Procesión de la Virgen del Retiro

0
361

 

 

 

La Virgen de la Huerta del Retiro procesiona tres veces al año por sus prados encarnados: el 15 de Agosto, fiesta mariana en todo el Mediterráneo cristiano; el 8 de diciembre, como reina virgen e inmaculada concha; y el 16 de Julio, día de la Virgen más marinera de todo el año.

 

Las leyes del sincretismo religioso permitieron que la Virgen del Carmen, (que es llevada en procesión sobre las olas), heredase las cualidades de Atenea, la diosa virgen que reinaba desde la Acrópolis sobre toda la civilización griega. Cada verano trasladaban su estatua desde el Partenón, (en suntuoso y mistérico cortejo), hasta la cercana playa del Pireo, para sumergirla en las aguas del Mediterráneo. Creían que este rito de inmersión regeneraba a la diosa de ojos de esmeralda.

 

La virgen de la Huerta es una Virgen del Carmen, que le gusta ir de veraneo a la playa, con su niño Jesús en brazos. Desde el centro de esta meseta ibérica, (a pesar de que no haya playa), a la Virgen marinera y a su vástago se les celebra y agasaja.

 

El 16 de Julio hubo procesión en la Huerta. Se habilitó un trono sobre una bandeja de asar lechones, de ésas que tienen silueta de almendra o planta de barca. La imagen de la Virgen se alza en el centro sobre un cubo de granito rosa, a modo de peana. La circundan un vasito de cuajada con plantas crasas, y una lata de conservas, repleta de ramas de geranio.

 

Como máscarón de proa, un velón de cera verde con pantalla, que iluminará el cortejo nocturno de regreso, tras el baño. En la popa de esta nave cochinera se eleva a modo de palio, la hoja verde creciente de una diphembaquia. Sobresalen en la cola dos ramas de mijo seco, que comprara una vez Faba, para alimentar a los mirlos de la Huerta, aunque nunca llegaran a catarlas.

 

Para que la nave flotara sobre un lecho marino, se dispuso en el fondo de la barca, un salvamanteles de conchitas enhebradas, y sobre él, el pedestal granítico de esta Madonna dil Carmine. Por último se instaló toda la nave sobre una fuente invertida de cerámica de Fajalauza. Sus ramos azules y verdes traían hasta la Huerta las olas de Almuñecar y Salobreña.

 

La Virgen marinera del Retiro navegaba sobre ellas. La azulada fuente se sostiene sobre unas ruedas de bombona de butano, que permiten desplazarse a esta nave carruaje.