Una estación metafísica

0
292

Al volver a recorrer las mismas playas de entonces con un tipo que no conozco salvo que no quiere ni ser un cínico ni un asesino a sueldo solo puedo esperar que esta vez el morse sirva para encontrar el cadáver de aquel niño y que no nos dé ninguna pena haberlo dejado para siempre atrás.

 

 

 

en verano todo está en el aire; una estación ‘metafísica’

Patrick Modiano, Para que no te pierdas en el barrio

 


Como una especie de morse

que viene repitiendo la misma canción

desde mucho antes

de que supiéramos

quiénes eran

en realidad

nuestros padres.

 

La ansiedad era de ortigas y cabello de ángel

sombras corredizas

una nostalgia del invierno

hecha de literatura,

de la certeza de que la felicidad

como la belleza

era reaccionaria,

y sin embargo boxeábamos

de uno en uno

pesos welter en una máquina de escribir

que prefería el papel cebolla

para que pesara menos

en aquellos sobres par avion

que no tenían el menor porvenir.

 

Ni siquiera somos

el resultado de aquellas excursiones

después de la medianoche

cuando ya no quedaba nadie

y el Dios que había muerto

todavía podía salvarnos

de cometer una estupidez.

 

La novela no es más

que una trenza de equívocos

la luz que al declinar

suaviza los cantos de la realidad

y la tendencia

a dramatizar

nuestro papel

desdichado.

 

Al volver a recorrer

las mismas playas de entonces

con un tipo que no conozco

salvo que no quiere

ni ser un cínico

ni un asesino a sueldo

solo puedo esperar

que esta vez

el morse sirva para encontrar

el cadáver de aquel niño

y que no nos dé ninguna pena

haberlo dejado

para siempre

atrás.