El universo de Olafur Eliasson

0
226

El visionario R. Buckminster Fuller se plantó un día frente a la ventana de una consultoría de urbanistas en una torre en Chicago frente al lago Michigan. Observó la inmensidad de la primavera que invadía los restos de un invierno crudo, y dijo en voz alta: “el universo no se ajusta a un marco tridimensional”.

 

Más tarde, R. Buckminster Fuller escribiría la idea completa: la física no ha encontrado líneas rectas, sólo ha encontrado ondas; la física no ha encontrado sólidos, sólo campos de acontecimientos de alta frecuencia. El universo no se ajusta a un marco de referencia tridimensional perpendicular-paralelo. El universo de la energía física se está expandiendo siempre de forma divergente (radiante), o se contrae de forma convergente (gravitatoria).Me conecto con la tales conceptos. Soy una prótesis del sistema que, de lo mediático (prensa, radio, televisoras, industria editorial) a lo transmediático (internet, nuevas tecnologías, ciberespacio, artilugios comunicativos, de lectura o posicionamiento en interactividad con nuestras vidas), configura la información que nos da sentido. O sin sentido. Obturo la función de literatura-prótesis.

 

En 1965, dos años antes de que naciera Olafur Eliasson, tuvo lugar en Stuttgart la exposición “Computer-Grafick”, a partir de imágenes electrónicas por computadoras de transistores y circuitos integrados. En 1967 nació Olafur Eliasson, danés hijo de padres islandeses. Cuando él tenía un año de edad el Instituto de Arte Contemporáneo de Londres inauguró la muestra “Cibernetic Serendipity”. Un año más tarde, el Museo de Brooklin montó la exposición “Some more Begginings”. El mismo año de 1969, España atestiguó la muestra “Formas computables” y, doce meses después, “Generación automática de formas plásticas”, organizadas ambas por el Centro de Cálculo de la Universidad de Madrid. El ciber-arte había nacido.
Olafur Eliasson es un artista que reside en Berlín. Estudió en la Real Academia de Arte de Copenhague y ha expuesto su obra en diversos museos y galerías internacionales. En 2003 estuvo en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía de Madrid. Le gusta explorar las relaciones entre la naturaleza y la tecnología. Y le apasiona experimentar con los modelos tridimensionales para desbordar sus límites. Lo sensorial.

 

En su ensayo Los modelos son reales (GG Mínima, Barcelona, 2009), Olafur Eliasson considera que la cultura contemporánea tiende a objetivar gran cantidad de sistemas, relaciones, situaciones, ideas al privarlos de su dimensión temporal. Los objetos y el mismo tiempo acceden a una temporalidad digna de ser cuestionada. En especial, aprecia el artista, el entretenimiento, cuya estrategia de comunicación omite la temporalidad en nombre de facilitar el montaje de utopías y deseos de los consumidores. Se impone así la mediación mercantil. El instante ultra-contemporáneo, podría añadirse.Para insertar una alternativa, Olafur Eliasso propone un breve modelo que busca instalar en la persona un concepto espacial distinto. El modelo sigue el siguiente protocolo:

 

1. Idea (una idea o concepto es procesual);

 

2. Aplicación de la forma a la idea (para comunicar una idea tengo que encontrar una imagen para ella);

 

3. Comunicación de la idea (la forma aplicada a una idea no es sólo la que yo elijo, al circular toma dimensiones y significados que no he considerado);

 

4. El tiempo es personal (lo que para mí es rápido, a ti te puede parecer lento);

 

5. Hay que asumir la secuencia del compromiso propio (el compromiso temporal debe implicar una atención específica de cada quien: Your Engagement Sequence: YES);

 

6. Consecuencias (si una idea sólo existe como un proceso, echa por tierra la definición tradicional de verdad y no verdad).¿Qué permanece de todo eso?

 

Olafur Eliasson responde: un sentido general de responsabilidad con nuestro entorno.Desde su ventana eterna frente al Lago Michigan R. Buckminster Fuller, creador de las cúpulas geodésicas a partir de los principios de las construcciones naturales y del célebre dicterio acerca de que la Tierra es una nave espacial, sonríe al escuchar las ideas de Olafur Eliasson. Desconecto la función de literatura prótesis.

 

http://es.wikipedia.org/wiki/Cibernética

 

http://www.bfi.org/

 

http://www.olafureliasson.net/

 

http://www.galeriaelviragonzalez.com/

Sergio González Rodríguez (Ciudad de México). Estudió Letras Modernas en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Es narrador y ensayista. Ha sido músico de rock, editor de libros y suplementos culturales y profesor en estudios de postgrado. Desde 1993 es consejero editorial y columnista del diario Reforma y del suplemento cultural El Angel. En 1992 fue Premio Anagrama de Ensayo (finalista ex aequo) en Barcelona, España, con la obra El centauro en el paisaje, y en 1995 recibió el Premio Nacional de Periodismo Cultural Fernando Benítez. Dos veces ha sido becario de la Fundación Rockefeller. Autor de diversos libros, en 2002 publicó su relato sobre violencia, narcotráfico y asesinatos contra mujeres en la frontera de México y Estados Unidos titulado Huesos en el desierto, que fue finalista del Premio Internacional de Reportaje Literario Lettre/Ulysses 2003 en Alemania, obra que se ha traducido al italiano y al francés. En 2004 publicó la nouvelle El plan Schreber, en 2005 una novela titulada La pandilla cósmica y en 2006 su ensayo narrativo De sangre y de sol. En 2008 publicó su novela El vuelo y en 2009 su crónica-ensayo sobre decapitaciones y usos rituales de la violencia El hombre sin cabeza, ya traducida al francés. Es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte de México.