Tres millones de empleos y otros cuentos

0
231

Mariano Rajoy ha prometido crear tres millones de empleos en la próxima legislatura si gana las elecciones. Ponemos en perspectiva esa cifra y contamos, además, por qué sí hubo rescate en España y algunos rasgos del programa de Ciudadanos. Por último, recomendamos una obra de teatro que seguramente se vuelva a programar. 

 

Debate sobre el estado de la nación. Es el momento en que los líderes de los partidos en la oposición se reivindican como aptos para ocupar el Gobierno. Más aún en un año electoral. Lo han conseguido. Tanto Pedro Sánchez como Alberto Garzón. Especialmente el segundo que, además, se estrenaba como líder de su coalición que se encuentra en su enésimo proceso de desmembración. Pero fue el presidente del Gobierno el que apostó el todo por el todo y prometió tres millones de puestos de trabajo para la próxima legislatura a razón de, a grosso modo, según calculó, más de medio millón de empleos al año. Ante esa promesa, la pregunta que surge inmediatamente es si alguna vez en la historia España ha logrado crear ese volumen tan importante de puestos de trabajo.

 

Hemos analizado los datos que da la Encuesta de Población Activa desde 2002 hasta 2008. La fecha de inicio se ha escogido así porque es el momento más lejano en el tiempo al que se accede fácilmente a través de la página del Instituto Nacional de Estadística. La fecha en que concluye el análisis coincide con el momento en que se comienza a destruir empleo. En concreto, en 2008, el número de ocupados cayó en 662.000. Ésa es otra precisión que debemos realizar: nos hemos fijado en el número de ocupados, no en el número de parados. Nos parece que la mejor manera de medir la creación de empleo es observando la evolución del volumen de personas con trabajo.

 

Lo que promete Mariano Rajoy es prácticamente igualar el ritmo de creación de empleo de los mejores años para el mercado de trabajo español. El año 2005 fue excepcional para el empleo: el número de ocupados creció en más de un millón de personas. En cada uno de los dos años anteriores, el crecimiento fue de 750.000. En 2006 y 2007 la creación de empleo empezó a flaquear, con 686.200 y 522.500 nuevos ocupados, respectivamente. 

 

Con las cifras que hemos visto anteriormente, el objetivo de Rajoy, para crear tres millones de empleos en una legislatura, debería conseguir que cada año se crearan 750.000 empleos anuales, es decir, igualar lo ocurrido en 2003 y 2004. ¿Qué alternativa económica tiene Mariano Rajoy, al margen del ladrillo, que sea capaz en España de crear tantos puestos de trabajo como durante la última burbuja inmobiliaria? Lo desconocemos y tenemos gran curiosidad porque nos lo cuente. Aunque hay que reconocer que en el año 2014, el número de ocupados ya aumentó en más de 430.000 personas. 

 

 

El programa de Ciudadanos

 

¿Qué es lo que ayuda a definir si un partido político es de izquierdas o de derechas? Fundamentalmente, su política fiscal. Gracias a un compañero periodista que nos lo desvela, ubicamos ya por fin, y no sólo basados en los siempre insuficientes prejuicios, a Ciudadanos más a la derecha que el Partido Popular. Al menos, en lo fiscal.

 

Unas píldoras que pueden comprobar en su página web: tipo máximo del IRPF en el 40%, cuando en la actualidad se encuentra en el 52%; tipo único de IVA entre el 16% y el 19% (¿implicaría la desaparición del tipo reducido, ahora en el 10%, antes el el 8%, y la del IVA superreducido, en el 4%, para los bienes de primera necesidad?); tributación de las plusvalías del ahorro («a medio y a largo plazo», se precisa) a un tipo del 15%, cuando, tras la última reforma, a partir de este año 2015, las plusvalías del ahorro tributarán al 20% hasta los 6.000 euros; al 22% los 50.000 euros siguientes; y al 24% a partir de esa cuantía.

 

A ello hay que sumar lo que han contado más los medios de comunicación: el contrato único con indemnización creciente, por un lado, y el subsidio estatal para trabajadores con bajos salarios. Nos preocupa sobre todo lo segundo, porque tenemos la sensación de que una medida así constituye más una ayuda para los empresarios que para los trabajadores, puesto que les permitirá convertir los que suponemos (siendo bien-pensantes) contratos precarios de carácter coyuntural en crónicos.

 

 

La política social y el rescate

 

Sospechamos que con unos impuestos más bajos a las plusvalías y a las rentas más altas será más difícil hacer una política social eficaz en un contexto de exclusión social creciente. Es una sospecha sin fundamento, seguramente, como también la que presupone que con unos tipos impositivos altos, el Estado recauda menos (la curva de Laffer explica esto último).

 

Pero, hablando de política social y volviendo al debate sobre el estado de la nación, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó que la mejor política social ha sido que España evitara el rescate. Como hace falta volver a aclararlo, lo haremos. España necesitó rescatar nacionalizar a parte de su sistema financiero. Como no tenía dinero propio suficiente para hacerlo y en los mercados internacionales le iba a ser muy difícil y caro conseguirlo, solicitó ayuda a Europa. El rescate del sector financiero español lo pagó Europa. Y Europa, a cambio, le pidió una serie de políticas, tanto recortes como reformas, para asegurarse que lo prestado le será devuelto. Como España, otros países de nuestro entorno también tuvieron que rescatar a su sistema financiero. El Reino Unido, sin ir más lejos. O Bélgica y Holanda. Pero con la gran diferencia de que pudieron hacerlo por sus propios medios y sin hipotecas.

 

 

Las guerras correctas

 

Hay cuentos que no nos gustan nada por mentirosos y torpes y otros que nos gustan mucho porque además de interesantes están muy bien contados. Entre los segundos, esta semana nos ha encantado Las guerras correctas, en el Teatro del Barrio, en Madrid. Hoy, domingo 1 de marzo, es el último día que se representa y creo que no hay entradas pero, a la vista del éxito de crítica y público, seguro que vuelven pronto con ella. Atentos.

 

No desvelaremos nada, salvo que trata de los GAL y que los principales protagonistas son Felipe González, Jordi García Candau, Alfredo Pérez Rubalcaba e Iñaki Gabilondo. Pero sí queremos dejar constancia de que agradecemos estos ejercicios de memoria de los acontecimientos más recientes de la Historia de España, como también lo fue Autorretrato de un joven capitalista español, escrita, digirida e intepretada por el alma máter de esta sala, Alberto San Juan.

 

 

Sígueme en twitter: @acvallejo