De mi Diario : Semana 3 / 2021

4
241

 

Weiß/Colonia, 10.1.

2:00 am : Por lo que se refiere a Dürrenmatt y a la observación que hice aquí el día 5, esta noche, cuatro días después de su centenario, el canal 3sat (común para Alemania, Austria y Suiza) pasó tres pelis basadas en obras suyas: Justicia, La promesa (en la versión con Jack Nicholson) y La visita de la vieja dama, en un telefilme con Christiane Hörbiger, que está espléndida, me gusta más que la versión cine con Ingrid Bergman. También Michael Mendl me convence más que Anthony Quinn, y es lógico que así sea: la Bergman era sueca, y Quinn un tex–mex. La Hörbiger y Mendl les sacan la ventaja del idioma, son más creíbles que la otra pareja, por muy grandes actores que fuesen, y actuando en una versión que no es nada mala.

La nevada en Huelva en febrero de 1954 fue recogida en fotos, seguramente por Rodri, el padre de Perico, y han hecho con ellas un montaje que me ha permitido regresar a la Troglodia de mis 14 años. Fue la primera que he vivido, sólo conocía la nieve por el cine y el NO-DO. ¡Hasta la Fuente Magna de la plaza de las Monjas aparece en el montaje! Le escribo a Mónica y Elena enviándoles el enlace y pidiéndoles que le muestren las imágenes a la Nena, que es una fan de aquella Fuente Magna inenarrable, desaparecida poco después de la nevada.

A partir de mañana entraremos en una nueva etapa del lockdown en la cual una sola persona podrá visitarnos hasta nueva orden, así es que tenemos que poner fin a nuestros encuentros de los martes para almorzar con Ulli & Carlitos, que venían a nuestra casa y encargábamos la comida al Bistro Verde en Rodenkirchen. Pero es que estaban permitidos contactos personales domiciliarios de hasta cinco personas de dos familias distintas. Eso se acaba a partir de esta medianoche. Es por eso que hace un par de horas recibimos la visita de Montse con Frank y el pequeño Henri, porque a partir de mañana no podrán, y quién sabe hasta cuándo. Y hemos pasado una hora larga charlando de todo un poco: de las vacunas, del asalto al Capitolio, de la escuela de Henri a control remoto Un único tema no quise tocar, y es el ominoso 5:0 que encajó ayer el 1. FC Colonia en Friburgo. Ya se ve la segunda división al final del túnel. Lo que más me ha gustado de la visita es el aplomo de Henri hablando incluso de las elecciones en USA a sus once años recién cumplidos. ¡Y lo que me ha hecho reír imitando a the fake president cuando habla en público, con un perfil ¾ y el codo apoyado en el pupitre, como un matón en un saloon del Far West, según la iconografía de los western! ¡Qué lujo de nieto, carajo!

Recibí ayer una larga carta de Francesco, y la acabo de releer y sé que me costará al menos una semana el podérsela contestar comm’il faut, porque no tengo amueblado el desván de mi jiúman bodi para el pensamiento teórico, y Francesco es un teórico de marca mayor.

Weiß/Colonia, 11.1

2:00 am : Han pasado casi seguidos el cuarto y último episodio, por ahora, de la saga de Petra Delicato titulada Muerte en Génova, aunque la trama de este cuarto episodio sucede íntegra, o poco menos, en Roma; y a continuación, de Jean Reno, uno de mis actores favoritos, una peli que no conocía: Comme un chef [El chef: La receta de la felicidad]. Es muy divertida y sucede toda en el mundo de la Haute Cuisine francesa, es una peli que los gourmets pueden saborear como un buen Chateaubriand saignant. Y que los tragaldabas de a pie, como yo, también pueden (podemos) degustar como una buena pizza margarita, no tan fina como una hostia, pero casi.

Después de leer mi diario, Manu me deja un comentario en el foro: «No creo que la “dama de la guadaña” tenga intención de aguarte la fiesta en muchos años. Estaremos aquí para comprobarlo». Le contesto también en el foro de mi blog: «Gracias por leerme, Manu, pero ¿de cuál fiesta me hablas? La dama de la guadaña me haría un inmenso favor, y tal vez un inmerecido honor, si me visitase. En estos días hasta con la coartada de disfrazarse de virus».

Estuve repasando mentalmente mi apunte de la semana pasada sobre los presidentes no reelegidos en USA y quise chequear si efectivamente fueron 19 (incluyendo a the fake president). Y no, son nada más que 13, porque hubo presidentes que no fueron nominados por su propio partido para presentarse a una reelección, y hubo dos, James Polk y Rutherford Hayes, quienes desde el vamos anunciaron que tan solo iban a desempeñarse durante un mandato y, rara avis, cumplieron con su palabra. En la investigación, que me ha llevado casi dos horas, he aprendido el ciento y la madre sobre la historia gringa. Me ha hecho reír, sobre todo, la historia del Efecto Coolidge, así llamado en alusión a ese Presidente, y que da nombre a un fenómeno observado en la práctica totalidad de las especies de mamíferos en los que se ha probado, en virtud del cual tanto los machos como, en menor medida, las hembras muestran un aumento de la disposición a mantener relaciones sexuales ante la presencia de nuevos compañeros receptivos. Según Wikipedia, «se considera que el término fue acuñado por el etólogo Frank A. Beach en el año 1955, a sugerencia de uno de sus estudiantes.​ Explica el neologismo a partir de un viejo chiste sobre Calvin Coolidge cuando era Presidente. Al Presidente y la señora Coolidge les estaban mostrando por separado una granja experimental gubernamental. Cuando la Sra. Coolidge accedió al área de las gallinas, advirtió que uno de los gallos se apareaba con mucha frecuencia. Le preguntó al encargado por la frecuencia de estos apareamientos, y éste le respondió: “Docenas de veces al día”. La Sra. Coolidge dijo: “Cuénteselo al presidente cuando pase por aquí”. Tras habérselo contado, Coolidge preguntó: “¿Con la misma gallina cada vez?” La respuesta fue: “Oh, no, señor Presidente; con una gallina distinta cada vez”. Coolidge concluyó: “Cuénteselo a la Sra. Coolidge”». Eso se llama tener sentido del humor.

Weiß/Colonia, 12.1.

2:00 am : Pasaron de nuevo Denial [Negación] y la vi de nuevo porque la historia me apasiona, Rachel Weisz, Tom Wilkinson y Timothy Spell –en realidad debería nombrar todo el reparto- están espléndidos en sus desempeños,.y siempre me recomponen el alma la cita del Torcuato Tasso, de Goethe, por el abogado defensor: «El cobarde sólo amenaza cuando está seguro», y la fundamentación de Deborah Lipstad, en la conferencia de prensa tras el juicio, para no dialogar con alguien que niega el Holocausto: «La esclavitud existió, la Peste Negra ocurrió, la Tierra es redonda, los casquetes polares se están derritiendo, y Elvis no vive».

Me escribe Vicente desde mi Troglodia para darme cuenta de la muerte de un viejo colega de cuyo nombre no quiero acordarme. Descanse en paz. Mi último recuerdo de él (la última vez que nos vimos) es bastante feo. Estaba borracho como una cuba en el festival de cine de Huelva, y en el salón del hotel Tartessos se empeñó en que quería acostarse con la mujer de mi amigo TNC, con la que Diny y yo estábamos hablando mientras T volvía con unas bebidas y se quedó esperando, tranquilo, sin excitarse, aunque pronto para intervenir si el fulano se sobrepasaba (no queríamos dar un escándalo en el salón del hotel), y el fulano estaba como en celo, de modo que acosaba sin pausa a nuestra amiga y llegó a decir que «Todas las mujeres que vienen a los festivales vienen a follar», que fue el momento cuando le pregunté que si Diny también, y que si acaso lo pensaba, que se atuviera a las consecuencias, y ahí debió tener un microsegundo de lucidez, porque se levantó y se fue con el rabo entre las piernas. Lo dicho: descanse en paz.

Vino Paul y me expuso su nuevo enfoque del proyecto que tiene, editar 30 libros en unos siete años. Va a hacer primero un número piloto y completamente por cuenta propia, sin contar con ninguna editorial, para conservar en sus manos el control de la producción y poder destinar una parte de la venta a una institución benéfica. El libro estará dedicado a Colonia y quiere poner en cuanto pueda manos a la obra. Luego, cuando termine el actual semestre en la Uni va a solicitar un semestre sabático para enfrentar el primer libro de la serie, que aspira a que sea Beirut. Sin género de dudas, y dándome cuenta de lo seguro que pisa, le digo que adelante con los faroles.

Weiß/Colonia, 13.1.

1:45 am : Vi de nuevo Dunquerque. Dunquerque es una de las tres retiradas épicas en toda la historia universal, junto con la del Anábasis y la desastrosa desde Rusia de la Grande Armée del corso que se creía un segundo Alejandro Magno. La peli le hace honor a la grandeza del asunto.

Estuve donde mi oftalmóloga, la Dra, Súlimma. Charlamos casi de todo, porque el examen que me hizo no mostró ningún cambio desde la vez pasada y los dos se nota que teníamos ganas de platicar: del confinamiento, del asalto al Capitolio, qué sé yo. Hacemos nueva cita para agosto.

Problemas con la estafeta de Gmail.com, que logro resolver. Los que no logro resolver son los problemas con mi cuenta postal en Telecom, porque todas las mañanas me encontraba con que me la habían desconectado durante la noche y tenía que volver a conectarla: ahora no, ahora me piden para reconectarla que introduzca mi código de verificación ¡¡un código que han enviado a la cuenta que no puedo abrir!! Esta es la lógica del sistema binario, la recontrarremilputa que lo requetecontrarremilparió. Finalmente le he enviado a una carta venenosa a la administración de Telecom tachándolos de cretinos por no saber programar evitando estos entuertos. Veremos qué es lo que me contestan, si es que.

Weiß/Colonia, 14.1.

Recién pasada la medianoche : En el canal Arte un documental buenísimo sobre las enseñanzas de Nuremberg, el tribunal que condenó a los criminales de guerra nazis. Es impresionante la tarea llevada a cabo por los cineastas gringos que pudieron recuperar casi todo el material filmado que los nazis no lograron destruir, y armar con ello las evidencias que desde la pantalla acusaron a Goering, Hess & Co. Inapelablemente.

Hoy tuvimos zafarrancho de limpieza con Rebeca, y encontró una carta manuscrita de Eduardo Arroyo del año 2010. Eduardo estuvo felicitando las Navidades a sus amigos desde 1995 con un librito en edición limitada (250 ejemplares), cada ejemplar firmado y numerado a mano por él, con un dibujo suyo del poeta editado cada año, desde sor Juana Inés de la Cruz a Goethe pasando por una docena de españoles de los albores del idioma hasta el Siglo de Oro. Interrumpió los envíos en el 2009 y pensé que mi ejemplar se habría perdido en el correo, pero al no recibir tampoco ninguno en el 2010 le escribí explicándole que mi colección se quedaba trunca, y él me contestó con esa carta autógrafa que es un lujo y que hoy encontró Rebeca. Me quedo pensando si mis hijos se darán cuenta de lo que vale tener esos 14 ejemplares numerados y firmados a mano por Eduardo, con otros tantos retratos hechos por él. ¿Cuánto le podrían sacar en alguna subasta, ofreciendo el lote completo? Y hay tanto material así entre el armario verde del salón y este cuarto míoY todo ello se perderá al día siguiente de mi muerte. Ay.

De las facturas médicas y de farmacia que mandé a la Continentale y la ayuda estatal por valor de 7.452,45 €, me reintegran 6.118,31 €, lo que significa que sólo tengo que poner 1.334,14 € de mi bolsillo. Por fin la lucecita de una palmatoria en la noche oscura del virus. Gloria in excelsis!

De un kabarettista turco cuyo nombre no pude retener ni localizar: «Acordarse en estos tiempos del feliz pasado es como el que cagando se acuerda de lo rica que estuvo la comida», y un juego de palabras estupendísimo: «Sei kein Extremist, denn das Wort sagt es schon, was das ist: extrem Mist [=No seas extremista que ya la palabra te dice lo que es eso: extrema basura]».

Weiß/Colonia, 15.1.

2:35 am ; Estuve viendo sin verla una peli noruega, Thelma, que incluso fue seleccionada para el Oscar a la mejor en idioma no inglés, aunque no alcanzó la nominación. Debe ser buena pero no consiguió atraparme, hasta me amodorré. ¿O será el cansancio de mi material?

En la portada del KStAnz de hoy, destacadísima, una especie de esquela fúnebre formada por 1.244 veces el signo † aludiendo a los muertos ayer a causa del Covid19, la cifra más alta que se ha registrado en Alemania desde el comienzo de la pandemia. Impone.

Hoy cumple 20 años Wikipedia, me lo recuerdan el KStAnz y el garabato de Google. Por cierto que el idioma mayoritario en Wikipedia es el inglés, con 6,2 millones de entradas, bastante más del doble que en alemán (2,5 millones), pero la gran sorpresa es que el segundo idioma de esa red, con 5,4 millones de entradas, es el cebuano, una lengua que se habla al sur de Filipinas. ¡Toma del frasco, Carrasco!, como hubiera dicho mi abuela Remedios.

Nos visitan Chico & Vincent para charlar un rato con nosotros, fueron casi ¾ de hora. Les hice ver que la visita no respetaba el nuevo parámetro sanitario prescribiendo sólo una sola persona en una casa distinta a la propia, pero que igual nos alegrábamos de verlos y tener algo que aún no siéndolo (puesto que además ellos no se quitaron las mascarillas en ningún momento), sin embargo es lo que más se parece a una cierta normalidad en estos días paranoicos.

Diny hizo chile con carne à la flamenca, que es con todo lo que lleva el chile con carne pero además papa cocida cortada en daditos y salchichita cortada en rodajas. Con un chorro de aceto balsámico di Módena está riquísimo. Hhhmmmmmmmmmmmm

En el canal Arte una larga documentación sobre Laurel & Hardy, formidable de bien hecha, si bien tengo la vaga impresión de haberla visto hace un par de años. Me hizo recordar mi viaje a Solingen con Carlitos, para visitar el minúsculo pero entrañable Museo del Gordo y el Flaco que hay allí, y al que regalé un ejemplar de Triste, solitario y final, la novela de Soriano donde intervienen ambos personajes. Y después, en otro canal, en un programa cultural, una interviú con la autora afrolondinense Bernardine Evaristo, cuya última novela, Muchacha, mujer, etc. [en español se titula Niña, mujer, otras, pero me gusta más el título alemán], recién se acaba de publicar acá. Habrá que leerla, está en verso libre, y eso es ya de por sí un gran señuelo.

Weiß/Colonia, 16.1.

Todo el día echando balones fuera, es decir, adelantando todas mis entregas fijas de las dos semanas que siguen, para poderme dedicar a poner al día la contabilidad doméstica de cara a mi declaración a Hacienda por el año 2019, que ya es hora de que le mande el papelerío a mi asesor fiscal. Pero no se me olvida anotar que anoche alcancé a ver el final de El Álamo, la epopeya fallida que quiso filmar John Wayne como colofón a su carrera. Lo vi más que nada por la banda sonora, con el bellísimo tema “The Green Leaves of Summer”, y por Carlos Arruza, a quien vi torear dos veces siendo yo niño, en Huelva, y que en esta peli interpreta el papel del teniente Reyes (hay fuentes que por error le atribuyen el papel del sanguinario general Santa Anna). De Arruza habría que rescatar sus memorias, tan buenísimas, que sospecho que le ayudó a escribir su tío León Felipe, y que yo leí de muchacho, apasionado y admirado, en el semanario Dígame. Sea como fuere, la peli me hizo recordar el único ripio que detecté en toda la poesía de Borges, el increíble «místico alfabeto / de los astros, que hoy dictan a mi cálamo» sólo para que rime con «esas otras Termópilas, El Álamo». Pero che

*******************THE END*******************

Print Friendly, PDF & Email
Artículo anteriorTerrazas
Artículo siguienteDe paseo
Ricardo Bada
Ricardo Bada (Huelva/España, 1939), escritor y periodista residente en Alemania desde 1963. Autor de numerosísimos libros, desde La generación del 39 (cuentos, Nueva York 1972) a El Canto XXV (novela breve, Copenhague), es o ha sido colaborador de medios como Revista de Occidente, ABC y Cuadernos Hispanoamericanos (España), El Espectador y El Malpensante (Colombia), Nexos, La Tempestad y La Jornada (México), La Nación (Costa Rica)…

4 COMENTARIOS

  1. Leer a Ricardo Bada como blogista me hizo recordar que escribir es un acto – que hace tiempo [demasiado] deje de hacer por gusto – que si es personal, lo haces para tí sin siquiera pensar en que quizás habrá alguien más que lo pudiera leer acaso disfrutar. Me declaro su seguidor lector a partir de ya, como alguna vez lo hice con Benedetti, José Agustín- lo de joven- , Hesse, etc. Es bueno saber que casi a los 60 puedes descubrir a alguien que de lo cotidiano y trivial puede hacer algo que compartir – extraños que te dicen lo rutinario y oírlo extraordinario como cuando charlas con un amigo-. Maravillas casi milagros de esta pandémica época.

    • Me deja usted a ½ m escaso de la embajada argentina, para solicitar el pasaporte. Muchísimas gracias por sus generosas palabras, que si no me hacen ruborizar es porque la vergüenza era verde y se la comió un burro, como solía decir mi abuela Remedios, la bella y sabia. Páseme su dirección email a r.bada.hansen@gmail.com y con gusto la incluyo en mi lista de distribución automática dominical a las amistades que siguen mi diario y prefieren leer mi manuscrito, como que les parece algo más personal que hacerlo en la red. Vale.

    • Querida Manu, una simple consulta de las estadísticas ornitológicas te dirá que ni siquiera es ya seguro eso. Hay especies enteras en vías de extinción. Pienso en las urracas, que era una gloria verlas posarse como majestuosos mini-Concordes, por docenas, en los alrededores de esta casa donde vivo desde hace 46 años. El año pasado, y recién en diciembre, vimos una. Una, Manu, una sola.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí