Anacreóntica de un Vigo bucólico

0
81

*

Unos pasan, amigo

querido amigo

estas tardes de noviembre

junto al banco del parque

sin sentarse, con lluvia

mojado todo

visto todo ya

dada la vuelta ya

porque vuelven, bajan y se nos van.

Otros vienen a ver y verse aquí

ver Vigo viviendo en Vigo

buscar su casa, señalada

decir con los dedos allí

ver la ría, el mar lejos

las bateas

las islas y Cangas do M.

pero al final

también

amigo mío

porque solo hace sol y azul

bajan y se van y nos dejan.

Pero otros acá lo pasamos

nosotros, de noche

muy de noche

junto al rincón de la fuente

asando unas castañas de Verín

juntos

queremos besarnos

juntarnos

en un Vigo confinado

al aire libre

viendo estrellas

ardiendo un tronco trozo entero

de eucalipto

hablando de los grelos

y el vuelo de las gaviotas

y las castañas que crecen y vendrán

y los vuelos

contando alegres cuentos y cantando

bebiendo grandes vasos

comiendo buen queso de Galicia

con miel de bosque

después.

Y a fe que de este modo

nos nos importa un bledo

ni una oblea

cuanto enfada a muchos

prohibido

si hiciéramos en la ciudad

ahí abajo, allí abajo

allá abajo

lo que aquí arriba hacemos

en el cielo del castro

en este parque más alto de Vigo entero antiguo eterno.

**

Pero al final no queremos volver

y cerraremos nosotros el jardín

nos impondremos por dentro

porque comeremos llaves

subiremos a la estatua

sin bajar jamás

y seguiremos

sin bajarnos jamás de la estatua

del burrito.


Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí