Cosas mías XX – Yoga interplanetario

0
720

 

Piedras

(Se pueden leer los capítulos anteriores aquí y aquí.)

Julián entra en el salón y encuentra a Rosa en el suelo sentada como los indios, haciendo un ruido extraño, como de gato ronroneando. 

JULIÁN.- ¿Qué haces?

ROSA (más dulce que de costumbre).- Cosas mías, Julián… No me interrumpas ahora, que estoy en mi momento de paz…

JULIÁN.- ¿Paz? Si tú eres lo menos pacífico que existe.

ROSA.- ¿Yo? No sé por qué dices eso, yo soy todo paz y amor.

JULÍAN.- Sí, amor en tiempos de ira.

ROSA.- Bueno, cariño, qué poco me conoces…

JULIÁN.- ¿’Cariño’? Rosa, ¿estás bien?

ROSA.- Perfectamente, cielo.

JULIÁN.- Nunca me has llamado esas cosas, ni cuando éramos novios.

ROSA.- Estoy cambiando. Soy todo paz y amor.

JULIÁN.- No me lo creo. Algo me ocultas.

ROSA.- Venga, Julián, que me desconcentras… Que dice mi Adolfo que tengo que estar concentrada.

JULIÁN.- ¿Tu Adolfo? ¿Y ese quién es?

ROSA.- Mi guía espiritual.

JULIÁN.- ¿Tu qué?

ROSA.- Mi guía espiritual, mi maestro de yoga interplanetario…

JULIÁN.- ¿Maestro de qué?

ROSA.- De yoga interplanetario… Desde que he empezado a hacer yoga interplanetario estoy en una nube. Una nube de amor, de felicidad, de…

JULIÁN.- No me lo puedo creer… ¿Tú haciendo yoga?

ROSA.- Ven, si quieres te enseño, ven… Siéntate aquí conmigo, cariño…

JULIÁN.- Bueno, pero a mí estas cosas no me suelen funcionar…

ROSA.- Así, siéntate… Dame un beso…

JULIÁN.- Pero si hace que no me das un beso décadas.

Rosa le da un beso.

ROSA.- Es el yoga interplanetario, que me hace conectarme con gente de otros planetas, y…

JULIÁN.- ¿Otros planetas? ¿Qué planetas?

ROSA.- Pues otros…

JULIÁN.- ¿No te dicen el nombre del planeta?

ROSA.- Ay , qué terrenal eres… No hablamos, Julián, solo conectamos… Es que desde que he descubierto a Adolfo y sus clases de yoga interplanetario, el confinamiento se me está haciendo menos duro… Conecto con tanta gente de tantos planetas, y hacemos el amor interplanetario de una forma que…

JULIÁN.- Rosa, ¿me estás engañando? ¿Y con gente de otros planetas?

ROSA.- Mira, cariño, que te voy a enseñar. Pon esta pierna encima de esta otra…

JULIÁN.- ¡Aaaah! ¡Eso duele!

ROSA.- Venga, no seas tan quejica, es solo al principio…

JULIÁN.- Es que se me está retorciendo este tobillo…

ROSA.- No, si es que ese tobillo está mal puesto, lo tienes que meter por debajo del brazo y volverlo a sacar por detrás del cuello.

JULIÁN.- Pero, Rosa…

ROSA.- Y este otro brazo lo tienes que sacar por debajo de esta pierna y luego por aquí y otra vez por aquí y lo metes por aquí dentro y por aquí lo sacas…

JULIÁN.- ¡Aaaaah! ¡Me estás haciendo un nudo!

ROSA.- Venga, cariño… Molesta un poquito al principio, pero luego te acostumbras y te entra la paz en todo el cuerpo…

JULIÁN.- ¿Que en esta postura se me duermen todos los miembros, quieres decir? ¿Esa es la paz que me entra?

ROSA.- Paz, hablo de paz, paz interior, paz espiritual…

JULIÁN.- ¿Estás segura?

ROSA.- Segurísima. Ahora tienes que cerrar los ojos.

JULIÁN.- Los cierro, pero me sigue doliendo…

ROSA.- Y ahora tienes que decir ‘tururú’ muchas veces. Verás cómo se te pasa el dolor…

JULIÁN.- ¿Cómo?

ROSA.- Tururú, tururú, tururú…

JULIÁN.- Tururú, tururú, tururú… ¿Así? Tururú, tururú, tururú, tururú, tururú, tururú, tururú, tururú, tururú…

LUIS.- Papá… Papá…

Luis zarandea a su padre que está sentado en el suelo en una postura muy extraña y dice ‘tururú’ una y otra vez.

LUIS.- Papá… Despierta…

ROSA (desde el umbral de la puerta).- ¡Julián, deja de hacer el gilipollas, que son las cuatro de la mañana!

LUIS.- ¡Papá!

ROSA.- ¡Dale un puñetazo en los dientes, hijo, verás cómo se despierta!

LUIS.- Vamos, papá…

ROSA.- ¡Porque no me puedo acercar, que me infecto, que si no, le patearía entero!

LUIS.- Mamá, no des tantos gritos, que no se puede despertar a un sonámbulo tan bruscamente…

ROSA.- ¡Nunca ha sido sonámbulo! ¡Nos está tomando el pelo!

LUIS.- Vamos, papá…

ROSA (da un alarido).- ¡Chuparrábanos, despiértate ya!

JULIÁN (despertando).- ¡Aaaaaahhh! ¿Qué pasa?

ROSA.- ¡Qué haces ahí en el suelo, payaso! ¡Y en esa postura!

JULIÁN.- ¡Aaaaah, mi piernas, qué dolor! ¡Mis brazos!

LUIS.- ¿Pero por qué estás así con las piernas…?

JULIÁN.- Yo me he puesto como me ha dicho tu madre…

ROSA.- ¿Yo? Yo estaba en mi cama durmiendo hasta que has empezado a gritar y me has despertado… ¡Tarado!

JULIÁN.- Pero si estabas aquí conmigo haciendo yoga y encima me has llamado ‘cariño’ y ‘cielo’…

ROSA.- ¡Eso no te lo crees ni loco! ¿Yo, llamarte eso?

JULIÁN.- ¡Si hasta me has dado un beso!

ROSA.- ¡Mira, Julián, te prohíbo terminantemente que sueñes esas cosas!

JULIÁN.- ¿Era un sueño? ¡¡¡Ahhh!!! ¡¡¡Me dueleeeee!!!

LUIS.- ¿Y cómo se deshace esto?

JULIÁN.- ¡Aaaaaaaaah!

LUIS.- ¡Mamá, ayúdame, que yo solo no puedo!

ROSA.- ¡Yo a ese no me acerco! ¡Anda y que os den morcilla! ¡Me voy a dormir! ¡Y no hagáis ruido!

LUIS.- ¡Mamá!

JULIÁN.- ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaaaah!

Continuará.

@nico_guau

Chupi Llorente y Santiago Antón han grabado este capítulo de Cosas mías; lo podéis escuchar aquí:

Nico Guau · 20.- COSAS MÍAS – Yoga Interplanetario
El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí