Mientras China le está ganando la batalla al coronavirus, el resto del mundo no está preparado

0
322

El jefe de la misión de expertos internacionales independientes que ha visitado China ha explicado en una detallada rueda de prensa cómo el país asiático ha demostrado que puede contenerse el nuevo brote de coronavirus COVID-19.

“La unánime conclusión del equipo es que China ha cambiado el curso del brote dentro del país. Lo que era un brote de rápido crecimiento, se estabilizó y ha comenzado a bajar más rápido que lo que uno puede esperar si hubiéramos estado mirando a las dinámicas naturales de este tipo de casos”, aseguró el doctor Bruce Aylward.

Después añadió: “La segunda gran conclusión para el mundo, es que simplemente no está listo. Pero pueden estar listos rápidamente si hay un cambio de mentalidad sobre cómo vamos a manejar la enfermedad”.

Para que exista ese cambio de mentalidad, los países deberían estar tomando ya las decisiones políticas necesarias y aplicando las estrategias de salud pública adecuadas para evitar y contener el contagio. De hecho, recomendó que en lugar de estar debatiendo si el COVID-19 es o será una pandemia, lo que deberían hacer los Gobiernos es copiar las estrategias que han funcionado en el China.

“¿Cuántos países tienen planes para tener camas de hospital, ventiladores, suministro de oxígeno, capacidad de laboratorio?” se preguntó y más tarde aseguró que “China sabe cómo mantener a la gente con vida. Hay que mirar a China, porque estamos viendo muertes en países del G7 (los más ricos del mundo)”.

El epidemiólogo detalló la monumental movilización de China en la lucha contra el COVID-19 y dijo no haber visto nada igual en sus 30 años como epidemiólogo.

“Cientos de miles de casos se han prevenido en China gracias a esta agresiva intervención”.

Básicas normas de salud pública

La estrategia de China al brote de un nuevo virus, que no había sido visto nunca, cuyo contagio estaba creciendo rápidamente, y que era muy intimidante en enero, ha sido “la aplicación de lo que algunos estiman son viejas y básicas normas de salud pública con un rigor y de una forma nunca vista antes en la historia”, explicó Aylward.

“Básicamente lo que han hecho es encontrar los casos de contagio, los han aislado y han aplicado limitaciones de movimiento”, agregó.

“Y han usado esa estrategia para tratar de detener un patógeno respiratorio nuevo”, añadió el epidemiólogo un tanto sorprendido ya que aseguró que, si alguien le hubiera dicho que esa era la estrategia antes de la visita, habría estado muy preocupado.

Las cinco cosas que China ha hecho para contener el coronavirus

“Muchos de nosotros hubiéramos estado preocupados de que esa fuera la forma de detener esa clase de patógeno nuevo… con esas normas básicas. Pero lo que ha hecho China, es adoptar una estrategia muy sistemática”, declaró.

Aylward enumeró cinco cosas que han sido impresionantes y críticas a la hora de aplicar la estrategia:

  • Llevar a cabo una estrategia diferenciada: Mientras en Wuhan se impuso una restricción de movimientos estricta, en otras partes del país variaba en grado y se ajustaba a las necesidades observadas
  • Movilizar una acción fenomenal y una cooperación entre la gente de China para la respuesta
  • Reorientar la maquinaria estatal: el transporte, la agricultura… Todo el mundo tiene un papel y ha sido reorientado como si fuera una fuerza de prevención y contención
  • Utilizar una tecnología turbo mediante la combinación de macro datos e inteligencia artificial
  • Han sido capaces de utilizar cantidades masivas de datos para encontrar cada contacto de cada caso de 75.000 personas infectadas a lo largo de áreas muy vastas. Y lo siguiente que hicieron fue escoger múltiples hospitales para sacarlos de la red general y dedicarlos a la respuesta al coronavirus
  • Han realizado un tratamiento científico muy ágil

El experto comentó cada uno de esos puntos, anticipándose a las críticas a algunos de ellos y mostrando su asombro por otros.

Por ejemplo, a quienes dicen que la movilización es fácil en una sociedad y un régimen político como el de China, dijo: “No, no lo es (…) No es fácil obtener la pasión y el compromiso, interés y sentido individual de la obligación que hemos encontrado (…) Todo el mundo parece estar en guerra contra el virus”.

En cuanto a la agilidad científica, explicó que, estando la misión en China, las autoridades sanitarias publicaron la sexta de serie de recomendaciones sobre cómo tratar con el virus desde diciembre.

Y a continuación ironizó: “Imagínense lo que es eso. Todos saben el tiempo que le lleva a la Organización Mundial de la Salud dar una directriz, después divulgarla, y después que la gente la siga y la apliquen los países”.

El epidemiólogo comentó entonces que a todas partes donde fue el equipo de la Organización Mundial de la Salud en el país estaban usando las seis series de recomendaciones. “Una respuesta científica ágil a una fenomenal escala”, subrayó.

No se trata de si es una pandemia sino de aplicar medidas

El médico dijo que muchos países se preguntan si el COVID-19 es una pandemia, a lo que respondió que “esto es una epidemia que está creciendo rápidamente en diferentes lugares y que tenemos que detener súper rápidamente para prevenir una pandemia”.

Después, agregó que lo que China ha demostrado es que a dónde puede ir el virus “está dentro del control de nuestras decisiones aplicando esta clase de rigor y estrategia para esta enfermedad y este brote.

“Estamos escuchando informaciones diarias de brotes en nuevas áreas y lo que la gente dice es bueno no podemos hacer nada. ¿Es esto una pandemia? Lo siento, porque no van ustedes y miran si tienen unos cientos de camas donde puedan aislar a gente, tienen un hospital que puedan dedicarlo a esto. Hay cosas prácticas que se pueden hacer para responder al coronavirus”, explicó.

Estado actual del virus

El número de casos de infecciones por el nuevo coronavirus es de 80.339, de los que 77.780 están en China y el resto en 33 países. Hasta el momento han muerto 2666 personas, 34 de ellas fuera del país asiático.

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud ha anunciado que uno de sus equipos médicos ha llegado a Italia, donde la cifra de casos está subiendo exponencialmente y ya alcanza los 229.

Este martes se ha confirmado un segundo caso en África tras el primero confirmado en Egipto. Se trata de un ciudadano italiano que llegó al Algeria el 17 de febrero y ha dado positivo para a la prueba. La OMS también enviará un equipo a ese país.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí