Travesía por la nostalgia del inmigrante

0
276

 

Al terminar de leer la colección de cuentos Crónicas de Londres, uno se queda flotando en una nube gris típicamente londinense. En los algunos cuentos incluidos en el volumen de relatos como ‘La foto perfecta’, ‘Lottie’, y ‘Vino tinto en Mc Donalds’ ha trazado la ruta obligada del inmigrante: soledad, aventura, nostalgia y nuevamente soledad. Una ruta peligrosamente circular en la que, como dice Fernando, el personaje del cuento ‘Lottie’: no hay nada mejor que amar cuando se está triste. Y es que en estas tres narraciones, el itinerario que realiza el corazón del viajero impenitente es amar y sufrir, sufrir y amar, y finalmente sufrir amando. Amando sin amar del todo, con algo de gracia e ironía como en ‘La foto perfecta’, donde después de la concesión efímera del humor, se pasa a la sorpresa dura, impertérrita de quien ve en una foto, la versión perfecta de un amor pasado. Luego la travesía adquiere las  dimensiones épicas de un migrante elegido por la mujer bella y madura en ‘Lottie’, pero donde, pasada la aventura, esta especie de Cirse inglesa, contemporánea, se pierde, o quizá Fernando se deja perder. Nuevamente la travesía vuelve a adquirir visos desolados de aceptación de la soledad, de ese dulce abandono de saberse triste y haber amado. En su colección de cuentos, Gunter Silva ha captado el sinsabor, la atmósfera del caminante latino en una ciudad europea que como Londres u otra similar, le ofrece solo soledad, amor fugaz o ligera recompensa en felicidades humildes y siempre preliminares. Al autor le caracteriza el deseo de configurar personajes sufrientes, alojados en una especie de capullo de soledad y resignación. Leyendo estos cuentos, a uno se le viene a la cabeza la idea de estar solo en Europa, sin un mapa fijo, sin una oportunidad cercana que le permita atisbar un futuro próspero. Esto último se remarca en  ‘Vino tinto en Mc Donalds’  donde la realidad se torna engañosa, donde un personaje femenino vuelve a aparecer para desaparecer, donde el engaño y la revelación de una verdad dolorosa se abre paso entre la apariencia conveniente. Y nuevamente el inicio y fin de esta travesía se evidencia para que después de estremecernos, de amar y sufrir lleguemos a la soledad última. Pero no nos pongamos tristes por estar tristes, total, como dice uno de los personajes de Silva, no hay mejor manera que amar así.

 

 

Pedro Félix Novoa (1974), Escritor peruano, ha obtenido el Premio Internacional de Novela Corta Mario Vargas Llosa por su novela Maestra Vida (Alfaguara). Actualmente ejerce la docencia en humanidades en la universidad UCH de Perú

Autor: Pedro Félix Novoa