Constanza Mas: “La tecnología nos brinda la posibilidad de que las fantasías digitales tengan consecuencias en la vida real”

0
133

Tesla decía algo así como, “la luz llena mis seis sentidos: la veo, la oigo, siento, huelo, toco y pienso. Las partículas de luz son notas escritas”. La luz como energía creativa.

Constanza Mas es diseñadora de moda. Diseñadora de ropa. Ropa tecnológica. Ropa tecnológica con superpoderes, como la define ella. Constanza Mas fue la ganadora de la décima edición del concurso Samsung EGO Innovation Project lo que le llevó a debutar en Mercedes Benz Fashion Week Madrid con la colección Quantum, -prendas con un ecosistema IoT (Internet de las Cosas) para crear prendas inteligentes que incluye camisas, casacas, chalecos, vestidos cortos y pantalones confeccionados en seda y satén de algodón, tejidos que se combinan con materiales técnicos como plástico, metacrilato e incluso aluminio anodizado, que se utiliza en la construcción y la automoción-, y de allí a participar en Fashinnovation, uno de los actos enmarcados en la pasarela de moda de Nueva York.

Adentrarte en el estudio de Constanza Mas significa experimentar sensaciones con conceptos y soportes nuevos que suman más reglas del juego al mundo del diseño y el arte. Un taller del siglo XXI en el que conviven patrones, tejidos, hilos, fornituras, mesas de corte, máquinas de coser y además electrónica, soldadura, baterías, programación… Su leitmotiv: crear tecnología “vestible”, diseño interactivo y prendas inteligentes que se comunican con quien las viste y con el entorno a través de una aplicación del móvil, “mediante bluetooth la ropa inteligente expresa sentimientos y estados de ánimo a través de patrones de luz preconfigurados”. Constanza+Lab se compone de estilismos de un minimalismo futurista con líneas horizontales y verticales que pueden ser personalizadas con luces led en función del estado de ánimo que se tenga: “La industria de la moda tal y como la conocemos es obsoleta. El coste de la moda es lo que nos debe preocupar, el consumo irresponsable y desmedido y las consecuencias que tiene en el medio ambiente y en el ecosistema social”.

De la mano de Constanza Mas lo físico se combina con lo virtual para crear una nueva realidad híbrida, que se plasma en el Internet de las cosas: “El inicio del siglo XXI está marcado por el impacto altísimo que la tecnología está teniendo en nuestras vidas, y la moda debe ser un reflejo de esa contaminación positiva entre el mundo real y el virtual. La tecnología nos brinda la posibilidad de que las fantasías digitales tengan consecuencias en la vida real”.

Estuvo en Italia, sus prendas están actualmente en Matadero, Madrid, y prepara nuevos trabajos… Se le ve plena de energía y vitalidad; por favor, enséñeme dónde lleva conectadas las pilas, ¡dígame el secreto de esta energía que luce tanto!

Jajajaja… Son los superpoderes del trabajo y la determinación. Sí, en Milán me invitaron a participar en INNOVATION SQUARE en LIENAPELLE. Un lugar de encuentro de expertos en innovación y tecnología. Allí di una charla y mostré un vestido especialmente diseñado para la exposición en el que la luz interaccionaba con el material (mi primera experimentación con la piel) convirtiéndolo en una luciérnaga.

(añado link https://fashioninnovation.it/team2019/costanza-mas/)

En la exposición Producto Fresco organizado por DIMAD /Asociación de Diseñadores de Madrid/ (Central de Diseño Matadero Madrid) hay seleccionadas dos prendas de LUNATIC, mi última colección, inspirada en la Bauhaus y en la llegada del hombre a la luna. Este año Murcia es la comunidad autónoma invitada a participar gracias a la colaboración con DIP/Asociación de Profesionales del Diseño y la Comunicación Publicitaria Región de Murcia/

(añado link https://dimad.org/producto-fresco-2020/)

Se propone crear tecnología “vestible” utilizando la luz como un material más, ¿en qué momento de creación se encuentra en estos momentos?

Utilizar la luz como un nuevo material es un reto muy estimulante, y cada nueva experimentación es un aprendizaje. Me gusta trabajar con la luz basándome en su aspecto emocional y comunicativo.

¿Qué es esto que llama prendas inteligentes? ¿Cómo funcionan?

Podemos hablar de dos niveles de “inteligencia”. Hemos desarrollado prendas que incorporan sensores y reaccionan en función de los datos que recogen en el entorno, y hemos desarrollado prendas que el propio usuario puede personalizar dependiendo de cómo se sienta en ese momento. Son dos formas de comunicación diferentes con la luz como nexo.

En septiembre de 2017 presentamos Purgatorio, una colección compuesta de 12 looks fashiontech en la que todas las prendas incorporan sensores que reaccionan con el entorno al movimiento de quien las viste, al sonido ambiental e incluso dos prendas se emparejan reaccionando a la proximidad, dependiendo a qué distancia se encuentran emiten un color u otro. Purgatorio suscitó mucho interés a nivel internacional, nos invitaron a desfilar en Bangladesh Fashionology Summit y a exponer en Wear it Berlin.

Nuestra colección QUANTUM fue ganadora de la décima edición de Samsung EGO Innovation Project e inauguró la jornada de talentos emergentes de MBFWM el pasado 7 de julio de 2018. El campo de investigación para desarrollar la colección se basó en la relación entre la ropa que llevamos y nuestro estado de ánimo, y cómo la tecnología /fashiontech/ nos puede ayudar a expresarnos en el siglo XXI.

QUANTUM es una colección mixta de prendas y accesorios inteligentes. Hemos creado un nuevo ecosistema que conecta el mundo virtual y el mundo real a través de nuestras prendas. Jugamos con el IoT (internet of things): un objeto que se conecta con un dispositivo móvil  y cambia su comportamiento desde el mismo. Conectamos nuestras prendas y accesorios vía Bluetooth a dispositivos móviles (teléfono móvil, tablet…) y las personalizamos de manera individual a través de nuestra app. Con la colección Quantum también desfilamos en NY Fashion Week en febrero de 2019.

Y también lo he visto en los bolsos…

Sí, la última novedad es que el estampado digital que incorporan los bolsos ahora lo hemos introducido en las prendas.

El suyo es un diseño vivo. Según ha ido desarrollándolo ha conseguido atribuirle aplicaciones y funciones nuevas…

En LUNATIC podemos cambiar el estampado de la prenda en tiempo real. Es un nuevo nivel de comunicación. Ahora, además de líneas de luz con diferentes colores y animaciones, puede seleccionar en nuestra app el estampado que desee y cargarlo en tiempo real en la prenda, incluso dibujar un emoticono, una inicial, un color… personalizado en el momento.

Las prendas no tienen alma, pero pueden ser capaces de hacer sentir o expresar la forma en la que uno se encuentra. Esto despierta ciertos recelos como despertaban las nuevas tecnologías en su inicio, pero usted disipas temores apostando por humanizar la tecnología…

En efecto. La tecnología debe estar a nuestro servicio, nosotros la creamos y decidimos responsablemente qué uso darle. La cibernética y la tecnología nos proporcionan la oportunidad de engendrar nuevas formas de expresión y expansión de las capacidades humanas y de comprensión del entorno que nos rodea.

Habla de realidad virtual conectada algún día con el mundo físico… y me asegura que no estamos hablando de ciencia-ficción, ¿no?

No, no, nada de ciencia-ficción. Realidad. Trabajamos con el convencimiento de que la fusión de moda y tecnología va a hacer posible que las prendas y complementos se conviertan en una nueva capa de piel, una envoltura orgánica e inteligente que nos permita expandir nuestros sentidos, nuestro cuerpo y nuestra mente, convirtiéndose en una interfaz flexible para navegar por el mundo, interaccionar, comunicarnos, experimentar, divertirnos, incluso entendernos a nosotros mismos a otro nivel.

Creo que define esta disciplina suya como muy alemana, racionalista; lo tiene clarísimo, sin vuelta de hoja, las cosas tienen que funcionar y sentar bien al cliente…

Se puede resumir en minimalismo, forma y función. Mies van der Rohe dijo la célebre frase “menos es más”.  Dieter  Rams con su decálogo del buen diseño la mejoró cambiando la última palabra “menos es mejor”. Recomiendo la lectura del su decálogo, especialmente a los estudiantes de diseño de cualquier disciplina. Es un inmejorable cuestionamiento durante el proceso creativo.

Su taller es más un laboratorio en el que se investigan nuevos caminos para el textil y la tecnología, no es un taller de diseño de moda al uso…

Es un taller del siglo XXI en el que conviven patrones, tejidos, hilos, fornituras, mesas de corte, máquinas de coser y además electrónica, soldadura, baterías, programación…

Volvemos a la terminología, la gente se pierde con tanto término nuevo como fashiontech o wearables

Fashiontech significa moda con tecnología incorporada. Wearable significa tecnología “vestible”. A medida que se incorpora la tecnología en nuestro día a día la frontera entre ambos términos cada vez es menos borrosa.

Usted dice que diseña para dar “superpoderes” a la gente, ¿qué superpoderes adquiero cuando visto sus prendas?

Todavía recuerdo esa sensación la primera vez que vestí una de mis prendas fashiontech. Produce el efecto ¡woooow!, en ese momento te das cuenta de que tu relación con la prenda, con los demás y con el entorno es diferente, es otro nivel de lectura e interacción.

¿Cree que en un futuro la tecnología estará incorporada en nuestro cuerpo, como un exosentido? ¿cómo ve el futuro de la tecnología comunicando con la moda?

Mi narrativa personal tiene dos hilos conductores unidos entre sí: la simplificación y la innovación tecnológica. En un periodo de avance vertiginoso de la tecnología utilizamos Internet como un exocerebro. Nuestras ropa no sólo será exasensorial, sino suprasensorial.

Actualmente ya se imprimen objetos, comida… ¿podremos imprimir también nuestra ropa en casa?

Si, por supuesto. Hace unos años diseñé unas prendas que salían de una cortadora láser y directamente se entrelazaban sin necesidad de máquina de coser. La fabricación digital nos permite minimizar nuestro guardarropa: sólo necesitamos un trozo de tela, un archivo digital y una cortadora láser, en cualquier momento y en cualquier parte del mundo. Con la impresión 3D es el mismo concepto sólo que en vez de un trozo de tela el filamento de la impresora es el que va configurando la prenda. Inmediato y sostenible.

Tesla decía algo así como “la luz llena mis seis sentidos: la veo, la oigo, siento, huelo, toco y pienso. Las partículas de luz son notas escritas”…

Tesla era capaz de ver mucho más allá, era un descubridor y un verdadero visionario. Me encanta su punto de partida, la luz como energía creativa.

Toda esta investigación le viene por su formación como diseñadora industrial…

En parte sí, es una forma de unificar mis dos cerebros: el técnico y el creativo. También es el resultado de una cuestionamiento permanente, yo tengo siempre activado el pensamiento divergente, el “¿y si…?”

Considero que la tecnología no debería ser únicamente una cuestión de usar “porque sí”. Lo más importante es que tenga un significado y un propósito…

Estoy totalmente de acuerdo. El propósito de la tecnología es facilitar nuestra vida para adaptarnos mejor a nuestro entorno. Desde el punto de vista del sociológico, la moda es una lente desde la que se mira a la humanidad en un momento de tiempo muy concreto. El inicio del siglo XXI está marcado por el impacto altísimo que la tecnología está teniendo en nuestras vidas, y la moda debe ser un reflejo de esa contaminación positiva entre el mundo real y el virtual. La tecnología nos brinda la posibilidad de que las fantasías digitales tengan consecuencias en la vida real.

Mucha ropa inteligente está ya colgada en nuestros armarios con tejidos y nuevas fibras menos dañinas para el medio ambiente o se elaboran al reciclar plásticos, ¿el siguiente paso sería encontrar el equilibrio entre moda y precio, no?

La industria de la moda tal y como la conocemos es obsoleta. El coste de la moda es lo que nos debe preocupar, el consumo irresponsable y desmedido y las consecuencias que tiene en el medio ambiente y en el ecosistema social.

Es fácil construir mitos y casi imposible derribarlos. Estos inicios a la hora de trasladar una información nueva son casi como ir contra el mundo luchando para abrir camino, como Don Quijote contra los molinos…

Mi campo de trabajo es nuevo y apasionante, tiene mucho de invención y de prueba-error. Mi percepción es que va mucho más rápido de lo que parece, aunque cueste digerirlo y entenderlo. Es cuestión de tiempo, pero es imparable.

¿Otra moda es posible? ¿Cree que realmente está empezando a cambiar algo con la importancia que muchos diseñadores españoles ya está dando al tema de la sostenibilidad?

Todo está cambiando drásticamente, aunque va despacio y queda mucho trabajo por hacer. Lo que nos debe hacer sentir orgullosos es que el cambio se está produciendo gracias a la suma de todas las voces críticas y anónimas que se alzan poderosamente. Esa es la parte más bonita de esta historia, que cada uno de nosotros tiene su voz y que la unión hace la fuerza.

¿No entra a veces cargo de conciencia por trabajar en la segunda industria más contaminante del planeta? Ya nos vamos concienciando más, afortunadamente…

Curiosamente lo que yo desarrollo se podría llamar tecno-artesanía. Es un trabajo que requiere mucha atención al detalle y exclusivo. Una producción bajo pedido y siempre mezclando la artesanía y la tecnología, la tradición y la vanguardia. Pero sí, la concienciación es uno de los pilares del cambio. Cuando cada uno de nosotros sea consciente y responsable de sus actos no habrá que hablar de contaminación o de sostenibilidad.

Hoy vivimos en la moda del “usar y tirar”… ¿Cuánto tardará en cambiar la conciencia de los consumidores?

Uno de los indicadores más visibles del cambio que se está produciendo es el incremento exponencial del mercado de segunda mano. Recicla, reutiliza, reduce y respeta. Esa es la clave.

¿Qué razones mueven a la hora de hacer una prenda? ¿Está de acuerdo con que no sólo es vender sino que es importante que esa ropa provoque alguna emoción a quien se la pone, la magia que ocurre en la mujer que lo lleva…?

En mi caso es más que vestirse, es toda una experiencia encender los superpoderes. El usuario puede explorar y jugar con los límites de la moda. La prenda se expande y narra historias de una forma sorprendente y novedosa, permite nuevas formas de expresión y comunicación.

Como le decía, es inseparable el concepto moda-cultura. ¿Coincide en aquello que opinan otros de que la moda cambia las formas de sociedad, igual que la sociedad cambia la moda? En la moda llega a reflejarse cómo somos como ciudadanos…

La moda es cultura y es un reflejo de nuestro tiempo y de todo lo que sucede en la sociedad. El diseño de moda es un motor de cambio y, en mi trabajo, una excusa para generar ideas que cuestionen la manera de vivir hoy.

Por otra parte, Dana Thomas, autora de Dioses y Reyes (Ed. Superflua), señalaba que hoy, en la moda, “todo es aburrido y previsible”. Dicen que falta en la moda diseñadores que den confianza a la gente para que vuelva a divertirse con la moda, ¿qué opina cuando ve que parece que vamos todos uniformados?

Creo que si vamos todos uniformados es porque es un reflejo del momento que vivimos, nos hemos vuelto más aburridos y menos transgresores. Incluso me atrevería a decir que somos menos libres…

La literatura es su otra pasión. Tiene predilección por el ensayo sobre temas sociológicos y la poesía, entre otros, que conforman su armazón intelectual, ¿qué títulos recomendaría?

Por citar algunos autores Roland Barthes, Zygmunt Bauman, Gilles Lipovetsky, Roger Bartra. Ahora estoy leyendo La Furia de las Imágenes, notas sobre la postfotografía, de Joan Fontcuberta. Se lo recomiendo.

¿Considera que la ropa construye otro tipo de lenguaje?

Sí, la moda es el lenguaje de las emociones.

Esta pregunta es casi obligada con esta revolución tecnológica que nos trae: ¿prefiere lectura en papel o en digital?

Las dos cosas. El papel gana cuando se trata de leer literatura, ensayo, arte… el formato digital es muy práctico para el estudio y la información.

Creo que esto de la tecnología también le viene de su pasión por la música electrónica. Junto con su marido y amigos tiene un grupo de música, Eléctrica, con el que toca cuando el trabajo se lo permite, ¿qué le produce también la música electrónica que no le remueven otros géneros?

La música está siempre presente en mi día a día, incluso puedo decir que cada una de mis colecciones tiene su propia banda sonora. Con ELÉCTRICA lo que hacíamos era rock, ahora estamos un poco parados porque no tenemos tiempo. Pero volveremos…

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí