Máquinas de coser

0
282

Camino por el viejo barrio.

 

La sastrería sigue abierta, con un cartel que dice: «Vendo todas mis máquinas de coser».

 

Nadie va al sastre ya, claro, por lo menos a los sastres de estos barrios, especializados en cortes de andar por casa y en descosidos de patio de colegio.

 

Ahora la ropa se tira para comprar otra barata y a la moda.

 

Es una de las normas del consumo: la ropa ya no tiene arreglo.

 

Las tiendas están abiertas y tristes, jubiladas a las diez de la mañana, con carteles donde se venden sobre todo las herramientas del propio oficio.

 

Paso entristecido por delante de la iglesia de San Lorenzo y me sobresalta una bandera de España que asoma por el hueco de la puerta.

 

Me fijo mejor: es una Virgen de gran tamaño sobre un altar cubierto con los colores patrios. Me asusto pensando en esos viejos tiempos de antesdeayer, cuando la Iglesia y el Estado mantenían un matrimonio hasta la muerte.

 

Entonces caigo en que ha sido 12 de Octubre. 

 

Imagino que el 12 de Octubre es una larga y desordenada tela. Imagino una máquina democrática de coser.

Ernesto Pérez Zúñiga (1971) creció en Granada y nació en Madrid, ciudad donde vive actualmente. Como narrador es autor del conjunto de relatos Las botas de siete leguas y otras maneras de morir (2002) y de las novelas Santo Diablo (2004) , El segundo circulo (2007), Premio Internacional de Novela Luis Berenguer, y El juego del mono (2011) . Entre sus libros de poemas, destacan Ella cena de día (2000), Calles para un pez luna (2002), Premio de Arte Joven de la Comunidad de Madrid, y Cuadernos del hábito oscuro (2007).