Via crucis

0
357

La vía dolorosa no es el camino obligatorio. Hoy el dolor puede ser mitigado en la mayoría de las enfermedades y ya no es necesario parir con dolor.

 

El dolor es uno de los mayores enemigos del bienestar humano y el deber de los médicos es controlarlo en la medida de nuestras posibilidades.

 

Hacer de las personas sujetos estoicos con una cierta tolerancia al sufrimiento es un buen objetivo educativo. El esfuerzo sí puede ser un buen camino, y hay que formar a nuestros hijos en esa dirección. Pero el dolor, como tal, no es necesario.

 

Liberar a la humanidad del dolor es sólo menos importante que librarla del hambre. En un reciente estudio se observó que el estrés postraumático, el síndrome psicológico que aparece después de la guerra, en los soldados heridos, se previene con el uso de potentes analgésicos.

 

No es preciso ni conveniente morir con dolor y nosotros podemos evitarlo.

 

Nunca más la ignominia de un caso Lamela.