Tú me hablas de amor (y yo de los bares)

0
503

 

1.

Tú me hablas de amor y yo de los bares, de las terrazas, el bullicio y la risa.

He estado corriendo mucho estos días, tratando de no vadear fronteras invisibles que nos asaltan todo el rato. Y he sido feliz. ¿Lo he sido? Quizá.

Pero también estoy algo cansado.

Así que te enoja que no hable de los bares y sí del amor. Ay, perdona, que era al contrario. Que no te hable del amor, pero el amor, es que el amor, del amor no se habla. O sí, pero poco a poco. A sorbitos, nomás. Hablar del amor es perderlo; yo me lo guardo en los sueños. Mejor dicho, los sueños son mis testaferros amorosos. Porque no se puede ir a cara de perro con el amor (en cambio, sí con los bares, que es asunto bien importante y juicioso).

El amor te encuentra, pasa por tu lado, le sonríes y chascas los dedos, a ver si se decide a venirse contigo. O ni eso: tú estás ahí sentado, charlando animosamente, y tal vez, si hay suerte, te brinca el amor al pecho y se queda en tu regazo.

Y entonces no piensas si estás feliz. Porque lo estás. Y lo sabes porque no lo piensas.

 

 

2.

 

Hay un poema de Francisco Brines (“Le detuvo la noche”) que dice así: “Amó feliz. Lloraba [….] y oyó el empuje de su sangre, fuerte / como un golpe de mar”.

 

3.

 

Escribe William Blake en su poema “La sonrisa”, de Augurios de inocencia: “Hay una sonrisa de amor / y hay una sonrisa engañosa / y una sonrisa de sonrisas / en que ambas sonrisas se tocan”.

 

4.

La risueña brisa del amor es siempre recuerdo de un llanto ido.

 

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí