Conversación en la oficina – ¡Cerraremos ese súper!

0
131

A y B en la oficina, la tarde del miércoles, mirando el ordenador. A muy enfadado y B riendo.

A.- ¡Es un mierda el nico ese!

B.- Anda, no seas bobo… ¡Es gracioso esto que pasa en el súper!

A.- Primero se atreve a escribir y publicar lo que decimos nosotros aquí en la oficina, y luego nos abandona para escribir lo que dicen en un supermercado unas cajeras idiotas y un murciélago inmundo.

B.- ¡Pero si es de lo más divertido!

A.- ¡No tiene ninguna gracia!

B.- ¿Y lo escribe ese dálmata amigo tuyo?

A.- ¡No es mi amigo!

B.- Bueno, ¿pero lo escribe él?

A.- No digas ‘él’, di ‘eso’ ¡Es un perro!

B.- ¡’Eso’!

A.- ¡Yo quiero volver a salir en Internet!

B.- El supermercado está aquí cerca, además…

A.- Pues pienso ir, y voy a montar un numerito… Hace tiempo te dije que iba a ir, pero es que ahora es verdad, ¡voy a ir!

B.- ¡Te acompaño, va a ser divertidísimo!

A.- ¡Va a correr la sangre!

B.- ¡Exagerado! Anda, dime qué vamos a ver hoy.

A.- Pues ya te lo dije ayer… Vemos Katana, un texto de Paco Gámez sobre el asesino de la katana, que dirige Pedro Casas y sale…

B.- Oh, ¿el asesino de la katana? ¡Eso es de mi adolescencia! ¡Qué truculento!

A.- Y por la noche vemos El cerco de Leningrado.

El cerco de Leningrado
El cerco de Leningrado en el Lara

B.- ¿Y qué hizo para ser tan cerdo?

A.- ¿Cómo?

B.- ¿O es un cerdo de animal?

A.- No te entiendo.

B.- ¿En Leningrado había un tío tan cerdo, tan cerdo, o está hablando de un animal?

A.- ¿Un animal? ¡Un animal eres tú!

B.- ¡Oye! ¡Un respeto!

A.- El cerco de Leningrado es una obra de Sanchis Sinisterra que está en el Lara.

B.- Ya te había entendido, era solo para hacer un chiste y que te rieras un rato…

A.- Ya, seguro…

B.- Pero ya veo que no hay quien te haga reír… ¿Y mañana qué vemos?

A.- Mañana vamos a ir a ese súper inmundo a dejar las cosas claras, y después nos vamos a ver Drácula. Biografía no autorizada al Fernán Gómez.

B.- ¿Drácula? ¿Drácula en teatro?

A.- Eso parece. Y el viernes vemos Óscar o la felicidad de existir, en el Teatro Arapiles, con varios pañuelos, que dicen que se llora mucho.

Óscaar
Óscar o la felicidad de existir, en el Teatro Arapiles

B.- ¡Me encanta llorar! ¡Me pasaría el día llorando!

A.- ¡Estás chiflada!

B.- ¿Y el sábado?

A.- Doblete de La Phármaco en la Cuarta Pared.

B.- ¿Y el domingo?

A.- ¡No lo he pensado aún! ¡Es que no puedo estar en todo! ¡Primero tengo que solucionar lo de la gentuza esta del supermercado! ¡Cerraremos ese súper! ¡Te lo aseguro! ¡Igual que se cierran tantos teatros, cerraremos ese súper!

Oscuro.

Continuará.

Para saber todo lo que pasa en esta oficina, pinchar aquí.

@nico_guau

 La Phármaco
El monstruo de las dos espaldas de La Phármaco en la Cuarta Pared

 

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí