De mi Diario : Semana 17 / 2022

3
232

 

Weiß/Colonia, 24.4.

Me envía MM un enlace que no puedo abrir porque no soy suscriptor del pasquín de Prisa (mi vena masoquista no da para tanto) pero al menos sí me deja leer el titular: «Para Vargas Llosa, Pérez Galdós no fue el gigante moderno que nos cuentan». Le contesto a MM ipso fuckto presto subito: «Lo que diga VLl de don Benito me la trae floja, querida MM. La obra de don Benito tiene una grandeza humana que jamás alcanzó la obra del peruano, con ser tan buena en lo suyo. Pero los corazones humanos brillan por su ausencia en esa obra, y son lo que más brilla en la de don Benito. Eso para no hablar de los Episodios Nacionales, a cuyo lado una gran novela como La guerra del fin del mundo (la que más me gusta de VLl) se destiñe mucho por no decir que e m p a l i d e c e».

Hoy es un domingo soleado, la primavera parecería haber entrado con buen pie. Pero abril, si no es el más cruel, es al menos el más caprichoso de los doce meses. Veremos cómo se comporta todavía.

Weiß/Colonia, 25.4.

2:35 am : Cuando uno anda con los ánimos tirados por el suelo, sin ganas de nada sino si acaso de acostarse y ya no levantarse más, la única solución para levantar cabeza es una peli como Arsenic and Old Lace [Arsénico por compasión]. Hasta me ha hecho reír. Lo que me pregunto es cuántas personas menores de 50 años que la vean están en condiciones de comprender qué significó la construcción del canal de Panamá y el papel desempeñado por el presidente Teddy Roosevelt en dicha empresa, así como también la figura de este presidente, uno de los inmortalizados en el Mount Rushmore. Y cuántas personas la ironía inserta en la frase que dice el Teddy Roosevelt de la peli al Dr. Gilchrist: «Sí, doctor, me presentaré a un tercer mandato, pero no seré elegido. Seré el último de los Roosevelt en la Casa Blanca». Cuando se estrenó en Broadway la comedia que inspiró el film, en 1941, el inquilino de la Casa Blanca era desde 1933 Franklin Delano Roosevelt, pariente lejano de Teddy.

Lluvia anunciada para todo el día, y yo ayer desconfiando de la meteorología abrileña. Hice bien en desconfiar. En el fondo, y no del mar, es uno de los verbos más positivos de nuestro idioma.

Vino Chico para acompañar a su madre al neurólogo y conocer el resultado del análisis de la punción lumbar que le hicieron a Diny hace dos semanas. Vuelven con buenas noticias. Con un alto grado de seguridad no se trata de un alzhéimer y tampoco 100% de demencia sino aquello que en metalurgia llaman “cansancio del material”, agudizado por el historial genético de los Hansen. Le han recetado a Diny dos medicamentos de los que deberá tomar cada día una pastilla en ayunas, y cuyo efecto más perceptible será ralentizar la pérdida de memoria. Oremus.

Weiß/Colonia, 26.4.

2:40 am : Decidí dejar un par de días la relectura de la autobiografía de Stuart Mill y zamparme de dos grandes bocados la octava y última novela de la saga de Jimmy Perez. Son dos zapatos pero que muy distintos. En la teleserie Willow aparece una vez anecdóticamente en uno de los primeros episodios; Cassie, la hija de Fran y adoptiva de Jimmy, es ya una joven estudiante en Glasgow; y a Jimmy le inventan un amor juvenil, Alice, que entretanto se casó con otro. Cuando termina la saga literaria, Cassie tan sólo tiene nueve años, y la saga concluye con Jimmy y la maravillosa Willow Reeves yendo en el ferry a Fair Island, la isla natal de él, Willow ya embarazada y él decidido a dedicarle el resto de su vida a ella y su criatura. A la sabia manera de Salomón diré que ambos desarrollos son válidos, pero…: el de la serie literaria me gusta bastante, harto más.

En La Modicana, hoy, con la pareja asimétrica, para finalmente conocernos, y la sorpresa de que él se llama en realidad Karl May, algo así como si un español se llamase José Mallorquí o bien Marcial Lafuente Estefanía, de modo que con muy buen criterio acudió al Registro Civil a reinscribirse como Carlo May. Son los dos muy simpáticos y hemos quedado en los mejores términos.

Le escribo a Violeta, que aún no conoce la obra de Eça de Queiroz: «Con Eça puedes empezar por donde te dé la real gana. Pero si ya leíste algunas novelas de la que llamo «la saga del adulterio» (es probable que hayas leído Madame BovaryAna Karenina, tal vez Effi Briest, quizá Don Casmurro), entonces te recomiendo una de las perlas de ese collar: El primo Basilio. Caigo en la cuenta de que todas las novelas de esa saga se titulan con el nombre de la protagonista (además de la tres que ya te he citado, Eline Vere en los Países Bajos y La Regenta en España) mientras que las dos del ámbito lusitano llevan por título el nombre del protagonista, en el caso portugués el del seductor, en el caso brasileño el del marido cornudo. No deja de ser curioso».

Weiß/Colonia, 27.4.

2:10 am : Sigo con mi terapia nocturna antidepresiva a base de DVD, esta noche con Un día de boda, entre las incontables obras maestras corales de Robert Altman una de las más desopilantes. Me lo he pasado muy bien y hasta estoy pensando en seguir en el mundo de don Altman, con Vidas cruzadas, M*A*S*H*, Gosford Park, El último show, todas las suyas que tenga en mi DVDteca. Y aquí paz y después gloria, como decía mi abuela Remedios.

Voy al Commerzbank de Rodenkirchen con Vincent para negociar cómo colocar su seguro de vida en un fondo seguro de inversiones, hasta donde puedan ser seguros tales fondos ni ninguna clase de ahorros en estos tiempos donde se presagia (más: se teme) una hecatombe atómica. Se nota que Vincent, por razones que desconozco, domina la materia y arregla con la Frau Schneider un paquete de 10.000 € (su seguro de vida más los casi 4.000 € que yo aporto para redondear la cifra) invertidos a cinco años vista. Después de lo cual lo invito a almorzar en el Bistro Verde, que está al lado del Banco, y allí charlamos cerca de hora y media acerca de muchas circunstancias de mi vida que le eran desconocidas y le sorprenden. Le interesa, sobre todo, la trastienda de mi vida profesional y cuáles son los grandes escritores a quienes he conocido de córpore insepulto. Vincent es, de los tres nietos mayores, el que más se interesa por la literatura y, al decir de sus padres, un verdadero ratón de biblioteca. Le digo que, cuando me muera, puede quedarse con todo lo que quiera de la mía. Me dice que no me muera, me besa y regresa a casa caballero de su bici, con la que vino hasta R’kirchen.

Yo regreso en el bus, al que en la primera parada sube una chica de muy buen ver, con una chaqueta bajo la cual lleva una falda y un top que le deja al aire el ombligo y buena parte de sus tetas; no usa corpiño, y son dos bultos de lujo, hermosos y bien empitonados. A mis 83 años todavía golosos con este espectáculo les hace mucho bien verlas y sopesarlas mentalmente. Mis amigas jóvenes saben de mi pasión por el desnudo femenino, y algunas me han enviado el suyo como regalo de cumpleaños o por algún motivo especial. Es un tesoro que cuido con mimo, como que el desnudo femenino junto con la música y el cine ocupan los tres puestos de mi podio. La literatura, pobre piba, diría Julio, Cortázar, siempre se ha tenido que conformar con el desagradecido cuarto puesto.

Manu lee en mi diario que desde que supe quién fue sentí una gran empatía con el insigne David Ricardo, la cual se acrecentó cuando Dieter me descubrió esta cita de Brecht: «En el fondo, Marx no es nada más que la lógica consecuencia de Ricardo». «¿Y de quien serás tú la lógica consecuencia?», me pregunta Manu. Le contesto: «No lo sé, pudiera ser que de mi abuelo Pantaleón, pero solo porque murió alcoholizado. Ahora bien, si me quisieras preguntar quién sería la lógica consecuencia mía, te respondo que sólo soy un agente transmisor: Rebeca es la lógica consecuencia de mi padre».

Weiß/Colonia, 28.4.

2:00 am : Hafsia Herzi, a quien adoro desde que la vi en Cuscús, empieza a volar por su cuenta, así lo demuestra en esta peli, Tu mérites un amour [Mereces un amor], su primer largometraje, del que es productora, guionista, directora e intérprete principal. A sus nada más que 34 primaveras. Aventuro que va a dar mucho de que hablar en los próximos años, le sobra el talento por los cuatro costados.

Bajo a buscar el diario en el buzón, ya pasado el mediodía, y todavía no ha llegado. Mi recompensa por bajar y subir la escalera es un chochín posado en una mata de hibiscos que hay en la franja de jardín delante de nuestra fachada. Este se nota que llama la atención de una hembra, luego pregunta algo y después sale volando. Quien con toda certeza entendía mucho de tales cantos fue Messiaen. Y entretanto sabemos que los pájaros tienen su propio idioma, y lo más bello de saberlo es cuando uno aguza el oído y entonces distingue dentro de ese canto los signos de exclamación y de interrogación.

La milagrosa Nancy, otra venezolana del exilio forzoso a que ha condenado el chavismo a su pueblo, me manda un par de fotos de carteles o letreros muy divertidos: «Se habla español en varios idiomas. Librería de libros. Fotocopias idénticas. Pintamos casas a domicilio». Le comento a mi compadre, en la orilla del Cauca, a quien le he pasado copia del email de la milagrosa Nancy: «Yo los dos carteles más descojonantes que he visto en Alemania son los siguientes: uno en Linz del Rhin, en una calleja en cuesta. Decía: “Quien aparque aquí contraviniendo el Código de Tráfico será retirado por la grúa, con gastos a su cargo”. Es decir, si se lee bien, no será retirado con la grúa el auto, sino el conductor. Y otro acá en Colonia, otoño 1966, en las vallas de un edificio en construcción, encabezado el cartel por las tibias cruzadas y la calavera, debajo de las cuales se leía: “¡No pasar, peligro de muerte! Los infractores supervivientes serán perseguidos por vía judicial”».  ¡Thoma del frasko, Karrasko!

Weiß/Colonia, 29.4.

2:30 am : He comenzado la lectura del primer episodio de una nueva saga de Arnaldur Indriðason, uno de mis autores favoritos entre los escandinavos, y el segundo islandés que he leído, después de Halldór Laxness. En esta ocasión, las tramas se desarrollan a partir de 1942, cuando Islandia fue ocupada militarmente primero por los británicos y luego por los gringos, y los protagonistas son una pareja, el inspector vernáculo Flóvent, y Thorson, un miembro de la Policía Militar canadiense, quien resulta ser un “islandés occidental”, que es como llaman en el país a los compatriotas emigrados al Canadá o los Estados Unidos. La saga promete, y esta noche ya me he metido el primer ⅓ del primer episodio de un tirón.

​Aparece en Árbol Invertido mi artículo “Querido Führer”, sobre las cartas privadas a Hitler, y José Luis me comenta desde su Managüita: «Las fotos le vienen como el zapato a la Cenicienta. Hasta Hitler logra simular cierta prestancia si lo ponen junto a Franco». Le contesto ipso fuckto: «Bueno, pero no es mérito de Hitler; al lado de Franco hasta Boris Karloff parecería Rodolfo Valentino».

Encontré el poema dizque de Frida Kahlo, pero en realidad de Estefanía Mitre a que alude el título de la peli de Hafsia Herzi que vi la noche de antier. Es muy llamativo, no resisto la tentación de copiarlo: «Mereces un amor que te quiera despeinada, / incluso con las razones que te levantan deprisa / y con los demonios que no te dejan dormir. / Mereces un amor que te haga sentir segura, / que pueda comerse al mundo si camina de tu mano, / que sienta que tus abrazos van perfectos con su piel. / Mereces un amor que quiera bailar contigo, / que visite el paraíso cada vez que mira tus ojos / y que no se aburra nunca de leer tus expresiones. / Mereces un amor que te escuche cuando cantas, / que te apoye en tus ridículos, / que respete que eres libre, / que te acompañe en tu vuelo, / que no le asuste caer. / Mereces un amor que se lleve las mentiras, / que te traiga la ilusión, / el café y la poesía». A lo que Lope de Vega añadiría: «Esto es amor: quien lo probó lo sabe».

Mi columna de hoy en EE, “Bucha hoy, Guernica ayer”, ha provocado en su foro esta controversia:

«WILSON (19257)• No hay claridad aún sobre Bucha y esos horrores los niega Rusia. Los medios occidentales los ponen en primer plano en reiterada propaganda antirrusa. ¿A quién le cree señor Bada?, acaso no sabe ¿que la primera víctima en una guerra es la verdad?. Y hay verdades, Ucrania está en poder desde 2014, de una feroz dictadura nazi-fascista que hace Guernicas en el Donbass, al este del país.

Ricardo (67977)• La información de que disponemos en Alemania, y en el resto de la Unión Europea, es que la masacre de Bucha tuvo lugar: hay vídeos y fotos satelitales que avalan esa información. En cuanto a la dictadura nazi-fascista que la propaganda de Putin (experta en fake news) dice que rige en Ucrania, ¿no le parece extraño que la Unión Europea no se trague ese sapo y apoye económica y militarmente a Kiev?

WILSON (19257)• Pues el sapo se lo tragó ya hace ocho años porque se instaló feroz dictadura nazi-fascista en Ucrania a sangre y fuego con abierto apoyo de Estados Unidos y la Otan. El genocidio perpetrado en Donetsk y Lugansk, no son fake news, son la realidad dolorosa de pueblos rusoparlantes en el Donbass. La desinformación cunde, por lo que se ve, en toda Europa.

Ricardo (67977)• Se lo digo sin ninguna acritud y sin ironía: si de repente nota que sus tripas croan, téngalo por seguro: es usted quien se tragó el sapo».

Hay gente que tiene tragaderas del tamaño de una esclusa del canal de Panamá,

Weiß/Colonia, 30.4.

2:00 am : Como siempre que la pasan, volví a ver The Day of the Jakal [El día del Chacal], la versión original, la de Fred Zinnemann, con un Edward Fox en el papel de su vida, amén de un adversario que da la talla para enfrentarlo, Michael Lonsdale. La versión posterior, con Richard Gere, Bruce Willis y Sidney Poitier no le llega a la suela del zapato a esta obra maestra de Zinnemann.

Cuando me levanto a las 10:01 am Diny no está en casa, encuentro un recado suyo diciéndome que anda acudiendo a su cita con el Dr. Esser. Justo ayer estuvimos platicando acerca de esa cita, que es el lunes. Me devuelvo a la cama con una pesadumbre infinita. Ay.

Vino Rebecota al mediodía y nos trajo buenas noticias. Está haciendo sus prácticas de reinserción laboral en una residencia de la tercera edad, y al parecer todos los asilados allá pidieron al director que cuando termine sus prácticas se quede definitivamente como empleada en la plantilla. Ella misma está asombrada de los elogios que le han hecho, y el director le ha transmitido, y le digo que a mí no me asombra para nada, y me alegro infinito de que recupere un puesto de trabajo donde sus méritos se le reconocen. El corazón no me cabe en el pecho, de alegría y de orgullo por tener una hija como esta.

El correo trae el diagnóstico pormenorizado del neurólogo, que leo con la atención debida, aunque el  lenguaje médico es ¾ % impenetrable, hasta llegar a la última frase, bien nítida en su formulación: «Therapeutisch empfiehlt sich zudem eine umfangreiche soziale Betreung [Desde el punto de vista terapéutico, (además de la medicamentación) también se recomienda una amplia asistencia social». Creo que con estas credenciales tenemos asegurada una asistencia social comm’il faut. Este es un día de buenas noticias, y hace bueno mi horóscopo del día en el KStAnz: «Con el tiempo que hace afuera me resulta imposible dejar solo a mi sofá».

Repasando las anotaciones de la semana antes de subirlas a Fronterad reflexiono que nuestro chochín, nombre tan poco lírico, se llama en alemán Zaunkönig [=el rey de las cercas], y ese sí es un nombre poético, pero que a fin de cuentas ganamos el pulso taxonómico gracias al ruiseñor y la oropéndola.

*******************THE END******************

3 COMENTARIOS

  1. Te anticipo de mi diario: Seguramente después de leer mi Diario y lo que digo en él sobre la opinión de Vargas Llosa acerca de Galdós, Guillermo me manda desde su Orquidiócesis el enlace con un artículo tratando del tema en la revista digital Leamos. Lo leo y le escribo: «No tengo más que una cosa que añadir a lo que dejé escrito en mi diario. Y es a lo que Vargas Llosa dice al hablar de la religión y Galdós: “Estaba muy en desacuerdo con la intervención de la Iglesia en la vida privada. Pensaba que debía mantener una distancia sobre la subjetividad de los ciudadanos, pero esa era su crítica a la Iglesia, no iba mucho más allá”. A reserva de lo que diga en el libro, si esta frase resume lo que VLl piensa acerca de la religión y Galdós, es que no ha sabido leerle como se merece. En el año 2012 pasé tres semanas en Madrid, en un apartamento donde estaban las obras completas de don Benito, releí varias de sus novelas contemporáneas y escribí lo siguiente, cito de mi diario de viaje: “¿Por qué la iglesia católica fue tan implacable contra Galdós? Porque la desmontó empleando su propio idioma, no tuvo necesidad de caricaturizar ni exagerar, sino nada más que oír y poner por escrito lo oído: Galdós es un precursor del “copiar y pegar” de hoy. Nunca ha sonado más hipócrita el castellano que cuando hablan “cristiano” los “católicos” del siglo XIX en las novelas de Galdós, sobre todo cuando lo hacen sus autoridades morales. ¿Y no pasa algo de lo mismo con el primer Böll?, ¿ese subtono clerical del que le acusan los librepensadores, no es una bomba de espoleta retardada, una añagaza para poner al descubierto la miseria del catolicismo alemán?”»

    • Sí que leí tu justa respuesta a tu amigo. Eso me consoló. Y es que no se podía dejar pasar algo así. Al de AREQUIPA he tenido cagas alguna vez de darle un guantazo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí