Y yo aquí esperando

0
484

 

“Y yo aquí esperando a que me mires. Y tú, bostezando”, piensa, mientras les sirven un helado o quizá una tarta de chocolate o un magret de pato. Tanto da. La situación es la misma. Miradas que no se entrecruzan y un relato que no entiende; mejor dicho, un planteamiento del mundo que (le) resulta de retaguardia, de atrás de las trincheras. Como los ojos que no miran al frente, a la velocidad asesina de las balas ajenas, disparos tal vez de entusiasmo o quimera y que -por el contrario- se centran en la funesta (in)capacidad de quien aguarda, de aquel para quien la impaciencia es ya sueño.

 

Pero piensa “últimamente todo el mundo está cansado”; así yo mismo. Lo ha visto antes, en otros ojos, esa misma tarde. Y luego en el taxi. Mientras brincaban veloces, impetuosas las palabras, pensaba “estamos todos exhaustos”. No decepcionados o tristes, pero sí desbordados por una realidad imprecisa, demasiado absorbente y tirana.

 

Y luego, mientras esperaba a otro taxi, en Urquinaona, ya de madrugada y después de la cena y los abrazos, y fumaba un cigarrillo exangüe, ha vuelto pensar. Sin mucho fervor. Pero pensando que pensaba se dijo, y el taxi que llega, un taxi enorme, ocho plazas, para él solo; ha mascullado: a qué todo este despilfarro. A qué. Y ha cabeceado, como si no quedara otra que aceptar que el mundo, últimamente, no hace más que festejar su descortesía feroz.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí