El hombre que inventó Manhattan (Ray Loriga) y la deriva continental

0
245

… con ese movimiento invisible parecido a la deriva continental que separa a las personas que se quieren

Ole por Ray Loriga. He aquí un gran ejemplo de cómo la ciencia puede servir a la literatura: dando empaque a las metáforas. Sólo por cosas como estas se justifica la presencia de una formación básica científica en la escuela. También son muy interesantes las metáforas en el sentido inverso, las que hay que crear para dar una idea aproximada, sin matemáticas de por medio, de un fenómeno físico. En los manuales de Física se describen las ondas como transmisión de energía sin transmisión de materia, y alguien, felizmente, pensó que era como un rumor que se propaga de un extremo al otro del país sin que ninguno de sus transmisores se mueva.

Sirvan pues las metáforas de vasos comunicantes entre científicos y literatos, para darle un toque elegante (y redicho a veces) a un texto literario y para conseguir que gente sin formación científica profunda vislumbre el entendimiento de fenómenos físicos complejos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí