Titanio

0
269

 

¿Qué tienen en común la exploración espacial, el cáncer de piel y los aficionados a la pintura? El óxido de titanio.

 

El óxido de titanio es una molécula de color blanco que funciona como un espejo de las radiaciones solares, incluyendo los rayos ultravioleta.

 

Los pintores lo usan como base de color blanca, mucho mejor que el antiguo blanco de plomo, altamente tóxico.  El transbordador espacial lo utiliza como recubrimiento de su fuselaje para evitar los peligrosos rayos ultravioleta solares. Y finalmente, todos nosotros, en las cremas solares, como protección contra esos mismos rayos UVA.

 

La protección solar es infrautilizada y muy poco comprendida por la población, en general. Se trata de cremas que evitan en mayor o menor medida el daño en nuestra piel de la radiación ultravioleta (UVA). Las mejores, las que más filtran son las que contienen óxido de titanio. Funcionan como un espejo y cuando las aplicamos, la piel parece más blanca, como pintada. Su efecto es poderoso en toda la región del espectro visible y no visible y sólo tienen el defecto de que retrasan el bronceado.

 

Utilizar una protección potente para la piel, especialmente la cara, retrasa el envejecimiento. La queratosis actínica acaba apareciendo en todas las personas con la edad y es directamente debida a la exposición solar.

 

La protección solar (al menos con un factor de protección 15) previene el cáncer de piel de tipo escamoso y también los basaliomas (tumores de la piel que no causan metástasis) y en los niños además, disminuye el riesgo de melanoma. En los niños el esfuerzo por proteger su piel debe ser extremado. No hay que olvidar los labios ni las orejas, zonas especialmente expuestas.

 

Un estudio intensivo excluyó que el oxido de titanio tenga toxicidad para las personas, en el uso como protector solar. A pesar de todo se recomienda no ingerirlo y lavarse las manos antes de comer.

 

A veces cosas distintas y distantes están muy emparentadas. Las radiaciones solares son peligrosas a largo plazo, no banalicemos este riesgo, protejámonos.