Datos sobre las revistas en la red

0
250

                     A semejanza del “Washington Post”, que ya se “tapó”,  el muy influyente “New York Times” debate estos días si debe limitar el acceso en la red a sus páginas o si las mantiene abiertas como hasta ahora. En momentos de clara crisis económica, el matutino tuvo que vender su sede y endeudarse en unos 250 millones de dólares con el magnate mexicano Slim, la eterna cuestión es si dar  acceso al contenido mediante una cuota mensual  implicará la huida de los lectores que a partir de ahí ya no serán blanco de los publicitarios.

 

    El avance del Internet en los medios de información escritos es imparable y ya no hay publicación en Estados Unidos que no tenga su edición en la red. Por ello, la “Columbia Journalism Review”, la publicación especializada en temas periodísticos más importante del país, ha hecho una encuesta entre unas tres mil publicaciones periódicas de todo tipo, semanarios, revistas quincenales, mensuales para ver como tratan la información, si la procesan parecidamente a su gemela impresa, como se desenvuelven etc…Unas 665 han contestado y las respuestas son bastante iluminadoras.

 

       Hay, para comenzar, dos conclusiones importantes:

 

A). La edición es menos cuidada. Se redacta un tanto a la ligera, hay escasos correctores o editores, en algunos casos es una auténtica “Dodge, ciudad sin ley”. La razón es que en la red lo que cuenta es adelantarse, la primicia. La redacción y la gramática sufren.

B). Aunque el número de lectores de las publicaciones en la red sea con frecuencia cuatro o cinco superior a las de la publicación impresa del mismo nombre y similitud de contenido, los profesionales y parte de los lectores consideran a lo aparecido en la red como un producto inferior. Una paradoja que el tiempo corregirá.

 

        Hay otras también curiosas que agrupo:

 

1)   Objetivos: Las publicaciones en Internet surgen normalmente para potenciar a la de papel, hacerla más conocida, que no pierda la carrera con la competencia etc…. A veces, con el propósito oculto de reemplazarla eventualmente.

2)   Ingresos: la publicidad es la fuente principal. Un tercio de ellas gana ya dinero, otro tercio pierde.

          52% permiten acceso total a todo el contenido. 31% sólo parcial, portada y poco más.

        Es mencionable que dos tercios de las que tienen las puertas totalmente abiertas ganan dinero.

3)   Decisión sobre contenido.

       Son los editores o Jefes de redacción de la publicación impresa los que tienen la batuta sobre lo que se cuelga en la red. En un 72% de los casos es así. Sin embargo, cuantos más crecen los lectores en la red más poder se da a los redactores de las páginas electrónicas. Parecen obtener mayor autonomía como premio a la buena marcha de la publicación

4)   Personal

La publicación electrónica sigue utilizando a muchos profesionales que trabajan simultáneamente en la otra, 61%. Las personas  procedentes de otros campos y contratadas por tener experiencia en la red son un 26%.

      Los profesionales estiman que lo más importante que debe mejorar el vástago de internet en el que trabajan es la presentación y el diseño. Más que el contenido, aunque haya quejas sobre la forma chapucera en que se redactan algunas noticias. Una reiterada es que cuando hay correcciones no se advierte a los lectores de que se han producido.

       La mayor parte de las publicaciones en la red  tienen blogs (dos tercios) y prácticamente todas ellas permiten comentarios y apostillas de los lectores a los blogs o al contenido en general.

         Recordemos que la desaparición de periódicos y revistas impresos en el mundo anglosajón ha sido considerable en la última década. Ciudades importantes de Estados Unidos se han quedado con un periódico. Una de ellas, sin ninguno

Inocencio F. Arias es un veterano diplomático y frecuente colaborador en los medios de información. Ha tenido cargos destacados con diferentes gobiernos: embajador en la ONU con el PP, Secretario de Estado y Subsecretario con el Gobierno anterior del PSOE y Portavoz del Ministerio de Exteriores con tres distintos ejecutivos de la democracia; UCD, PSOE y PP. En la ONU presidió el Comite Mundial contra el Terrorismo y la Asociación de Embajadores. Ha sido profesor en la Universidad Complutense y en la Carlos III de Madrid. En su única escapada a la empresa privada fue Director General del Real Madrid. Ha escrito libros: Confesiones de un Diplomático (Planeta) y Tres Mitos del Real Madrid(Plaza-Janes) y en colaboración con Eva Celada La Trastienda de la diplomacia (Plaza-Janes). A mediados de 2012 publicó también en Plaza y Janés Los Presidentes y la diplomacia. Me acosté con Suárez y me desperté con Zapatero que actualmente está en su tercera edición.