El correo de Faba. 2: Corvus de Arosa

0
243

(Continuamos con una segunda entrega de El correo de Faba, sección en la que se ofrece a nuestros lectores, el acceso a la correspondencia selecta de Julio José de Faba. En este caso recibimos a una joven voz, la de Corvus de Arosa, que viene a demostrar, que cada generación tiene una forma de ver las cosas y de contarlas. Adjuntamos al final de su texto, un breve perfil del autor.)

 

PASIÓN

 

por Corvus de Arosa

 

Lo que a continuación se presenta es un documento real. No sabemos si catalogarlo como los apuntes de un español o el diario de un fanático. Ustedes deciden. Se ha cortado texto por ser innecesario y se han suprimido pasajes por entender que pudieran afectar a la sensibilidad de nuestros lectores.

 

“DIARIO DE LA PASIÓN:

 

Miércoles 7 de Julio:
¡Yo soy español, español, español! ¡Yo soy español, español, español! ¡Yo soy español, español, español! ¡Yo soy español, español, español! ¡Yo soy español, español, español!
¡Yo soy español, español, español! ¡Yo soy español, español, español!

Y los demás, ¿Qué? Los rubios de mierda contra los que perdimos ya están fuera. Los vecinos a tomar por culo. Todos los sudacas contra los que nos enfrentamos a la mierda. ¿Y los nazis hoy? ¡Fuera! Y ahora llegan los naranjitos estos. Nos los vamos a comer. Son todos unos hijo… (Texto eliminado.) Tenemos que ganar la final. Demostrar. Demostrarnos. ¿Qué haré cuando ganemos? Porque vamos a ganar. Porque como perdamos me suicido. Estoy demasiado borracho como para seguir escribiendo. Os amo españoles. Te amo España.

 

Jueves 8 de Julio:
Hace un día fantástico. Quedan tres días para la final. No puedo pensar en otra cosa. No hablo de otra cosa. El fútbol es todo. Esa gente que pide más apoyo a otros deportes… ¡Serán hijos de ****! Un deporte vive de la gente que se apasiona con ese deporte. Si se tiene que pedir que se ame ese deporte o que se le dé dinero… (Texto eliminado.) Nada consigue lo que consigue mi Dios. El fútbol es otra cosa. Así es desde que nací hace 33 años y así será siempre.

Un día me di cuenta de que el fútbol era lo que más feliz me hacía. Fue el día más triste de mi vida. Desde entonces no he dejado de ser feliz. Y este domingo. Este domingo 11, en que España juega la final hará que reviente de felicidad. Seguro. Porque vamos a ganar. Vamos a ganar.

 

Viernes 9 de Julio:
Me acabo de levantar, aunque no sé para qué. Hoy no hay fútbol. Veré los deportes de todas las cadenas y de todos los periódicos.

Tengo que ir a comprar:
Cerveza. Un partido se ve bebiendo cerveza. Cuánto más, mejor.
Whisky. Alguno bueno para celebrarlo, si es que no me da un ataque antes.
Cocaína. La gente dice que es mala pero… (Texto eliminado.)
¡Joder, qué idea! Cuando acabe el partido. Después de celebrarlo con mi familia me voy de putas. Sí, me voy a ir de putas. Pero no me voy a follar a cualquiera. Voy a rebuscar por todo Algeciras una holandesa, y la voy a humillar, como mis jugadores a los suyos en el campo. La voy a dar por… (Texto eliminado.)

Me voy a acostar y el balón no para en mi cabeza. De lado a lado, de lado a lado. Toque. Toque. Toque. Que llegue ya el domingo y pueda salir a mi balcón, a gritarle al mundo entero que soy español.

 

Sábado 10 de Julio:
Si alguien lee este diario aisladamente pensará que soy un fanático, un descerebrado. No le quito la razón. No soy idiota. Quiero decir, sé que el fútbol es un juego con una pelotita. Y sé, que el tema de las nacionalidades es una pamema. Pero me divierte. No, no me divierte, me apasiona. Somos nuestras pasiones. Y el fútbol es mi pasión por encima de cualquier otra. Vivo por y para mi pasión. Y me da igual lo demás. Si tengo mi pasión, tengo mi vida. Si no puedo seguir apasionándome, dejo la vida. 

Acaba de terminar Uruguay contra Alemania. El pulpo Paul ha vuelto a acertar, aunque eso también lo pronostico yo. Espero que también acierte en que gana España. Hoy me acuesto pronto. Mañana es un día muy largo.

 

Domingo 11 de Julio:
He soñado que estaba en el césped del Soccer City. El balón pasaba delante de mis ojos una y otra vez. Xavi e Iniesta no dejaban de pasárselo. Cada vez más rápido, cada vez mejor. No podía dejar de mirar a los tres. Xavi e Iniesta besan el balón. Xavi e Iniesta abrazan el balón. Hacen el amor con el balón. Me he despertando llorando de felicidad.
Llegó el día. El día de la pasión.

 

Casillas, Ramos, Piqué, Puyol, Capdevila, Busquets, Xabi Alonso, Xavi, Iniesta, Pedro y Villa. En vosotros está mi vida.

 

España hoy es diferente. Huele distinto. La gente mira de otra manera. Todo aquel que camina por España hoy se siente especial. La policía, los extranjeros, los niños, los abuelos, los del Barça y los del Madrid. Hoy ésos no existen. Hoy todos ésos son aficionados y españoles. Hoy todos somos uno.

 

El momento más importante de mi vida acaba de comenzar. Espero… (Texto ilegible.)
A la prórroga. Penaltis no. Penaltis no. Putos cerdos y asesinos holandeses.

 

¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol! ¡Gol!
¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta! ¡Iniesta!
Un mes, siete partidos, 116 minutos y un segundo.
Una pelota, once tíos y millones de felices idiotas.

¡No puedo más! Ya no puedo más. La pasión me desborda. No me puedo apasionar más. La gente está viviendo en las calles. Salgo al balcón a ver mi España, a gritar con mis españoles. Gracias a… (Falta la última hoja.)

 

Hasta aquí el texto recogido. El final de la historia lo hemos podido leer en la prensa. Descansa en paz español, español, español.

 

CORVUS DE AROSA. 1987. Cree en Dios y en los extraterrestres. No cree en el hombre. El sexo le atormenta. Él atormenta a la muerte.

 

“De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.”

 

Poe lo definió. Y no lo deja escapar.