Homenaje a la masturbación

0
345

 

 

 

Desde los olisipos de cuero, que usaban las damas griegas, como consoladores en sus momentos más críticos, (y que aparecen como objetos protagonistas de los Mimiambos, o farsas breves, representadas por los mimos helenísticos); hasta la escultura de un falo y unos testículos, (en cerámica blanca), que encontramos en casa de la «old cat lady» de La naranja mecánica de Kubrick, (y con el que Alex y sus compañeros de farra, terminarán asesinando a la señora de la casa), corren siglos de falocracia doméstica.

 

Sirva esta pequeña aportación de Faba, para recordar que la relación más placentera -sexualmente hablando- de nuestras vidas, es la que mantienen un falo y una mano, que suelen acompañarnos allá donde vayamos.

 

Este boceto de Monumento a la masturbación, tenía el objetivo de ser endurecido con Alkil -después de modelado- para poder ser pintado con óleo.

 

 

La pareja más estable

Gabriel Faba. 2006.

Boceto de escultura en plastilina blanca.

17 X 7 cms.