¿Cómo empecé a bordar matrioskas?

0
400

Varias veces me han preguntado cómo empecé a bordar matrioskas, de dónde se me ocurrió tal cosa. En esta entrada cuento y muestro de dónde me vino la inspiración para hacer mis primeras muñecas.

 

Hace unos seis años me di a la tarea de hacer muñequitos de fieltro cosidos a mano para el árbol de Navidad. Cuando tuve suficientes, seguí con el fieltro, haciendo llaveros, dijes, aretes… Pasaron varios meses y en esas labores, se me instalaron las ganas de bordar más, de aprender puntadas, de decorar cosas con puntadas.

 

No se me antojaba bordar mantas de cocina, ni blusas, ni manteles, ni tapetes. Todo se me hacía muy plano, muy lavable, muy utilitario. Hoy entiendo que lo que más disfruto crear son objetos con cierto volumen; esto me lo hizo ver Fina Viegas, creadora de muñecas y de cuentos, la semana pasada y fue un gran descubrimiento para entenderme.

 

Hillery Sproatt

 

Buscando inspiración en internet –hacia inicios del 2012– di con unas muñecas de tela, estilo matrioskas (o bolos de boliche, según se vea), bordadas a mano por Hillery Sproatt. Me parecieron delicadas y amorosas, y ¡me dieron ganas de hacer muñecas como esas!

 

hillery10.jpg

 

Debo agregar que en los años anteriores yo había estado haciendo matrioskas: en papel maché, en fieltro, en piedras. Así fue como decidí hacer mi propia versión de una de las muñecas de Hillery (ver la siguiente foto). Y nació la que yo llamo «La Primera», la más antigua matrioska bordada en mi gineceo.

 

hillary-sproatt-embroidered-doll

 

Al igual que las muñecas de Hillery Sproatt, mi primera matrioska tiene dos caras. Bordarla me tomó casi un mes, pues me resultaba en extremo trabajoso rellenar áreas con pequeñas puntadas. Aunque a ratos sentía que era una labor interminable, me encantó el resultado. En la siguiente foto les muestro a La Primera terminada y una de las caras de la segunda.

 

7369645684_a27a579478_o.jpg

 

Para cerrar esta nota, quiero contarles que Hillery ya no está haciendo muñecas. Luego de las que les mostré arriba, hizo unas más simplificadas que se pueden ver aquí (aunque están out of stock, es decir, agotadas). Hoy día está dedicada al diseño de colchas, según se ve en su sitio web. La verdad es que me agrada saber que ha cambiado de producto –siempre dentro de los textiles– porque estar abierto a innovar es parte del proceso creativo.

 

Si han leído hasta aquí, les agradezco por haber recibido este pequeño secreto. Confieso que por años lo tuve guardado.

 

Enlaces

 

Hillery Sproatt: su sitio web actual, su cuenta en Instagram

 

Entrevista a Hillery Sproatt, 27 de abril del 2011

 

Otra entrevista a Hillery, 5 de marzo del 2013

 

7165071556_e48a3b2609_o