Carta recibida sobre una lectura dramatizada en ‘La Puerta Estrecha’

0
554

Carta de la señora del fondo, recibida por El Gallinero. En ella se habla de una lectura dramatizada de María Zambrano en La Puerta Estrecha. 

 

Recibimos una carta, de la señora del fondo, sobre un acto que tuvo lugar ayer en una salita de Madrid. Aquí se puede leer al completo:

 

 

LA PUERTA ESTRECHA: CRÓNICA DE UNA LECTURA DRAMATIZADA


Diótima de Mantinea, de María Zambrano

 

 

 María Zambrano

María Zambrano

 

1.

 

la puerta no es estrecha, es una puerta normal, grandota, vaya, con tirador y todo

 

 

2.

 

la puerta estrecha es un teatro-casa, con sillas, mesas, fregadero, libros, recuerdos, escenario, todo junto

 

 

3.

 

en el teatro de la puerta estrecha los martes de marzo se hacen lecturas dramatizadas a las 20.30, por valor de 5€ con tertulia posterior y pastas de colores y licores y café

 

 

4.

 

Eva Varela Lasheras este martes día 11 de Marzo dramatizó Diótima de Mantinea de María Zambrano.

 

 

5.

 

esto que aspira a ser una crónica y que parecen las cuentas de un rosario no es fácil, no lo es cuando una va al teatro y se encuentra con valentías como esta, como llevar al escenario a la filósofa más importante del siglo veinte, seguro, y, quizá, de la historia universal de la filosofía, pero como digo no es fácil.

 

Diótima de Mantinea no existió, eso dicen los sabidos, sin embargo, ayer estuvo en el teatro contándonos su vida, sus recuerdos, lo vivido, el tiempo, los sueños, el amor, porque esto iba, en última instancia, del amor…

 

 

6.

 

Querido nico guau,

 

si puedes, en vuestro gallinero de la cesta de los huevos de oro, a esta señora del fondo, le gustaría que mencionaras la labor de difusión que se lleva a cabo aquí, en la C/ del Amparo, nº 94.

 

Esta señora del fondo se enamora fácil, las ventajas de vivir en la penumbra, supongo, es por eso, querido nico guau, que te voy a contar lo que pasó ayer:

 

seguimos a Eva Varela, por la casa-teatro, en silencio, porque no sabíamos qué nos íbamos a encontrar. Un escenario vacío, música de ángeles, una silla en mitad del desnudo. Ella prologa, ella, la Varela, nos dice qué vamos a ver y a oír en palabras de otro.

 

Luego se muda, toda ella, se muda, se convierte en otra cosa, apaga la música, y Diótima de Mantinea en palabra de la Zambrano se erige, se erige tanto que la actriz en un momento dado se pone de rodillas, y acaba.

 

Los demás también rendidos, rendidos ante el caudal de sensaciones e imágenes vividas. Salimos en silencio, igual, como si una batalla de ángeles nos hubieran raptado el habla.

 

La Puerta Estrecha

 

Luego el café, los licores, las pastas. Luego la conversación, el diálogo en vivo.

 

Éramos seis. Estábamos los que teníamos que estar, por allí había una librera, un violonchelista, una actriz, un fotógrafo (al menos tiraba fotos), éramos seis.

 

Tuve que salir de la penumbra para pedirle a la actriz el libro, y el separador de páginas era una bandera de la república. Ya no tuve nada más que leer. Allí estaba todo condensado. El amor por lo hecho, por lo perdido, por el olvido, por la memoria, todo y lo otro a partes iguales, allí, escondido en tres colores, y fue de lo que luego hablamos. De las sensaciones que nos había dejado el texto, de cómo nos había resbalado por la razón para instalarse en la experiencia, de la pintura, de la música, de los libros, de la Zambrano, del arte del teatro, de la interpretación de Eva Varela, de la falta zambraniana en los teatros…

 

Aprendí mucho, me llevé lecturas recomendadas, un par de licores para el cuerpo, unas pastas deliciosas, pero sobre todo el amor, el amor puro con que se trabaja.

 

Querido nico guau, sé que no es gracioso nada de lo que te cuento, pero es que la sonrisa cuando es del alma no explota como la pólvora, sino como una fuente silenciosa que no deja de servir más sed.

 

Si quieres venir a saciarla, el próximo martes en el mismo lugar y a la misma hora.

 

la señora del fondo

 

 


Ésta ha sido la carta de la señora del fondo. Me pide que mencione la labor de difusión del teatro La Puerta Estrecha, pero me ha parecido más interesante mencionarlo publicando la carta tal cual me ha llegado. Le encomendamos, señora del fondo, a que siga teniendo en cuenta a El Gallinero para sus recomendaciones teatrales.

 

nico guau

 

El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.