El tardío madurar

1
370

   El valle se desperezaba bajo el sol de la mañana y los hombres sólo tenían ojos para los primeros frutos, regalos entre el rocío. Los polluelos se acercaron calladamente para picotear algún tomate y el inapetente color verde los hizo cabecear de contrariedad. Hubo sentidos lamentos por el mal brotar, el tardío madurar, el triste yantar y los pecados del mundo, que sólo traen desgracias al sembrado: El tiempo no lucía los colores esperados. Calmados los ánimos, la mano de Dios ojeó con gran cuidado los verdes tomates, cavilando que las pequeñas hortalizas no madurarían sino bajo el deseado cielo de un verano áureo, sin una noche fresca, sin relámpagos, ni asfixiantes golpes de calor; un verano que ni la mano de Dios acertaba a crear. 

1 COMENTARIO

  1. Mi querida señorita: Mucho

    Mi querida señorita: Mucho habría que decir sobre ese «inapetente» color. El Diccionario de la Real Academia, gran libro humorístico, define inapetente como «que no tiene apetencia» y apetencia como «apetito» y «deseo». Diccionarios de sinónimos y antónimos dan para inapetente «anémico, alicaído» y «voraz, hambriento» respectivamente.

    Así está la cosa, un color verde puede ser indicio de anemía y melancolía y por sinonímia inapetente pero ¿no sería mejor decir «poco apetitoso»? la tendencia a quere emplear una sola palabra es más propia del inglés.

    Por otro lado ese «tardío madurar»  ¿no admite una interpretación freudiana? piensas que tu propio madurar tarda mucho o al contrario temes que llegue demasiado pronto (querrías seguir siendo polluelo protegido por Mariana). Vale

Comments are closed.