Vic Chesnutt

1
134

 

El pasado 25 de diciembre murió Vic Chesnutt, a quién yo admiraba. Tenía 45 años. Me he enterado hoy, lento de mí. Cosas de la nebulosa navideña.

 

Chesnutt era un artista estremecedor y único. Un accidente de tráfico le dejó parapléjico a los 18 años. Cantaba y tocaba la guitarra desde una silla de ruedas. Toda su portentosa obra está marcada por su discapacidad, como no podría ser de otra forma. Sus letras, sus melodías, su voz, su inimitable sonido, su mezcla de fragilidad y fortaleza, su brillante sentido del humor.

 

Si no le conocen, les invito a hacerlo a través de la magnífica crónica del New York Times, y de su web personal –todavía hoy ajena a su muerte–, donde además pueden escuchar algunas canciones.

 

Si después de esto siguen interesados –o fascinados, como yo–, les invito a dos cosas más:

 

1. Ver esta hermosísima e intensa grabación, un mes antes de su muerte.

2. Hacer una donación en la web que ha creado su gran amiga Kristin Hersh, líder del grupo Throwing Muses, para ayudar a la familia a pagar una deuda de 50.000 dólares por medicamentos que no cubría la seguridad social.

 

El mismo día que murió Chesnutt, el Senado estadounidense aprobó la reforma sanitaria que él tanto esperaba.

 

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorJeroglíficos
Artículo siguiente‘Freshlatino’
Emilio López-Galiacho
Subdirector y editor gráfico de FronteraD. Fundador de la plataforma de conocimiento anti-especista animawiki.org. Terminó Arquitectura en 1985. Luego se dedicó a todo lo demás. En Twitter: @emiliogaliacho @animawikiorg

1 COMENTARIO

  1. Un gran artista. Y un

    Un gran artista. Y un artículo necesario en FronetraD. No cité a Vic Chesnutt en mi blog porque me propuse no reflejar en él la actualidad. Tal vez tendría que haber hecho una excepción. Un saludo

    Hervás

Comments are closed.