Viaje a una atalaya

0
145

Voy hasta lo alto de este puesto fronterizo de vigía para dialogar, recordar el mar y comer manzanas.

Nadie habla conmigo.

No se divisa el mar a lo lejos.

Y he olvidado dos manzanas en casa.

¡Mierda!

¡A la mierda!

Bajo por las escalerillas.

Me voy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí