Viaje por la España del joven Juan Goytisolo

0
166

Durante años he viajado buscando una España, una España ya antigua y durante décadas ubicua y presentísima España.

La he encontrado en pueblos y ciudades, en nombres de calles y plazas, en emblemas y placas, en las cruces a los caídos por una España junto a las iglesias, en los cementerios, en las inscripciones que leía en el camino, buscando. En el impresionantísimo Valle de los Caídos un día de invierno de hace seis o siete años.

Es la España de la que huyó Juan Goytisolo en 1956.

Hasta hace poco no había encontrado algo que condensase aquel pasado, aquella España de la que huyó él.

Pero en Brunete, frente al cementerio, una inscripción desgastada y junto a una cruz cristiana de piedra dice lo siguiente:

y leí:

En estos campos de Brunete reconquistados para la paz de España bajo el mandato providencial de Francisco Franco corrió durante la Cruzada de Liberación la mejor sangre española. El heroísmo de los que aquí combatieron defendiendo los ideales de la auténtica España marcó un hito glorioso en la lucha por la victoria final impidiendo el levantamiento del cerco impuesto por el Caudillo a Madrid.

|

Brunete será siempre un símbolo de los que supieron entregar todo cuanto poseían, su vida incluso, en holocausto a España. La Diputación Provincial de Madrid en la conmemoración del Día de la Provincia de 1957 erige esta cruz como homenaje a su gloria y a la del Ejército y Milicias en las que combatieron encuadrados.



esta guerra va a ir mucho más lejos de lo que nadie se cree, ni siquiera los míos, de esta guerra va a salir España, mi España, y andan hablando de pactos, de diálogos, de hacer la paz, no saben adónde voy yo, ni a lo que vengo, pero de momento estoy bien aquí, en las viejas ciudades castellanas, en mitad de esta España eterna, el levantamiento triunfó en el campo y las pequeñas ciudades agrarias porque aquí es donde está la España de siempre, el orden de siempre, una herencia de siglos, en las catedrales y en las costumbres

Leyenda del César Visionario, Francisco Umbral

*

pondrás tu imaginación al servicio de nuevas e insidiosas arquitecturas cuyo sentido último será el del aleve callejón fesí: enseñarle a dudar

Juan sin Tierra, J. G.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí