#5cosas por las que ha merecido la pena estar vivo esta semana (66)

0
241

1.

El nuevo tema de Jordana B.: «Club de fans».

 

2.

La review de Atila (Sloper), de Javier Serena por Gema Monlleó, «una ensoñación sobre los últimos años de la vida de Aliocha Coll (Barcelona, 1948- París, 1990)». En la revista Détour, aquí.

Un extracto:

«Autoficción, ensayo novelado, novela pseudobiográfica…, esta es una narración escrita desde la admiración y que desprende melancolía y cierta impotencia hasta el final. La recreación ficcionada de los últimos años de Coll en París, su deambular por la ciudad al modo de Rimbaud y Baudelaire, “su forma alucinada de mirar a todas partes, con los ojos siempre abiertos y expectantes, como deslumbrado de manera permanente”, la aceptación convencida que tras la obra sólo puede llegar la muerte, el malvivir laboral como medio para no perder el foco en lo único importante: de nuevo la obra (recogía las basuras de su edificio: “tan acostumbrado a desenvolverse en el fracaso que ni siquiera le dolía que alguna noche le ridiculizaran haciéndole cargar con bolsas llenas de piedras”), todo ello está en este relato en el que el sufrimiento del autor-narrador-testigo parece ser siempre el mismo: llegar a París y comprobar que Alioscha sigue a- vivo y b- cuerdo. Sin ser espóiler, las dos opciones van diluyéndose a medida que avanza el texto.»

 

3.

El artículo de Araceli López Alonso «Una mirada feminista: las malas madres en el Patriarcado». En Viento Sur, aquí.

Un extracto:

«Hay otro modelo de cómo ser madre en esta sociedad y son las mujeres que representan las malas madres. Son las mujeres que representan que no hacen la función de cuidados, que no tienen instinto maternal. Es la idea de que cuando se tiene un hijo la vida tiene que ser como antes de haber tenido al hijo, como si no fueras madre. Van al gimnasio, se ponen a dieta, van a la peluquería, tienen una sexualidad increíble, quedan con las amigas, llevan al niño o niña a una guardería lo antes posible y se ponen a trabajar, etc. Actúan como si no fueran madre, que es otra manera de enajenar la verdadera fuerza y el poder interior de la maternidad. Y estas mujeres creen que se están revelando contra el sistema patriarcal sin embargo al sistema le interesa también este tipo de madres que no ejercen de madres. La madre es un ser humano y se reconoce como tal, en su propia dignidad, merecedora de afecto, de cariño, de cuidados, de tener propios proyectos personales y profesionales. La experiencia de sentir que tiene una vida que le corresponde. Una vez que se llega a esa experiencia de sentir que tiene un espacio en esta vida que le corresponde, se puede encontrar el equilibrio y puede dar ese espacio y merecimiento “a sus hijas e hijos, en definitiva, al otro” y es capaz de acompañar la dignidad del otro sin perder la suya. Considera un arte el hecho de ser madre, no un modelo.»

 

4.

El tema «Holding Pattern» de Boy, el disco debut del autoproclamado artista funk-neurótico  Harvey Sutherland.

 

5.

La obra de Nairy Baghramian «Knee and Elbow» (2020).

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí