Coetzee y los animales

1
504
Sue Coe, “Industrial farm”

Víctimas y verdugos

“¿Es posible que las generaciones futuras contemplen nuestra producción de comida y nuestras prácticas alimentarias aproximadamente como ahora contemplamos los espectáculos de Nerón o los experimentos de Mengele?”. Esto se preguntaba David F. Wallace en Hablemos de langostas, un largo artículo dedicado al Festival anual de la langosta de Maine de 2003. El novelista admitía allí que la cuestión puede parecer extrema, pero advertía también que esa impresión quizá se deba al peso de ciertos supuestos sobre los que rara vez pensamos y sobre los que casi nunca deseamos pensar, pues siempre será más cómodo para un carnívoro dar por supuesto que los animales son moralmente mucho menos importantes que él.

La costumbre es echar vivas las langostas a la olla de agua hirviendo. Los gastrónomos lo recomiendan. Con ese fin se las mantiene en unos contenedores llenos de agua de mar. Las langostas, debido al estrés de cautividad, tienden allí a atacarse unas a otras. Para impedir que se destrocen, se sujetan sus pinzas con bandas elásticas. Algo parecido se hace en las factorías avícolas, donde se despoja de su pico a los pollos para caldo y las gallinas ponedoras. Metidas en espacios reducidos, las gallinas se vuelven a menudo locas, igual que los cerdos confinados en factorías porcinas (lo habitual es cortarles el rabo a fin de impedir que se los arranquen a mordiscos) y otros animales a los que se explota industrialmente. Gracias a tales precauciones comen carne a diario millones de seres humanos.

El hombre actual cree poder disponer de los animales como dispone de los materiales que encuentra a su alrededor. Hace mucho que ha dejado de escuchar sus lamentos. Tanto es así que ni siquiera considera la posibilidad de que sufran. El enmudecimiento de los animales, la pérdida de resonancia de la naturaleza, es un fenómeno paralelo a la ceguera desaprensiva de una especie que explota cuanto le rodea y convierte la tierra en un vertedero. Desde que las armas de fuego los pusieron a nuestra merced, los animales son poco menos que nada. Ellos lo ignoran. Aunque se compara nuestra inteligencia con la suya, viven sin percatarse de lo que les ha caído encima. Elizabeth Costello, protagonista del libro de Coetzee que lleva su nombre, lo comprueba en la isla Macquarie. El barco en que viaja se detiene en mitad de la noche y ella sale a cubierta para ver qué ocurre. El mar está lleno de criaturas de lomo brillante que saltan y se sumergen en el oleaje. “Pingüinos –grita alguien a su lado. Vienen a saludarnos. No saben qué somos”. “!Inocentes!”, exclama ella. La isla Macquarie fue desde el siglo XIX un centro de la industria de los pingüinos. Allí se los azotaba a palos para que subieran a una pasarela y se arrojaran a un gigantesco caldero de agua en ebullición. Por lo visto, ninguno recuerda nada de esto, como si vivieran todavía en el paraíso, lejos de la conciencia de la que depende nuestra experiencia del tiempo.

Y es que los animales, a diferencia del hombre, carecen de historia. A fin de cuentas, ellos no han sido expulsados de la naturaleza. Hasta el diluvio coexistieron incluso con nosotros en un régimen vegetariano. Luego Dios otorgó a Noé y sus descendientes el derecho a comer la carne del resto de los seres vivos. “Como pasto os lo doy todo”, dijo. ¿Qué clase de relación habían mantenido con los hombres antes de ese día? Resulta difícil saberlo. En la isla de los pingüinos, Costello tropieza con un albatros gigantesco y su cría. Es un instante de armonía (nada que ver con los episodios protagonizados por los albatros de Coleridge y Baudelaire en La balada del viejo marinero y Las flores del mal) que le lleva a considerar durante un instante la posibilidad de que hombres y animales pudieran convivir en paz. “Así debía ser antes de la caída”, piensa ingenuamente.

Pero si hubo un paraíso, un lugar donde todo encajaba, incluidos nosotros, ya no nos acordamos. El animal está ahí simplemente para que el hombre se sirva de él a su antojo. Incluso aunque Dios no tuviera nada que ver con esto, la naturaleza parece haber dispuesto las cosas así. ¿Qué sentido puede tener preocuparse, por ejemplo, de un crustáceo marino sin cerebro ni espina dorsal que no siente eso que los mamíferos superiores llamamos “dolor”? El nervioso manoteo de las langostas tratando de escapar del recipiente lleno de agua hirviendo probablemente sea sólo un reflejo. Claro que: ¿y si aciertan quienes sostienen que la recepción del dolor no va siempre acompañada de una experiencia mental?, ¿podemos basar nuestras creencias sobre cómo obrar con los animales en los prejuicios de Descartes y Malebranche?

Los gourmets a los que va dirigida la revista en la que escribió Wallace su artículo sobre las langostas no suelen preguntarse por el sufrimiento de los animales que comen. ¿Qué clase de convenciones éticas han adoptado para soslayar la cuestión? El gourmet podría responder diciendo que una cosa es ocuparse de la comida y otra perderse en especulaciones a costa de ella. Igual que cualquier otra criatura, su intención es evitar el dolor y conseguir el placer, sin arruinarlo disputando acerca de asuntos que la naturaleza ha dejado suficientemente claros. Los depredadores, entre los cuales ocupamos un puesto destacado, no acostumbran a pensar en sus presas como víctimas inocentes. Esto es contrario al instinto, el piloto automático de la naturaleza. Nadie reprocha al león serlo. ¿Por qué entonces se censura al hombre y se le exige avanzar moralmente, trascender los límites naturales, instaurar una especie de hermandad universal con el resto de las criaturas?, ¿acaso está en sus manos retornar a la situación pre-diluviana?, ¿no serán las reflexiones éticas sobre los derechos de los animales un producto del lujo, la típica cuestión que únicamente puede plantearse una sociedad con excedentes?

Elizabeth Costello

Coetzee ganó el premio Nobel en 2003. Ese año publicó Elizabeth Costello, una novela atípica, compuesta por ocho relatos y un epílogo. Su protagonista es una septuagenaria que recorre el mundo impartiendo conferencias. Dos de ellas, ya publicadas en 1999, tratan de la cuestión animal y del vegetarianismo. Es muy difícil saber si las opiniones de Costello son las de Coetzee. Que ella sea uno de esos personajes moralmente comprometidos que tanto le atraen como narrador no autoriza a hacer deducciones aventuradas.

Lo que sí está muy claro es que Elizabeth Costello no pertenece al grupo de gourmets indiferentes que antes mencionamos. Su caso es el opuesto. Ella no duda respecto de lo que hay tras la indiferencia. De hecho, equipara la actitud de los vecinos del campo de Treblinka a la de las personas que se hacen los tontos cuando se habla del trato que se da a los animales en granjas y laboratorios. El crimen de los alemanes no consistió simplemente en tratar a la gente con crueldad, sino desentenderse de esa crueldad, no considerarla crueldad. Para Costello resulta inconcebible que personas que adoptaron aquella ignorancia voluntaria sean consideradas íntegramente humanas. Nosotros mismos mostramos, sin embargo, una actitud similar frente a los atropellos que sufren los animales. Estamos rodeados de una industria que cría animales para matarlos y que, en cierto sentido, es peor que los campos de exterminio porque a la crueldad añade el hecho de que trate a las víctimas como si fueran simple materia prima. La tesis de que necesitamos comer no es suficiente para invalidar lo anterior. Se apela a motivos nutritivos, pero el exterminio rebasa con mucho las necesidades alimenticias de la humanidad, al menos de aquella parte de la humanidad que come regularmente. Es como si un nazi pidiera ser exculpado de la matanza de judíos con la excusa de que necesitaba jabón. ¿No se oculta bajo el nombre de supervivencia algo que desde hace mucho guarda relación sólo con balances y beneficios?

El hombre contemporáneo inflige una violencia industrial sobre los animales. Su avidez no conoce compasión. Allí donde imperan las fuerzas tecnológicas lo único que cuentan son los beneficios. El derribo a palos de las focas sobre los bancos de hielo o la tortura de las cobayas en los laboratorios resultan piadosos comparados con el trato que se les da hoy en las granjas. Elizabeth Costello no es la primera en invocar los campos de exterminio. Marguerite Yourcenar lo hizo en un artículo de 1972: Une civilisation à cloisons étanches. Compartimentos estancos son tanto los lugares donde se confina a los animales para explotarlos como los prejuicios que favorecen la indiferencia de quienes los devoran. La escritora francesa cree que el hombre no se compadece de los males de los que no tiene experiencia directa y que, por eso, se levantan hoy los mataderos en el extrarradio de las ciudades. Aunque el mal suela identificarse con la indiferencia hacia el sufrimiento, este no incluye a los animales, a los que tenemos por seres sin alma, máquinas animadas sobre las que no cabe proyectar ninguna piedad. Conmoverse porque se maltrata a una gallina es para nosotros tan ridículo como llorar porque alguien clava algo en un leño. En la antigua Grecia se hubieran asombrado con esto. Entonces se creía que el animal, siendo radicalmente diferente del hombre, comparte con él la sensibilidad, la aptitud para sentir placer o dolor. La idea de que son solo mecanismos complejos es deudora de la identificación moderna del alma con los procesos mentales, irreductibles a lo físico. Descartes, Malebranche y otros pensadores negaron que los animales tuvieran alma y, de esa manera, los situaron más cerca de la materia inerte o de los artefactos que de la vida sensible. Hoy, como también los procesos mentales se explican físicamente, la ciencia concibe al hombre como concebía antaño al animal. La animalización del hombre ha producido una humanización del animal. El resultado, como sostiene José Lasaga en Testigos animales, es una especie de envidia alimentada por la idea de que ellos viven en el eterno presente del instinto mientras nosotros vivimos en el pasado y el futuro, fuente de la culpa y el miedo. Dicho sentimiento nos habría llevado a protegerlos de nosotros mismos y asignarles cualidades que favorecen la tendencia a pasar por alto lo que nos distingue de ellos. Nada de lo cual es óbice para que se les explote industrialmente. ¿Acaso no padecemos también nosotros los efectos perniciosos de nuestra incurable avidez?

El conde de Buffon decía que, de no existir los animales, la naturaleza humana sería aún más incomprensible de lo que es. Es por comparación con el resto de los seres vivos como se nos hace patente nuestra peculiaridad. Mientras que ellos viven sumidos en la naturaleza y los ciclos naturales, sin sentirse descontentos con su situación ni desear mejorarla, el hombre da la impresión de soñar siempre con ser otra cosa. Insatisfecho con lo que es, no sólo permanece en guerra con el resto de las criaturas, también consigo mismo. A este desajuste interior, al conflicto entre lo que es y lo que puede ser, llamaron en Grecia psyché. La filosofía, entendida como cuidado del alma (terapeia tes psyches) buscó la reconciliación del ser y el poder ser bajo el concepto de virtud. La religión, en cambio, predicó la salvación del alma, la supeditación del ser al poder de ser, de la vida terrenal a la vida celestial. Los pensadores de la época moderna concluyeron, sin embargo, que la confrontación entre el ser y el poder de ser era un engaño. Tanto la alienación como la neurosis, males característicos de la modernidad, son consecuencia de la mitificación del alma, de la creencia en que el hombre es siempre más de lo que ya es. No se trata, pues, de resolver el desajuste interior del hombre, sino de disolverlo: quedarse sólo con la dimensión irreductible de la persona, renunciar al poder de ser en nombre del ser. Por eso de pronto aparece el animal como modelo. En él no existe una tendencia a ir más allá de sí. La voluntad de poder, el instinto sexual, la lucha por la vida, como quiera que se caractericen los impulsos básicos del animal hombre, generan un falso mundo que lo trastorna. Ya lo decía Rousseau: “el hombre nace libre, pero en todas partes vive encadenado”. Aceptar la inquietud perpetua en un mundo caótico es la única forma de sobreponerse a ella. Nietzsche encuentra esa tarea como posibilidad fuera del hombre conocido, en el superhombre, aquel que acepta alegremente su animalidad, su intrascendencia.

No es este, sin embargo, el planteamiento de Costello. Sus ideas son más próximas a la religión que a la filosofía. El estilo intelectual de abordar los problemas no le interesa. Apenas debe sorprendernos que sea así porque ella, como Coetzee, es escritora. “Hago imitaciones”, afirma con ironía. Acaba de ser premiada por una universidad y va a dictar dos conferencias de agradecimiento. El tema: la vida de los animales. Sus tesis son radicales. Coetzee, admirador confeso de Dostoievsky, siente predilección por las figuras de fuertes convicciones morales capaces de llegar hasta el final. Pensemos en el viejo magistrado de Esperando a los bárbaros (un hombre que asume sin que nadie se lo pida la responsabilidad por las atrocidades de los suyos), o en la señora Curren de La edad de hierro (la profesora aquejada de cáncer que no duda en hacerse cargo de un vagabundo alcohólico y de su perro). “Si tuviese que elegir entre contar una historia y hacer algo bueno –dice también Elizabeth Costello– preferiría hacer algo bueno”. No hay aquí nada de esa ironía característica del mundo contemporáneo que relativiza los problemas juzgándolos desde una distancia devaluada, objetiva, científica.

Los animales y el hombre

La primera de las conferencias se titula ‘Los filósofos y los animales’. Pese al título, la oradora evita cuidadosamente los dos problemas filosóficos clásicos respecto de los animales: el problema ontológico de si poseen alma o, por el contrario, son autómatas biológicos; y el ético de si tienen derechos o somos nosotros los que tenemos deberes hacia ellos. Aunque echa en cara a Tomás de Aquino haber concebido la creación como algo racional y excluir al animal de dicha racionalidad definiéndolo como material al servicio del hombre, y a Kant no haber sido capaz de extraer todas las consecuencias a la idea de que la razón no es el ser del mundo, sino de nuestra experiencia del mundo, Costello no desea filosofar sobre el tema. De hecho, piensa que someter el discurso sobre los animales a la razón es algo muy problemático porque la razón sólo refleja el modo humano de ver las cosas, y para ser más precisos, una tendencia de su pensamiento, ni siquiera la única. La razón, dice, ha implantado una suerte de totalitarismo que desecha cualquier voz que no sea la suya y esto impide mirar con suficiente radicalidad el problema.

La conferencia arranca con una referencia a un relato de Kafka en el que un simio culto explica su ascenso desde el reino de las bestias. El simio no pretende en ningún momento ser tratado como hombre, pero necesita, por decirlo así, exhibir su herida. ¿Qué herida? El paso del silencio del reino de las bestias al galimatías de la razón. Costello se sirve para explicar ese paso de las investigaciones de Köhler. Este sometió a varios simios a duro adiestramiento para ver cómo resolvían los problemas. Costello enumera las dificultades que debían de superar en el curso del experimento y subraya el hecho de que se suponga que la única forma válida de responder es la humana. Si el animal hace lo que hay que hacer según nuestros patrones, se dice que responde inteligentemente, que es inteligente. El tema es viejo. Nagel lo planteó en su artículo ‘¿Cómo es ser murciélago?’. Su respuesta fue que no cabe saberlo. Sabemos en qué consiste obrar como murciélago, no qué es serlo. Costello discrepa. Por diferente que sean ser hombre y ser murciélago, se trata de ser, de ser vivo, de estar vivo, y eso sí que sabemos qué es. Nosotros estamos vivos al modo del hombre, el murciélago al del murciélago. Eso es lo que cuestionó el racionalismo al sostener que el animal está vivo a la manera de la máquina y el hombre a la del alma. El racionalista rechaza que el animal sea un ser que goza de su ser vivo: lo ve como una especie de aparato encendido. Cogito ergo sum, esa es la diferencia. El hombre es un alma, no una máquina, pues sabe (al modo humano, o sea, razonando) que está vivo; los animales son máquinas y no almas porque no saben (a la manera humana) que están vivos. Costello contrapone a la conciencia la sensación de ser y da por sentado que ésta es superior a aquella. ¿Acaso no fue la conciencia la que nos sacó del paraíso?, ¿o es que también vamos a concebir el paraíso como un escenario poblado de máquinas dirigidas por un Dios que se limita a dar cuerda a sus criaturas?

Costello reconoce que se han producido cambios en los últimos tiempos motivados por la teoría de la evolución, pero no cree que se haya avanzado mucho en nuestra comprensión de la vida animal. El continuo evolutivo no anula la idea de una discontinuidad ontológica. Sus interlocutores han abandonado el cartesianismo, pero continúan considerando al animal como algo diferente de nosotros. Estamos muy lejos de la tesis órfica según la cual hombre y animal son esencialmente lo mismo. Los órficos creían que el alma no muere, sino que pasa de un ser a otro, y que el maltrato de cualquier criatura o su sacrificio constituye un acto infame. Porfirio sostuvo esta tesis en De abstinentia ab usu animalium. Romanos y cristianos la rechazaron, sin embargo, convencidos de la supremacía ontológica del hombre. Pocos han discutido después esto.

Bernard Malamud plantea el problema en su novela La gracia de Dios. El cataclismo nuclear se ha producido. Sólo queda un hombre en la Tierra. Incluso Dios se extraña de que se haya salvado. Con él han sobrevivido un gorila y varios chimpancés. Juntos viven en una isla que es como su arca. La convivencia, facilitada por el hecho de que uno de los chimpancés fue objeto de un experimento quirúrgico que le permite hablar, acaba siendo imposible. El sueño de que hombres y animales coexistan como iguales, un proyecto que asume el superviviente humano como un nuevo principio, choca con la naturaleza. El deseo sexual y la voluntad de poder es demasiado fuerte en los animales para permitir una elevación. Por más que se hable de cultura animal lo que nunca hay en ellos es cultura, es decir, una evolución basada en la interiorización de los logros de los antepasados.

Elizabeth Costello prefiere por eso volver a los campos de exterminio. El verdadero horror de lo que ocurrió allí no es que los asesinos maltrataran a sus víctimas como lo hicieron, sino que se negaran a ponerse en su lugar. La compasión es la clave. Compadecerse es ver al otro, incluido el animal, como si fuera yo mismo. “Ama al prójimo como a ti mismo”, enseñó Cristo. No hay límites en esto. “La medida del amor es carecer de medida”, decía san Agustín. Costello lo expresa con otra fórmula: “la imaginación compasiva no tiene topes”. La literatura se alimenta de ella. Sin embargo, la mayor parte de la gente no quiere saber nada de esto. A nuestro alrededor, cada día, invariablemente, acontece un holocausto animal, pero apenas nos sentimos dolidos ni contaminados por ello. Aunque cuesta creer que la gente que se encogió de hombros sabiendo lo que estaba sucediendo en Auschwitz y Treblinka pudiera conciliar el sueño, lo cierto es que pudieron.

Esta es la conclusión del primer discurso. Un miembro del público pregunta a Costello a dónde quiere llegar. ¿Se trata de cerrar las granjas industriales, de obrar con los animales de forma humanitaria, de no experimentar con ellos? Ella evita formular prescripciones. Hay que abrir el corazón, oír simplemente lo que dice. ¿Acaso sueña con la profecía de Isaías y espera que un día sean vecinos el lobo y el cordero? No lo sabemos. Coetzee traslada el problema a la cena que se celebra esa noche. Narrativamente la decisión constituye un acierto. Se produce un aumento de la tensión dramática. ¿Qué servirán en un banquete en honor a una persona con las ideas de Elizabeth Costello?, ¿qué responderá ella cuando le pregunten por qué adoptó el vegetarianismo? Su hijo, profesor de la universidad, teme que acuda a la salida que suelen llamar en familia “respuesta de Plutarco”: “Me pregunta usted por qué me niego a consumir carne. A mí me asombra que usted pueda meterse en la boca el cadáver de un animal muerto, me asombra que no le dé asco masticar carne cortada y tragarse los jugos de heridas mortales”. La cena, no obstante, se desarrolla plácidamente y el debate, aunque acaba con un cuestionamiento de la posición de la protagonista, toma una dirección inesperada.

La conversación gira en torno a las relaciones entre los animales y la religión. Se dice que las comunidades religiosas se definieron en términos de prohibiciones dietéticas y que los conceptos de puro e impuro están estrechamente relacionados con los de limpieza y suciedad. Suciedad y vergüenza son rasgos que definen al animal frente al hombre. Este no copula en público y oculta sus excrementos. La repugnancia explicaría por qué los hombres no se comen a todos los animales o adoptan precauciones antes de hacerlo. Durante siglos la matanza fue un ritual, un sacrificio en el que se cedía algo a los dioses. Claro que también esas distinciones pueden haber surgido como respuesta al interés del grupo por separase del resto de los seres humanos presentándose como pueblo elegido. La abstinencia podría ser una forma encubierta de superioridad, un instrumento de poder. Así lo pensó Nietzsche. ¿Es esto lo que hay quizás tras la actitud de Costello? Ella, que ha permanecido en silencio, se defiende diciendo que no se trata de poder, sino de salvar el alma. El hombre está perdido en la creación a consecuencia del pecado, de la caída en la conciencia. La única forma que tiene de salvarse es trascenderla, ir más allá de los límites de la identidad y la lógica. Amor y compasión salvan el alma, donan sentido al quehacer humano. Nuevamente Jesucristo, aunque nadie lo haya mencionado hasta el momento.

El grueso de las objeciones a la argumentación de Costello aparecen en otro capítulo y otra situación. Los personajes son otros. Primero su hijo y su nuera, filósofa de profesión. Esta cuestiona la tesis de que las explicaciones racionales sean consecuencia de la estructura de la mente humana y, por tanto, que haya tantas formas de interpretar la realidad como tipos de seres. Defensora del sentido fuerte de la racionalidad, ese que lleva a creer que lo real coincide con el conocimiento científico, considera inválida la argumentación de su suegra. También la rechaza, aunque por otros motivos, un profesor judío que envía una carta excusándose por no acudir a la cena alegando que, para las víctimas del horror nazi, es insultante que se compare lo ocurrido en los campos de exterminio con la aniquilación del ganado en los mataderos. “Que a los judíos se los tratara como ganado –dice– no quiere decir que al ganado se le trate como a judíos. Esa inversión es un insulto al recuerdo de los muertos”. Ninguno de los argumentos se discute, como si ambos estuvieran muy lejos de la cuestión, tan lejos que ni siquiera alcanzan a tocarla, aunque sí lo hacen.

La segunda conferencia, dedicada a los poetas y los animales, no la conocemos entera. El narrador nos informa desde el momento en que el hijo de Costello ingresa en la sala. El acto ha empezado y la conferenciante habla de poesía que representa cualidades humanas a través de animales. Se apoya en tres poemas que ha repartido previamente entre el público: uno de Rilke (‘La pantera’) y dos de Hugues (‘El jaguar’ y ‘Segunda mirada al jaguar’), y compara la diversa manera que ambos tienen de abordar la vida animal. A Costello le interesa particularmente la poesía de Hugues porque ve en ella un esfuerzo por alcanzar cierta unión con el animal, no una simple idea de él. Por supuesto, los animales son indiferentes a esto, no participan del poema. La postura de Hugues podría llamarse “primitivismo”: la celebración de lo primitivo en la línea de Blake o Hemingway. Caza y tauromaquia, la transformación de la matanza en ritual, como alternativa a la explotación industrial. Pero: ¿cómo alimentar a la humanidad de esta manera? Carecemos de tiempo para respetar y honrar a los animales que necesitamos. El primitivismo resulta poco práctico. Igual le ocurre al ecologismo, con el que tiene en común más de lo que parece. Ambas tendencias ven a cada animal concreto como un caso dentro de un género. En la plaza se mata a este toro, pero sólo en cuanto representa al toro en general. Igualmente, el ecologista considera más relevante el todo que la parte y cifra la importancia de los animales en el papel que juegan. La idea de un orden más elevado que cualquier criatura, comprensible sólo para el hombre, se convierte paradójicamente en la principal defensa del animal. Uno recuerda las apelaciones del partido comunista soviético a los ideales de justicia que acabaron con miles de individuos, entre ellos sus propios correligionarios. Sólo aquellos que conocen el equilibrio que debe regir en la naturaleza están en condiciones de determinar, por ejemplo, la cantidad de ciervos que vamos a cazar. Pero: ¿lo conocen?

Costello reprocha al ecologismo lo mismo que a la filosofía: que su visión del animal se funda en una idea que no puede entender ninguna criatura salvo el hombre. El solipsismo es inevitable mientras las cosas giren en torno a nosotros. Mas: ¿cómo impedirlo? Nadie se puede desprender de su propia naturaleza. Un naturalista que dedicó gran parte de su vida a observar las aves y que se acercó tal vez más que nadie a los límites de la visión humana, J. A. Baker, se preguntaba en The peregrine si seríamos en realidad capaces de soportar la visión clara del mundo animal. Costello olvida que los animales también matan y que hacer algo sentimental con esto resulta tan inconveniente como adoptar un racionalismo furibundo. Uno puede creer que la razón se ha convertido en “el enemigo más contumaz del pensamiento” (Heidegger) o tratar a la razón como si fuera un prejuicio, pero: ¿basta con eso para escapar de la condición humana? En fin, y llegados a este punto, ¿no sería mejor aceptar nuestra humanidad, dar por descontado que somos seres omnívoros que explotamos a otras especies?, ¿acaso tenemos derecho a reprochar a la naturaleza de la que formamos parte que sus leyes no concuerden con nuestros principios? Costello no lo cree y para ilustrarlo se sirve de Swift (el episodio en el que Gulliver visita el país de los houyhnhnms –racionales, vegetarianos, limpios– y los yahoos –sucios, bestiales, carnívoros–) y su hipótesis de que aceptar la condición humana (Gulliver es con relación a los houyhnhnms y los yahoos lo que el hombre de la antigua Grecia respecto de dioses y bestias) implica de algún modo acabar con los dioses y, por lo tanto, hacer caer la maldición sobre nosotros mismos. ¿Estamos ante un callejón sin salida?

La visita de Costello termina con un debate. Su oponente es profesor titular de filosofía y presenta tres objeciones a sus tesis. La primera es que los filósofos modernos no inventaron la idea de que los animales pertenecen a un orden distinto de la humanidad, sino la de que hay que ser compasivos con ellos. Bajo esta idea subyace, sin embargo, una suposición sospechosa: la de que los occidentales tenemos acceso a un universal ético al que otras tradiciones son ciegas y que de alguna forma debemos imponerles. Costello responde diciendo que ha habido una evolución en el conocimiento de la naturaleza animal y en la actitud hacia ellos y que el hecho de que esa evolución haya tenido lugar en Occidente no significa que no deba asumirse en otras partes, igual que ocurrió con los derechos humanos. El profesor duda, no obstante, de que la idea de continuidad biológica que sirve hoy para hablar de estos asuntos justifique la afirmación de que hombres y animales pertenecen a un mismo reino. Rechaza que el animal pueda gozar de derechos legales y encuentra mejor, pensando en normas para regular nuestro trato con ellos, hablar de deberes humanos. Costello no niega la diferencia, sino las jerarquías que se forjan a partir de ellas. Todos los seres vivos están igualmente dotados para hacer “su vida”. Sin embargo, para el filósofo hay una diferencia fundamental entre ellos y nosotros: la conciencia de la propia muerte. El hombre teme a la muerte. Ese temor no existe en el animal. “Los animales son eternos porque no tienen esperanza”, dice Satta en El día del juicio. Para el animal morir es algo que pasa, contra lo que lucha si puede, pero contra lo que no se revuelve anímicamente. De ahí que no se pueda poner en el mismo nivel al carnicero que mata un pollo y al verdugo que siega una vida humana. Matar animales es legítimo, necesitamos de ellos. La humanidad no podría sobrevivir dejándolos vivir al margen de toda depredación. Lo que no es legítimo es maltratarlos. Costello admite que a la lucha del animal por su propia vida le falta, en efecto, la dimensión de horror imaginativo, intelectual, pero eso no significa que no sienta temor hacia la muerte, sino que ese temor es, por así decir, exclusivamente carnal. La tesis de que al animal no le importa su muerte le parece abominable. Aunque da la impresión de que ella interpreta la conciencia humana de la muerte como indicio de superioridad –una opinión nada evidente, al menos para alguien como Rilke, quien atribuyó a esta conciencia el hecho de que “nosotros veamos futuros donde ellos ven totalidad”–, nuevamente prefiere no discutirlo. Toda discusión reposa en el supuesto de que existe una posibilidad de acuerdo y el problema, para ella, es que la lógica, cimiento de la tradición filosófica, rechaza por principio la vecindad entre humanos y animales. La lógica es el dominio de un ser que come carne y esto vicia a su juicio la cuestión. ¿Debemos renunciar a la lógica en nombre del animal, prescindir de la razón en nombre de una nueva fe?

 ¿El camino de la fe?

Elizabeth Costello cree que la condición para pensar al animal es un pensamiento que empatice ontológicamente con él. Se trata de una idea curiosa porque al mismo tiempo exige el pensamiento y lo rechaza. Esto no es algo nuevo en la historia de Occidente. El cristianismo ha practicado este método casi desde su origen: servirse de la razón para refutar a la razón.

La apelación al cristianismo no es aquí un capricho. Elizabeth tiene una hermana monja doctora en lenguas clásicas que dirige un hospital en Zululandia. También ella ha sido invitada a pronunciar un discurso en la ceremonia de graduación de cierta universidad. Elizabeth acude a escucharla. Su tesis fundamental es que las humanidades se desviaron del camino cuando olvidaron su propósito inicial de recuperar el verdadero mensaje de la Biblia convirtiendo el estudio de las lenguas y autores clásicos en un fin en sí mismo. Fruto de ello fue la pérdida de la palabra redentora.

Aunque Elizabeth juzga demasiado radical esta tesis, comprende lo que su hermana quiere decir. El Evangelio no es simplemente un texto. Basta para comprobarlo con ver cómo la gente común ha entendido en África la figura de Cristo. Este no tiene nada que ver allí con la visión greco-romana que impera en Occidente. “La gente africana –dice Blanche Costello– viene a la iglesia a arrodillarse ante Jesucristo en la cruz, y sobre todo las mujeres africanas, que tienen que aguantar lo más duro de la realidad, porque sufren y él sufre con ellos (…) A la gente que viene a Marianhill no les prometo nada salvo que los ayudaremos a cargar con su cruz”. Se trata de esto, no más. Pero esto es lo que parece sostener también la posición de Elizabeth sobre los animales. La lógica no sirve, hay que entregarse al corazón. No es casual que, al despedirse de su hermana, le reconozca a Blanche que ha escogido la senda adecuada: Cristo en vez de Grecia, lo extático en vez de lo estético, el corazón y no la razón. Para un autor que suele llevar a sus personajes hasta el borde del abismo, o si se prefiere, de la santidad, tal vez sea imposible otra conclusión.

 

Este texto se publicó originariamente en la revista Cuadernos Hispanoamericanos.

Print Friendly, PDF & Email

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí