Las manos del Generalife

0
213

 

 

 

La escalera más hermosa del mundo se encuentra en el Generalife de Granada, en lugar de barandillas tiene acequias. El agua se despeña por los huecos pasamanos, como riachuelos salvajes de alta montaña. En las rotondas, el curso del agua caracolea en llano, para volver a caer en picado el siguiente tramo de escalones. Tupidas ramas de árboles trenzan la bóveda que cubre esta refrescante escalera, donde canta el agua.

 

La experiencia que se vive descendiéndola, resulta inolvidable. Nunca la arquitectura se ha tornado tan viva y orgánica como en esta fuente de la escala. La sensación resulta tan plena y terapéutica, como si se paseara por los  míticos bosquecillos de la Arcadia. El entorno resulta grato e ingenuo como un recién nacido; por eso dan tantas ganas de tocarlo. Y, ¿qué mejor forma de experimentar este contacto, que sumergiendo las manos en el agua de las barandas?  

 

La foto de estas manos mojadas de Faba, fue tomada por su amiga Anne Serrano, la mañana de Mayo en que llevaron a Ernesto Pallestrini a conocer la Alhambra.