado en el Pier Head Arena de Liverpool el 5 de mayo de 1990 en el que se proyectó el vídeo de la interpretación de McCartney. Este homenaje, en el que participaron diferentes artistas tocando canciones de The Beatles o de John Lennon en solitario, fue emitido en directo por la ITV británica y salió a la venta en vídeo. Su título es Lennon. A tribute, y fue publicado por Pickwick Video el 15 de abril de 1991 con la referencia PVL 2160. En esta ocasión la versión recibió el título de P.S. I love you/Love me do. El programa se estrenó en la televisión estadounidense el 8 de diciembre de 1990, fecha del décimo aniversario de la muerte de Lennon.

Antes de todo ello, en junio de 1987, Paul había grabado una versión de estudio de P.S. Love me do con Phil Ramone como productor. Esta grabación solo ha aparecido en una edición especial del álbum Flowers in the dirt publicada en Japón en marzo de 1990.

Paul McCartney había interpretado Love me do para el público en una única ocasión antes de recuperarla como pieza de directo en 1990. Ocurrió a lo largo de una entrevista que concedió para una película sobre la vida de su admirado Buddy Holly, estrenada en la BBC2 el 12 de septiembre de 1985 con el título Buddy Holly. En el transcurso de la entrevista Paul cantó extractos de un par de piezas acústicas, acompañado únicamente de su guitarra. Uno de los temas era Words of love, canción del propio Buddy Holly que The Beatles grabaron para el LP Beatles for sale (1964). El otro era Love me do, y Paul aprovechó para reconocer la influencia de Holly en la concepción original del tema. El especial televisivo fue publicado en formato de cinta de vídeo el 26 de agosto de 1986, con media hora más de metraje y con un título distinto. El 26 de octubre de 2004 el documental apareció en formato DVD.

En 2016, en su gira “One on one tour”, Paul recuperó Love me do con sus arreglos originales como parte del espectáculo. La pieza también se interpretó en los festivales en los que participó el exbeatle aquel año y en el concierto de 14 canciones ofrecido en The Mulberry Inn ante 80 personas el 25 de junio de 2016: los asistentes (entre los que se encontraban algunos artistas de éxito como la antigua Spice Girl Melanie C, Jake Bugg, Paul Heaton —líder de The Housemartins y The Beautiful South—, Seasick Steve, la cantante de la banda Texas Sharleen Spiteri y Shania Twain), habían pujado por las entradas en beneficio de la ONG británica Children In Need y habían reunido dos millones de libras.

Love me do volvió a sonar en el histórico evento celebrado en el Empire Polo Club de Indio, California, el 7, 8 y 9 de octubre y de nuevo, debido a la alta demanda, el 14, 15 y 16 del mismo mes: el festival “Desert Trip” en el que actuaron The Rolling Stones, Bob Dylan and his Band, Paul McCartney, Neil Young + Promise of the Real, Roger Waters y The Who.

El 9 de junio de 2018 McCartney recorrió Liverpool en coche junto a James Corden. Visitaron juntos las estatuas de The Beatles inauguradas en el puerto en 2015 y la casa familiar de Paul. El tour acabó en el pub Philharmonic Dining Rooms, en el que 50 afortunados comensales escucharon un concierto sorpresa del exbeatle. El metraje se emitió 12 días después, dentro de la sección “Carpool karaoke” del programa de Corden en la CBS, con una impresionante repercusión mediática. Algunas de las canciones interpretadas en el pub, incluyendo Love me do, fueron utilizadas en el montaje final. Mes y medio después Paul volvió a interpretar el tema en Liverpool, en un set acústico ofrecido a los alumnos del Liverpool Institute for Performing Acts que él mismo había ayudado a fundar y que fue emitido en streaming a través de Facebook. Un día después tocó la canción en un concierto sorpresa ofrecido en The Cavern, recogido parcialmente en un especial televisivo emitido en 2020, y volvió a hacerlo en otro concierto similar celebrado en Grand Central Terminal, en Nueva York, el 7 de septiembre, que pudo verse en directo a través de YouTube.

El 23 de julio de 2018, y continuando con la campaña promocional de su álbum Egypt Station que había comenzado con la aparición en el programa de James Corden, McCartney celebró un concierto privado en Abbey Road que incluía este tema. Acudieron familiares y amigos famosos del mundo entero y 20 afortunados fans. Spotify se quedó con la exclusiva de su difusión, lanzándolo en forma de álbum digital y complementándolo con una versión en vídeo disponible solo en algunos mercados.

En la gira mundial titulada “Freshen up”, celebrada entre 2018 y 2019, Love me do era fija en el set. También se interpretó durante 2018 en dos participaciones de Paul en un festival estadounidense y en un concierto privado organizado por Robert Kraft para sus pudientes amigos en el Gillette Stadium de Foxborough, sede del equipo de fútbol americano New England Patriots. El tema volvió al repertorio escénico en 2022.

Ringo Starr

  • En disco: La de da, CD single, Mercury 566138 2 (2 canciones)/566139 2 (cuatro canciones), Alemania, 1 de junio de 1998; Vertical man, CD, Mercury 314 558 400-2, 3 de agosto de 1998.
  • En televisión: Storytellers, VH1 (Estados Unidos), 28 de junio de 1998. Publicado en vídeo en los Estados Unidos.
  • En vivo: Gira “The vertical tour”; Ringo Starr and his All Starr Band; Finlandia, Suiza, Dinamarca, Alemania, Bélgica, Portugal, Irlanda, Reino Unido, Rusia y Mónaco, 1998.
  • En disco: VH1 Storytellers, CD, Mercury 538 118-2, 20 de octubre de 1998.
  • En vivo: Gira “US tour”, Ringo Starr and his All-Starr Band, Estados Unidos, 1999.
  • En vivo: Gira “Tour 2000”; Ringo Starr & the All Starr Band; Estados Unidos y Canadá, 2000.

Ringo Starr y Love me do

De quien nadie esperaba una versión de Love me do era de Ringo, el beatle recién incorporado a la banda cuando se grabó la pieza. Su corazoncito debió quedar tan dolido con el hecho de que se le apartara para el registro en el estudio de la canción que se tomó la revancha, nada menos que 36 años después, incluyendo su propio remake del tema en el CD Vertical man. Siendo precisos, la nueva versión apareció por primera vez en el CD single alemán extraído del álbum, La de da, publicado en una versión de dos canciones y en otra de cuatro y en ambos casos con Love me do como complemento.

Junto a Steven Tyler, de Aerosmith, a la armónica y a los coros, Ringo asumió en esta ocasión el papel de vocalista principal. Además, tocó las palmas, la percusión… y la batería. La pieza comenzó a grabarse el 17 de noviembre de 1997 en los Whatinthewhathe? Studios de Los Ángeles y fue Tyler el que concibió los nuevos arreglos del final. También grabó un arreglo de armónica que hubo de sustituir al día siguiente por uno más semejante al original debido a los escrúpulos del propio Ringo.

«Siempre me ha encantado esa canción. No conseguí tocar en la primera. ¡Van a ver esos hijos de puta! » (Ringo Starr, 1998).

El cabreo de Ringo no era real: por primera vez desde 1970 George Martin colaboraba en un disco de Starr a petición del baterista, haciéndose cargo de los arreglos orquestales del último corte del álbum, I’m yours.

En los conciertos de 1998, 1999 y 2000 Ringo incorporó la pieza a su número escénico. La interpretó también en el programa televisivo Storytellers de la cadena VH1, grabado en el Bottom Line Club de Nueva York el 13 de mayo de 1998 y emitido el 28 de junio siguiente. Consecuentemente, la canción apareció en el CD VH1 Storytellers, que recogió las canciones grabadas en aquel show.

Y por si fuera poco… Pete Best y Love me do

El antiguo baterista de The Beatles, Pete Best, retomó su actividad musical en 1988 después de un primer e infructuoso intento de obtener éxito comercial con algunas grabaciones lanzadas entre 1964 y 1966. El primer producto discográfico de esta nueva etapa artística fue el CD Back to the beat (PEBE-Splash Records PBS CD 2000, 1995), atribuido a The Pete Best Band y grabado en directo nada menos que en The Cavern. La banda estaba conformada por Andy Bryan (voz), Vince Hagen (guitarra), Andy Kirk (bajo), Paul Davies (teclados) y el propio Pete y su hermanastro Vincent “Roag” Best, hijo de su antiguo amigo y road manager de The Beatles, Neil Aspinall, ambos compartiendo labores de batería. El repertorio del álbum está conformado esencialmente por temas que Best tocaba con su antigua banda e incluye dos composiciones de Lennon/McCartney: Love me do y I saw her standing there. El álbum abre con una versión de My Bonnie y recoge también covers de varios temas que aparecen en la discografía de The Beatles: Roll over Beethoven, Dizzy Miss Lizzie (sic), Money, Long tall Sally, Twist and shout, Hippy hippy shake (sic) y Johnny B. Goode.

Cara B

P.S. I love you (Lennon-McCartney) 2’04”

  • Versión 1 de 2 de P.S. I love you
    • Variación 1 de 9: primera edición del disco y reediciones 1-8
    • Variación 4 de 9: reediciones 9-14
    • Variación 7 de 9: reediciones 16-23
    • Variación 8 de 9: reedición 15
    • Variación 9 de 9: reedición 24

Grabación: [6 de junio y] 11 de septiembre de 1962 (EMI Studios)
Productor: Ron Richards (acreditado George Martin)
Ingeniero de sonido: Norman Smith

GEORGE HARRISON: Guitarra solista, segunda voz y coros
JOHN LENNON: Guitarra acústica, segunda voz y coros
PAUL McCARTNEY: Bajo y voz principal
RINGO STARR: Maracas

ANDY WHITE: Bongó

P.S. I LOVE YOU (Lennon/McCartney)

As I write this letter, send my love to you.
Remember that I’ll always be in love with you.
Treasure these few words till we’re together.
Keep all my love forever.
P.S. I love you, you, you, you.
I’ll be coming home again to you, love.
Until the day I do, love,
P.S. I love you, you, you, you.
As I write this letter, send my love to you.
Remember that I’ll always be in love with you.
Treasure these few words till we’re together.
Keep all my love forever.
P.S. I love you, you, you, you.
As I write this letter (oh), send my love to you.
You know I want you to remember that I’ll always (yeah) be in love with you.
I’ll be coming home again to you, love.
Until the day I do, love,
P.S. I love you, you, you, you.
You, you, you.
I love you.

P.D. TE AMO (Lennon/McCartney)

Mientras escribo esta carta te envío mi amor.
Recuerda que siempre estaré enamorado de ti.
Atesora estas pocas palabras hasta que estemos juntos.
Guarda todo mi amor por siempre.
P.D. Te amo, a ti, a ti, a ti.
Volveré a casa de nuevo, amor.
Hasta el día en que lo haga, amor,
P.D. Te amo, a ti, a ti, a ti.
Mientras escribo esta carta te envío mi amor.
Recuerda que siempre estaré enamorado de ti.
Atesora estas pocas palabras hasta que estemos juntos.
Guarda todo mi amor por siempre.
P.D. Te amo, a ti, a ti, a ti.
Mientras escribo esta carta, oh, te envío mi amor.
Sabes que quiero que recuerdes que siempre, sí, estaré enamorado de ti.
Volveré a casa de nuevo, amor.
Hasta el día en que lo haga, amor,
P.D. Te amo, a ti, a ti, a ti.
A ti, a ti, a ti.
Te amo.

Aunque no es exactamente una balada (el bongó cubano de Andy White y las maracas de Starr la convierten casi en un chachachá), P.S. I love you puede considerarse como un anticipo de las canciones melódicas de McCartney. Su elemento más destacado es la sección vocal, en la que Paul, John y George demuestran sus años de ensayo conjunto y su intuición natural con la armonía.

Reedición 23

Composición

La cara B del primer single de los de Liverpool era, como el tema que ocupaba la cara A, una canción compuesta y cantada por Paul McCartney. Uno de los elementos que atrajo a George Martin de The Beatles —aparte del desbordante carisma de sus miembros— fue la voz de Paul, lo que le llevó a elegir dos canciones en las que el bajista era el protagonista vocal para la primera incursión discográfica del grupo, una vez descartada How do you do it.

John no recordaba haber contribuido prácticamente en nada en la composición de la pieza. Paul corroboró después sus palabras:

«Creo que le ayudamos un poco» (John Lennon, 1971).

«Esa es una canción de Paul. Estaba tratando de escribir una especie de Soldier boy, como The Shirelles. La escribió en Alemania, o cuando estábamos yendo o volviendo de Hamburgo. Puede que yo contribuyera en algo. No consigo recordar nada en particular. Era principalmente su canción» (John Lennon, 1980).

«Era en esencia mía. No creo que John metiera mucha mano en ella» (Paul McCartney, 1997).

McCartney escribió la pieza en Hamburgo. Algunas fuentes afirman que lo hizo en 1961, aunque es prácticamente seguro que la compuso en 1962 —de hecho, justo después de rematar Love me do, según Mark Lewisohn—: si Lennon recuerda correctamente la influencia de la canción Soldier boy (Dixon/Green), que fue un éxito en abril de aquel año, no hay discusión posible. The Beatles permanecieron en la ciudad alemana entre el 11 de abril y el 2 de junio de 1962 (excepto George, que llegó con Brian Epstein un día más tarde) y tocaron en el Star-Club todos los días entre el 13 de abril y el 31 de mayo a excepción del 20 de abril.

Problemas de memoria

Ni siquiera el propio McCartney parece ser capaz de recordar con precisión cuándo se compuso P.S. I love you. En el libro Many years from now, de su amigo Barry Miles (Secker and Warburg, Londres, 1997), se afirma en dos pasajes distintos y de forma contradictoria tanto que la pieza era antigua como que fue concebida poco antes de la primera sesión de grabación con Parlophone. Paul no escribió el libro pero contribuyó sin restricciones a documentarlo. De hecho, además de operar como detallada biografía de la época en la que McCartney era miembro de The Beatles, Many years from now es una fuente impagable de información sobre las opiniones y recuerdos del bajista en relación con las viejas composiciones de Lennon/McCartney. Paul, que obviamente estaba detrás del proyecto, concibió la obra como una especie de respuesta a la larga entrevista que John concedió a la revista Playboy días antes de su muerte, en la que Lennon aprovechó para hacer un repaso exhaustivo de la producción musical conjunta.

El estilo musical de esta primera cara B de The Beatles es deudor de los ritmos latinos (y en particular caribeños) que, vía los Estados Unidos, hacían furor en Occidente desde los años ’50 e incluso antes. Paul era el principal valedor de estos géneros en el seno de la banda, y pronto se lo haría notar al público interpretando A taste of honey en el primer álbum del grupo y Till there was you en el segundo. Lennon no sentía la misma pasión por este tipo de géneros musicales y era particularmente reacio a la versión más melosa de los mismos, pero tampoco era completamente ajeno a sus influjos. Con todo, el propio McCartney acabó refrenándose pronto:

«Las canciones tempranas de The Beatles no eran muy buenas porque estábamos intentando encontrar el “nuevo ritmo”, el próximo “nuevo sonido”. New Musical Express (…) hablaba sobre el calypso y decía que el rock latino sería la nueva moda. El momento en el que dejamos de intentar encontrar ese nuevo ritmo, los periódicos empezaron a decir que éramos nosotros; y resultó que habíamos descubierto el nuevo sonido sin siquiera intentarlo» (Paul McCartney, 1980).

La letra de P.S. I love you no era ninguna genialidad pero estaba algo más elaborada que la de Love me do y suponía una temprana aproximación de McCartney al género de canción epistolar, que retomaría en All my loving, Paperback writer y When I’m sixty-four. Soldier boy, la supuesta influencia, también respondía a este esquema… aunque los versos del tema de The Shirelles no reproducían una carta sino una despedida en persona. Mark Lewisohn aventura que el verso inicial (“as I write this letter”) pudo tomarse prestado expresamente del tema I’ll be home (Washington/Lewis), grabado en 1955 por The Flamingos y un éxito en 1956 para Pat Boone. Al parecer, todos los miembros de la familia McCartney adoraban esta última grabación, y no eran los únicos: el remake de Boone ocupó el número 1 de las listas británicas durante cinco semanas y se convirtió en el disco más vendido del año 1956 en las Islas.

Esta carta es para ti (P.D. Te quiero)

Si los versos de Love me do pudieron haber sido inspirados por Iris Caldwell, la musa en esta ocasión fue, o eso se dijo, Dorothy Rhone, la novia formal de Paul desde 1959 hasta finales de 1962. Cuando P.S. I love you fue grabada y publicada, la tímida y bonita Dorothy, conocida como Dot, seguía siendo la pareja del que había de ser el más deseado beatle. McCartney, sin embargo, niega la conexión:

«(…) era una canción temática basada en una carta, como Paperback writer. (…) Hay algunos temas en los que es más fácil basar una canción que en otros, y una carta es uno de ellos. (…) La carta es un tema popular y esta no es más que mi intentona con el asunto. No está basada en la realidad, ni se la escribí a mi novia desde Hamburgo, como alguna gente piensa» (Paul McCartney, 1997).

Reedición 24

Arreglos instrumentales y vocales

Los arreglos vocales de esta canción son algo más complejos que los de Love me do. En esta grabación se aprecia la perfección con la que John Lennon, Paul McCartney y, en ocasiones (como en esta), George Harrison acoplaban sus voces hasta producir el efecto de una misma voz regrabada, lo que según algunos fue el motivo de una buena parte de su éxito inicial. La interpretación vocal de Paul, un temprano anticipo de su estilo posterior como baladista, tiene un contrapunto digno de mención en las armonías de una sola nota que, una o dos veces por verso, enfatizan determinadas sílabas en el estribillo. McCartney repitió el gancho años después en What you’re doing, un tema incluido en el álbum Beatles for sale (1964). George y John acompañan en armonía en las estrofas, aunque en la primera de todas cantan al unísono con Paul hasta la mitad del segundo verso. También destaca el pasaje en el que Lennon (cantando “oh”), McCartney (“you know I want you to”) y Harrison (“yeah”) se turnan para añadir adornos a la estrofa original. A The Beatles les quedaba mucho por aprender, pero en el apartado de los arreglos vocales eran ya casi maestros.

La instrumentación de la canción incluye un ritmo acompasado, obra del experto músico de estudio Andy White (que toca el bongó), y las maracas de Ringo, y los sonidos combinados de ambos elementos percusivos otorgan cierto aire latino a esta pieza de tiempo medio. El papel reservado a Starr con las maracas ya está explicado, pero ¿qué hacía el batería de estudio tocando el bongó en vez de su instrumento habitual? Lo explica Geoff Emerick, afortunado segundo ingeniero en la sesión del 11 de septiembre:

«The Beatles comenzaron [la sesión] tocando una nueva canción, titulada P.S. I love you. Después de tocarla unas cuantas veces, White ya se la había aprendido. Me quedé asombrado por la rapidez con que lo había hecho y por lo bien que encajaba con tres músicos con los que no estaba familiarizado, señal de que era un gran músico de sesión. Después de algunas discusiones, se decidió que no era necesaria una batería completa para la canción, y quedó relegado a tocar el bongó. Tras algunos ensayos, Ron [Richards] sugirió que Ringo bajara y se les uniera a las maracas. Noté que Ron estaba cada vez más incómodo al tener al malhumorado batería sentado a su lado, y debió de parecerle una buena manera de sacar a Ringo de la sala de control» (Geoff Emerick, 2006).

En esta grabación también resultan dignos de mención los riffs de guitarra de George Harrison (cuya aportación en la cara A del single, aun siendo el único guitarrista de la pieza, pasaba más desapercibida) y la notable interpretación vocal de McCartney, acompañado en unas segundas voces simples pero efectivas por Lennon y Harrison. Por una vez, y de forma completamente excepcional, es el bajo el que suena ligeramente desentonado. Probablemente los nervios traicionaron al siempre perfeccionista Paul.

No está completamente claro qué guitarras se utilizaron en la interpretación de P.S. I love you. La mayoría de las fuentes atribuyen a Lennon la guitarra acústica (amplificada, en todo caso), aunque hay quien considera que interpretaba los acordes con su instrumento eléctrico. El caso de Harrison es el contrario: lo más probable es que sus punteos fueran tocados con su guitarra eléctrica pero hay quien piensa que tocó la misma guitarra acústica amplificada que utilizó para grabar Love me do. Parece improbable, pero no es del todo imposible que en el primer sencillo de The Beatles no se escuche ni un solo pasaje interpretado con guitarra eléctrica.

Grabación

Después de dos sesiones de grabación (la del 6 de junio, que no produjo material digno de ser publicado, y la del 4 de septiembre, en la que se registraron How do you do it y la primera versión de Love me do), The Beatles tuvieron que volver al estudio en una tercera ocasión para completar el material que debía aparecer en su primer single. El motivo: descartada How do you do it como cara A del sencillo —y como cara B también porque Mitch Murray, su compositor, creía firmemente en el potencial del tema y vetó su publicación como material de relleno—, hacía falta una canción más. The Beatles propusieron dos alternativas, ambas recientes composiciones propias, y ganaron el órdago con P.S. I love you. Please please me, compuesta y cantada por Lennon, quedó reservada para mejor ocasión porque el grupo no consiguió pulir los arreglos sobre la marcha y registrar una toma convincente.

P.S. I love you no fue una grabación complicada: en solo diez tomas la canción quedó definitivamente lista para ser mezclada y publicada. Toda la grabación se hizo en vivo, sin sobregrabaciones. Fue la primera canción registrada en la sesión, antes del remake de Love me do y del intento fallido con Please please me.

Como queda dicho, Ringo sí fue definitivamente apeado de la batería en esta ocasión y hubo de contentarse con tocar las maracas.

«Ringo estaba sentado junto a mí en la sala de control sin decir una palabra, así que le dije: “Ve y toca las maracas”, y allá que se fue para hacerlo. Se colocó al lado de Andy [White] y el micrófono de la batería recogió su sonido» (Ron Richards, 2003).

El sustituto de Starr, Andy White, era un músico de estudio al que recurrían habitualmente tanto George Martin como Ron Richards para distintas sesiones de grabación. El mismo Ringo Starr le narró a Hunter Davies la experiencia:

«Yo estaba nervioso y aterrorizado con el estudio. Cuando volvimos para hacer la cara B me encontré con que George Martin tenía a este otro batería sentado en mi lugar. Fue horrible. Me habían pedido que me uniera a The Beatles, pero de repente parecía como si yo solo fuese a ser suficientemente bueno para hacer conciertos con ellos, pero no suficientemente bueno para los discos.
»Empezaron P.S. I love you. El otro tío tocaba la batería y a mí me dieron las maracas. Pensé: “Esto es el fin. Están haciendo de mí un Pete Best”. Luego decidieron volver a grabar la otra cara, aquella en la que yo había tocado originalmente la batería. Esta vez me dieron la pandereta.
»Yo estaba hecho añicos. “Vaya mierda. Qué falso es todo el negocio de los discos”, pensé. Justo lo que yo había oído: traer a otros músicos para hacer tus discos por ti en los estudios. Si yo no iba a ser de utilidad para los discos lo mejor era que me marchase.
»Pero nadie dijo nada. ¿Qué podían decir los otros, o yo? Solo éramos unos críos que estaban siendo utilizados. Ya sabes lo que quiero decir. Ellos eran muy grandes, la compañía grabadora de Londres y todo eso. Solo hicimos lo que nos dijeron.
»Cuando el disco salió como single mi nombre estaba en P.S. I love you pero yo solo tocaba las maracas, el otro tío estaba a la batería. Pero, afortunadamente para mí, habían decidido mantener la primera versión de Love me do, aquella en la cual yo toco la batería, así que eso estaba bien» (Ringo Starr, 1968).

«[George Martin] se ha disculpado varias veces desde entonces, el viejo George, pero fue devastador… Odié a ese cabrón durante años; ¡todavía no le he perdonado!» (Ringo Starr, 2000).

Andy White no quedó especialmente impresionado con su trabajo de estudio de aquella jornada:

«En aquellos días yo hacía a menudo tres sesiones en un día, y Love me do fue solo otra de aquellas sesiones. Recibí una llamada por la mañana diciendo que George Martin quería que reemplazara la batería de Ringo. Cuando Ringo entró creo que se sorprendió al verme. Solo hablé con John y Paul porque los otros parecían un poco tímidos. No creo que a los otros tres les importara mucho que yo tocara la batería, pero a Ringo sí. Tuvo que quedarse detrás con una pandereta para darle algo que hacer. Yo me fui tres horas después, me pagaron cinco libras con quince y nunca les he vuelto a ver» (Andy White).

Extrañas conexiones

Quizá The Beatles habrían mostrado cierto respeto por el batería escocés Andrew McLuckie “Andy” White de haber sabido que a finales de los ’50 había trabajado en los Estados Unidos y había tocado con Chuck Berry, con Bill Haley and his Comets y con The Platters. Quizá también les habría impresionado saber que los tambores del álbum de 1960 The sound of Fury, del rocker británico Billy Fury, eran obra de White, y que el percusionista grababa regularmente desde entonces con un guitarrista que también había tocado en ese álbum y que había iniciado después una exitosa carrera en solitario. El guitarrista era Joe Brown, su banda se llamaba The Bruvvers y The Beatles interpretaban varias de sus canciones en directo, casi siempre cantadas por George Harrison. (Paul no lo sabía, pero había visto tocar en directo a White: el músico estaba sentado en la batería de la Vic Lewis Ochestra la noche en que esta formación teloneó a Bill Haley and his Comets en el Odeon Cinema de Liverpool. Ocurrió el 20 de febrero de 1957 y McCartney estaba allí, con su uniforme escolar de pantalones cortos.)

¿Y quién le iba a decir a Harrison que el tal Joe Brown acabaría siendo uno de sus mejores amigos hasta el día de su muerte? ¿Cómo habría podido adivinar que compartiría su futura pasión por el ukelele con él? ¿Quién le podría haber contado que tanto Brown como su esposa, la cantante Vicki Brown, colaborarían en sus trabajos discográficos de los ’80? ¿Y cómo podría haber sabido que Vicki, cantante del grupo vocal femenino nacido en Liverpool The Vernon Girls, era compañera en esta formación de Lyn Cornell… la flamante esposa de Andy White?

White siguió siendo un exitoso músico de estudio en años posteriores, hasta su retiro en 1975. Suya es la batería que se escucha en la archifamosa It’s not unusual, de Tom Jones, y también trabajó con Herman’s Hermits, Lulu o Rod Stewart, entre otros. Volvió a tocar la batería en dos versiones nuevas de P.S. I love you y Love me do en 2008 para la banda estadounidense The Smithereens. El primer tema apareció ese mismo año y el segundo no vio la luz hasta 2020. Para entonces White ya nos había dejado: murió el 9 de noviembre de 2015 en Caldwell, Nueva Jersey, donde residía desde finales de los años ’80. Su automóvil lucía una pegatina con el texto “5THBEATLE” que le había regalado uno de sus estudiantes.

La primera esposa de White, Lyn Cornell, disfrutó de un momento de efímero éxito con el tema We love you Beatles (Strouse/Adams), grabado por el grupo británico The Carefrees al que se había unido tras abandonar The Vernon Girls y haberse integrado posteriormente en The Pearls: la canción alcanzó el puesto 39 de las listas estadounidenses en 1964.

Este título me suena de algo

Mientras se grababa la canción, alguien debió mencionar la posibilidad de publicar P.S. I love you como cara A del single porque Ron Richards, el ayudante de producción de George Martin que se encargó de dirigir la sesión (aunque no fue acreditado por ello), se vio obligado a argumentar en contra. Habiendo sido editor musical, sabía que ya existía una canción de cierto renombre con ese mismo título, así que le dijo a McCartney que era posible publicarla como cara B, pero no como canción estrella. A pesar de la opinión de Richards, probablemente no habría habido ningún problema, al menos en el plano legal: hay centenares de ejemplos de canciones, incluidas piezas de éxito, con títulos repetidos. ¡De hecho, también existía ya un tema titulado Love me do!

La primera canción que llevó el título de P.S. I love you era una composición de Johnny Mercer (letra) y Gordon Jenkins (música) que el grupo vocal estadounidense The Hilltoppers featuring Jimmy Sacca había aupado hasta el número 4 de las listas de su país el 13 de junio de 1953, siendo esta versión la que probablemente conocía Ron Richards. Curiosamente también había sido la cara B de un single, I’d rather die young (Than grow old with you) (Dot 15085/45-15085), aunque la cara A del sencillo solo alcanzó el octavo puesto en el hit parade. La composición era muy antigua: Rudy Vallée and his Connecticut Yankees consiguieron con ella un número 12 en las listas estadounidenses allá por 1934. Frank Sinatra, Bing Crosby, Billie Holiday o Dion, entre muchos otros, también la habían incorporado a su repertorio. El mismísimo Bob Dylan la recuperó de nuevo en 2017.

Versiones, variaciones y reediciones

Versiones

  1. La grabación original de estudio, publicada por primera vez en el single Love me do (Parlophone 45-R 4949, 5 de octubre de 1962).
  2. La versión emitida en el programa radiofónico Pop go The Beatles el 25 de junio de 1963, publicada en On air – Live at the BBC volume 2 (Apple 0602537505067/3749169/sin referencia, 11 de noviembre de 2013).

Variaciones y reediciones de la versión 1

  1. La mezcla monoaural original.
  • Love me do, single, Parlophone R-4949, 5 de octubre de 1962 (primera edición y reediciones 1-8)
  • Please please me, LP/cinta abierta, Parlophone PMC 1202/TA-PMC 1202, 22 de marzo de 1963 (primera edición y reedición 6)
  • All my loving, EP, Parlophone GEP 8891, 7 de febrero de 1964 (primera edición y reedición 1)
  • Love me do, maxi-single, Parlophone 12R 4949, 1 de noviembre de 1982 (primera edición)
  1. Una mezcla en falso estéreo. Cuando se preparaba la mezcla estereofónica del primer álbum de The Beatles, Please please me, surgió un problema con Love me do y P.S. I love you, que se habían grabado en una única pista. De forma extraordinaria, Parlophone recurrió a un truco de estudio: mezcló la pieza con una técnica conocida como “falso estéreo” (“duophonic” o “mock stereo” en inglés), consistente en la reproducción de dos pistas monoaurales ligeramente desincronizadas, con lo que se logra la impresión de un sonido más denso y con algo de eco. Esta mezcla se usó también años después en dos recopilaciones que recogieron la canción.
  • Please please me, LP (reediciones 1-5 y 7)
  • Love songs, 2 LPs/cassette/cartucho, Parlophone PCSP 721/TC2-PCSP 721/8X2-PCSP 721, 19 de noviembre de 1977
  • The Beatles box, 8 LPs/8 cassettes, Parlophone/World Records SM 701-708/C70, 3 de noviembre de 1980 (primera edición y reedición 1)
  1. Una nueva mezcla monoaural producida por Capitol, de forma completamente incongruente, a partir de la variación 2, que era un falso estéreo, para la versión mono del LP estadounidense The early Beatles (Capitol T 2309, 22 de marzo de 1965). Es probable que Capitol no hubiera recibido una copia de la mezcla monoaural original. Esta variación nunca ha sido publicada en el Reino Unido.
  2. La remasterización de 1987, monoaural y basada en la variación 1.
  • Love me do, single (reediciones 9-14)
  • Please please me, LP (reediciones 8-14)
  • All my loving, EP (reedición 2)
  • Love me do, maxi-single (reediciones 1-2)
  1. Una nueva mezcla en falso estéreo hecha a partir de la variación 2. Esta mezcla se incluyó en una caja de CDs que vio la luz para dar respuesta a la nostalgia de muchos estadounidenses, que crecieron escuchando unos álbumes de The Beatles distintos a los británicos (dado que la discografía a ambos lados del Atlántico presentó variaciones notables hasta 1966) y que lamentaron durante años que sus añorados LPs no fueran reeditados en CD. En 2004, por fin, vieron su sueño hecho realidad: Capitol publicó en varios mercados internacionales una primera caja de 4 CDs que contenía los primeros álbumes estadounidenses de The Beatles. La colección se completó en 2006 con una segunda caja titulada The Capitol albums vol. 2 que también incluía 4 discos y que es la que nos ocupa ahora. Los ocho CDs recogieron las mezclas mono y estéreo de cada álbum, y el primer disco de la segunda caja era una reedición de The early Beatles. Capitol preparó nuevas remasterizaciones a partir de sus propias mezclas originales. Así, la variación 5 es una nueva masterización del falso estéreo…
  • The early Beatles, CD, Capitol 00946 3603362 4, en The Capitol albums vol. 2, 4 CDs, Capitol 0946 3 603352 5, 11 de abril de 2006
  1. … Y la variación 6, incluida en el mismo disco, es una remasterización de la variación 3, la mezcla monoaural confeccionada en 1965 a partir del falso estéreo.
  • The early Beatles, CD, Capitol 00946 3603362 4, en The Capitol albums vol. 2, 4 CDs, Capitol 0946 3 603352 5, 11 de abril de 2006
  1. La remasterización digital definitiva, monoaural, basada en la variación 1 y aparecida en 2009. En esta ocasión se renunció definitivamente al falso estéreo y la versión estereofónica de los dos álbumes oficiales que recogen la pieza incluyó también esta mezcla.
  • Love me do, single (reediciones 16-23)
  • Please please me, LP (reediciones 15-20)
  • VV.AA.: 1962 British hit parade – Britain’s greatest hits volume 11 – The B sides – Part 3 – September-December, 4 CDs, Acrobat Music ACQCD7056, 2 de enero de 2013
  • VV.AA.: The Beatles’ first single, LP/CD, Vinyl Passion VP 80021/The Wonderful Music Of WMO 90414, 3 de enero de 2013
  • The early years, CD, Hallmark Music & Entertainment 712572, 14 de enero de 2013
  • I saw her standing there…, 2 CDs, Rock Melon RMMCD101, 15 de abril de 2013
  • In the beginning, LP, Mischief Music HHA2/HHA4/HHA8, 10 de septiembre de 2013 (primera edición y reediciones 1-2)
  • I saw her standing there…, 2 LPs, Rock Melon RMMLP101, 11 de noviembre de 2013
  • In the beginning, 5 singles, Mischief Music HHA5/HHA6, 25 de noviembre de 2013
  • The early Beatles (USA version), CD, Apple B0019704-02, 20 de enero de 2014 (edición individual y edición simultánea como parte de The U.S. albums, 13 CDs/álbum digital, Apple B0019645-02/sin referencia)
  • The 1962 rare broadcasts – Raw live and real, CD, It Was Fifty Years Ago Today ORO CD 502, 13 de julio de 2015
  • VV.AA.: Liverpool sounds: 75 classics from the singing city, 3 CDs/álbum digital, Fantastic Voyage FVTD222/sin referencia, 9 de agosto de 2015
  • Reel-to-reel, 4 CDs, Reel To Reel REELTOREELCD1, 27 de mayo de 2016
  1. La mezcla digital definitiva para vinilo, en esencia igual que la variación 7 pero tratada con ecualización propia para adaptarse al formato. Aparecida en 2012.
  • Love me do, single (reedición 15)
  • Please please me, LP (reediciones 21-22 y 25)
  1. Una nueva mezcla mono analógica, preparada en 2014 para la reedición de la discografía del grupo en vinilo en versión monoaural.
  • Love me do, single (reedición 24)
  • Please please me, LP (reediciones 23-24)

Éxito en listas

  • Estados Unidos:
    • Entrada única:
      • Debut: 9 de mayo de 1964
      • Puesto más alto: 10 (6 de junio de 1964, una semana; número 1: Chapel of love, The Dixie Cups)
      • Semanas en listas: 8

A la hora de elaborar sus listas de éxitos, la revista estadounidense Billboard tabulaba de forma ponderada las ventas y las emisiones radiofónicas de cada canción, lo que permitía desdoblar las dos caras de un single en el hit parade y asignar a cada corte puestos diferenciados. Muchas de las canciones contenidas en las vueltas de los sencillos estadounidenses de The Beatles, 14 para ser más precisos, conseguirían hacerse con un puesto en el Hot 100, y 5 de ellas escalarían incluso hasta el Top 10 de la lista. P.S. I love you fue uno de los temas que lo logró. Debutó en la lista el 9 de mayo de 1964 en el puesto 64, alcanzó el número 10 el 6 de junio siguiente y se mantuvo en el Hot 100 un total de 8 semanas.

Triunfando hasta con las caras B

Debe apuntarse que, aunque la posibilidad teórica existía, colocar una cara B en el Hot 100 de Billboard no era tarea fácil. Dave Rybaczewski señala a título de ejemplo en su página web Beatles music history! The in-depth story behind the songs of The Beatles! que The Supremes, The Temptations y Marvin Gaye nunca lo consiguieron, mientras que otros artistas de renombre como Stevie Wonder, The Four Seasons o The Rolling Stones solo lo lograron en una ocasión.

Interpretaciones en directo

La pieza fue un número habitual en el directo del grupo a lo largo de 1962 y era particularmente popular en The Cavern, sobre todo entre el público femenino que era, finalmente, a quien se dirigía la letra de forma expresa e intencionada. Todavía en 1963 fue interpretada en alguna ocasión en el escenario antes de quedar definitivamente descartada.

Emisiones radiofónicas

  • Here we go (BBC), grabado el 25 y emitido el 26 de octubre de 1962.
  • The talent spot (BBC), grabado el 27 de noviembre y emitido el 4 de diciembre de 1962.
  • Pop go The Beatles, cuarto programa (BBC), grabado el 17 y emitido el 25 de junio de 1963.

Carreras en solitario

Paul McCartney

  • En disco: Flowers in the dirt, 2 CDs, Japón, EMI/Odeon TOCP 6118-6119, marzo de 1990 (como P.S. Love me do).
  • En vivo: Gira “The Paul McCartney world tour”; Japón, Estados Unidos y Brasil, 1990 (como P.S. Love me do). Esta versión de P.S. I love you solo se interpretó ocasionalmente en algunos conciertos de la gira.
  • En televisión: Lennon. A tribute, ITV (Reino Unido), 5 de mayo de 1990 (como P.S. I love you/Love me do). Publicado en vídeo.
  • En disco: Birthday, maxi-single/CD single, Parlophone 12R 6271/CDR 6271, 8 de octubre de 1990 (como P.S. Love me do).

Paul McCartney y P.S. I love you

Todas las versiones de P.S. I love you publicadas o interpretadas en vivo por McCartney son un medley de esta pieza con Love me do.

Carlos Prieto Dávila, Putxe para muchos, está felizmente casado y tiene dos hijas y un hijo, y también buenas amigas y amigos. Dicho lo importante, el resto: estudió la carrera de Derecho y luego dos postgrados, uno en Migraciones Internacionales y otro en Políticas Públicas, Desarrollo y Pobreza. Actualmente es director de Comillas Solidaria en la Universidad Pontificia Comillas. Su experiencia profesional incluye asimismo el ejercicio de la abogacía en ámbitos de exclusión social (Derecho Penal, Laboral, de Extranjería) y la gestión y evaluación de impacto de proyectos de cooperación internacional. Algo sabe de temas relacionados con su desempeño profesional, pero solo se considera experto en una cosa: The Beatles. Cantó Imagine junto a su amigo Leo en el escenario del mítico Cavern Club de Liverpool. Los dos lo hicieron fatal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí