Viaje a una cantera abandonada

0
209

Los sábados busco lugares abandonados y sé el porqué.

Entro, trepo y camino. Oigo a lo lejos. Dejo la bicicleta entre dos encinas. Aves migrantes vuelan contra el cielo. Yo veo un zorro cruzar y reconocerme. Piedras enormes, polvo de rocas, pasarelas detenidas, un abrigo hecho jirones de lluvia. Máquinas quietas, ruedas todavía en pie y en equilibrio sobre la tierra. Subo a lo alto y saco de la mochila el dulce de dátiles con nueces envuelto en papel, bebo agua y creo una fuente.

Parece otro lugar si miro así…

Creo que todavía estoy aquí…

¿Algo más?

Nada más.

El próximo día seremos más.



Seremos más y podremos traducir las pintadas en rojo y negro, descubiertas en el viaje a la cantera un sábado

Solos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí