The Beatles: My Bonnie (single) [Tony Sheridan & the Beatles]

0
239

[Este artículo forma parte de la obra The Beatles: It’s all too much – Una enciclopedia por entregas: disco a disco, tema a tema. Puedes acceder a la introducción, que contiene además el índice completo, pinchando aquí.]

Single. Polydor NH 66833 (mono)
5 de enero de 1962

Reedición: 25 de mayo de 1963. Polydor NH 66833 (mono)

Cara A:
MY BONNIE (Trad. arr. Sheridan)

Cara B:
THE SAINTS (WHEN THE SAINTS GO MARCHING IN) (Trad. arr. Sheridan)

La carrera discográfica de The Beatles, el grupo más exitoso, reconocido e influyente de la Historia de la música contemporánea, se inauguró con un inesperado prólogo: los músicos que pronto se convertirían en una sensación mundial actuaban únicamente como meras comparsas en el primer disco publicado comercialmente en el que se les pudo escuchar, mientras que el protagonista principal era un intérprete ajeno a la formación llamado Tony Sheridan. Además, aunque el grueso de la discografía de los de Liverpool estuvo vinculado al sello Parlophone de la casa británica EMI, este primer sencillo fue publicado por Polydor, una empresa de matriz germánica, y fue grabado en Hamburgo. Había sido lanzado en la República Federal de Alemania el 23 de octubre de 1961 (y no el anterior mes de agosto, como se especuló durante años) y no hizo su debut comercial británico hasta el 5 de enero de 1962, conteniendo en su cara A una versión ligeramente distinta de su tema estrella, My Bonnie. En la edición alemana el disco venía firmado por Tony Sheridan & the Beat Brothers, ocultando la participación de los, por otra parte, aún desconocidos Beatles, aunque los intérpretes instrumentales eran ciertamente ellos: John Lennon, Paul McCartney, George Harrison… y Pete Best, que en agosto de 1962 sería sustituido por Ringo Starr y perdería su oportunidad de convertirse en estrella. Exactamente nueve meses después de que My Bonnie apareciera en el mercado británico se publicaría el primer sencillo oficial de los de Liverpool, Love me do, ya con Starr en la batería. Para muchos, incluso para los propios Beatles, ese fue el verdadero inicio de la historia.

Pero My Bonnie es un disco que no puede ser ignorado. Sí, The Beatles solo aparecían en él como banda de apoyo de otro artista, pero por fin se les escuchaba en una grabación comercial: tras cuatro largos años de meritoriaje, al fin habían logrado firmar un contrato discográfico. Es cierto que el acuerdo inicial era poco menos que leonino y que los músicos acabaron renunciando al abono de futuras regalías y cobraron únicamente como artistas de sesión; y también es verdad que, aunque en las sesiones que dieron origen al sencillo se grabaron siete canciones, las otras cinco quedaron transitoriamente guardadas en un cajón… pero en dos de ellas los futuros Fab Four eran ya protagonistas únicos: Ain’t she sweet (una versión de un tema ajeno con Lennon como cantante principal) y Cry for a shadow (un corte instrumental compuesto por miembros del grupo). Sí, el disco se había grabado en Alemania, fue publicado en el mercado local y el nombre real de la banda ni siquiera aparecía en su primera versión, pero solo mes y medio después el single se puso a la venta en el Reino Unido y esta vez ya se identificaba expresamente a The Beatles.

Había motivos para que la rama británica de Polydor creyera que un disco en el que aparecía el nombre de la banda despertaría cierto interés entre los potenciales compradores, al menos en la región del Merseyside: un reputado empresario de Liverpool, miembro de una familia que era dueña de la mejor tienda de discos de la ciudad, había hecho saber a los directivos británicos de la casa discográfica que la juventud de su ciudad demandaba copias del single, espoleada por la fama local del grupo, y que hasta el momento él mismo estaba teniendo que resolver la situación importando ejemplares desde Alemania (entiéndase siempre Alemania Occidental; el país seguía dividido). El empresario en cuestión se llamaba Brian Epstein y era el gerente de NEMS, un boyante negocio familiar que había comenzado vendiendo mobiliario… y continuaba haciéndolo, aunque también había expandido el negocio en otras direcciones. La insistente demanda de un disco inédito en el Reino Unido había despertado la curiosidad de Epstein y, tras hacer algunas pesquisas, el joven empresario había averiguado que The Beatles eran una banda liverpuliense que tocaba habitualmente en The Cavern, un club cercano a su tienda. Intrigado, acudió a comprobar por sí mismo por qué los jóvenes de la ciudad mostraban tanto interés por un grupo de rock ’n’ roll local y, fascinado tras ver y oír al conjunto, ofreció sus servicios como manager. The Beatles aceptaron la oferta y su suerte cambió en pocos meses.

Sí, My Bonnie juega un papel importante en esta historia.

Reedición 1

Grabación

Cuando The Beatles grabaron este primer single junto a Tony Sheridan eran una banda de rock ’n’ roll que empezaba a gozar de cierto reconocimiento en su propia ciudad, Liverpool, en el noroeste de Inglaterra, y que se estaba labrando poco a poco un nombre en los clubes de St. Pauli, un barrio de Hamburgo con particular mala fama. Apenas nadie más sabía de su existencia, y quedaba todavía más de un año para que los músicos empezaran a recorrer el camino que les llevaría a convertirse en un fenómeno mundial. Habían comenzado como un grupo amateur de skiffle, un género musical con orígenes en el blues, el jazz y la música folk estadounidense que tuvo un efímero pero explosivo período de gloria en el Reino Unido desde finales de 1955, y habían ido evolucionando hacia otros sonidos: el C&W primero y, pronto, el R’n’R y el R&B.

Su historia había comenzado en torno a noviembre de 1956, cuando un agreste John Lennon de 16 años de edad montó una banda de skiffle junto a su amigo Pete Shotton y otros compañeros de instituto. Llamada originalmente The Black Jacks, solo una semana después pasó a denominarse The Quarry Men… o The Quarrymen: nunca se acordó una manera definitiva de transcribir el nombre del grupo. La formación era puramente amateur pero actuaba regularmente, y el 6 de julio de 1957 la recién nacida banda era una de las atracciones que amenizaba la fiesta anual de la parroquia de St. Peter, en el distrito liverpuliense de Woolton. Ivan Vaughan, uno de los componentes originales de The Quarry Men, había invitado a un amigo suyo a la fiesta. Se llamaba Paul McCartney y acababa de cumplir 15 años pero, a pesar de su juventud, impresionó a Lennon con sus habilidades guitarrísticas, pianísticas y vocales. McCartney fue invitado a unirse a la banda el 20 de julio y aceptó la oferta inmediatamente, pero unas semanas de acampada con los Boy Scouts le hicieron perderse la primera actuación documentada de The Quarry Men en The Cavern, ocurrida el 7 de agosto de 1957. El local era un club de jazz en el que el grupo ya había actuado en primavera en fechas indeterminadas y que años después, reconvertido en sala de conciertos de R’n’R, se transformaría en el cuartel general de The Beatles. Paul actuó por primera vez como miembro de la banda el 18 de octubre de 1957 en New Clubmoor Hall, un club conservador de la ciudad.

McCartney, por su propia cuenta, había trabado amistad meses atrás con un compañero de estudios un año más joven que él: coincidían en el autobús que les llevaba al instituto en el que estudiaban. Se llamaba George Harrison, tocaba la guitarra mejor aún que John o que Paul y se mostraba más que dispuesto a sumarse al grupo, pero Lennon no estaba por la labor de considerar siquiera la posibilidad de incorporar a un imberbe de 14 años a sus Quarry Men. Finalmente, en torno a febrero de 1958 y gracias a la insistencia de McCartney y a las evidentes dotes musicales del candidato, Harrison se sumó a la formación. Cumplió 15 años el día 25 de ese mismo mes.

El resto de los miembros del grupo iban y venían, y a lo largo de los primeros meses de 1958 la banda se consolidó en torno a Lennon, McCartney y Harrison (guitarra y voz todos ellos), John Duff Lowe (piano) y Colin Hanton (batería). En una fecha incierta de mediados de 1958, quizá el 9 de julio, esta formación hizo una grabación semiprofesional y autofinanciada de dos canciones: That’ll be the day, del grupo estadounidense The Crickets, e In spite of all the danger, firmada por la inusual pareja compositora de McCartney y Harrison. Pasarían 37 años hasta que el gran público pudiera escucharlas en disco.

Cuando The Quarry Men actuaron en la inauguración del Casbah Club, el 29 de agosto de 1959, Lowe y Hanton habían desaparecido de escena. De hecho, el propio grupo llevaba meses sin tocar y todo parecía indicar que sus días habían acabado. Impelido por la falta de actividad de The Quarry Men, Harrison se había unido a otra banda llamada The Les Stewart Quartet. Esta formación era la que había sido contratada para amenizar las jornadas en el Casbah Club como grupo residente, pero el combo se deshizo poco antes de la fecha prevista para la inauguración. Harrison decidió entonces resucitar a The Quarry Men y consiguió reavivar el interés de Lennon y McCartney, con quienes había mantenido la amistad y que habían seguido escribiendo canciones juntos por diversión. El grupo debutó como un cuarteto de guitarristas: George había sumado a la partida a Ken Brown, procedente de la banda recién disuelta en la que ambos habían militado.

Brown, como tantos otros, duró poco: fue excluido de la formación debido a unas disputas en torno al cobro de una actuación en el Casbah Club en la que no había participado por causa de una lesión en una pierna (según algunos) o de un estado febril (según otros). Mona Best, la dueña del club, se puso de parte de Ken y dividió la paga entre cuatro. The Quarry Men, el biógrafo Mark Lewisohn afirma que por decisión propia, no volvieron a aparecer por The Casbah. La disputa tuvo lugar, según multitud de fuentes, el sábado 10 de octubre de 1959, aunque Lewisohn la data el 9 o el 16 de enero de 1960.

La banda siguió adelante con más pena que gloria, reducida a tres guitarras y con un problema crónico para encontrar un batería fijo y alguien dispuesto a hacerse cargo del cada vez más obviamente necesario bajo. Sin una reputación que defender, el grupo había estado cambiando regularmente de nombre: fueron Johnny and the Moondogs, Japage 3 por un breve período de tiempo y, circunstancialmente y a falta de una alternativa mejor, The Quarry Men de nuevo desde su reagrupamiento. Con la incorporación a la formación en enero de 1960 de Stuart Sutcliffe, un joven y brillante pintor que estudiaba con Lennon en la Escuela de Arte de Liverpool, resolvieron por fin el problema de la falta de bajista, aunque Sutcliffe carecía por completo de experiencia como músico. También fue entonces cuando empezaron a barajar variantes de un nuevo nombre: The Beatals, The Silver Beetles… En pocos meses serían, ya para siempre, The Beatles.

Sin batería y sin manager, las actuaciones seguían siendo una quimera. Por fin, el 10 de mayo de 1960 la suerte sonrió parcialmente al grupo: tras una audición con el promotor Larry Parnes a la que se presentaron también algunas de las mejores bandas de la zona (Cass and the Casanovas, Derry and the Seniors y Gerry and the Pacemakers, de Liverpool, y Cliff Roberts and the Rockers y The Pressmen, de Wallasey), se les ofreció acompañar al cantante Johnny Gentle como banda de apoyo en una breve gira por Escocia. Poco importaba que Gentle fuera un artista menor y que los por entonces Silver Beatles hubieran sido rechazados para tocar con Billy Fury, la auténtica estrella para la que Parnes buscaba una banda de directo, o con Duffy Power, otra alternativa interesante: acompañar a Gentle era un premio de consolación pero también la oportunidad para iniciar una carrera profesional y no mirar atrás. Alguna importancia más tenía la condición que el promotor les había impuesto: garantizar la presencia de un batería en la formación. No era un tema baladí porque los futuros Beatles acababan de incorporar a sus filas a Tommy Moore, mucho mayor que ellos y músico solo a tiempo parcial, y el percusionista carecía de ambiciones profesionales. Para más inri, Moore había llegado tarde a la audición y The Silver Beatles tuvieron que tocar los primeros temas con la colaboración transitoria de Johnny “Hutch” Hutchinson, batería de Cass and the Casanovas y futuro líder de The Big Three. Finalmente Moore se sumó a la gira, pero esta resultó un pequeño desastre y fue mucho menos glamurosa de lo que todos esperaban. Harto de Lennon y víctima de un accidente de tráfico que le hizo perder sus dientes frontales durante el tour escocés, Moore abandonó el grupo en torno al 11 de junio. De nuevo, el grupo estaba sin batería.

Y era un problema que había que solucionar porque la suerte había vuelto a sonreír a los jóvenes músicos, pero para poder aprovecharla necesitaban que el conjunto se completara. Allan Williams, el dueño de un par de clubes de Liverpool que había empezado a ayudarles como manager semioficial y que era quien les había invitado a participar en la audición con Larry Parnes y quien les había facilitado el contacto de Moore, les ofreció una nueva oportunidad profesional: una temporada de actuaciones en el Indra Club de Hamburgo. Hubo que resolver algunos temas pendientes (John necesitaba un pasaporte y su tía Mimi, que actuaba como su tutora, no tenía intención de facilitar las gestiones), fue necesario vencer algunas resistencias (para Paul el viaje suponía la renuncia definitiva a la posibilidad de acceder a estudios superiores, y su padre tampoco estaba por la labor de consentirlo)… y era imprescindible encontrar un batería. Habían perdido por el camino al sustituto de Tommy Moore, el competente y amigable Norman Chapman, que había sido llamado a filas (Lennon y el futuro miembro de la banda, Starr, pertenecían a la primera generación que se benefició del fin de la conscripción obligatoria) y habían tenido que recurrir a McCartney, que valía para todo y se hizo cargo temporalmente del instrumento. El 13 de agosto de 1960, dos días antes de iniciar el viaje internacional, ofrecieron a la desesperada el puesto vacante a Pete Best y sumaron al quinto miembro de la banda. Best, un batería aficionado que había tocado junto a Ken Brown, era el hijo de la dueña del Casbah Club que había despedido a The Quarry Men. El nombre del grupo en el que Best había militado junto a Brown, a Charlie “Chas” Newby y a Bill Barlow era The Black Jacks (o The Blackjacks), el mismo que habían utilizado originalmente The Quarry Men.

La conexión hamburguesa

A Allan Williams, gerente liverpuliense de The Jacaranda y The Wyvern Social Club (renombrado después Blue Angel), le gustaba ayudar a los músicos de la emergente escena local de su ciudad y aumentar sus propios ingresos con esta tarea. Había sido manager de The Royal Caribbean Steel Band, un combo conformado por migrantes caribeños que tocaba calypso y que había recalado en Hamburgo después de que un marinero alemán les escuchara actuando en The Jacaranda y les hubiera facilitado contactos con un agente paisano suyo. Hacía tiempo que Hamburgo era un destino habitual para bandas de jazz británicas.

Las noticias que Williams recibía de sus antiguos pupilos hablaban maravillas de las oportunidades profesionales que la ciudad alemana ofrecía para los músicos ingleses y el promotor decidió explorar el filón. El siguiente capítulo de esta historia ha sido descrito de dos maneras muy distintas por sendos autores, ambos reconocidos expertos, aunque los dos escenarios concluyen en el mismo punto de llegada.

La primera versión la ofreció Hans Olof Gottfridsson, una autoridad mundial en lo referido a las grabaciones de Hamburgo, en su imprescindible libro The Beatles – From Cavern to Star-Club (Premium Publishing, Estocolmo, 1997). Según Gottfridsson, en junio de 1960 Allan Williams convocó en The Jacaranda Club a varias bandas de Liverpool con las que tenía algún tipo de relación (The Silver Beatles, Cass and the Casanovas, Noel Walker and the Stompers, Gerry and the Pacemakers y The Spinners Folk Group) para grabar algunos temas. Pretendía llevar él mismo esas grabaciones a Hamburgo e intentar conseguir contratos para que los grupos actuaran en directo en los clubes de la ciudad alemana. Así lo hizo, acompañado por su amigo trinitense Harold Phillips, al que todo el mundo conocía como “Lord Woodbine”. En Hamburgo concertó una cita con Bruno Koschmider, dueño del club Kaiserkeller, pero la cinta que contenía las grabaciones se había desmagnetizado durante el viaje o alguien la había manipulado. Sin material que valorar, no hubo acuerdo.

Mark Lewisohn es, nadie lo discute, el mayor experto en la vida y obra de The Beatles, y en su libro The Beatles – Tune in (Little, Brown, Londres, 2013), el primero de los tres volúmenes de su biografía definitiva del grupo titulada conjuntamente All these years, narró los hechos de forma diferente. Lewisohn asegura que la visita a Hamburgo de Williams y Lord Woodbine se produjo en febrero, aprovechando un viaje organizado para hombres de negocios con destino en Ámsterdam entre el 29 y el 31 de enero que ellos dos alargaron viajando en tren hasta la ciudad alemana. En la narración de Lewisohn el manager también llevaba una cinta grabada en The Jacaranda Club. Cass and the Casanovas aparecen de nuevo en su relación de artistas citados, pero el resto son distintos: Leon Sait Dance Orchestra, Hal Graham… Ni rastro de The Silver Beatles o del resto de las bandas. Según Lewisohn, el Kaiserkeller fue elegido casi al azar y, una vez dentro, Williams pidió ser recibido por el encargado. Aquí las historias convergen, y el propio Williams confirmó el episodio de la cinta desmagnetizada. Siquiera sea por una cuestión de encaje de fechas, la versión de Lewisohn parece más verosímil.

Los hechos posteriores son una suma de increíbles casualidades. Larry Parnes, el promotor que había contratado a The Beatles como banda de acompañamiento de Johnny Gentle para su gira escocesa, había faltado a la palabra dada a Allan Williams: tras haber asegurado que contrataría durante el verano a Derry and the Seniors, canceló las actuaciones previstas. Williams, preocupado, preparó su camioneta (la misma en la que un mes después llevaría a The Beatles hasta Hamburgo), embarcó en ella al grupo en el que más confiaba y viajó con los músicos a Londres. Era el 24 de julio de 1960. El destino era The 2i’s Coffee Bar en Old Compton Street, el club londinense que funcionaba como epicentro de la naciente escena británica de R’n’R. El objetivo: conseguir actuaciones para la banda.

Al llegar al club, Williams se encontró con una sorpresa mayúscula: entre la clientela del 2i’s identificó a Bruno Koschmider. El alemán, conjetura Lewisohn en su libro, se había quedado intrigado con la visita que había recibido en febrero y había viajado poco después al Reino Unido para confirmar si los músicos ingleses de R’n’R tenían la calidad que le había sido referida y, en su caso, cerrar acuerdos para actuaciones en sus clubes. Quizá incapaz de recordar el nombre de Williams y sin posibilidades de localizarle en Liverpool (si es que recordaba la ciudad de origen de su interlocutor), había viajado a Londres y se había plantado en el club que todo el mundo tenía como referencia. De hecho, esta era su segunda visita a Londres y la primera, como se dirá enseguida, ya había sido fructífera. Derry and the Seniors se vieron entonces ante la oportunidad de demostrar su valía frente al alemán y, una vez confirmada, viajaron inmediatamente a Hamburgo con un contrato bajo el brazo. No fueron los únicos: en mayo, durante el primer viaje de Koschmider, varios músicos de la escena londinense habían recibido una primera oferta y también la habían aprovechado. La banda, conformada para la ocasión por intérpretes habituales en el 2i’s Coffee Bar, incluía a un guitarrista y cantante llamado Tony Sheridan.

El éxito de Derry and the Seniors en Hamburgo fue inmediato y Koschmider reclamó a la carrera más grupos liverpulienses para que actuaran en su nuevo club, el Indra, más modesto y peor equipado que el Kaiserkeller. Williams quería ofrecer la oportunidad a Rory Storm and the Hurricanes, una banda con pedigrí en la que militaba un batería conocido por todos como Ringo Starr, pero el grupo tenía compromisos durante todo el verano. Cass and the Casanovas tampoco podían, los miembros de Gerry and the Pacemakers no estaban por la labor de dejar sus trabajos… Sin otra alternativa, Williams recurrió a The Beatles con la condición de que incorporaran a un batería fijo a la formación: Koschmider exigía una banda de cinco miembros. Cuando se supo que serían ellos quienes viajarían a Hamburgo, Derry and the Seniors pusieron el grito en el cielo: The Beatles eran la banda menos profesional del lote. Su líder, el saxofonista Howie Casey (que en los ’70 tocaría en estudio y en directo con Paul McCartney y su banda de la época, Wings), escribió una carta a Williams en la que decía:

«Escucha, tenemos algo bueno aquí en Hamburgo. Pero si envías a ese grupo de vagabundos, The Beatles, nos vas a fastidiar a todos.»

Comienza entonces la aventura hamburguesa del grupo. The Beatles, ya con su nombre definitivo, visitarían la ciudad en cinco ocasiones, una en 1960, otra en 1961 y hasta tres en 1962. Sus actuaciones en clubes de la ciudad implicaron horas incontables de actuaciones que posibilitaron que la banda ganara toneladas de experiencia escénica y solidez interpretativa y que fueron claves en su consolidación como artistas. La primera visita fue accidentada y pudo ser la última: tras ser trasladados a principios de octubre desde el Indra Club al Kaiserkeller por quejas de los vecinos, que estaban hartos del atronador sonido, la policía descubrió que Harrison era menor de edad y, por tanto, tenía prohibido trabajar e incluso permanecer en los clubes pasadas las 10 de la noche, y el guitarrista tuvo que volver a Liverpool a finales de noviembre con el rabo entre las piernas. Parece bastante probable que fuera el propio dueño del Indra y del Kaiserkeller, Bruno Koschmider, quien pusiera sobre aviso a la policía: The Beatles habían comenzado a tocar ocasionalmente y sin permiso en el recién inaugurado Top Ten Club, dirigido por su rival Peter Eckhorn, y Koschmider estaba indignado. Él mismo denunció poco después a Best y a McCartney por un supuesto y muy magnificado intento de incendio en el Bambi Filmkunsttheater, el cine de su propiedad en cuyas instalaciones había alojado a los miembros de la banda, y el 1 de diciembre dos miembros más de The Beatles salieron del país, deportados. Lennon regresó a casa el 7 de diciembre, pero Sutcliffe alargó su estancia en Hamburgo: se había enamorado.

Los meses de actuaciones en Alemania habían convertido a The Beatles en una banda espectacular y su éxito en Liverpool empezó a ser notable. Con todo, los músicos deseaban volver a Hamburgo y, tras el cumpleaños número 18 de Harrison y después de haber resuelto los problemas legales de Best y McCartney con la ayuda de Peter Eckhorn y de Stuart Sutcliffe, viajaron de nuevo a la ciudad portuaria alemana a finales de marzo de 1961 para actuar desde el 1 de abril en el Top Ten Club merced a un acuerdo que habían cerrado con Eckhorn durante su primera visita. Su contrato les obligaba a tocar 50 horas a la semana (con quince minutos de descanso después de cada hora en escena), sin días de asueto. Tras dos prórrogas del contrato inicial, fruto del éxito de la banda en el club, The Beatles ofrecieron su última actuación en el Top Ten Club el 1 de julio de 1961.

Fue durante esta segunda estancia en Hamburgo cuando grabaron su primer disco. Stuart retomó su puesto de bajista, que durante su ausencia en Liverpool había sido cubierto en cuatro actuaciones por Charlie “Chas” Newby, pero lo hizo solo transitoriamente y únicamente en los conciertos: había decidido instalarse definitivamente en Hamburgo y, según parece, se retiró definitivamente de los escenarios en abril o mayo para concentrarse en sus retomados estudios de arte. A regañadientes, McCartney acabó aceptando hacerse cargo del bajo eléctrico de entonces en adelante y fue él quien tocó el instrumento en las grabaciones realizadas en Alemania. Sutcliffe llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de abandonar el grupo:

«He decidido empaquetar definitivamente la banda a principios de enero, ¿crees que es buena idea? (…) Mi curiosidad está satisfecha… al menos en lo relativo al rock and roll» (Stuart Sutcliffe, carta fechada en octubre de 1960).

En su primera visita a Hamburgo, en 1960, The Beatles habían conocido a Tony Sheridan, un músico inglés que había recalado en la ciudad el 5 de junio de aquel año y que actuaba desde entonces en los clubes locales. El artista había despertado en los de Liverpool una sincera admiración. Sheridan había comenzado su andadura hamburguesa en el Kaiserkeller pero después dio esquinazo a Koschmider y, como harían después los de Liverpool, se trasladó al Top Ten Club. The Beatles cubrieron su hueco cuando dejaron de tocar en el Indra. En la segunda visita de los futuros Fab Four a Hamburgo, en 1961, los cuatro músicos retomaron una costumbre que ya había nacido en su primera estancia en la ciudad y volvieron a tocar regularmente al lado de Sheridan como banda de apoyo, por puro placer. Sheridan también apreciaba a The Beatles y se sumaba a sus actuaciones como guitarrista adicional siempre que tenía ocasión.

Anthony Esmond Sheridan McGinnity, conocido como Tony Sheridan, se estaba convirtiendo rápidamente en la estrella local del R’n’R hamburgués cuando The Beatles le conocieron en agosto de 1960. Nacido en la ciudad inglesa de Norwich el 21 de mayo de 1940 y, por lo tanto, apenas unos meses mayor que John Lennon, el cantante, guitarrista y compositor tenía ya toda una carrera a sus espaldas. En 1957, tras acudir a un concierto de Lonnie Donegan en febrero, había formado su primera banda, abonada como tantas otras de la época al skiffle y llamada, premonitoriamente, The Saints; había sido músico residente en el mítico 2i’s Coffee Bar de Londres; había aparecido regularmente desde los 18 años tocando la guitarra eléctrica en Oh boy!, un programa comandado por Jack Good en la red ABC Weekend TV, el primer espacio de la televisión británica dirigido a la población adolescente; había sido miembro destacado de Vince Taylor and his Playboys, había tocado en su primer single y, dicen, fue el creador del riff de guitarra de la inmortal Brand new Cadillac (Taylor), cara B del segundo; había sido músico de apoyo en directo de artistas internacionales de la talla de Gene Vincent y Conway Twitty; había girado por el Reino Unido a principios de 1960 con su Tony Sheridan Trio junto al propio Vincent, Eddie Cochran y Roy Orbison… También había tocado con Cliff Richard, cuyo manager Johnny Foster quiso ofrecerle un puesto fijo en la banda de acompañamiento del cantante. La fortuna quiso que, cuando el manager fue a buscarlo al 2i’s, Sheridan no se hallara presente y que, acuciado por las prisas, Foster le ofreciera el puesto a otro guitarrista al que conoció aquel mismo día: el desde entonces inmortal miembro de The Shadows Hank Marvin. No es extraño que los músicos británicos que conocieron a Sheridan en Hamburgo, Beatles incluidos, le llamaran “The Teacher” (“El Profesor”).

Con un currículo como este, y con una habilidad probada como guitarrista y también como cantante de R’n’R, resulta extraño que Sheridan no hubiera iniciado una carrera discográfica propia y que su experiencia en el estudio, excepción hecha de sus grabaciones con Vince Taylor, fuera únicamente como músico de apoyo: había tocado la guitarra en The happy organ, un olvidable tema instrumental de 1959 de una intérprete de órgano Hammond, Cherry Wainer. Pero el artista, aunque carismático y brillante, tenía fama de poco fiable y pendenciero y, de hecho, su tabla de salvación profesional fue la oferta que recibió, de forma indirecta, del dueño del club hamburgués Kaiserkeller, Bruno Koschmider, que andaba buscando grupos británicos de R’n’R para amenizar las veladas de su local. Koschmider había conocido al pianista británico Iain Hines y le ofreció trabajo en su club con la condición de que acudiera a Hamburgo con un grupo completo. El teclista armó a la carrera una banda, The Jets, con Rick Richards (cantante), Colin “Melander” Crawley (guitarra, aunque más tarde se pasó al bajo eléctrico), Pete Wharton (bajo) y James Michael Macken, conocido como Jimmy Ward (batería en el grupo, aunque también era cantante y pianista). Hines sumó a última hora a Sheridan, necesitado de un guitarrista y cantante de refuerzo pero dubitativo ante la mala fama del joven artista. El grupo se plantó en Hamburgo en junio de 1960, curiosamente sin Hines: el pianista no llegó a tiempo al ferry que cruzaba hacia el continente. La formación se disolvió pronto y algunos de los músicos volvieron al Reino Unido, pero Sheridan decidió instalarse en la ciudad alemana y se convirtió en una pequeña gloria local. Tocaba con quien quisiera acompañarle, sin grupo fijo, aunque el bajista Colin “Melander” Crawley y el pianista Roy Young eran compañías habituales. El siguiente escalón era conseguir un contrato de grabación y, por suerte para Sheridan (y para The Beatles), Hamburgo era la ciudad perfecta para ponerse a tiro: concentraba el grueso de la industria discográfica alemana.

Y sí, por fin surgió la oportunidad definitiva para Sheridan: Bert Kaempfert, el que se convertiría en productor de las grabaciones del cantante inglés y The Beatles, visitó el Top Ten Club a principios de mayo de 1961. El rocker alemán Tommy Kent había escuchado en directo a Tony Sheridan acompañado de The Beatles y había hablado maravillas ante Kaempfert sobre lo que había visto y oído:

«Hace unos cuarenta años, a principios de mayo de 1960, pasé cinco o seis días en Hamburgo para hacer algunas grabaciones con mi productor Bert Kaempfert. Como de costumbre, me quedé en la casa de Kaempfert. Uno de aquellos días Bert estaba muy ocupado y me sugirió que fuera a echar un vistazo a la famosa [calle] Reeperbahn, en el distrito de St. Pauli. Fui al Top Ten Club y aquella noche vi a Tony Sheridan y a The Beatles por primera vez, y me dejaron completamente pasmado. ¡Eran geniales! Cuando volví a casa de Kaempfert le hablé sobre ellos y le convencí de que fuera a verlos tan pronto como fuera posible.
»La noche siguiente Bert, su esposa Hanne, el productor Kurt Schwabach y yo volvimos al club. Me pidieron que subiera al escenario y tocaron conmigo canciones como Be-bop-a-lula. Poco después, mientras la banda disfrutaba de un descanso, Tony Sheridan y Paul McCartney se nos unieron en nuestra mesa. El resto es historia.
»No supe qué pasó después, porque tenía que volver a Munich. Pero aquella noche especial fue, de alguna manera, el inicio de la carrera discográfica de The Beatles» (Tommy Kent, 2001).

«El otro día, una de las mayores estrellas alemanas de rock ’n’ roll vino al club. (…) Se llama Tommy Kent y dijo que éramos el mejor grupo que había escuchado. Ojalá lo piense sinceramente» (Paul McCartney, carta fechada el 4 de mayo de 1961).

Alfred Schacht, amigo de Kaempfert y socio suyo como editor de canciones, acompañó al productor en una segunda visita al club. Consciente del potencial de los músicos ingleses, insistió en que Kaempfert ofreciera a los músicos un contrato discográfico con su propia empresa, Der Bert Kaempfert Produktion, que tenía un acuerdo de publicación con Polydor. Y así ocurrió: The Beatles, como Tony Sheridan originalmente, no firmaron directamente con Polydor, un sello discográfico especializado en música pop perteneciente a Deutsche Grammophon Gesellschaft, sino con la empresa del artista y productor alemán. Kaempfert le ganó así la mano a Jimmy Bowien, otro productor de Polydor, de 28 años, que había escuchado a The Beatles en el Top Ten Club a finales de abril y que había quedado impresionado. Cuando volvió al club con un colega para hablar más en serio con la banda, Harrison le comunicó que se le habían adelantado.

Los de Liverpool fueron contratados expresamente como banda de acompañamiento, no para grabar sus propios temas, aunque los músicos creían que estaban ante su oportunidad definitiva y que lanzarían discos propios al mercado. Finalmente, durante las sesiones celebradas en junio de 1961 se registraron siete canciones con la participación de The Beatles (el contrato les aseguraba tocar en al menos cuatro temas) y, eso sí, dos de ellas fueron grabaciones en las que el grupo actuó en solitario, sin el concurso de Sheridan. Una, incluso, era una composición propia. Lamentablemente, los dos temas de The Beatles no vieron la luz de forma inmediata.

Sheridan, que se había instalado definitivamente en Hamburgo, firmó pronto un contrato con Deutsche Grammophon Gesellschaft: fue artista de la compañía desde el 1 de octubre de 1961. El acuerdo era por un año y se renovaba automáticamente por períodos iguales si nadie lo denunciaba. Estuvo en vigor hasta 1967.

Yo (no solo) fui el primer productor de The Beatles

Berthold Heinrich Kämpfert, de nombre artístico Bert Kaempfert, no era precisamente un cualquiera. Nacido el 16 de octubre de 1923 en Barmbek, una población después absorbida administrativamente por Hamburgo y en la que una plaza recuerda hoy su nombre, era un músico que dominaba con destreza varios instrumentos. También era un competente arreglista y dirigía su propia big band, con la que había grabado el instrumental Wonderland by night (Wunderland bei Nacht) (Gunter/Neumann), un tema que había alcanzado el número 1 en los Estados Unidos el 9 de enero de 1961 y al que siguieron otras diez entradas en el Hot 100 firmadas por él. El LP Wonderland by night también alcanzó el número 1 en las listas estadounidenses de ventas de álbumes monoaurales: lo ocupó durante tres semanas desde el 16 de enero de 1961 y durante dos más desde el 13 de febrero siguiente. A lo largo de los años Kaempfert fue el autor de la música de canciones de éxito grabadas por Elvis Presley (Wooden heart, 1960, versionada también por Joe Dowell en 1961), Billy Vaughn and his Orchestra (A swingin’ safari, 1962), Wayne Newton and the Newton Brothers (Danke schoen, 1963), Nat King Cole (L-O-V-E, 1964), Andy Williams (Almost there, 1964), Al Martino (Spanish eyes, 1965) y, por supuesto, Frank Sinatra [Strangers in the night, 1966, y The world we knew (Over and over), 1967]. También producía grabaciones para una empresa propia que tenía un acuerdo de publicación con Polydor, tarea que le puso en situación de convertirse en el primer productor profesional de The Beatles. Falleció el 21 de junio de 1980 de un derrame cerebral en su casa de Mallorca.

Tony Sheridan y The Beatles grabaron durante dos días seguidos, el 22 y el 23 de junio de 1961. Todos los músicos tenían compromisos nocturnos en el Top Ten Club, así que es probable que no dispusieran de muchas horas libres en cada una de las jornadas de trabajo y que sus períodos de descanso fueran inexistentes: el día 22 les recogieron enfrente del Top Ten Club a las 8 de la mañana, y no habían dormido. Sheridan y todos los Beatles excepto Best (que nunca lo consumió) recurrieron a su estimulante habitual en Hamburgo, el Preludin, un compuesto de fenmetrazina.

Existe registro documental de la grabación de siete temas, aunque se ignora en qué orden fueron ejecutados y en qué día se registró cada uno de ellos: My Bonnie (y sus introducciones en alemán y en inglés, grabadas aparte del cuerpo principal de la canción, al menos en el caso de la primera), The saints (When the saints go marching in), Why, Cry for a shadow, Nobody’s child, Ain’t she sweet y Take out some insurance on me, baby (publicada en multitud de ocasiones con el título alternativo de If you love me, baby).

Una sesión de grabación fantasma y algunas conjeturas

Tres de las canciones grabadas en 1961 por The Beatles con Bert Kaempfert como productor permanecieron inéditas hasta 1964, y solo entonces se elaboraron sus respectivos protocolos de grabación (o se rehicieron los originales, que en todo caso ya no existían). No se conserva el de Nobody’s child y el de Ain’t she sweet no indica fecha de grabación, aunque sí lugar. La confusión principal la generó el documento correspondiente a Take out some insurance on me, baby: en él se aseguraba que la canción fue registrada el 24 de junio de 1961 en el Studio Rahlstedt (el mismo que también se citaba en el protocolo de grabación de Ain’t she sweet). Cabía concluir que había existido un tercer día consecutivo de grabación y que había tenido lugar en un sitio distinto, el estudio en el que efectivamente trabajarían The Beatles en mayo de 1962 para registrar la pista instrumental de Sweet Georgia Brown. Este dato se dio por definitivo por primera vez en el libreto del CD The early tapes of (Polydor 823 701-2, 10 de diciembre de 1984), que ofrecía por fin información técnica precisa sobre las grabaciones… aunque se cometió un error de bulto, asignando a Sweet Georgia Brown los datos de un registro anterior de la canción hecho por Tony Sheridan en el que The Beatles no habían participado.

El dato pasó en general desapercibido para casi todo el mundo durante años, pero el autor sueco Hans Olof Gottfridsson profundizó en el tema y llegó a la razonable conclusión de que Ain’t she sweet y Take out some insurance on me, baby (algunas fuentes añadieron después Nobody’s child a la lista) fueron efectivamente registradas en un tercer día de trabajo y en un lugar distinto. Lo razonó, con sólidos argumentos, en su libro The Beatles – From Cavern to Star-Club (Premium Publishing, Estocolmo, 1997). Pero Gottfridsson, siempre meticuloso, nunca deja de investigar… y acabó desdiciéndose a sí mismo cuatro años después, en el libro que acompañaba la edición deluxe del doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001). Había descubierto que los datos recogidos en el informe de grabación de Take out some insurance on me, baby y en el de Ain’t she sweet eran necesariamente erróneos: el Studio Rahlstedt no se inauguró hasta febrero de 1962. La grabación de las siete primeras canciones ha quedado definitivamente fechada: se registraron, todas ellas, el 22 y el 23 de junio en el Friedrich-Ebert-Halle.

¿Hay forma de datar las grabaciones de estas siete canciones, determinando caso por caso si fueron registradas el 22 o el 23 de junio? Ninguna directa, porque no existen documentos, pero el ingeniero de sonido británico Richard Moore propuso una teoría interesante. Según él, hay dos grupos de canciones claramente diferenciables en relación con su sonido y con la imagen del estéreo que presentan que, como sabemos, se mezcló directamente en la mesa de grabación. El primer grupo lo conforman My Bonnie, The saints (When the saints go marching in), Why y Cry for a shadow, y el segundo incluye los temas Ain’t she sweet, Take out some insurance on me, baby y Nobody’s child. La distribución de los instrumentos en el espectro del estéreo es distinta en uno y en otro grupo de canciones, particularmente en el caso del bajo y la batería. Además, en las canciones del primer lote todos los elementos grabados suenan con reverberación mientras que este efecto se reservó únicamente para las voces en el segundo. Moore cree que cada grupo de grabaciones se realizó en días distintos y apuesta, razonablemente, por asignar la fecha del 22 al primero (incluye las cuatro canciones que se publicaron antes, probablemente identificadas como las más importantes desde el inicio) y la del 23 al segundo. Algunos autores, Mark Lewisohn entre ellos, creen posible que todas las grabaciones se hicieran el día 22.

Quedan todavía un par de flecos. En primer lugar, hay que determinar si cada canción se grabó en un único día o si distintos segmentos de la grabación publicada pueden provenir, caso por caso, de días distintos. Es cierto que el registro de los temas se hizo en vivo, sin sobregrabaciones posteriores, pero no es imposible que la mezcla final de alguna de las canciones sea el resultado del ensamblaje de más de una toma de estudio. El sonido homogéneo de todas las piezas lleva a concluir que cada una de ellas se grabó en una única sesión. Con todo, y este sería el segundo fleco pendiente de aclaración, una de las canciones incluye una edición segura: My Bonnie, que tiene un cuerpo principal igual en todas las versiones publicadas, pero está adornada en algunas de ellas con dos introducciones diferentes, una cantada en alemán y otra en inglés. La primera se grabó por separado con absoluta seguridad y la segunda quizá también, aunque no es imposible que esta segunda introducción fuera registrada como parte del cuerpo principal de la canción. Sea como sea, tampoco en este caso se aprecian diferencias en la calidad del sonido, de forma que es muy probable, pero no seguro, que todas las grabaciones de las diferentes secciones utilizadas en las distintas variantes de My Bonnie fueran registradas el mismo día.

El trabajo se realizó en el escenario del Friedrich-Ebert-Halle, en el distrito de Harburgo, en la zona sur de Hamburgo. Por culpa en parte de los confusos recuerdos de Pete Best se ha venido repitiendo que el recinto, cuyo nombre recuerda al primer presidente de la Alemania republicana, era la sala de actuaciones de un instituto. Lo cierto es que, aunque el local compartía edificio con el entonces llamado Gymnasium für Jungen in Harburg (Instituto para Chicos en Harburgo, rebautizado después, al convertirse en mixto, Friedrich-Ebert-Schule, Gymnasium für Jungen und Mädchen), el Friedrich-Ebert-Halle era una sala de conciertos profesional independiente y perfectamente equipada. Su escenario, provisto de gruesas cortinas que proveían un efecto de eco, era utilizado habitualmente para la ejecución de grabaciones profesionales por parte del sello Philips y, aunque en mucha menor medida, también por Polydor. Hacía falta, por supuesto, un equipo de grabación portátil, que se instalaba en un camerino del backstage. El ingeniero de grabación que operó el utilizado en esta ocasión, un equipo Telefunken de dos pistas en el que se registró en vivo una mezcla estéreo de las canciones (voces en un canal, instrumentos en el otro), era el muy experimentado Karl Hinze. No se conservan las cintas originales, solo copias posteriores. Las mezclas monoaurales parecen ser, en todos los casos, reducciones al mono de las mezclas estereofónicas primigenias.

The Beatles no contaban todavía con un equipo técnico aceptable y no llevaron sus propios amplificadores a la sesión de grabación, fue Kaempfert quien los proporcionó. Paul, el más conservador a la hora de invertir en su propio set de trabajo y bajista desde hacía solo unas semanas, era el que más necesitado estaba y tuvo que tomar prestado el amplificador de bajo de Ladislav “Ladi” Geisler, instrumentista habitual en las grabaciones de Kaempfert y un artista muy creativo en su trabajo.

El productor, Bert Kaempfert, obligó a Pete Best a reducir el tamaño de su batería en todas las grabaciones que dirigió. Best se quedó sin bombo y sin tom-toms y tuvo que apañarse con la caja, el charles y un platillo ride. Esta anécdota se ha recordado incesantemente a lo largo de los años y ha sido manejada como argumento para evidenciar la falta de destreza instrumental de Best. Y no sin motivo:

«Kaempfert le sugirió a Pete que no tocara el bombo, porque solía acelerarse… el tempo era un problema» (Tony Sheridan).

«El batería [de las grabaciones] es terriblemente espantoso» (Karl Hinze, ingeniero de grabación, 1996).

Independientemente de las habilidades interpretativas del baterista, es muy probable que a Kaempfert le influyera su propio gusto personal: en varias de sus grabaciones, el productor era muy espartano con los arreglos de percusión y, de hecho, era frecuente que su batería habitual, Rolf Ahrens, se limitara a batir la caja con escobillas.

Stuart Sutcliffe ya había decidido abandonar The Beatles e instalarse en Hamburgo, pero mantuvo su puesto en la banda durante la segunda estancia del grupo en la ciudad alemana, al menos durante las primeras semanas. Con todo, era muy consciente de que su habilidad interpretativa no estaba a la altura de la del resto de los músicos y, aunque estuvo físicamente presente en las sesiones de grabación que celebró su banda junto a Tony Sheridan (según aseguró este último), no participó en ellas y cedió su puesto de bajista a McCartney, que muy pronto, y a su pesar en un inicio, lo asumiría de forma permanente. Sutcliffe ni siquiera llegó a firmar el contrato discográfico que sí rubricaron los otros cuatro músicos del grupo.

Tampoco participó en la grabación, por razones obvias, el que habría de convertirse un año después en el baterista definitivo de The Beatles, Ringo Starr. Pero el percusionista no era completamente ajeno a esta historia: su grupo de la época, Rory Storm and the Hurricanes, también viajó pronto a Hamburgo a tocar en el club Kaiserkeller, y fue en la ciudad alemana donde Starr empezó a trabar amistad con Lennon, McCartney y Harrison. Además, durante un breve período a inicios de 1962, el batería dejó temporalmente su banda para acompañar, siempre en Hamburgo, al mismísimo Tony Sheridan. La cosa no cuajó: a Ringo le ponía de los nervios que el cantante atacara en el escenario, sin previo aviso, canciones que no habían sido ensayadas previamente. La opinión de George Harrison sobre Rory Storm and the Hurricanes, con los que The Beatles se turnaban en el escenario del Kaiserkeller desde octubre de 1960, quedó reflejada en una carta que envió a Liverpool en aquellos días:

«La única persona que es mínimamente buena en el grupo es el batería» (George Harrison, 1960).

Unos artistas mercenarios

The Beatles fueron contratados por Bert Kaempfert como músicos de estudio y, aunque en el contrato original se les reconocía el derecho a cobrar royalties, o regalías, por cada disco vendido, acabaron renunciando a cualquier beneficio futuro derivado de la venta de los ejemplares que se publicaran, incluso en el caso de los temas que grabaron como banda sin el concurso de Tony Sheridan.

Durante años se mencionó la cantidad de 300 marcos como el pago que recibió cada uno de ellos, pero unos documentos descubiertos en 2016 por Mark Lewisohn y analizados por Thorsten Knublauch en la web The Daily Beatle pusieron en cuestión la cifra. Estos documentos también parecen confirmar que, aunque en el contrato inicial The Beatles veían reconocido su derecho a cobrar regalías por la venta de discos (un 5% del 90% de los que se distribuyeran en tiendas, un 2% de los adquiridos a través de clubes de compradores de discos, un porcentaje menor si eran vendidos en el extranjero), renunciaron a él en favor de este pago único, no previsto en el contrato.

Los cuatro Beatles firmaron individualmente el 28 de junio de 1961 unos recibos en los que acreditaban el cobro de 175 marcos por persona. Se les abonaban sus servicios por la grabación de cinco canciones: My Bonnie, Why y The saints (25 marcos por cada una) y los dos temas que grabaron en solitario, Cry for a shadow y Ain’t she sweet (50 marcos por canción). Pagaba las cantidades la compañía Deutsche Grammophon Gesellschaft, casa matriz de Polydor.

Resulta muy sorprendente la omisión de dos canciones grabadas en aquellas sesiones: Take out some insurance on me, baby y Nobody’s child. La posible explicación, no mencionada en el artículo de Knublauch, es que se elaboraran recibos distintos que afectaban a estas dos canciones y que no han sido localizados: se trata de dos temas en los que Lennon no tuvo papel alguno (tampoco Harrison en el segundo caso), y no es imposible que solo se abonaran los servicios de los músicos que sí participaron en las grabaciones. El contrato, de hecho, aseguraba a la banda la grabación de al menos cuatro temas y mencionaba expresamente que en dos de ellos, como mínimo, debían participar los cuatro artistas: la posibilidad de utilizar ocasionalmente los servicios de parte del grupo y no de la banda al completo se había contemplado desde un inicio.

Knublauch baraja otra posible explicación: que la discográfica, que fue quien abonó el dinero, solo pagara en primera instancia por los derechos de los temas que creía publicables. Si este fue el caso, las otras dos canciones habrían quedado en propiedad de Bert Kaempfert y su posterior publicación por Polydor habría sido el resultado de un acuerdo tardío. Si The Beatles cobraron o no por ello, no está documentado. Esta segunda alternativa se ve reforzada con otro dato: en el artículo que anunciaba el contrato discográfico de The Beatles, publicado el 20 de julio de 1961 en el número 2 de la revista liverpuliense Mersey Beat, se mencionaban los títulos de cinco canciones grabadas por el grupo. El artículo lo firmaba el editor de la revista, Bill Harry, amigo de Lennon y Sutcliffe y antiguo compañero de ambos en la Escuela de Arte de Liverpool. Su fuente eran los propios Beatles (Paul en concreto, quien también facilitó la fotografía que ilustraba el artículo, tomada en Hamburgo por Astrid Kirchherr), y cabe entender que la información que recibió se refería a las canciones que los miembros de la banda consideraban publicables. Los dos temas que no se mencionaban eran, precisamente, Take out some insurance on me, baby y Nobody’s child.

Tampoco hay constancia de la existencia de recibos relacionados con la grabación de Sweet Georgia Brown y Swanee River, las canciones registradas en 1962, pero es de suponer que The Beatles cobraron efectivamente por este trabajo. Sí está localizado el documento en el que se disuelve el contrato con la empresa de Bert Kaempfert tras el registro de estas dos canciones.

A día de hoy parece haber certeza en torno a la fecha en la que se publicó My Bonnie en la República Federal de Alemania. Algunos datos hicieron aparecer como viable durante años la teoría de que fue lanzado en agosto de 1961 mientras que otros elementos sugieren la fecha, hoy comúnmente aceptada, de octubre de ese mismo año, en concreto el día 23. La teoría que apuntaba hacia agosto se apoyaba principalmente en el hecho de que, cuando The Beatles volvieron a Liverpool el 2 de julio, cada uno de ellos traía consigo una copia del disco, o eso afirmó Pete Best en 1985. Si la memoria de Best es correcta, lo más probable es que los mencionados discos no fueran copias de la edición comercial del single —apenas había pasado una semana desde las sesiones de grabación— sino acetatos o prensajes de prueba, que está documentado que existieron. Sean correctos o no los recuerdos de Best, lo que sí es seguro es que Stuart Sutcliffe envió algunas copias del sencillo a Liverpool en agosto. Una vez más, podía tratarse de prensajes de prueba, pero existe una carta de Harrison dirigida a Sutcliffe, fechada el 17 de agosto, en la que George preguntaba si era cierta una afirmación de Allan Williams: que el disco se escuchaba ya en las gramolas de los locales de Hamburgo. Harrison incluyó en el sobre un billete de cinco libras para que Stu les hiciera llegar 20 copias más del disco, lo que indica que estaba convencido de que el single estaba en circulación. Entonces, ¿qué elementos hacen que resulte más creíble que el disco se publicara en octubre? Esencialmente, las pruebas documentales: Polydor conserva registros de la orden de publicación del single, de su protocolo de publicación y del informe de producción, con las fechas respectivas de 28 de septiembre y 3 y 4 de octubre de 1961. En el último de estos documentos se indica que el disco se publicará el día 23 de ese mismo mes. Por otra parte, Joseph Brennan concluye en su fantástica web The Usenet guide to Beatles recording variations que las copias del disco que The Beatles se llevaron a Liverpool (o las que recibieron en agosto) debían contener la versión de My Bonnie con la introducción en inglés, lo que confirmaría que no se trataba de ejemplares correspondientes al lanzamiento comercial: en su primera tirada, el single fue publicado con la introducción cantada en alemán. Sobre la carta de Harrison a Sutcliffe… Mark Lewisohn asegura que, aunque está datada el 17 de agosto, George cometió un error y fue escrita el 17 de noviembre. Caso cerrado.

En enero o febrero de 1962, y casi con toda seguridad después de que el sencillo hubiera sido publicado en el Reino Unido, se lanzó una segunda tirada alemana del single que contenía la segunda versión de My Bonnie, cuya única diferencia con la primera era que la introducción aparecía cantada en inglés en vez de en alemán. La decisión se había tomado el 1 de diciembre de 1961 y fue definitivamente confirmada el 16 de enero de 1962. El disco mantuvo el mismo número de catálogo, aunque había pequeñas diferencias en la funda, de la que carecería la edición británica: en la primera tirada, aunque solo en la contraportada y en la galleta del vinilo, la canción estrella aparecía con el título My Bonnie (Mein Herz ist bei dir nur); y en la segunda, en la portada, se añadió un recuadro con la palabra “TWIST”. En las galletas de la segunda edición se eliminó una leyenda inserta bajo los títulos de las canciones que indicaba el estilo de las grabaciones: “Rock”.

My Bonnie apareció en el Reino Unido el 5 de enero de 1962, y todo parece indicar que ocurrió merced a los buenos oficios de Brian Epstein, que habría conseguido convencer a la filial británica de Polydor del potencial comercial del disco. Todo debió suceder muy rápido: a día de hoy está probado que Epstein tuvo conocimiento de la existencia del disco el 28 de octubre de 1961, fecha en la que empezó a recibir pedidos del sencillo en su tienda, y el 6 de noviembre siguiente ya existía un memorando interno en la oficina alemana de Polydor que instaba a la publicación del disco en el Reino Unido. Si Epstein tuvo que ver con ello, como parece, una parte de la historia de The Beatles debe ser reescrita: el futuro manager de la banda no acudió a The Cavern a ver, oír y conocer al grupo hasta el 9 de noviembre, durante la sesión del mediodía, y varios biógrafos vienen coincidiendo en que solo entonces Epstein supo con certeza que el disco se había publicado en Alemania y que fue esta visita la que despertó su interés inicial por The Beatles. Parece, sin embargo, que Brian Epstein estaba en realidad muy bien informado y que incluso había empezado a hacer gestiones que ya estaban dando frutos; gestiones que, además de favorecer su negocio, eran beneficiosas para sus futuros representados. ¿Intuía algo? ¿Rondaba ya por su cabeza la posibilidad de ofrecerse como manager? No parece imposible: aunque el primer contrato de management que firmaron The Beatles y Epstein no se formalizó hasta el 24 de enero de 1962, el futuro representante ya participó en el encuentro que se produjo el 5 de diciembre entre The Beatles y Graham Pauncefort, un joven directivo de la filial británica de Polydor que viajó desde Londres a Liverpool para celebrar reuniones de trabajo con vendedores locales de discos y que, a instancias del más importante de todos ellos, Brian Epstein, acabó dedicando la visita a discutir sobre la promoción de la edición británica de My Bonnie, que se comprometió a impulsar ante sus superiores. Epstein llevó a Pauncefort a The Cavern, Pauncefort escuchó a The Beatles, todos almorzaron juntos… y se generó la complicidad esperada.

El mundo es un pañuelo

Brian Epstein conocía personalmente a Pauncefort por motivos laborales y se tenían mutuo respeto. Increíblemente, sus caminos se habían cruzado meses atrás en Hamburgo. Más increíblemente aún, ambos estuvieron a punto de conocer a The Beatles durante aquel encuentro.

Epstein visitó Hamburgo pocos días antes de que Bert Kaempfert escuchara por primera vez a The Beatles en el Top Ten Club. Deutsche Grammophon organizó un viaje pagado de tres días que comenzó el 24 de abril de 1961 y al que invitó a treinta importantes empresarios británicos del negocio discográfico, Epstein incluido. Visitaron Hannover y Hamburgo. Una de aquellas noches los más jóvenes de entre los participantes en el viaje organizado, liderados por Epstein, se dejaron caer por los clubes de St. Pauli. Pauncefort, de 20 años de edad, era parte de la pequeña troupe. Uno de los clubes en los que entraron fue el Top Ten, según recuerda Pauncefort con casi total seguridad. Por algún motivo, si efectivamente entraron no se quedaron mucho rato… y no llegaron a escuchar al grupo de Liverpool que actuaba allí: The Beatles.

El máster del single británico fue preparado por la rama alemana de Polydor. Esta vez se eligió, sensatamente, la versión de My Bonnie que contenía la introducción en inglés y, aunque en el documento preparado en Alemania los artistas seguían siendo identificados como Tony Sheridan & the Beat Brothers, el disco apareció en suelo británico como una obra de Tony Sheridan & the Beatles gracias a la insistencia de Brian Epstein.

Todos tenemos un pasado

No, Parlophone no fue la primera casa discográfica que registró el trabajo de The Beatles en el estudio, ni siquiera la primera que publicó material interpretado por la banda. Fuera de la discografía de EMI existen hasta cuatro grupos de grabaciones que no pueden pasarse por alto.

El primero de esos lotes es el de las grabaciones con Tony Sheridan: suma ocho piezas (y una novena inédita y desaparecida) que el grupo registró en Hamburgo actuando como banda de acompañamiento de este cantante británico asentado en Alemania Occidental, una pequeña sensación local que sentía un fuerte aprecio por The Beatles, tanto personal como profesional, y que carecía de banda propia estable. Bert Kaempfert, un productor hamburgués que tenía un acuerdo con Polydor para publicar las grabaciones que él mismo generaba a través de su empresa, firmó con Sheridan un contrato como solista y, en paralelo, ofreció otro al conjunto de Liverpool (con Pete Best como batería), esencialmente para que actuara de grupo de apoyo en las grabaciones del artista. Así, cuando The Beatles contactaron con EMI ya existía en el mercado un single en el que se les podía escuchar. Se publicó el 23 de octubre de 1961 en Alemania Occidental con el título My Bonnie (Mein Herz ist bei dir nur), con la referencia Polydor 24 673 y con The saints (When the saints go marching in) en la cara B. Se atribuyó a Tony Sheridan & the Beat Brothers. Brian Epstein había conseguido además que Polydor editara el disco en el Reino Unido. Ocurrió el 5 de enero de 1962, esta vez con el nombre de la banda corregido (Polydor NH 66833) y con una versión ligeramente distinta de la canción de la cara A. Entre las seis canciones restantes, todas publicadas entre 1962 y 1964, destacan un corte instrumental compuesto por la extraña pareja compositora de Harrison y Lennon, Cry for a shadow, y una canción en la que John asumió la voz solista, Ain’t she sweet. En ninguna de esas dos grabaciones participa Sheridan. Ambas, junto con My Bonnie, fueron incluidas en el triple LP de The Beatles Anthology 1 (Apple PCSP 727/TCPCSP 727/CDPCSP 727, 21 de noviembre de 1995) y las ocho han sido incesantemente reeditadas en múltiples formatos.

El segundo grupo se compone de las 15 canciones que The Beatles grabaron el 1 de enero de 1962 en una audición para la discográfica británica Decca, audición que se saldó en fracaso. Doce de los cortes eran versiones de temas ya publicados por otros artistas y aparecieron a partir de 1979 en el llamado “mercado gris”: ediciones de dudosa legalidad pero con cierta difusión. Los otros tres temas eran composiciones de Lennon y McCartney que solo pudieron encontrarse durante años en discos indubitablemente piratas. Véase una vez más Anthology 1 (1995), que incluye tres de las versiones y dos de las composiciones propias, y el doble CD I saw her standing there… (Rock Melon RMMCD101, 15 de abril de 2013), que publicó por primera vez de forma legal el resto de las canciones.

El tercer bloque lo constituyen 33 piezas registradas en vivo en el Star-Club de Hamburgo en diciembre de 1962, ya con Ringo como batería. A pesar de que The Beatles se opusieron a su publicación, una resolución judicial autorizó su aparición en disco en 1977 y solo tres de las canciones quedaron inéditas: Red hot y Road runner, que no estaban completas, y una versión de Money (That’s what I want), con un cantante invitado que algunos han identificado como Tony Sheridan, aunque probablemente no era él. El doble álbum, publicado con variantes en diferentes países, se tituló The Beatles live! At the Star-Club in Hamburg, Germany; 1962. La edición británica apareció con el número de catálogo Lingasong LNL 1 el 2 de mayo de 1977. Hasta que en 1998 una nueva resolución judicial impidió ulteriores publicaciones, se sucedieron las reediciones de estas grabaciones en innumerables formatos, incluyendo algunos que reunían las 30 canciones.

No es casualidad que dos de los tres grupos de canciones citados hasta ahora emergieran en Hamburgo. Las cinco estancias de The Beatles en la ciudad portuaria alemana, que tuvieron lugar entre agosto de 1960 y diciembre de 1962, fueron claves en el desarrollo artístico del grupo. Cuando The Beatles llegaron por primera vez a Hamburgo eran un combo amateur de adolescentes, habían sido invitados a acudir para llenar un hueco en la demanda local de bandas británicas de R’n’R y actuaban en un club de mala muerte. Casi dos años y medio después, cuando ofrecieron su último concierto en el Star-Club el 31 de diciembre de 1962, se habían curtido como músicos, compositores e intérpretes, habían encontrado un look propio gracias a unos amigos alemanes que conservarían para siempre (Astrid Kirchherr, Jürgen Vollmer y, más aún, Klaus Voormann), habían grabado y publicado discos en la República Federal de Alemania y en el Reino Unido y estaban a punto de convertirse en una sensación mundial.

El cuarto grupo de canciones empezó a aparecer en el mercado el 15 de abril de 2013. Aprovechando una laguna legal en la legislación europea referente al copyright de los temas grabados antes del 1 de enero de 1963, la oscura casa discográfica británica Rock Melon lanzó en esa fecha un doble CD titulado I saw her standing there…, citado más arriba, que recogía varias grabaciones de The Beatles registradas entre 1961 y 1962. En el primer CD se incluyen algunas de las piezas grabadas por los de Liverpool junto a Tony Sheridan (y algunas otras grabadas por el cantante solista con diversos músicos), además de seis temas registrados en las dos primeras apariciones de The Beatles en la radio BBC y una grabación en directo de What’d I say en la que, supuestamente, los Fab Four apoyan al cantante estadounidense Gene Vincent. El segundo CD recoge las diez canciones grabadas en la sesión de Decca que no habían sido incluidas en Anthology 1, algunos temas grabados en ensayos celebrados en The Cavern Club en octubre o noviembre de 1962 y la primera entrevista que The Beatles concedieron para la radio. El disco también incluía las dos canciones del primer single de la banda, Love me do y P.S. I love you. El 11 de noviembre de 2013 apareció una versión del disco en un doble álbum de vinilo (Rock Melon RMMLP101). La versión en vinilo incluye las 27 canciones más significativas, mientras que en el CD aparecen 49 cortes.

Rock Melon continuó con su labor de rescate de temas inéditos en 2014: aunque los de Liverpool habían intentado evitar la aparición de discos no autorizados con el lanzamiento del álbum digital The Beatles bootleg recordings 1963 (Apple, sin referencia, 17 de diciembre de 2013), se dejaron en el tintero algunas tomas de estudio que aparecieron en el CD Work in progress – Outtakes 1963 (Rock Melon RMMCD110, 24 de noviembre de 2014). Otros discos que han publicado de forma legal grabaciones de la banda son el picture disc single She loves you/Twist and shout (Rock Melon 7RMM2P/5055748500409, 15 de diciembre de 2014) y el CD The 1962 rare broadcasts – Raw live and real (It Was Fifty Years Ago Today ORO CD 502, 13 de julio de 2015). En años posteriores siguieron apareciendo discos con grabaciones inéditas de la banda, principalmente provenientes de actuaciones en directo, pero su legalidad es altamente discutible.

Cuando Polydor lanzó el single al mercado en Alemania Occidental atribuyó su autoría a “Tony Sheridan & the Beat Brothers” (aunque solo en la galleta del vinilo: en la funda aparecía como única referencia el nombre del cantante). The Beatles no eran ni mucho menos un grupo famoso pero, ¿qué motivo llevó a ocultar su nombre? La prudencia, al parecer: Kaempfert, los directivos de Polydor o todos ellos opinaban que la palabra “Beatles” sonaba demasiado parecida a “Piedels”, que en el dialecto hamburgués es un vocablo vulgar con el significado de “penes”. El juego de palabras debía ser común entre el público de la ciudad y el propio Lennon hizo una broma en torno al tema, incomprensible para la mayoría, en un disco navideño enviado en 1964 a su por entonces ya muy numeroso club de fans. The Beatles nunca eligieron como nombre alternativo el de The Beat Brothers, pero Tony Sheridan lo adoptó: los músicos que actuaban con él, fueran quienes fueran, acabaron recibiendo esta denominación genérica tanto en directo como en disco y así siguió siendo hasta 1965 y, de nuevo, en grabaciones de 1968 y 1996.

¿Qué fue de Tony Sheridan?

Tras su colaboración con The Beatles, Tony Sheridan continuó su carrera discográfica desde su base de operaciones en Hamburgo. Una vez estalló la beatlemanía en el mundo entero, su nombre empezó a aparecer en multitud de discos que explotaban el filón de las antiguas grabaciones y quedó indefectiblemente unido al de los Fab Four, lo que perjudicó de alguna manera su propia carrera, que además había empezado a orientarse hacia sonidos negros más puros. En 1967 su contrato con Polydor fue rescindido y sobrevivió desde entonces como músico de directo (incluyendo actuaciones en Vietnam para las tropas estadounidenses) y como locutor de radio. Siguió publicando discos esporádicamente e incluso grabó un álbum con The TCB Band, la banda que acompañó a Elvis Presley en sus últimos años, álbum en el que también colaboró como bajista el amigo de The Beatles Klaus Voormann (Worlds apart, de 1978, firmado por Tony Sheridan & the Elvis Presley Band), pero su carrera nunca volvió a despegar. Colaboró ocasionalmente con otros artistas como Carole Bell, Bodhi Khalid, Chantal o el rocker argentino Charly García. Murió el 16 de febrero de 2013 en Hamburgo aquejado de problemas cardíacos.

Ventas y éxito en listas

  • Reino Unido:
    • Entrada única:
      • Debut: 12 de junio de 1963
      • Puesto más alto: 48 (12 de junio de 1963, una semana; número 1: From me to you, The Beatles)
      • Semanas en listas: 1

El single alemán My Bonnie (publicado originalmente con la versión 1 de la canción que ocupaba su cara A, sustituida a partir de principios de 1962 por la versión 2) tuvo una buena respuesta comercial en la República Federal de Alemania inmediatamente después de su lanzamiento en octubre de 1961, pero no tan espectacular como la que se le atribuye habitualmente. El posible culpable de la confusión es Paul McCartney, que comentó en una entrevista posterior que, según creía recordar, el disco había llegado al Top 5 de las listas alemanas. No fue exactamente así. Existía una lista de éxitos de ámbito nacional, la “Deutsche Hit-Parade”, que se publicaba en la revista mensual Musikmarkt, una publicación musical que en su número de noviembre hizo una primera reseña, breve, del single. El sencillo debutó en la citada lista en el número de diciembre de 1961, en el puesto 47. En el de enero escaló hasta el puesto 32, su cumbre, y en febrero apareció por última vez, en el 33. También se publicaba una lista nacional que tabulaba las escuchas en gramolas (o jukeboxes), en la revista mensual Automaten Markt, y en este caso el disco escaló hasta el puesto número 11. La lista que McCartney quizá recordaba no era nacional sino local, se llamaba Hamburger Hitliste y aparecía en el diario Hamburger Abendblatt. El 3 de febrero de 1961 el single debutó en esta lista en el puesto número 7. El único hit-parade en el que el disco sí entró en el Top 5 fue el que publicaba el periódico Bild-Zeitung, en una lista que recogía los discos de twist más populares en Hamburgo: apareció en el número 4 el 21 de mayo de 1962.

Que vivan las canciones

La “Deutsche Hit-Parade” no era una lista de éxitos de discos, sino de canciones: si dos versiones distintas de una misma composición estaban triunfando simultáneamente, las ventas de ambas grabaciones se sumaban y aparecían en la lista en una única ocasión, aunque siempre se citaban las dos referencias discográficas. El disco de Tony Sheridan & the Beat Brothers, de hecho, compartía puesto con Mein Bonny (Einmal endet bei dir meine Reise) (citada en la lista como Mein Bonnie). Se trataba de una versión country de la canción, interpretada en alemán por la artista neerlandesa Ria Valk y publicada en un single de doble cara A junto a Singapur-Jacky (Und ich warte) (Fontana 266 277 TF). En la lista de enero de 1962, en la que My Bonnie logró su mejor clasificación, el número 1 era para Tanze mit mir in den Morgen (Mitternachts-Tango), cantada por el maduro artista alemán de música ligera Gerhard Wendland. Esa misma canción era la que ocupaba la cumbre de la Hamburger Hitliste el mes en el que My Bonnie debutó en el número 7.

El disco vendió una cantidad nada despreciable de copias en Alemania Occidental: según Kaempfert fueron unas 100.000, aunque es muy posible que exagerara. El propio Tony Sheridan calculó unas ventas de apenas 20.000 ejemplares. Algunas fuentes elevan la cifra hasta 180.000. En 1964 ya existía una lista oficial en Alemania Occidental, de publicación mensual, y en mayo de aquel año My Bonnie (versión 2) alcanzó el número 50, aupada en esta ocasión por el lanzamiento del álbum The Beatles’ first!

Solo tres de las ocho canciones que The Beatles grabaron en Hamburgo con Bert Kaempfert gozaron de un éxito tardío en las listas británicas y estadounidenses. Una de ellas, Why, únicamente consiguió aparecer una semana en el Hot 100 estadounidense, pero las otras dos piezas triunfaron de forma algo más consistente en los dos países. Fueron My Bonnie (la punta de lanza del catálogo) y Ain’t she sweet (la única cantada por un miembro de la banda, John Lennon en este caso). Curiosamente, en ambas ocasiones las versiones que triunfaron a un lado y otro del Atlántico presentaban variaciones entre sí. La versión de My Bonnie que triunfó en las listas estadounidenses, la tercera mezcla distinta de la canción que apareció en el mercado, suprimía por completo la introducción que, en las mezclas ya publicadas en diferentes países, había podido escucharse en alemán o en inglés. Esta tercera versión de la misma grabación, distinta de la que entró en las listas en el Reino Unido y publicada como cara A del sencillo MGM K-13213 el 27 de enero de 1964, acreditado a The Beatles with Tony Sheridan, debutó en el Hot 100 de Billboard el 15 de febrero siguiente, alcanzó el puesto 16 el 14 de marzo y se mantuvo un total de seis semanas en listas.

El primer disco estadounidense

Cuando The Beatles firmaron su contrato discográfico con Parlophone, un sello de la empresa EMI, encontraron serias dificultades durante meses para que sus discos se publicaran en los Estados Unidos: Capitol Records, aun siendo propiedad de la británica EMI, se negó sistemáticamente a incluirlos en su catálogo y los singles de la banda fueron licenciados a sellos menores. El sencillo Love me do ni siquiera llegó a ser publicado al otro lado del Atlántico, no al menos hasta 1964. Paradójicamente, My Bonnie se había hecho sin demora un hueco en el catálogo de la estadounidense Decca, una disquera que ya no mantenía relación con su matriz original británica, aunque conservaba el mismo nombre, y que publicaba regularmente los discos de la alemana Polydor: el 23 de abril de 1962 apareció en el mercado de aquel país, y en el canadiense, un single con referencia Decca 31382 atribuido a Tony Sheridan and the Beat Brothers. Copiaba la edición británica del single. Solo se distribuyeron 600 copias y fue un fracaso absoluto de ventas, al contrario de lo que sucedió en 1964 con la edición de MGM: al parecer, solo se conservan unas 20 copias del disco original de Decca, todas en manos de coleccionistas. La revista estadounidense Cashbox había anunciado la futura publicación del sencillo muy tempranamente: el 16 de diciembre de 1961. En un número posterior, el del 13 de enero de 1962, la revista mencionaba la publicación británica del single. Fue la primera vez que el nombre de The Beatles apareció en imprenta en los Estados Unidos.

En el caso del Reino Unido, el disco arañó la parte baja de la lista de Record Retailer (que, a posteriori, se ganó el título de lista oficial) durante una única semana: alcanzó el puesto 48, de lo que en aquellos días era un Top 50, el 12 de junio de 1963, aunque hay que destacar que los propios Beatles ocupaban el número 1 esa misma semana con From me to you. En la lista publicada por Melody Maker el single también tuvo su momento de gloria, alcanzando el puesto 38 tres días más tarde. Polydor había mantenido el single a la venta hasta diciembre de 1962 y después había decidido descatalogarlo, pero lo relanzó el 25 de mayo de 1963 para aprovechar la naciente fama de los de Liverpool. Fue esta reedición de My Bonnie la que entró en listas.

Repercusión social

Sobre las tres de la tarde del sábado 28 de octubre de 1961, cinco días después de que My Bonnie se publicara en Alemania Occidental, un joven de Liverpool llamado Raymond Jones, fan irredento de Carl Perkins y habitual en los conciertos de The Beatles, entró en la tienda de discos NEMS y pidió una copia del single. Su cuñado, guitarrista en una banda local, le había hablado de la publicación alemana del disco y, sin haberlo escuchado, Jones decidió comprarlo. Aunque él no lo sabía, el disco ya se pinchaba en The Cavern, el club de Liverpool en el que The Beatles tocaban regularmente y en el que el amigo de los miembros de la banda y conocido de Jones, el disc jockey Bob Wooler, había empezado a hacerlo sonar de forma continuada. El manager de la tienda, Brian Epstein, se disculpó con el joven Raymond Jones: no tenía ese sencillo ni aparecía en ningún catálogo, pero prometió averiguar dónde se podía conseguir. El aplicado comerciante aprovechó para recabar información sobre The Beatles, haciéndole varias preguntas a Jones, y recibió respuestas que le dejaron impresionado: según el joven comprador, era el mejor grupo que había visto en su vida. Epstein tomó buena nota mental de sus palabras. Nunca un disco extranjero tuvo tanta importancia en la Historia de la música.

Epstein citó este episodio en repetidas ocasiones y lo describió con detalle en su autobiografía de 1964, A cellarful of noise (Souvenir Press, Londres, 1964). El relato parecía tan novelesco que muchos dudaron de su veracidad y el propio asistente del manager, Alistair Taylor, afirmó en una entrevista en 1995 y en un artículo de 1997 que Raymond Jones fue una invención suya: aseguraba que fue él quien dejó escrito un encargo de My Bonnie bajo este nombre inventado para que Epstein ordenara copias del disco, convencido como estaba de que el single vendería bien dada la cantidad de personas que habían preguntado por él. El antiguo asistente no decía la verdad: Raymond Jones existe. Primero lo confirmó el propio Bob Wooler y en 2010 lo hizo el mismísimo interesado, concediendo una entrevista en la web The Beatles Bible.

En el número 11 de la revista Mersey Beat, publicado el 30 de noviembre, se informaba de que estaban a punto de arribar a NEMS las primeras copias importadas del single alemán. Llegaron finalmente 75 ejemplares, que ya estaban a la venta a principios de diciembre.

La aparición británica del single fue mencionada un día antes de su lanzamiento en la publicación local Liverpool Weekly News, en un artículo titulado “They’re hoping for a hit record”. La reseña acababa con la siguiente frase: “Quién sabe, puede que no pase mucho tiempo antes de que alcancen fama nacional”. My Bonnie no fue un éxito pero la fama nacional, ciertamente, no tardó en llegar.

El disco fue reseñado en buena parte de la prensa musical británica y recibió buenas críticas… pero generó pocas ventas. No llegó a escucharse en la radio siquiera. De no haber sido por el éxito posterior de The Beatles, la Historia habría enterrado a My Bonnie.

Grabaciones inéditas

Entre el 22 y el 23 de junio de 1961 The Beatles grabaron un total de siete canciones, dos de ellas en solitario y cinco como banda de acompañamiento de Tony Sheridan. Originalmente solo dos de esas siete canciones vieron la luz, las que aparecen en este sencillo, pero el 22 de enero de 1962 otras dos piezas hasta entonces inéditas, Cry for a shadow y Why, fueron incluidas en un EP francés, Mister Twist (Polydor 21 914). El disco, firmado únicamente por Tony Sheridan aunque uno de los cortes era una grabación de un tema original de The Beatles en el que solo tocaban ellos, contenía también The saints (When the saints go marching in), retitulada esta vez When the saints, y la versión 1 de My Bonnie. El quinto tema que apareció en el mercado fue Sweet Georgia Brown, grabado en 1962 como se dirá enseguida. Fue recogido en el EP alemán Ya ya (Polydor 21 485, octubre de 1962), atribuido a Tony Sheridan & the Beat Brothers. Los tres cortes que aún permanecían inéditos, Ain’t she sweet, Take out some insurance on me, baby y Nobody’s child, acabaron siendo publicados también pero solo a partir de 1964, cuando la fama mundial de The Beatles ya era un hecho evidente.

The Beatles celebraron una última sesión de grabación en Hamburgo el 24 de mayo de 1962. Su contrato de un año con Bert Kaempfert estaba a punto de expirar y Brian Epstein había comunicado por carta al productor alemán que la banda quería renunciar a la prórroga automática del mismo porque el acuerdo con Parlophone para iniciar una carrera discográfica dirigida desde el Reino Unido parecía estar prácticamente cerrado. Kaempfert no puso problemas pero pidió un último favor: aprovechando que los miembros del grupo iban a visitar Alemania por tercera vez, solicitó volver a utilizar sus servicios como instrumentistas de Tony Sheridan, concretando de esta manera unos planes que ya habían quedado esbozados el año anterior. Así sucedió. The Beatles grabaron en aquella sesión la pista instrumental de dos canciones, con el apoyo al piano de Roy Young pero sin Sheridan presente. El cantante añadió su pista vocal el 7 de junio.

Las dos canciones que se registraron aquel día, Sweet Georgia Brown (un número de jazz estadounidense de 1925) y Swanee River (un minstrel, también estadounidense, de 1851), ya habían sido grabadas en el estudio por Sheridan en diciembre de 1961 junto a otros temas, todos ellos con otros músicos de acompañamiento, y habían aparecido en el LP de Tony Sheridan que se publicó en Alemania en abril de 1962 titulado My Bonnie (Polydor LPHM 46 612/SLPHM 237 112). El disco incluía doce cortes pero The Beatles solo participaban en dos de ellos: My Bonnie (la versión 2, con la introducción en inglés) y The saints (When the saints go marching in), ambos ya publicados con anterioridad.

En los registros de Polydor, estas dos nuevas grabaciones hechas en mayo de 1962 de temas ya publicados fueron etiquetadas para su aparición exclusiva en single. Durante años se barajó la teoría de que Bert Kaempfert podía haber pretendido utilizar estas dos nuevas versiones en el LP My Bonnie, pero ello se debió a que la publicación del álbum se había datado, erróneamente, en junio de 1962: después del nuevo registro de estos dos temas.

El single planificado nunca llegó a existir. La grabación de Sweet Georgia Brown en la que participaban The Beatles, con arreglos instrumentales de Paul McCartney, vio la luz finalmente en el citado EP alemán Ya ya, pero la grabación de Swanee River parece haberse perdido para siempre: la documentación que se conserva es confusa y solo ha sobrevivido una de las dos versiones grabadas por Tony Sheridan de esta canción. Tras haber quedado definitivamente establecido que el álbum se publicó en abril de 1962, sabemos con seguridad que la versión de la canción contenida en ese disco, publicada después también en formato de single, es la registrada en diciembre de 1961 y no la que dejaron grabada The Beatles meses después. Esta grabación de la banda es pues, con toda seguridad, una pieza inédita y definitivamente perdida.

¿Es esta la única grabación inédita de The Beatles con Tony Sheridan? Puede que no: aunque no se conserva prueba documental alguna (cosa que sí ocurre con los ocho temas publicados y con Swanee River), Sheridan aseguró en alguna ocasión que también grabó con los de Liverpool You are my sunshine (Davis/Mitchell), un popular tema country de 1939 que, como los dos mencionados anteriormente, apareció en su álbum de debut en una versión en la que The Beatles no participaban. Parece sensato, en todo caso, no fiarse mucho de la memoria de Sheridan. Ni él mismo le daba credibilidad completa a sus recuerdos cuando, en una entrevista publicada en New Musical Express el 6 de septiembre de 1975, citó los títulos de otras cuantas canciones que pudieron haber sido grabadas en aquellas sesiones, incluyendo algunas teóricamente protagonizadas por The Beatles en solitario:

«Creo recordar que también grabamos Kansas City y un par de canciones de Chuck Berry. (…) Creo que John cantó Rock and roll music y Some other guy. Pero, como puedes ver, fue hace bastante tiempo» (Tony Sheridan).

Parece ciertamente improbable que, excepción hecha de Swanee River, existan grabaciones inéditas procedentes de aquellas sesiones que no hayan sido publicadas por Polydor, y la inexistencia de documentación al respecto se aparece como un elemento definitivo. Dicho esto, lo cierto es que también Lennon recordaba haber interpretado otras tres canciones que no fueron del agrado del equipo productor, y así se le contó a Hunter Davies, el autor que entrevistó profusamente a The Beatles durante 1967 y 1968 para escribir la biografía autorizada del grupo. La conclusión lógica es que dichas canciones, fueran las que fueran, debieron ser efectivamente interpretadas para la valoración de Kaempfert pero nunca fueron registradas. Y, si lo fueron, ya no existen: Sheridan aseguró que la viuda de Kaempfert le confirmó que los archivos de su difunto marido habían desaparecido en un incendio a principios de los años ’80.

Ron, ron, ron, la botella de ron

A finales de los años ’60 empezaron a aparecer en el mercado, de forma regular, discos no autorizados de artistas conocidos que, en general, publicaban material inédito: grabaciones de conciertos, tomas alternativas de estudio, maquetas… En el mundo anglosajón se los conoce como “bootleg records”, en castellano son discos piratas. The Beatles se cuentan entre los artistas más pirateados de la Historia. La ilegalidad de estas publicaciones, y el lucro cesante que provocan a los artistas y a la industria discográfica, no les restan interés entre los fans. El propio John Lennon coleccionaba con avidez discos piratas de The Beatles.

Pero existe también otro tipo de discos piratas: aquellos que, sin licencia, simplemente reeditan material conocido. Las grabaciones de The Beatles con Tony Sheridan han sido incesantemente víctimas de esta oscura práctica. Todo empezó en 1965, cuando la hasta entonces desconocida discográfica Savage, obviamente creada para la ocasión, lanzó al mercado estadounidense el álbum no autorizado This is the… The savage young Beatles (Savage BM 69, una edición tan torpe que hasta su título contenía errores). Incluía únicamente ocho canciones en mono, todas atribuidas a The Beatles (aunque la banda solo tocaba en cuatro de ellas): Cry for a shadow, Let’s dance, If you love me, baby, Baby, what I say (What’d I say con título equivocado), Sweet Georgia Brown, Ruby baby, Ya-ya y Why. Tony Sheridan, el artista principal en todos los casos excepto en Cry for a shadow, era referenciado como “T. Sheridan” y únicamente se le mencionaba en las notas de la contraportada y, en la portada, tras los títulos de las canciones. Curiosamente, el artista más destacado era el antiguo batería, identificado como Peter Best.

Había una razón: esta discográfica lanzó pronto, en 1966, un segundo y último álbum al mercado, esta vez legal. Se titulaba Best of The Beatles (Savage BM 71) e incluía grabaciones recientes… de Peter Best. El título del disco, obviamente, pretendía engañar al comprador despistado: puede traducirse como “Best de The Beatles”, pero también como “Lo mejor de The Beatles”.

Por algún motivo, la discográfica no se encontró con resistencia legal y This is the… The savage young Beatles pudo distribuirse libremente. Con los años, multitud de variantes del álbum fueron apareciendo en diferentes mercados, incluyendo el británico a partir de 1982. Lanzados por distintos sellos, los discos solían incluir una nota que aseguraba que se había obtenido licencia para la publicación de Charly Records, un sello que también hizo sus propios lanzamientos. Ninguna de las ediciones de discos que contiene esta combinación de grabaciones es legal, aunque alguna de ellas ha llegado a incluir notas firmadas por protagonistas legítimos de la intrahistoria de The Beatles, como su publicista Tony Barrow.

Lo más sorprendente de esta historia es que la portada original de This is the… The savage young Beatles es el elemento central del collage que ilustra la cubierta del triple álbum Anthology 1, publicado por The Beatles en 1995. El autor del collage era Klaus Voormann, un viejo amigo hamburgués de los músicos, que quizá no era consciente de que reproducía la portada de un disco no autorizado. O quizá lo hizo a conciencia, evitando con esta estratagema tener que utilizar la cubierta legítima de un disco de la competencia de EMI.

Para añadir más confusión, en julio de 2019 apareció una playlist en el canal oficial de YouTube de The Beatles que, con el título “First steps”, incluía las ocho canciones del disco pirata junto a Love me do y P.S. I love you, dos grabaciones cuyo copyright había decaído el 1 de enero de 2013. Parece altamente improbable que los propios Beatles o su empresa Apple tuvieran nada que ver, sobre todo porque en cuatro de los temas de la lista de reproducción los Fab Four no participaron en absoluto.

Cara A

My Bonnie (Trad. arr. Sheridan) 2’43”

  • Versión 2 de 7 de My Bonnie (primera versión publicada en el Reino Unido)
    • Variación 1 de 4: primera edición del disco y reedición 1
  • Publicación internacional original de la versión 1 [con el título My Bonnie (Mein Herz ist bei dir nur)]:
    • Tony Sheridan & the Beat Brothers: My Bonnie, single (R.F.A.), Polydor 24 673, 23 de octubre de 1961

Grabación: 22 ¿y/o 23? de junio de 1961 (Friedrich-Ebert-Halle, Alter Postweg 34, 21075 Hamburgo-Harburgo, República Federal de Alemania)
Productor: Bert Kaempfert
Ingeniero de sonido: Karl Hinze

PETE BEST: Batería
GEORGE HARRISON: Guitarra solista y rítmica
JOHN LENNON: Segunda voz y palmas
PAUL McCARTNEY: Bajo, segunda voz y coros

TONY SHERIDAN: Guitarra solista y rítmica y voz principal

MY BONNIE (Trad. arr. Sheridan)

My Bonnie lies over the ocean
_(oo),
my Bonnie lies over the sea
_(oo).
My Bonnie lies over the ocean
_(oo, oo)
__(do, do, do).
Oh, bring back my Bonnie to me
_(oo, oo).
My Bonnie lies over the ocean,
my Bonnie lies over the sea.
Well, my Bonnie lies over the ocean
_(da, da, da, da).
__Yeah, bring back my Bonnie to me.
Yeah, bring back, ah, bring back
_(bring back, bring back, now),
oh, bring back my Bonnie to me, to me
_(bring back my Bonnie to me).
Oh, bring, oh bring back, ah, bring back
_(bring back, now, bring back),
oh, bring back my Bonnie to me
_(bring back my Bonnie to me).
(Whoa!)
(Ah! Ho! Ho! Ho!)
(Ah! Go! Go! Go! Go!)
(Ho! Ho! Ho!)
(Go! Go! Go!)
(Oh ho! Oh ho!)
(I know).
_Well, my Bonnie lies over the ocean,
my Bonnie lies over the sea.
Yeah, my Bonnie lies over the ocean
_(da, da, da, da).
__Oh, I said bring back my Bonnie to me.
(I know).
_Yeah, bring back, ah, bring back
__(bring back, now, bring back),
oh, bring back my Bonnie to me, to me
_(bring back my Bonnie to me, to me, now).
Oh, bring back, ah, bring back
_(bring back, now, bring back).
Ho! Bring back my Bonnie to me
_(bring back my Bonnie to me).

MI BONNIE (Trad. arr. Sheridan)

Mi Bonnie reposa sobre el océano,
mi Bonnie reposa sobre el mar.
Mi Bonnie reposa sobre el océano.
Oh, traedme de vuelta a mi Bonnie.
Mi Bonnie reposa sobre el océano,
mi Bonnie reposa sobre el mar.
Bien, mi Bonnie reposa sobre el océano.
Sí, traedme de vuelta a mi Bonnie.
Sí, traedla, ah, traedla
_(traedla, traedla, ahora),
oh, traedme de vuelta a mi Bonnie, a mí
_(traedme de vuelta a mi Bonnie).
Oh, traed, oh, traedla, ah, traedla
_(traedla, ahora, traedla),
oh, traedme de vuelta a mi Bonnie
_(traedme de vuelta a mi Bonnie).
Lo sé.
Bien, mi Bonnie reposa sobre el océano,
mi Bonnie reposa sobre el mar.
Sí, mi Bonnie reposa sobre el océano.
Oh, he dicho que me traigáis de vuelta a mi Bonnie.
Lo sé.
Sí, traedla, ah, traedla
_(traedla, ahora, traedla),
oh, traedme de vuelta a mi Bonnie, a mí
_(traedme de vuelta a mi Bonnie, a mí, ahora).
_Oh, traedla, ah, traedla
(traedla, ahora, traedla).
Oh, traedme de vuelta a mi Bonnie
_(traedme de vuelta a mi Bonnie).

Resulta sin duda paradójico que la primera grabación oficial de The Beatles, el grupo que habría de derribar una barrera musical tras otra durante los años ’60, fuera una versión de un tema folklórico del siglo XVIII. Conviene no olvidar, en todo caso, que los de Liverpool habían crecido en un mundo en el que el rock ’n’ roll todavía no existía, y que el género, una vez impuso su hegemonía en la segunda mitad de los ’50, no había sido ajeno a la costumbre de recuperar piezas añejas. Las muy diversas adaptaciones rockanroleras de tema populares que aparecieron en el mercado no siempre dieron en el clavo, pero esta sí: My Bonnie, cantada por Tony Sheridan con apoyo instrumental y vocal de The Beatles, es una sólida pieza de R’n’R, aunque muchos de los artistas que participaron en la grabación renegaron pronto de ella.

Versión original

My Bonnie lies over the ocean, título original de la canción con la que debutaron en disco tanto Tony Sheridan como The Beatles, era un viejo tema popular con orígenes en el folklore escocés. En su concepción primigenia se refería muy probablemente, aunque de forma encubierta, a Carlos Eduardo Estuardo, pretendiente jacobita al trono de Gran Bretaña en el siglo XVIII. Tras la derrota del aristócrata en la batalla de Culloden en 1746 y su posterior exilio, y si es cierta la leyenda, los seguidores del Estuardo comenzaron a reivindicar su figura entonando públicamente esta canción. El aspirante a monarca era conocido por varios sobrenombres y, entre ellos, “Bonnie Prince Charlie”. “Bonnie” significa “hermoso” o “hermosa” en lengua escocesa, pero también es un nombre de mujer. La letra de la canción, por tanto, era apropiadamente ambigua: podía escucharse como un simple tema de amor o como una soflama política. El texto original contiene más estrofas que las cantadas por Sheridan, que solo utilizó la primera de ellas y el archiconocido estribillo.

La canción era y es tremendamente popular en todo el mundo anglosajón y no es extraño escucharla cantada por coros o como tema de fuego de campamento. Además, gracias a su sencillez, se convirtió con el tiempo en una herramienta recurrente para la enseñanza del idioma inglés. Sheridan y los propios Beatles eran con seguridad conscientes de que buena parte de la audiencia alemana conocía la composición y era capaz de canturrearla. Mark Lewisohn asegura que el productor Bert Kaempfert, que había escuchado el tema en el Top Ten Club interpretado por Sheridan y The Beatles, eligió My Bonnie precisamente por ese motivo: convertir la antigua tonada en un tema de rock ’n’ roll era una jugada inteligente.

Pero no completamente original: lo cierto es que había precedentes en la apropiación de My Bonnie lies over the ocean por parte de músicos contemporáneos. La versión que, casi con toda seguridad, inspiró a Tony Sheridan para hacer sus propios arreglos del tema e incorporarlo a su repertorio personal fue la publicada en los Estados Unidos en agosto de 1958 por el inconmensurable Ray Charles, que encabezó con una grabación de esta canción su single de referencia Atlantic 45-1196, un disco que no consiguió triunfar en las listas de éxitos. En el sencillo de Charles el tema aparecía citado como My Bonnie y, de nuevo con el mismo título que años después reproduciría Tony Sheridan, se recogió también el 19 de octubre de 1959 en el LP What’d I say (Atlantic 8029). En los dos discos Ray Charles se atribuía la autoría del tema, probablemente considerándose a sí mismo arreglista de una canción popular. Además, en diciembre de 1959 apareció en el mercado un single presidido por una versión instrumental de la composición bajo el título Bonnie came back (Jamie 1144). Se acreditaba como intérpretes a Duane Eddy and the Rebels y la autoría de la composición se atribuía al propio Eddy y a Lee Hazlewood. Esta versión escaló hasta el puesto 26 en las listas estadounidenses el 18 de enero de 1960 y hasta el 12 en las británicas el 9 de marzo del mismo año.

Si Charles y Eddy creían honestamente que My Bonnie era un tema sin autor registrado, estaban equivocados: la composición había sido objeto de copyright, aunque es cierto que los derechos ya habían revertido al dominio público. La partitura de la canción se había publicado por primera vez en 1881, en la colección de canciones Student songs. La pieza apareció con el título Bring back my Bonnie to me y su autoría se atribuyó a H.J. Fuller y J.T. Wood. Ninguno de los dos firmantes existía realmente: bajo el doble pseudónimo se escondía en realidad Charles E. Pratt, un compositor de música popular y director de banda estadounidense. Pratt se había percatado de que existía una fuerte demanda popular de partituras de la canción y, registrándola, se adelantó a la posible competencia. Su iniciativa fue un éxito y le supuso un buen pellizco económico. Su reputación, además, quedó incólume: ocultándose bajo nombres supuestos evitaba el posible conflicto que podría haber supuesto atribuirse la creación de una canción popular bien conocida.

En el single que nos ocupa la canción también aparecía como un tema tradicional y Tony Sheridan firmaba como autor de los arreglos. Curiosamente, el sencillo alemán publicado en octubre de 1961 citaba a otro arreglista más: el alemán Bernd Bertie. No había error: Bertie había concebido el texto de la introducción en lengua germánica y, por tanto, merecía créditos en la versión de la canción que incluía este pasaje, pero no en la que contenía la introducción en inglés o en la que carecía de ella. Con todo, varios discos publicados con posterioridad le citan en los créditos de forma errónea.

Arreglos instrumentales y vocales

Tony Sheridan era un cantante muy competente y su rol principal en estas grabaciones era precisamente ese. Pero también era un guitarrista notable, y era esta habilidad instrumental la que le había hecho destacar en el pasado. Con The Beatles apoyándole, contaba además con los cualificados servicios de otros dos guitarristas (que habrían podido ser hasta tres si McCartney no hubiera tenido que asumir el papel de bajista), pero no vio motivos para renunciar a un rol protagonista en la sección instrumental. De hecho, en varias de las canciones grabadas en junio de 1961, incluida My Bonnie, John Lennon no tocó ningún instrumento (en My Bonnie, para empezar, se limitó a batir las palmas y a entonar una segunda voz) o incluso se quedó sin labor alguna. En lo que respecta a Harrison, sus habilidades como guitarra solista sí fueron aprovechadas, e interpretó en este tema los imaginativos rellenos que se escuchan desde el inicio de la canción; pero Sheridan, que tenía más experiencia y soltura, se reservó el momento de gloria para sí. En una carta escrita por George Harrison, fechada el 17 de mayo de 1962, el beatle aclaraba cómo se repartieron el trabajo él mismo y Tony Sheridan:

«El disco de My Bonnie por el que me preguntabas va así: cuando canta Tony, entonces soy yo el que toca como solista, pero el puente del medio es Tony tocando. Los gritos del fondo son de Paul».

Tony Sheridan también explicó el reparto de roles, pero atribuyó erróneamente a Lennon un papel de guitarrista rítmico que de hecho no desempeñó en esta pieza, aunque sí en otras grabadas en las mismas sesiones:

«Le dije a George que podía tocar lo que le apeteciera, pero que yo me quedaría el solo. Era un solo de blues, sin ninguna relación con la canción, y no fue preparado previamente. No recuerdo cuántas tomas hicimos, pero debieron ser diferentes cada vez. John tenía que sacudir duro en la rítmica para compensar la batería aunque, con todo, tuve que darle instrucciones: tocar séptimas menores todo el rato: do séptima, fa séptima, sol séptima» (Tony Sheridan).

Mark Lewisohn alaba el trabajo de McCartney con el bajo, y con razón: recuérdese que hacía solo unas pocas semanas que Paul se había hecho cargo del instrumento, y que lo había hecho a regañadientes. Pero McCartney tenía y tiene un don natural y ya en My Bonnie creó un acompañamiento de bajo sumamente melódico, aportando fluidez y musicalidad al sonido de la canción y no solo apoyo rítmico. Con el tiempo, esta habilidad se convertiría en una genuina marca de la casa. La destreza técnica de Karl Hinze, ingeniero de sonido en estas grabaciones, puso la guinda final: el bajo suena con una nitidez asombrosa. No sucedería lo mismo en las primeras grabaciones de The Beatles con Parlophone.

La lenta introducción de la canción, en inglés en esta versión, fue interpretada con una cadencia que tenía más similitud con los arreglos habituales del tema que el resto de la pieza, tocada a ritmo de R’n’R, pero a la vez evocaba los modos vocales de Elvis Presley. Era una tendencia natural de Sheridan: su voz varonil también se parecía mucho a la de Presley en temas como Take out some insurance on me, baby o Nobody’s child. McCartney y Lennon apoyaban como segundas voces, Paul en los tonos agudos y John en los graves. El primero, como apuntaba Harrison en la cita anterior, también gritaba a placer: Paul podía con todo.

Las voces de acompañamiento que The Beatles ejecutaron en todas las grabaciones que hicieron junto a Tony Sheridan, incluida My Bonnie, siguen un patrón poco habitual, que el ingeniero de grabación Karl Hinze describió como un “tarareo susurrado negroide”. Eran voces que se adaptaban bien a las maneras interpretativas de Sheridan pero que casaban mal con el estilo de The Beatles, más melódico. Mark Lewisohn señala con perspicacia que “aunque no están mal, no son tampoco The Beatles”.

En los días de la fama inicial del grupo, cuando el público empezó a interesarse por toda la producción musical de The Beatles y descubrió que existían antiguas grabaciones en las que la banda apoyaba a un tercero, Lennon y más tarde McCartney se mostraron críticos con el valor musical de My Bonnie:

«No es más que Tony Sheridan cantando, y nosotros aporreando de fondo. Es terrible. Podría ser cualquiera» (John Lennon, 1963).

«Lo odiábamos, pensábamos que era un disco terrible» (Paul McCartney, 1964).

El propio Tony Sheridan tampoco se sentía particularmente orgulloso de la canción. Aseguró más tarde que la elección de dos temas tradicionales para este primer single fue idea de Bert Kaempfert.

«Nos tomamos como quince whiskies la noche anterior y nos pusimos de acuerdo en My Bonnie y When the saints go marching in. Nos acostamos a las cinco de la mañana y nos levantaron a las ocho de la mañana para que nos llevaran al estudio a hacer el disco. Nos tomamos algunos estimulantes y el solo de guitarra quedó bien.
»No me sentó muy bien entrar en las listas alemanas. Habría preferido que fuera con una buena canción» (Tony Sheridan).

George fue más entusiasta con el disco, al menos al inicio. Quizá la excitación de escuchar su guitarra en un vinilo comercial era más fuerte que cualquier otro sentimiento. En la carta que envió a Stu en 1961, comentando los dos cortes del single, escribió:

«No son tan buenas como en el playback del estudio, pero aquello era estéreo. Todo el mundo piensa que es genial. Hay un sentimiento (cuando hablamos con miembros de otros grupos) del tipo “¡os lo hemos vuelto a demostrar!”, porque creo que un montón de gente no se creía que hubiéramos hecho nada en realidad, y no importa lo que digan otros, son Beatles en un disco “real”. Sin embargo, no consigo acostumbrarme a lo de “Beat Brothers”».

«No paré de ponerlo durante días» (George Harrison, 1963).

Grabación

Siete de los ocho temas que The Beatles grabaron en Hamburgo y que han aparecido en el mercado fueron registrados en el Friedrich-Ebert-Halle entre el 22 y el 23 de junio de 1961. Se ignora el orden en que fueron registrados y cuántas tomas se abordaron en cada caso, pero sí sabemos que todas las grabaciones se hicieron en vivo.

En The Beatles Bible se afirma que el pasaje del solo de guitarra que se escucha en My Bonnie proviene de una toma distinta a la del resto de la grabación y que fue añadido mediante edición. El experto Hans Olof Gottfridsson admite de forma genérica la posibilidad de que alguna o algunas de las canciones registradas en estas sesiones fueran reconstruidas a partir de varias tomas distintas para su mezcla final.

My Bonnie ha sido publicada de tres maneras distintas: con la introducción cantada en alemán y en inglés y sin ninguna introducción. Las dos variaciones existentes del primer segmento de la pieza provienen de registros distintos hechos ambos en vivo y, de hecho, la intro en alemán es dos segundos más larga. Es posible, pero no seguro, que la pista básica de la grabación ya incluyera la introducción en inglés. También es posible que ambos segmentos alternativos fueran grabados de forma independiente, aunque un documento interno de Polydor identifica la toma con la introducción en inglés como la “versión original larga”.

Parece razonable pensar que todas las grabaciones fueron hechas el mismo día, pero no es imposible que los distintos segmentos (el cuerpo principal de la canción y las dos introducciones alternativas) fueran registrados en jornadas diferentes. Con todo, no se aprecian divergencias en las cualidades sonoras de los diferentes pasajes (cosa que sí sucede entre unas canciones y otras, como se comentó más arriba). El trabajo de edición de los distintos segmentos de la canción se realizó, según consta en documentos de Polydor, el 4 de octubre de 1961. Dado que parece confirmado que existían copias anteriores de un disco de prueba (The Beatles se las llevaron de Hamburgo a Liverpool en julio o al menos recibieron copias en agosto), y que incluían la introducción en inglés, parece razonable pensar que esta formaba parte del cuerpo principal de la grabación.

Versiones, variaciones y reediciones

Versiones

  1. La versión que incluye, añadida mediante edición, una introducción cantada en alemán. Fue publicada por primera vez, con el título My Bonnie (Mein Herz ist bei dir nur), en el single alemán My Bonnie (Polydor 24 673, 23 de octubre de 1961), firmado por Tony Sheridan & the Beat Brothers, y no apareció en el Reino Unido hasta la publicación del doble CD The Beatles’ first! – Deluxe edition (Polydor 06024 982132-3, 12 de junio de 2004), firmado por The Beatles featuring Tony Sheridan.
  2. La versión que incluye, añadida mediante edición o quizá grabada junto al cuerpo principal de la canción, una introducción cantada en inglés. Fue publicada por primera vez, con el título My Bonnie, en el single My Bonnie (Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962), firmado por Tony Sheridan & the Beatles.
  3. La versión carente de introducción. Fue publicada por primera vez , con el título My Bonnie (My Bonnie lies over the ocean), en el single estadounidense My Bonnie (MGM K-13213, 27 de enero de 1964), firmado por The Beatles with Tony Sheridan, y no apareció en el Reino Unido hasta la publicación del LP The Beatles’ first (Polydor 236.201, 4 de agosto de 1967), firmado por The Beatles with Tony Sheridan & guests.
  4. Una versión, con la introducción en inglés, incluida en un álbum recopilatorio alemán de varios artistas titulado Pop with pep (Polydor 249 212, mayo de 1968). El álbum recogía catorce cortes en cada cara, incluyendo en la cara A My Bonnie y en la B When the saints go marching in, ambos atribuidos a The Beatles with Tony Sheridan. La particularidad del álbum es que cada cara era un popurrí continuo, con los temas entremezclados. Esta versión, que suprime los últimos compases del solo instrumental, nunca ha aparecido en el Reino Unido.
  5. Una nueva mezcla de la versión que incluye la introducción cantada en inglés. Fue publicada, con el título My Bonnie, en el triple LP Anthology 1 (Apple PCSP 727/TCPCSP 727/CDPCSP 727, 21 de noviembre de 1995). El principio de la introducción se entremezcla con unas declaraciones de Paul McCartney, continuación de las que se escuchan en el anterior corte del disco (Speech: Paul), y, tras la introducción, la imagen del estéreo aparece invertida en comparación con la versión 2. Esta nueva mezcla, hecha probablemente por George Martin, también altera el equilibrio sonoro. Joe Brennan, experto en las diferentes variaciones publicadas de las canciones de The Beatles y autor de la página web The Usenet guide to Beatles recording variations, cree que esta mezcla pretendía enfatizar el rol de The Beatles pero en el camino, opina el crítico, el sonido del bajo perdió brillo.
  6. La introducción en alemán de la canción, extractada del cuerpo principal, publicada en mono con el título Mein Herz ist bei dir nur, my darling en el EP recopilatorio sueco de varios artistas y de edición limitada Volume 4 (Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982). Esta versión nunca ha aparecido en el Reino Unido.
  7. La introducción en inglés de la canción, extractada del cuerpo principal, publicada en estéreo con el título My Bonnie – English intro of “My Bonnie” en el EP recopilatorio sueco de varios artistas y de edición limitada Volume 4 (Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982). Esta versión nunca ha aparecido en el Reino Unido.

Variaciones y reediciones de la versión 2

  1. La mezcla monoaural original, que es en realidad una reducción al mono de la mezcla estereofónica.
  • Tony Sheridan & the Beatles: My Bonnie, single, Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962 (primera edición y reedición 1)
  • Tony Sheridan with the Beatles: My Bonnie/Cry for a shadow/The saints/Why, EP, Polydor 21 610, 21 de junio de 1963
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: The Beatles’ first! – Deluxe edition, 2 CDs, Polydor 06024 982132-3, 12 de junio de 2004
  1. La mezcla estereofónica original, publicada por primera vez en la versión estéreo del álbum alemán My Bonnie (Polydor SLPHM 237 112, abril de 1962), firmado por Tony Sheridan and the Beat Brothers.
  • The Beatles/The Beatles with Tony Sheridan/Tony Sheridan and the Beat Brothers: The early tapes of, CD, Polydor 823 701-2, 10 de diciembre de 1984 (primera edición y reediciones 1-4)
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: In the beginning, CD, Polydor 549 268-2, 3 de mayo de 2000
  • The Beatles/The Beatles with Tony Sheridan/Tony Sheridan and the Beat Brothers: Ain’t she sweet – The early tapes of, CD, Time-Life Music 543 913-2, 2002
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: The Beatles’ first! – Deluxe edition, 2 CDs, Polydor 06024 982132-3, 12 de junio de 2004
  • I saw her standing there…, 2 CDs, Rock Melon RMMCD101, 15 de abril de 2013
  • In the beginning, LP, Mischief Music HHA2/HHA4/HHA8, 10 de septiembre de 2013 (primera edición y reediciones 1-2)
  • I saw her standing there…, 2 LPs, Rock Melon RMMLP101, 11 de noviembre de 2013
  • In the beginning, 5 singles, Mischief Music HHA5/HHA6, 25 de noviembre de 2013
  • VV.AA.: Liverpool sounds: 75 classics from the singing city, 3 CDs/álbum digital, Fantastic Voyage FVTD222/sin referencia, 9 de agosto de 2015
  • Reel-to-reel, 4 CDs, Reel To Reel REELTOREELCD1, 27 de mayo de 2016
  • Tony Sheridan and the Beat Brothers: My Bonnie, LP, Cornbread Records CRNBR16026, 16 de febrero de 2017
  • Tony Sheridan and the Beat Brothers: My Bonnie, CD, Hallmark Music & Entertainment 717332, 13 de julio de 2018 (primera edición y reedición 1)
  1. Una mezcla monoaural remasterizada, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan. Esta variación nunca ha aparecido en el Reino Unido.
  2. Una mezcla estereofónica remasterizada, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan. Esta variación nunca ha aparecido en el Reino Unido.

Éxito en listas

  • Reino Unido:
    • Entrada única:
      • Debut: 12 de junio de 1963
      • Puesto más alto: 48 (12 de junio de 1963, una semana; número 1: From me to you, The Beatles)
      • Semanas en listas: 1

Interpretaciones en directo

A pesar de que fue la canción con la que Tony Sheridan y The Beatles se estrenaron en disco, y de que el cantante y la banda actuaban juntos de forma regular en Hamburgo, no hay constancia documentada de que Sheridan y los de Liverpool interpretaran My Bonnie sobre el escenario de manera conjunta… aunque Mark Lewisohn da a entender en sus libros The complete Beatles chronicle (Pyramid Books, Londres, 1992) y The Beatles – Tune in (Little, Brown, Londres, 2013) que, efectivamente, lo hacían. Lewisohn sí confirma expresamente en el primero de los libros citados que los propios Beatles sumaron la pieza a su repertorio escénico a lo largo de 1962, con John como cantante principal. Es comprensible que lo hicieran: en Liverpool había una notable demanda del single, que era la única referencia discográfica disponible en el mercado en la que se podía escuchar a The Beatles, y era lógico que los músicos interpretaran la canción en sus apariciones en The Cavern y en otras salas de la ciudad y de la zona del Merseyside. Probablemente también la tocaron en Hamburgo, ciudad que todavía visitaron tres veces durante 1962.

Cara B

The Saints (When the saints go marching in) (Trad. arr. Sheridan) 3’21”

  • Versión 1 de 2 de The saints (When the saints go marching in)
    • Variación 1 de 5: primera edición del disco y reedición 1
  • Publicación internacional original:
    • Tony Sheridan & the Beat Brothers: My Bonnie, single (R.F.A.), Polydor 24 673, 23 de octubre de 1961

Grabación: 22 ¿o 23? de junio de 1961 (Friedrich-Ebert-Halle)
Productor: Bert Kaempfert
Ingeniero de sonido: Karl Hinze

PETE BEST: Batería
GEORGE HARRISON: Guitarra solista y rítmica
JOHN LENNON: Guitarra rítmica
PAUL McCARTNEY: Bajo y coros

TONY SHERIDAN: Guitarra solista y rítmica y voz principal

THE SAINTS (WHEN THE SAINTS GO MARCHING IN) (Trad. arr. Sheridan)

Oh well, a-when the saints go marching in,
when the saints go marching in,
mm, I’m gonna be, I’m a-gonna be in that number,
oo, when the old saints go marching in.
Oh, when the sun, yeah, begin to shine,
mm, when that old sun above begins to shine,
I tell you something – I’m a-gonna be, I’m a-gonna be in that number,
oh, when the sun begin to shine.
Yeah, when my Lord, ah, he call me there,
ah, when my old Lord, yeah, he call me there,
I’ll tell you something – I’m a-gonna be, I’m a-gonna be in that number,
oh, when my old Lord he call me there.
Yeh, when the saints go marching in,
heh-heh-heh-hoh-hoh, when the saints go marching, marching in,
I tell you something – I’m a-gonna be, I’m a-gonna be in that number,
yeh, when the saints go marching in.
(Aw! Aw! Aw! Aw!)
(Aw!)
(Aw!)
(Aaaw!)
Well, when the sun, yeah, begin to shine,
oo, when that sun, yeah, begin to shine,
I tell you something – I’m a-gonna be, I’m a-gonna be in that number,
oo, when that old sun, boy, begin to shine.
Lazy one time, who-ho-ho. Mm, ho-ho-ho-ho.
A-yeh. Oh, I like it that way, babe.
Mm, yeah.
Oo, when the saints go marching in.
(Aaaw!)
_Well, when the saints go marching in,
yeah, when the saints go marching in,
I tell you something – I’m a-gonna be, I’m gonna be in that number,
yeah, when the saints go marching in
_(aw, aw, aw! Waw, waw, waw!)
__When the Lord, when he call me there,
yeah, when my Lord he call me there,
I’ll tell you something – I’m a-gonna be, gonna be, I’m a-gonna be in that number,
yeah, when the saints go marching in.

LOS SANTOS (CUANDO MARCHEN LOS SANTOS) (Trad. arr. Sheridan)

Oh, bueno, cuando marchen los santos,
cuando marchen los santos,
mm, yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
oh, cuando marchen los buenos de los santos.
Oh, cuando el sol, sí, empiece a brillar,
mm, cuando ese viejo sol que está sobre nosotros empiece a brillar,
una cosa te digo: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
oh, cuando el sol empiece a brillar.
Sí, cuando mi Señor me llame ante Él,
ah, cuando el bueno de mi Señor, sí, me llame ante Él,
una cosa te diré: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
oh, cuando el bueno de mi Señor me llame ante Él.
Sí, cuando marchen los santos,
cuando marchen, marchen los santos,
una cosa te digo: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
sí, cuando marchen los santos.
Bueno, cuando el sol, sí, empiece a brillar,
oh, cuando ese sol, sí, empiece a brillar,
una cosa te digo: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
sí, cuando ese viejo sol, chico, empiece a brillar.
Moderado esta vez.
Ah, sí. Me gusta así, nene.
Mm, sí.
Oh, cuando marchen los santos.
Bueno, cuando marchen los santos,
sí, cuando marchen los santos,
una cosa te digo: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
sí, cuando marchen los santos.
Cuando el Señor, cuando me llame ante Él,
sí, cuando mi Señor me llame ante Él,
una cosa te diré: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
sí, cuando marchen los santos.

Si My Bonnie, la cara A del primer single de Tony Sheridan con acompañamiento de The Beatles, bebía del folklore británico, su cara B se inspiraba en un espiritual negro estadounidense. La combinación era perfecta: los dos ingredientes básicos del género conocido como rock ’n’ roll eran las baladas celtas, pasadas por el tamiz del C&W estadounidense, y el género afroamericano del blues, hijo del góspel y de las canciones que entonaban los esclavos en las plantaciones y nieto de las tradiciones musicales del África Occidental.

Versión original

When the saints go marching in, también conocida simplemente como The saints, nació a principios del siglo XX en los Estados Unidos como un himno cantado en templos cristianos de comunidades afroamericanas. Sus orígenes son inciertos, aunque se conocen precedentes de composiciones anteriores con título similar y, en algunos casos, con autores conocidos (incluyendo When the saints are marching in, registrada en 1896 por Katahrine Purvis, letrista, y James Milton Black, compositor). Se considera un número popular, aunque varios autores reclamaron sin éxito su autoría. Su letra hace referencia al Juicio Final cristiano (una creencia religiosa con precedentes en el zoroastrismo y en el judaísmo tardío) tal como se describe en el libro del Apocalipsis, el último de la Biblia: al final de los tiempos, los justos o santos serán bendecidos con la vida eterna y los pecadores recibirán un castigo equivalentemente perpetuo. La canción solo refiere los elementos salvíficos del Juicio Final y describe el deseo y la intención del cantante de formar parte del número de los bendecidos.

Es un número muy popular entre las bandas de música de Nueva Orleans y los combos de jazz en general. La grabación que la convirtió en una pieza de fama indiscutible fue la publicada por Louis Armstrong and his Orchestra en diciembre de 1938, inicialmente escondida en la cara B del single As long as you live you’ll be dead if you die (Decca 2230). Esta versión de la canción fue incluida en el Registro Nacional de Grabaciones de la Biblioteca del Congreso de los Estados Unidos en 2021. La primera grabación conocida, registrada en noviembre de 1923 con el título When all the saints come marching in y publicada ese mismo año o en 1924, sin compositor acreditado, la firmó la formación Paramount Jubilee Singers (Paramount 12073).

When the saints go marching in tenía un indudable atractivo para los músicos de R’n’R. Uno de los padres del género, Bill Haley, fue el primero en lanzar su propia versión al mercado: el 26 de marzo de 1956 Bill Haley and his Comets incluyeron The saints rock ’n roll (firmada por el propio Haley y Milt Gabler) en la cara B de su sencillo R-O-C-K (Decca 29870 en su versión de 78 R.P.M. y Decca 9-29870 en la todavía novedosa de 45 R.P.M.). El 21 de abril de 1956 The saints rock ’n roll alcanzaba el número 42 en la lista estadounidense The Top 100, publicada por Billboard y antecedente de la lista Hot 100 (su cara A alcanzó el puesto 16); y el 12 de julio, tras ser publicada en el Reino Unido como tema principal de un sencillo (Brunswick 05565, mayo de 1956), la canción escalaba hasta el número 5 en las listas de ventas británicas. En mayo de 1958 fue Jerry Lee Lewis quien recreó la pieza: When the saints go marching in, firmada por Lewis (se supone que como arreglista), fue incluida en su homónimo álbum de debut (Sun LP-1230) y en uno de los tres EPs que, publicados simultáneamente y todos con el título Jerry Lee Lewis, desgranaban las canciones del LP (Sun EPA-110). En enero de 1959 era Fats Domino el que publicaba su propio remake, también titulado When the saints go marching in y firmado por él mismo y su habitual pareja compositora, el trompetista Dave Bartholomew (de nuevo se entiende que como arreglistas). Esta grabación apareció además como vuelta principal del single estadounidense Imperial X5569 y se aupó hasta el número 50 de la lista Hot 100 el 16 de marzo siguiente. Por último, cabe destacar que When the saints go marching in fue una de las canciones que improvisó, en su famosa jam session del 4 de diciembre de 1956, el llamado “Million Dollar Quartet”: Elvis Presley, Jerry Lee Lewis, Carl Perkins y Johnny Cash. El propio Presley grabó más tarde una versión de estudio.

Arreglos instrumentales y vocales

En las notas del CD The early tapes of (Polydor 823 701-2, 10 de diciembre de 1984), firmadas por Bill Harry, el antiguo editor de Mersey Beat aseguró, como de pasada, que los arreglos que Tony Sheridan utilizaba para esta canción habían sido concebidos por dos de los miembros de The Jets: Iain Hines, el pianista que armó la banda con la que el cantante se plantó en Hamburgo, y el también pianista y batería Jimmy Ward (aunque Harry le cita con el nombre de Del Ward). Sheridan ciertamente registró la canción como arreglista y cobró por ello toda su vida, pero Hines y Ward (o Macken, su auténtico apellido) parecen tener un pequeño grupo de valedores: internet está plagado de páginas en las que se reivindica su nombre como arreglistas de esta canción.

When the saints go marching in no tiene una letra fijada canónicamente. Aun así, varias de las estrofas habitualmente utilizadas, y que hablan de tambores, estrellas, jinetes o trompetas (las que anuncian el Juicio Final), fueron descartadas en el arreglo de Sheridan. El cantante sí recuperó la estrofa que hace referencia al sol, no así la que habitualmente la sigue y menciona a la luna. Se cree que estas dos estrofas ponen en relación los eclipses de ambos astros con el anuncio del Juicio Universal.

Tony Sheridan emuló sin disimulo la interpretación vocal publicada tres años atrás por Jerry Lee Lewis. The Beatles ofrecieron un trabajo competente como instrumentistas, Paul en particular al bajo. También era McCartney quien daba una vez más apoyo vocal con sus aullidos. Esta vez George asumió de nuevo el papel de guitarra solista, aportando rellenos que embellecían la pieza. El breve y poco más que correcto solo instrumental pudo ser obra suya, aunque Gottfridsson arguye que es posible que, como sucedió en My Bonnie, Sheridan se lo reservara para sí mismo, asumiendo en todo caso el papel de guitarra rítmica mientras cantaba.  Esta vez John sí tocó la guitarra, rítmica también. Best hizo lo que pudo con su cercenado instrumento: el ritmo es repetitivo y poco imaginativo, hay un discreto redoble en la caja al inicio del solo de guitarra y la intensidad varía aquí y allá a demanda de las necesidades de la canción… pero no demasiado.

Grabación

The saints (When the saints go marching in) se registró en vivo, como el resto de los temas grabados en estas sesiones, y probablemente la versión publicada proviene de una única toma. La fecha más probable de grabación es el 22 de junio de 1961, aunque pudo registrarse también al día siguiente.

En enero de 1969 The Beatles ensayaron durante días para preparar un concierto en el que pretendían grabar un nuevo álbum con canciones inéditas. Estaban rodeados de cámaras, porque la intención era que el disco fuera acompañado de una película y querían que la misma incluyera secuencias de los ensayos. Fueron las sesiones que dieron origen al LP Let it be, que acabó siendo grabado en el estudio de su empresa Apple y en la azotea del edificio, y que efectivamente vino acompañado de un filme. Durante los ensayos previos a la grabación del álbum, el 6 de enero de 1969, Paul atacó un único verso de When the saints go marching in.

Versiones, variaciones y reediciones

Versiones

  1. La versión original. Fue publicada por primera vez, con el título The saints (When the saints go marching in), en el single alemán My Bonnie (Polydor 24 673, 23 de octubre de 1961), firmado por Tony Sheridan & the Beat Brothers, y no apareció en el Reino Unido hasta la publicación del single My Bonnie (Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962), firmado por Tony Sheridan & the Beatles.
  2. Una versión incluida en un álbum recopilatorio alemán de varios artistas titulado Pop with pep (Polydor 249 212, mayo de 1968). El álbum recogía catorce cortes en cada cara, incluyendo en la cara A My Bonnie y en la B When the saints go marching in, ambos atribuidos a The Beatles with Tony Sheridan. La particularidad del álbum es que cada cara era un popurrí continuo, con los temas entremezclados. Esta versión nunca ha aparecido en el Reino Unido.

Variaciones y reediciones de la versión 1

  1. La mezcla monoaural original, que es en realidad una reducción al mono de la mezcla estereofónica, publicada por primera vez en el single alemán My Bonnie (Polydor 24 673, 23 de octubre de 1961), firmado por Tony Sheridan & the Beat Brothers.
  • Tony Sheridan & the Beatles: My Bonnie, single, Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962 (primera edición y reedición 1)
  • Tony Sheridan with the Beatles: My Bonnie/Cry for a shadow/The saints/Why, EP, Polydor 21 610, 21 de junio de 1963
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: The Beatles’ first! – Deluxe edition, 2 CDs, Polydor 06024 982132-3, 12 de junio de 2004
  1. La mezcla estereofónica original, publicada por primera vez en la versión estéreo del álbum alemán My Bonnie (Polydor SLPHM 237 112, abril de 1962), firmado por Tony Sheridan and the Beat Brothers.
  • The Beatles with Tony Sheridan & guests: The Beatles’ first, LP, Polydor 236.201, 4 de agosto de 1967 (primera edición y reedición 1)
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: The early years, LP, Contour 2870111, 18 de junio de 1971
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: The Beatles featuring Tony Sheridan, LP, Contour CN 2007, 4 de junio de 1976
  • The Beatles/The Beatles with Tony Sheridan/Tony Sheridan and the Beat Brothers: The early tapes of, CD, Polydor 823 701-2, 10 de diciembre de 1984 (primera edición y reediciones 1-4)
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: In the beginning, CD, Polydor 549 268-2, 3 de mayo de 2000
  • The Beatles/The Beatles with Tony Sheridan/Tony Sheridan and the Beat Brothers: Ain’t she sweet – The early tapes of, CD, Time-Life Music 543 913-2, 2002
  • The Beatles featuring Tony Sheridan & guests: The Beatles’ first!, LP, Polydor 982 132-6, 12 de junio de 2004
  • The Beatles featuring Tony Sheridan: The Beatles’ first! – Deluxe edition, 2 CDs, Polydor 06024 982132-3, 12 de junio de 2004
  • The early years, CD, Hallmark Music & Entertainment 712572, 14 de enero de 2013
  • I saw her standing there…, 2 CDs, Rock Melon RMMCD101, 15 de abril de 2013
  • In the beginning, LP, Mischief Music HHA2/HHA4/HHA8, 10 de septiembre de 2013 (primera edición y reediciones 1-2)
  • I saw her standing there…, 2 LPs, Rock Melon RMMLP101, 11 de noviembre de 2013
  • In the beginning, 5 singles, Mischief Music HHA5/HHA6, 25 de noviembre de 2013
  • Reel-to-reel, 4 CDs, Reel To Reel REELTOREELCD1, 27 de mayo de 2016
  • Tony Sheridan and the Beat Brothers: My Bonnie, LP, Cornbread Records CRNBR16026, 16 de febrero de 2017
  • Tony Sheridan and the Beat Brothers: My Bonnie, CD, Hallmark Music & Entertainment 717332, 13 de julio de 2018 (primera edición y reedición 1)
  1. Una mezcla en falso estéreo confeccionada a partir de la variación 1, monoaural, para la versión estéreo del álbum estadounidense The Beatles with Tony Sheridan and guests (MGM SE-4215, 3 de febrero de 1964), firmado por The Beatles with Tony Sheridan and guests. Este álbum solo incluía cuatro cortes con participación de The Beatles, entre ellos la versión 3 de My Bonnie, todos en falso estéreo. Esta variación nunca ha aparecido en el Reino Unido.
  2. Una mezcla monoaural remasterizada, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan. Esta variación nunca ha aparecido en el Reino Unido.
  3. Una mezcla estereofónica remasterizada, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan. Esta variación nunca ha aparecido en el Reino Unido.

Interpretaciones en directo

Ya en los días en los que la banda se hacía llamar todavía The Quarry Men, allá por 1958 y 1959, los futuros Beatles incorporaron When the saints go marching in a su repertorio escénico. Mark Lewisohn apunta como probables influencias las versiones en disco de Jerry Lee Lewis y de Fats Domino, aunque la grabación de este último solo podría haber influido en arreglos tardíos de la pieza tal como la tocaban The Quarry Men, dado que el remake de Domino se publicó en 1959. Lewisohn también señala que The Beatles no debían ser ajenos a la versión de Bill Haley and his Comets. Años después, en 1962, los de Liverpool recuperaron la canción para su espectáculo en vivo, asumiendo esta vez el arreglo de Tony Sheridan (o de Hines y Ward) que los fans conocían gracias al single en el que ellos habían participado. No se sabe quién asumía las labores vocales en ninguno de los dos períodos citados.

Carreras en solitario

Paul McCartney

  • En vivo: Concierto de la gira “Wings 1979 UK tour”, Wings, Edimburgo (Reino Unido), 15 de diciembre de 1979.
  • En disco: Wings 1971-73, Paul McCartney and Wings, 7 CDs+3 DVDs, UMe B-002822602, 7 de diciembre de 2018 (como tema oculto tras African yeah yeah).
  • En streaming: ’Round Midnight Preserves, Preservation Hall Jazz Band with special guests, presshallfoundation.org, 20 de junio de 2020 [como When the saints go marchin’ in (Feat. Irma Thomas, Paul McCartney and friends)].

Paul McCartney y The saints (When the saints go marching in)

Según sus propios recuerdos, el 18 de junio de 1956, cuando Paul cumplió 14 años, su padre le regaló una trompeta (aunque Mark Lewisohn cree que sucedió un año antes, en 1955). El adolescente se aplicó con ella y, de forma autodidacta, llegó a aprender a ejecutar dos o tres temas antes de caer en la cuenta de que no podría cantar y tocar el instrumento de forma simultánea. La primera composición que dominó, y la que quedaría en su memoria, fue When the saints go marching in. La trompeta, con la bendición paterna, fue intercambiada en la tienda de instrumentos por una guitarra Zenith, la primera que tuvo McCartney y que todavía conserva.

«Por supuesto, inmediatamente me imaginé a mí mismo como Louis Armstrong, pero solo me llegué a aprender When the saints go marching in antes de aburrirme. Me hacía daño en el labio y no me gustaba la idea de ir por ahí como un boxeador golpeado» (Paul McCartney, 1964).

La capacidad multiinstrumentista del exbeatle está más que probada y, aunque no es habitual oírle tocar la trompeta, lo ha hecho en más de una ocasión, recordando precisamente esta vieja canción. Hay constancia en disco, aunque escondida: en la edición de lujo de la caja de 7 CDs y 3 DVDs Wings 1971-73, que recoge conjuntamente las ediciones deluxe de los álbumes Wild life y Red rose speedway más un disco en directo de su banda de los ’70 Wings, y como tema oculto final, se escucha una grabación instrumental de principios de aquella década de la vieja composición. Es de suponer que es Paul quien toca la trompeta.

El 20 de junio de 2020, cuando el mundo entero estaba confinado a causa de la pandemia producida por la COVID-19, McCartney interpretó este tema en un evento emitido en streaming, tocando una trompeta que había sido propiedad del inmortal Louis Armstrong. El evento lo lideraba la Preservation Hall Jazz Band, un combo musical que, a través de su fundación, promociona el jazz de Nueva Orleans desde 1961 y que en esta ocasión recaudaba fondos para apoyar proyectos vinculados con la pandemia. Participaron McCartney, Dave Grohl, Irma Thomas, Elvis Costello, Dave Matthews, Arcade Fire, Jon Batiste, Jim James, Beck, PJ Morton y Nathaniel Rateliff y casi todos los artistas colaboraron en la ejecución de este tema, en el que las voces principales fueron Irma Thomas y el propio Paul, con apoyo de Elvis Costello, Jim James, Dave Matthews y Nathaniel Rateliff. Dave Grohl tocó la pandereta.

El tema también se escuchó, probablemente en una única ocasión, en un concierto de Wings: el 15 de diciembre de 1979, en la recta final de una breve gira por el Reino Unido y cuando la banda tocaba Spin it on en Edimburgo, falló el sistema de sonido. Mientras se solucionaba el problema técnico, la sección de viento que acompañaba a Wings (Tony Dorsey, Thaddeus Richard, Howie Casey y Steve Howard) amenizó la espera con una versión instrumental de este clásico.

Existe una grabación inédita de When the saints go marching in interpretada a dúo por Paul McCartney y Carl Perkins. Fue registrada durante las sesiones que dieron origen al álbum de McCartney Tug of war, publicado en el Reino Unido el 26 de abril de 1982 (Parlophone PCTC 259).

Ringo Starr también tocó When the saints go marching in con una banda, aunque solo en ensayos, nunca en vivo. El grupo, que armó él mismo en 1959 tras la disolución de su primera formación, The Eddie Clayton Skiffle Group, nunca llegó a tener nombre. Incluía a Roy Trafford a la guitarra, a Jimmy Roughley al clarinete, a Johnny Mooney a la trompeta y a Ringo a la batería, más otros músicos no identificados. El único tema que consiguieron dominar como banda fue When the saints go marching in.

«Tuve mi propia banda cuando tenía 18 años, durante tres semanas. Teníamos un clarinetista que solo sabía tocar en si bemol, un pianista que solo sabía tocar en do, un guitarrista que era bastante bueno, un bajo de caja de té y un trompetista que solo sabía tocar When the saints go marching in. La banda se vino abajo tras dos ensayos, pero fue un buen ejercicio» (Ringo Starr, 1972).

Anexo 1

The Beatles with Tony Sheridan: My Bonnie (Trad./Bearb. Sheridan) 2’22”

  • Versión 4 de 7 de My Bonnie
    • Publicación original de la variación 1 de 3: VV.AA.: Pop with pep, LP (R.F.A.), Polydor 249 212, mayo de 1968
    • Publicación original de la variación 2 de 3: The Beatles with Tony Sheridan: Beatles bop – Hamburg days, 2 CDs (R.F.A.), Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001 [con el título My Bonnie (Medley version)]
    • Publicación original de la variación 3 de 3: The Beatles with Tony Sheridan: Beatles bop – Hamburg days, 2 CDs (R.F.A.), Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001 [con el título My Bonnie (Medley version)]
  • Publicación original de la versión 2 (primera versión publicada en el Reino Unido):
    • Tony Sheridan & the Beatles: My Bonnie, single, Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962

Grabación: 22 ¿y/o 23? de junio de 1961 (Friedrich-Ebert-Halle)
Productor: Bert Kaempfert
Ingeniero de sonido: Karl Hinze

PETE BEST: Batería
GEORGE HARRISON: Guitarra solista y rítmica
JOHN LENNON: Segunda voz y palmas
PAUL McCARTNEY: Bajo, segunda voz y coros

TONY SHERIDAN: Guitarra solista y rítmica y voz principal

MY BONNIE (Trad. arr. Sheridan)

My Bonnie lies over the ocean
_(oo),
my Bonnie lies over the sea
_(oo).
My Bonnie lies over the ocean
_(oo, oo)
__(do, do, do).
Oh, bring back my Bonnie to me
_(oo, oo).
My Bonnie lies over the ocean,
my Bonnie lies over the sea.
Well, my Bonnie lies over the ocean
_(da, da, da, da).
__Yeah, bring back my Bonnie to me.
Yeah, bring back, ah, bring back
_(bring back, bring back, now),
oh, bring back my Bonnie to me, to me
_(bring back my Bonnie to me).
Oh, bring, oh bring back, ah, bring back
_(bring back, now, bring back),
oh, bring back my Bonnie to me
_(bring back my Bonnie to me).
(Whoa!)
(Ah! Ho! Ho! Ho!)
(Ah! Go! Go! Go! Go!)
(Ho! Ho! Ho!)
(I know).
_Well, my Bonnie lies over the ocean,
my Bonnie lies over the sea.
Yeah, my Bonnie lies over the ocean
_(da, da, da, da).
__Oh, I said bring back my Bonnie to me.
(I know).
_Yeah, bring back, ah, bring back
__(bring back, now, bring back),
oh, bring back my Bonnie to me, to me
_(bring back my Bonnie to me, to me, now).
Oh, bring back, ah, bring back
_(bring back, now, bring back).
Ho! Bring back my Bonnie to me
_(bring back my Bonnie to me).

MI BONNIE (Trad. arr. Sheridan)

Mi Bonnie reposa sobre el océano,
mi Bonnie reposa sobre el mar.
Mi Bonnie reposa sobre el océano.
Oh, traedme de vuelta a mi Bonnie.
Mi Bonnie reposa sobre el océano,
mi Bonnie reposa sobre el mar.
Bien, mi Bonnie reposa sobre el océano.
Sí, traedme de vuelta a mi Bonnie.
Sí, traedla, ah, traedla
_(traedla, traedla, ahora),
oh, traedme de vuelta a mi Bonnie, a mí
_(traedme de vuelta a mi Bonnie).
Oh, traed, oh, traedla, ah, traedla
_(traedla, ahora, traedla),
oh, traedme de vuelta a mi Bonnie
_(traedme de vuelta a mi Bonnie).
Lo sé.
Bien, mi Bonnie reposa sobre el océano,
mi Bonnie reposa sobre el mar.
Sí, mi Bonnie reposa sobre el océano.
Oh, he dicho que me traigáis de vuelta a mi Bonnie.
Lo sé.
Sí, traedla, ah, traedla
_(traedla, ahora, traedla),
oh, traedme de vuelta a mi Bonnie, a mí
_(traedme de vuelta a mi Bonnie, a mí, ahora).
Oh, traedla, ah, traedla
_(traedla, ahora, traedla).
Oh, traedme de vuelta a mi Bonnie
_(traedme de vuelta a mi Bonnie).

Polydor y las diferentes casas matrices de la discográfica a las que el sello ha pertenecido a través de los años han reeditado incesantemente las grabaciones de The Beatles con Tony Sheridan, a veces licenciándolas a otras empresas, pero en general respetando la integridad de los temas. No ocurrió en todos los casos: existen tres álbumes recopilatorios alemanes, conformados por canciones de artistas variados, en los que algunas de estas grabaciones (My Bonnie, The saints y, en dos ocasiones, Cry for a shadow) fueron integradas en largos medleys. Ninguna de estas nuevas versiones ha sido publicada oficialmente en el Reino Unido hasta el día de hoy.

Grabaciones inéditas en el Reino Unido

Aunque resulte sorprendente, existen hasta trece grabaciones de The Beatles que nunca han sido publicadas oficialmente en su país natal. Se trata en todos los casos, eso sí, de versiones alternativas de canciones que cuentan con amplia difusión. Nueve de las trece son variantes de temas registrados en Hamburgo.

Las primeras variaciones aparecidas en el mercado fueron responsabilidad de Atco, un sello estadounidense que adquirió en 1964 los derechos de la publicación local de cuatro de estas canciones: Ain’t she sweet, Nobody’s child, Sweet Georgia Brown (la versión con la pista vocal regrabada por Tony Sheridan) y Take out some insurance on me, baby. Increíblemente, esta casa discográfica añadió pistas instrumentales adicionales en tres de las canciones antes de lanzarlas al mercado y, en el caso de Nobody’s child, aunque no incluyó nuevos elementos, acortó la duración del tema en casi un minuto. La nueva versión de Ain’t she sweet acabó siendo publicada en el Reino Unido con los años (e, inexplicablemente, fue la utilizada en Anthology 1), pero las otras tres nunca han visto la luz en las Islas.

Años después, entre 1968 y 1970, Polydor recuperó My Bonnie, The saints y Cry for a shadow y las insertó en largos medleys de distintos álbumes recopilatorios, dos veces en el caso de Cry for a shadow. Todas estas mezclas alternativas, junto con las citadas en el párrafo anterior, fueron recopiladas por primera vez el 10 de septiembre de 2001 en un extraordinario doble CD, Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH), que apareció también en una edición deluxe que incluía un documentado libro firmado por Hans Olof Gottfridsson (Bear Family Records BCD 16447 BK). El disco se podía adquirir sin problema en todo el territorio europeo, también en el Reino Unido, pero era formalmente una publicación alemana. Años después, en 2011, apareció un doble CD muy similar en los Estados Unidos, First recordings: 50th anniversary edition (Time-Life Music 26674-D, 8 de noviembre de 2011), una vez más sin equivalente británico. En ambos casos los dobles CDs recogían todas las versiones publicadas a lo largo de los años en formato monoaural, así como todas las existentes en formato estereofónico. En el disco alemán se escuchaban además cuatro mezclas distintas, dos en mono y dos en estéreo, de Swanee River, aunque no se trataba de la versión en la que The Beatles participaron y que parece definitivamente perdida.

Todavía hay dos versiones más de My Bonnie que reseñar y que no fueron recogidas en las recopilaciones mencionadas: son los extractos de las dos introducciones con las que cuenta la canción, en alemán y en inglés, recogidos en un EP sueco de limitadísima tirada y aparecido en 1982.

Las grabaciones de EMI también incluyen un pequeño catálogo de versiones publicadas únicamente en los Estados Unidos. Dos de ellas, Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band (Reprise) y A hard day’s night, son mezclas alargadas artificialmente y fueron confeccionadas para equilibrar las duraciones de los programas en las ediciones en cartucho de sus respectivos álbumes. Hey Jude, por último, fue acortada significativamente en dos ocasiones: en 1968 para un lanzamiento del single en los Estados Unidos en versión “pocket disc” y en 1982 para su inclusión en la versión estadounidense del álbum recopilatorio 20 greatest hits.

Pop with pep
Beatles bop – Hamburg days

Arreglos instrumentales y vocales

Esta versión de My Bonnie es, en esencia, una variación de la versión 2, con la introducción en inglés. Su reducido minutaje es consecuencia de la supresión de los últimos compases del solo instrumental (y, con él, de algunos de los gritos de McCartney).

Esta versión apareció originalmente en mayo de 1968 en el álbum alemán Pop with pep (Polydor 249 212), un disco recopilatorio de varios artistas, publicado únicamente en estéreo, que incluía catorce cortes por cara y ligaba el final de cada uno con el inicio del otro de forma más o menos intensa. My Bonnie era el onceno tema de la cara A y, curiosamente, tanto la canción que la precedía como la que sonaba a continuación eran composiciones vinculadas a los propios Beatles. El disco citaba como intérpretes de la canción a The Beatles with Tony Sheridan y los créditos de composición rezaban en alemán “Trad./Bearb. Sheridan” (señalando que la pieza era un tema tradicional arreglado por el cantante). Las canciones de la cara A del disco eran, por este orden, No milk today (Orchester James Last), Kiss and shake (Renate Kern), Blowin’ in the wind (Gus Backus), Memphis Tennessee (Orchester Max Greger), Mañana mañana (Wencke Myhre), There’s yes! yes! in your eyes (Kai Warner Singers, citados por error tipográfico como Kai Warner Singer), Massachusetts (The Bee Gees), Der Sommerwind (Östen Warnerbring), Einsamer boy (Wencke Myhre), Yesterday (Orchester James Last), My Bonnie (The Beatles with Tony Sheridan), A taste of honey (The Jay Five), I’m a boy (The Who) y La bostella (Orchester James Last).

Variaciones y reediciones de la versión 4

  1. La mezcla original, estereofónica, incluida en el álbum recopilatorio alemán de varios artistas Pop with pep (Polydor 249 212, mayo de 1968). Su inicio es limpio y, a partir del minuto 2’20” y durante unos dos segundos, el final de esta canción se mezcla con el inicio de A taste of honey, interpretada por The Jay Five.
  2. Una mezcla monoaural, inédita hasta entonces pero probablemente confeccionada en 1968 y remasterizada en 2001, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan.
  3. Una mezcla estereofónica, remasterizada, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan. Tanto esta mezcla como la anterior son extractos del medley original e incluyen, al final, los primeros compases de A taste of honey, que muere en un fundido. Duran por lo mismo ocho segundos más que la variación 1.

Anexo 2

The Beatles with Tony Sheridan: When the saints go marching in (Trad./Bearb. Sheridan) 1’49”

  • Versión 2 de 2 de The saints (When the saints go marching in)
    • Publicación original de la variación 1 de 3: VV.AA.: Pop with pep, LP (R.F.A.), Polydor 249 212, mayo de 1968
    • Publicación original de la variación 2 de 3: The Beatles with Tony Sheridan: Beatles bop – Hamburg days, 2 CDs (R.F.A.), Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001 [con el título The saints (Medley version)]
    • Publicación original de la variación 3 de 3: The Beatles with Tony Sheridan: Beatles bop – Hamburg days, 2 CDs (R.F.A.), Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001 [con el título The saints (Medley version)]
  • Publicación británica original de la versión 1 [con el título The saints (When the saints go marching in)]:
    • Tony Sheridan & the Beatles: My Bonnie, single, Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962

Grabación: 22 ¿o 23? de junio de 1961 (Friedrich-Ebert-Halle)
Productor: Bert Kaempfert
Ingeniero de sonido: Karl Hinze

PETE BEST: Batería
GEORGE HARRISON: Guitarra solista y rítmica
JOHN LENNON: Guitarra rítmica
PAUL McCARTNEY: Bajo y coros

TONY SHERIDAN: Guitarra solista y rítmica y voz principal

THE SAINTS (WHEN THE SAINTS GO MARCHING IN) (Trad. arr. Sheridan)

Oh well, a-when the saints go marching in,
when the saints go marching in,
mm, I’m gonna be, I’m a-gonna be in that number,
oo, when the old saints go marching in.
Oh, when the sun, yeah, begin to shine,
mm, when that old sun above begins to shine,
I tell you something – I’m a-gonna be, I’m a-gonna be in that number,
oh, when the sun begin to shine.
Yeah, when my Lord, ah, he call me there,
ah, when my old Lord, yeah, he call me there,
I’ll tell you something – I’m a-gonna be, I’m a-gonna be in that number,
oh, when my old Lord he call me there.
Yeh, when the saints go marching in,
heh-heh-heh-hoh-hoh, when the saints go marching, marching in,
I tell you something – I’m a-gonna be, I’m a-gonna be in that number,
yeah, when the saints go marching in
_(aw, aw, aw! Waw, waw, waw!)
__When the Lord, when he call me there,
yeah, when my Lord he call me there,
I’ll tell you something – I’m a-gonna be, gonna be, I’m a-gonna be in that number,
yeah, when the saints go marching in.

LOS SANTOS (CUANDO MARCHEN LOS SANTOS) (Trad. arr. Sheridan)

Oh, bueno, cuando marchen los santos,
cuando marchen los santos,
mm, yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
oh, cuando marchen los buenos de los santos.
Oh, cuando el sol, sí, empiece a brillar,
mm, cuando ese viejo sol que está sobre nosotros empiece a brillar,
una cosa te digo: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
oh, cuando el sol empiece a brillar.
Sí, cuando mi Señor me llame ante Él,
ah, cuando el bueno de mi Señor, sí, me llame ante Él,
una cosa te diré: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
oh, cuando el bueno de mi Señor me llame ante Él.
Sí, cuando marchen los santos,
cuando marchen, marchen los santos,
una cosa te digo: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
sí, cuando marchen los santos.
Cuando el Señor, cuando me llame ante Él,
sí, cuando mi Señor me llame ante Él,
una cosa te diré: yo me voy a contar, yo me voy a contar entre ellos,
sí, cuando marchen los santos.

Una segunda y última versión de The saints (When the saints go marching in), confeccionada a partir de la grabación original y publicada por primera vez en el mismo álbum que la versión 4 de My Bonnie, el LP alemán Pop with pep.

Arreglos instrumentales y vocales

Esta versión alternativa de The saints (When the saints go marching in) suprime todo el solo instrumental y las tres estrofas siguientes al mismo. Propiamente, en realidad, se eliminó un pasaje que comenzaba con el último verso anterior al solo instrumental y se ensambló esta sección con su equivalente de la tercera estrofa eliminada.

Esta versión apareció originalmente en mayo de 1968 en el álbum alemán Pop with pep (Polydor 249 212), un disco recopilatorio de varios artistas, publicado únicamente en estéreo, que incluía catorce cortes por cara y ligaba el final de cada uno con el inicio del otro de forma más o menos intensa. When the saints go marching in era el décimo tema de la cara B. El disco citaba como intérpretes de la canción a The Beatles with Tony Sheridan y los créditos de composición rezaban en alemán “Trad./Bearb. Sheridan” (señalando que la pieza era un tema tradicional arreglado por el cantante). Las canciones de la cara B del disco eran, por este orden, The beat goes on (Kai Warner Singers), Glaub doch nicht, ich lauf’ dir hinterher (Knut Kiesewetter), A lovers concerto (Orchester James Last), Save the last dance for me (Roy Black), Michelle (The Jay Five), Strangers in the night (Orchester James Last), Jenny (Udo Jürgens), Londonderry air (Orchester Frank Williams), The shadow of your smile (Thomas Fritsch), When the saints go marching in (The Beatles with Tony Sheridan), Amapola (The Spotnicks), Barbara Ann (The Jay Five), Show me the way to go home (Kai Warner Singers) y Stop the beat (Renate Kern).

Variaciones y reediciones de la versión 2

  1. La mezcla original, estereofónica, incluida en el álbum recopilatorio alemán de varios artistas Pop with pep (Polydor 249 212, mayo de 1968). Su inicio se funde brevemente con el final de The shadow of your smile, interpretada por Thomas Fritsch y, más brevemente aún, el final de esta canción se mezcla con el inicio de Amapola, interpretada por The Spotnicks.
  2. Una mezcla monoaural, inédita hasta entonces pero probablemente confeccionada en 1968 y remasterizada en 2001, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan.
  3. Una mezcla estereofónica, remasterizada, incluida por primera vez en el doble CD alemán Beatles bop – Hamburg days (Bear Family Records BCD 16583 BH/BCD 16447 BK, 10 de septiembre de 2001), firmado por The Beatles with Tony Sheridan. Tanto esta mezcla como la anterior son extractos del medley original e incluyen, al inicio, seis segundos de los compases finales de The shadow of your smile, que comienza con un fundido inverso, y, al final, nueve segundos de los primeros compases de Amapola, que muere en un fundido. Duran por lo mismo quince segundos más que la variación 1.

Anexo 3

The Beatles with Tony Sheridan: Mein Herz ist bei dir nur, my darling (Charles Prapp) 0’37”

  • Versión 6 de 7 de My Bonnie
    • Publicación original: VV.AA.: Volume 4, EP (Suecia), Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982
  • Publicación original de la versión 2 (primera versión publicada en el Reino Unido) (con el título My Bonnie):
    • Tony Sheridan & the Beatles: My Bonnie, single, Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962

Grabación: 22 ¿o 23? de junio de 1961 (Friedrich-Ebert-Halle)
Productor: Bert Kaempfert
Ingeniero de sonido: Karl Hinze

GEORGE HARRISON: Guitarra solista
JOHN LENNON: Segunda voz
PAUL McCARTNEY: Bajo y segunda voz

TONY SHERIDAN: Guitarra solista y voz principal

MEIN HERZ IST BEI DIR NUR, MY DARLING (Trad. arr. Sheridan)

Mein Herz ist bei dir nur, my darling
_(oo).
Mein Herz fand bei dir nur das Glück
_(oo).
Noch trennen uns Länder und Meere
_(oo, oo)
__(do, do, do),
doch bald kehre ich wieder zurück
_(oo, oo).

[MI CORAZÓN SOLO ESTÁ CONTIGO], QUERIDA MÍA (Trad. arr. Sheridan)

[Mi corazón solo está contigo], querida mía.
[Mi corazón solo encontró la felicidad contigo.
Países y mares aún nos separan,
pero pronto volveré.]

Staffan Olander, un economista sueco con un conocimiento enciclopédico de la música de The Beatles, se dedicó durante años a contactar con diferentes sellos discográficos para lanzar en su país ediciones limitadas de discos de 45 pulgadas con contenido relacionado con su grupo favorito. En 1982, y tras lograr un acuerdo con Polydor, Olander y su socio Lennart Malmbjer pusieron en el mercado un EP que incluía, extractadas, las introducciones en alemán y en inglés de My Bonnie.

Volume 4

Arreglos instrumentales y vocales

Escuchamos apenas 37 segundos de música, pero de máximo interés cuando se publicaron en 1982: la introducción cantada en alemán de My Bonnie. Cuando esta porción de la grabación original se lanzó al mercado, en 1982, era una auténtica rareza. Recibió el título de Mein Herz ist bei dir nur, my darling (una reproducción del primer verso de la canción) y venía firmada por The Beatles with Tony Sheridan. Solo escuchamos las dos guitarras (ambas en labor solista), alguna nota suelta de bajo, la voz principal de Sheridan y los coros de Lennon y McCartney. La mezcla es monoaural.

Esta versión apareció en un EP sueco, Volume 4 (Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982), de tirada sumamente limitada: 514 copias en una primera impresión y otras 500 en la segunda. En la cara A, que se abría con este corte, se escuchaban también la muy esquiva primera versión de Sweet Georgia Brown (Casey-Bernie-Pinchard), en mono, y la introducción en inglés de My Bonnie, publicada en su mezcla estereofónica con el título My Bonnie – English intro of “My Bonnie”. Ambos cortes fueron también atribuidos a The Beatles with Tony Sheridan. Completaba la cara A el tema de Ringo Starr Just a dream (Richard Starkey-Vini Poncia), una cara B de single que el exbatería de The Beatles había publicado durante su breve colaboración como artista solista con Polydor. En la vuelta del EP se incluían dos canciones del catálogo de Polydor que también guardaban estrecha relación con los Fab Four: Badge (Harrison-Clapton), un tema de Cream de 1969 compuesto al alimón por Eric Clapton y George Harrison y en cuya grabación el guitarra de The Beatles había participado; y Giddy (Paul McCartney), un corte de 1977 que el bajista de los de Liverpool había compuesto para el cantante de The Who, Roger Daltrey.

En la primera tirada, las dos introducciones de My Bonnie aparecían firmadas por “Charles Prapp”. Era un error tipográfico: obviamente se pretendía hacer referencia a Charles E. Pratt, el estadounidense que, en el siglo XIX y bajo pseudónimo, había registrado el tema por primera vez. La segunda edición pretendió corregir el desliz… pero tampoco se acertó: el compositor fue nombrado esta vez como “Charles Praff”.

La portada del disco, en blanco y negro y con una composición gráfica deficiente, destacaba sobre todo los temas de The Beatles y estaba ilustrada con una antigua fotografía del grupo, con Pete Best. En la contraportada se daban detalles precisos sobre cada canción y sobre el disco en el que había aparecido cada corte por primera vez, incluyendo título, referencia y fecha. El único error, comprensible en 1982, era la fecha atribuida al lanzamiento del single alemán My Bonnie: junio de 1961. En los párrafos inferiores se explicaba el título del EP: era el cuarto lanzamiento de una serie de ediciones limitadas de discos que contenían canciones relacionadas con The Beatles.

Unos discos muy exclusivos

El primer disco de la serie había aparecido en Suecia el 3 de mayo de 1976 en una tirada de tan solo 300 ejemplares. Fue publicado por Buttercup Records, un sello propiedad de Staffan Olander, con la referencia Buttercup BIC 101. Era un single con una única canción, One and one is two, un tema de Lennon/McCartney que los compositores habían cedido a The Strangers with Mike Shannon. El sencillo original, con el tema Time and the river en su cara B, había aparecido en el Reino Unido el 8 de mayo de 1964 (Philips BF 1335). La reedición sueca reproducía la letra del tema en la contraportada y ponía en relación el disco con The Beatles Information Center, una especie de club de fans sueco del grupo.

El 29 de octubre de 1976 apareció el segundo disco de la serie, todavía no identificada como tal: era una reedición del sencillo Tip of my tongue, el primero del cantante liverpuliense Tommy Quickly, publicado originalmente en el Reino Unido el 30 de julio de 1963 (Picadilly 7N.35137). La cara A era otro tema de Lennon/McCartney que The Beatles nunca grabaron. Esta vez apareció con la referencia Pye 7N 45629. La tirada fue, una vez más, de 300 ejemplares.

El tercer disco de la serie ya se identificaba como tal y contenía una contraportada muy informativa. Apareció en diciembre de 1978 con la referencia Decca FR 13793 (la R significa “restricted” y el número de catálogo seguía la cronología británica, aunque la edición era exclusiva para Suecia), si bien se especificaba que el lanzamiento era responsabilidad de Buttercup Records, un sello dirigido por Olander y Malmbjer. Era un single y reeditaba otras dos composiciones de Lennon/McCartney cedidas a terceros. En su cara A se escuchaba Like dreamers do, grabada por The Applejacks y publicada originalmente el 5 de junio de 1964 (Decca F 11916), y en la cara B aparecía una versión de I’ll keep you satisfied publicada en 1973 por Billy J. Kramer (Decca F 13426). Elegantemente, se referenciaba que la grabación original de este último tema, de Billy J. Kramer with the Dakotas, era la publicada por Parlophone el 1 de noviembre de 1963 (Parlophone R 5073). Las notas también mencionaban los dos singles anteriores de la serie y, por último, se daba cuenta de un álbum compilado por Olander y publicado en 1978 por EMI en Suecia, el LP Northern songs (EMI 7C 038-06829). El álbum incluía 13 canciones compuestas por Lennon y McCartney (excepto una, firmada en solitario por Paul bajo el pseudónimo Bernard Webb) y grabadas originalmente por Billy J. Kramer, Cilla Black, Peter and Gordon y The Fourmost.

Ediciones de la versión 6

  1. La mezcla monoaural de la introducción en alemán de My Bonnie, incluida en el EP recopilatorio sueco de varios artistas y de edición limitada Volume 4 (Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982).

Anexo 4

The Beatles with Tony Sheridan: My Bonnie – English intro of “My Bonnie” (Charles Prapp) 0’35”

  • Versión 7 de 7 de My Bonnie
    • Publicación original: VV.AA.: Volume 4, EP (Suecia), Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982
  • Publicación original de la versión 2 (primera versión publicada en el Reino Unido) (con el título My Bonnie):
    • Tony Sheridan & the Beatles: My Bonnie, single, Polydor NH 66833, 5 de enero de 1962

Grabación: 22 ¿o 23? de junio de 1961 (Friedrich-Ebert-Halle)
Productor: Bert Kaempfert
Ingeniero de sonido: Karl Hinze

GEORGE HARRISON: Guitarra solista
JOHN LENNON: Segunda voz
PAUL McCARTNEY: Bajo y segunda voz

TONY SHERIDAN: Guitarra solista y voz principal

MY BONNIE – ENGLISH INTRO OF “MY BONNIE” (Trad. arr. Sheridan)

My Bonnie lies over the ocean
_(oo),
my Bonnie lies over the sea
_(oo).
My Bonnie lies over the ocean
_(oo, oo)
__(do, do, do).
Oh, bring back my Bonnie to me
_(oo, oo).

MI BONNIE – INTRO INGLESA DE “MI BONNIE” (Trad. arr. Sheridan)

Mi Bonnie reposa sobre el océano,
mi Bonnie reposa sobre el mar.
Mi Bonnie reposa sobre el océano.
Oh, traedme de vuelta a mi Bonnie.

La introducción cantada en inglés de My Bonnie, publicada como extracto de la grabación completa en un extraño EP sueco de 1982.

Arreglos instrumentales y vocales

Un segundo corte que reproduce parcialmente My Bonnie, esta vez de 35 segundos de duración. Es la introducción cantada en inglés, publicada en este caso en estéreo y firmada por The Beatles with Tony Sheridan. Como en el extracto de la introducción en alemán contenido en el mismo disco, solo escuchamos las dos guitarras (ambas en labor solista), alguna nota suelta de bajo, la voz principal de Sheridan y los coros de Lennon y McCartney. Apareció en el EP sueco Volume 4 (Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982).

Ediciones de la versión 7

  1. La mezcla estereofónica de la introducción en inglés de My Bonnie, incluida en el EP recopilatorio sueco de varios artistas y de edición limitada Volume 4 (Polydor 2230 114, 5 de noviembre de 1982).

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorCiclo de cine dedicado al activista chino Ai Weiwei
Artículo siguienteVidas condenadas a eterna errancia. La emigración, el sueño y un santuario en Túnez para los que nunca volverán
Carlos Prieto Dávila, Putxe para muchos, está felizmente casado y tiene dos hijas y un hijo, y también buenas amigas y amigos. Dicho lo importante, el resto: estudió la carrera de Derecho y luego dos postgrados, uno en Migraciones Internacionales y otro en Políticas Públicas, Desarrollo y Pobreza. Actualmente es director de Comillas Solidaria en la Universidad Pontificia Comillas. Su experiencia profesional incluye asimismo el ejercicio de la abogacía en ámbitos de exclusión social (Derecho Penal, Laboral, de Extranjería) y la gestión y evaluación de impacto de proyectos de cooperación internacional. Algo sabe de Aprendizaje-Servicio y otros temas relacionados con su desempeño profesional, pero solo se considera experto en una cosa: The Beatles. Cantó Imagine junto a su amigo Leo en el escenario del mítico Cavern Club de Liverpool. Los dos lo hicieron fatal.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí