Una foto de la UE: 342 milmillonarios y 123 millones en riesgo de pobreza

0
280

Oxfam acaba de publicar una foto actualizada de la distribución de la renta y de la riqueza en Europa, de la desigualdad que genera el mercado y de cómo los Estados se encargan de reducirla hasta niveles más o menos aceptables. 

 

342 milmillonarios y 123 millones en riesgo de pobreza. Son las dos cifras con las que comienza el último informe publicado por Oxfam. Y muestran cuál es la situación de terrible desigualdad de la Unión Europea. La organización aporta muchos números más: por ejemplo, que en 2013, de esos 123 millones de personas en riesgo de pobreza (que son uno de cada cuatro europeos), 48 millones no podían satisfacer sus necesidades materiales básicas, lo que supone un incremento de 7,5 millones respecto a 2009. La situación desde 2013 ha empeorado, por lo que ahora mismo esta cifra puede ser superior. Como lo es el número de milmillonarios: entre 2013 y 2015 continuó ascendió desde los 222 hasta los 342. En 2009 eran 145.

 

La Unión Europea, dice el informe, es un grupo de países ricos. A excepción de Hungría, Bulgaría y Rumanía, que se consideran países de renta media-alta, los otros 25 socios son de renta alta. En 2014 el PIB per cápita medio de la UE era de 27.300 euros.

 

Pero esa media esconde mucha diversidad, mucha desigualdad, entre personas, pero también entre países. Entre esos últimos se dan dinámicas muy diferentes. Lo veremos ahora.

 

 

Desigualdad de mercado

 

¿Qué países son los que generan más desigualdad de mercado, es decir, sin que el Estado intervenga redistribuyendo rentas? Grecia, Alemania, Portugal y Reino Unido, con unos coeficientes Gini de 50 o más. El índice de Gini mide el grado de desigualdad de un país de 0 (muestra una igualdad perfecta) a 100 (cuando se produce una concentración perfecta de todo el patrimonio en unas solas manos). A los cuatro países con peores cifras afecta el hecho de que un elevado porcentaje de sus respectivas poblaciones no se encuentre en edad laboral: la tasa de dependencia supera el 50%. En Grecia y en Portugal, en particular, la elevada desigualdad de mercado se explica también por la elevada tasa de paro. En el caso del Reino Unido, mientras tanto, también afecta el hecho de que los ingresos del 1% más rico de la población acapare ya más de un 15% de la renta total del país, cuando en 1980 este porcentaje apenas superaba el 6%.

 

¿Y cuáles son los países cuyos mercados producen menos desigualdad? Eslovaquia, Malta, República Checa y Eslovenia. Sus coeficientes de Gini se colocan por debajo de 45. De acuerdo con Oxfam, en el caso de República Checa y Malta pueden ayudar unas condiciones relativamente favorables del mercado de trabajo; a Eslovaquia, una demografía favorable, puesto que un porcentaje relativamente alto de la población está en edad laboral, en comparación con el porcentaje de menores y jubilados.

 

Oxfam también detecta una serie de países que han avanzado en la reducción de los niveles de desigualdad de ingresos que genera el propio mercado: Polonia, Eslovaquia y Rumanía lo han conseguido desde que se incorporaron a la Unión (los dos primeros, en 2004 y el tercero, en 2007).

 

El país en el que más ha crecido la desigualdad de ingresos en la última década ha sido Grecia, donde este indicador ha pasado de los 47,7 hasta los 61,6 puntos. Pero sorprende que el segundo mayor incremento de la desigualdad de mercado haya tenido lugar en Suecia, donde ha pasado desde los 44,3 hasta los 53,4 puntos.

 

La desigualdad de ingresos que produce el mercado

 

Dado que el trabajo es la principal fuente de ingresos para la mayoría de la población, es lógico pensar que en gran medida el mercado laboral es el reponsable de la desigualdad de mercado. De acuerdo con Oxfam, los mercados laborales europeos están cada vez más polarizados: aumenta el número de puestos directivos y de especialistas y también el número de trabajadores de servicios personales muy mal remunerados, al tiempo que se reduce el porcentaje de puestos de trabajo industriales y de oficina.

 

En cuanto a salarios, Eslovaquia es el país más igualitario, mientras los más desiguales son Reino Unido, Irlanda, Letonia y Portugal, como vemos en este gráfico:

 

Desigualdad salarial medida con el Gini

 

 

El Estado corrige y redistribuye

 

Los Estados del Bienestar nacieron para corregir la desigualdad que genera el mercado. En este sentido, los Gobiernos de todos los países de la Unión Europea intervienen para suavizar las diferencias redistribuyendo rentas, es decir, reduciendo los ingresos de los que mayores de éstos obtienen por medio de los impuestos e incrementando los ingresos de otros por vía indirecta mediante transferencias como prestaciones por desempleo, pensiones y provisión gratuita de servicios públicos.

 

Pero, ¿cuáles son los países más efectivos reduciendo las desigualdades que genera el mercado?, ¿cuáles cuentan con los mecanismos redistributivos más eficientes? Eslovaquia, Eslovenia y la República Checa continúan estando, después de la intervención del Estado, entre los países más igualitarios de la Unión. Pero es posible que los Estados redistribuidores más potentes sean Suecia, Dinamarca y Alemania: partían de niveles de desigualdad de mercado muy elevados y logran colocarse entre los que menos desigualdad sufren después de las medidas de corrección.

 

Los peores, Grecia y Portugal, que siguen estando entre los más desiguales, además de Bulgaria, Lituania y Rumanía. Estos últimos, pese a partir de niveles de desigualdad de mercado relativamente bajos, disponen de Estados mucho menos potentes a la hora de redistribuir la renta.

 

Desigualdad antes y después de transferencias públicas

 

Gasto público y desigualdad

 

También es interesante comprobar, como lo hace el informe de Oxfam, que a mayor gasto público, no necesariamente se obtienen mejores cifras de desigualdad. El gráfico a continuación muestra, por ejemplo, que Italia y Hungria, teniendo un gasto público equivalente al 50% de sus respectivos PIB, reducen la desigualdad en muy distinto grado: Hungría, en 24 puntos Gini, mientras que Italia, en sólo 16. Y es que, en algunos casos, lo que ocurre es que, como ha detectado la OCDE para Italia, España, Francia, Portugal, Luxemburgo, Austria, Polonia, Hungría e Irlanda, el quintil más rico de la población recibe un porcentaje mayor del gasto social que el quintil más pobre. Y la responsabilidad de esa injusticia puede encontrarse en el sistema de pensiones, que reproduce las desigualdades del mercado de trabajo.

 

Correlación entre el gasto público y bajada del Gini de mercado

 

De esa desigualdad de ingresos, las principales víctimas son las mujeres, como observamos en este gráfico que muestra la brecha salarial entre hombres y mujeres:

 

Brecha salarial entre hombres y mujeres

 

La acumulación: la riqueza

 

Una cosa es la desigualdad de la renta y otra, la de la riqueza. Los hemos mezclado en el titular, pero en el texto, hasta ahora, sólo hemos hablado de la desigualdad de los ingresos. La del patrimonio es todavía mayor a nivel mundial. Pero se dan coincidencias entre una y otra. Por ejemplo, como señala el informe de Oxfam, si Alemania y Reino Unido son dos de los países con mayores niveles de desigualdad de ingresos de mercado, también son los países que albergan el mayor número de milmillonarios. En Alemania han pasado de 35 en 2002 a 102 en 2015. En el Reino Unido, de 13 a 53 en ese periodo.

 

Evolución del número de milmillonarios, por países

 

Sólo entre 2014 y 2015, el patrimonio de los milmillonarios europeos (342 en 2015) ha crecido en 52.000 millones de dólares, hasta llegar a 1,2 billones.

 

Quizás todos estos datos, que muestran la injusticia social de la Unión Europea, sobre todo la de algunos países, sean los que expliquen este otro gráfico, con el que terminamos: 

 

 

Grado de desafección política en algunos países europeos

 

 

Sígueme en twitter: @acvallejo