Punto

0
518

.

Za

Los vecinos del bloque de enfrente dicen, a través del aire que pasa por encima de la calle, que en lo más alto de nuestro bloque hay una tela colgada con algo escrito que dice Viva el mar entre exclamaciones y otra que dice Desde aquí se puede volar: me asomo al revés por la ventana y apoyando la espalda en el alféizar haciendo un arco miro hacia arriba e intento leer, pero la vista no me alcanza.

Ce

Los vecinos del bloque de enfrente dicen, a través del aire que pasa por encima de la calle, que en lo más alto de nuestro bloque hay una tela colgada con algo escrito que dice Viva el mar entre exclamaciones y otra que dice Desde aquí se puede volar: me asomo al revés por la ventana y apoyando la espalda en el alféizar haciendo un arco miro hacia arriba e intento leer, aunque la vista no me alcance

.

.

Entonces dime el remedio, amigo, si están en desacuerdo realidad y deseo.

L. Cernuda (1962)

.

Estos
pájaros
-ahora, sí, tan nítidos-
que oigo -su canto: esa luz-
convierten
la ciudad
en el centro de un bosque.
Apenas dicen nada
de la muerte
dicen:
yo soy
la primavera.
Estoy de nuevo aquí.
Me acerco a tu ventana luego
dicen:
también
entre el horror
más pura
la belleza.

A. Salas (abril, 2020)

.

Distorsionar las cosas de manera que se diga lo indecible, se evidencie lo que de otro modo sería invisible, y estalle lo insoportable. De este modo la transformación estética se vuelve denuncia, pero a su vez constituye la celebración de lo que resiste a la injusticia y al terror, aquello que todavía puede ser salvado.

H. Marcuse (1978)


.

¡Viva el mar!

¡Y abajo el tesoro!

.

.

Al desenterrar el tesoro no había nada dentro, pero me acordé del trayecto que el objeto había hecho, arriba estaba el mar, abajo el tesoro: había ido de un lugar a otro. Empecé a subir hacia arriba, aunque podía respirar bajo el agua quería salir del agua: quería volver a enterrarlo otra vez vacío: miré hacia la costa, volé como una paloma o una gaviota hasta la orilla, con la cabecita cortando el aire. Me posé, y junto a unas raíces saladas, después de escarbar, lo cubrí al final.

.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí