El ventigésimo pase de los garrulos

0
465

 

El otro día tenía yo puesta la radio mientras me ocupaba de mis labores cuando mis orejas se alebrestraron (lo que les pasa a las de los animales cuando perciben algún ruido sospechoso, según me enseñó mi madre) al oír a un individuo que hablaba con solvencia del mundo de la venta directa en televisión; ya saben, esos productos milagro que igual te quitan la grasa del abdomen que eliminan las alimañas domésticas en un periquete, y además tirados de precio si llamas ¡ya mismo! Así que va el hombre y, para comparar el coste de esa publicidad con el del pase de cualquier serie, dice sin inmutarse: “…pues al ventigésimo pase…” (ya perdí el hilo de lo que pasaba al ventigésimo pase). Pues ¿qué ha sido del vigésimo?; ¿es que es un palabro difícil de pronunciar, en desuso? Pero ahora –según escribo esto- caigo: lo único que le pasa al entrañable vigésimo es, como muy bien nos ha contado y recontado Aurelio Arteta, que padece del mal de los archisílabos. La tropelía esa del ventigésimo tiene el fantástico mérito de tener nada menos que ¡tres letras más que el otro! Bueno, esta es mi conclusión; si no les gusta… tengo otras (pero no son mejores).

 

Como me estoy volviendo cada vez más cascarrabias (y mira que trato de estar al loro de ese defecto) sigo muy de cerca a los dos garrulos que dan noticia en un importante diario nacional de las películas que pasan en la tele; ya les he pillado en algunas muy gordas, como la de no tener ni idea del significado del verbo adolecer. Hace unos días, uno de los dos (nunca recuerdo quién es quién) escribió lo que sigue: “Pese a la indudable calidad de su factura técnica (…) el conjunto echó de menos un guión algo más medido”. ¡Los conjuntos echan de menos! ¡No cuando yo iba al colegio, lo juro! ¿No habrá querido decir “hubiera mejorado con un guión…”? ¿O se hubiera beneficiado de un guión…?

 

Ahora que lo pienso, ¿puede ser que al escribir  “el conjunto” se refiriera a ellos dos, a los dos garrulos? En ese caso…

 

Leí hace tiempo en el suplemento literario de ABC una reseña sobre el libro de Gregorio Salvador Noticias del Reino de Cervantes. Usos y abusos del español actual, (Espasa, 2007). El libro no lo he leído, pero parece que entra a saco en estos mismos temas y ni que decir tiene que con mucha más autoridad y prestancia de la que lo hago yo. Y la Feria del Libro de Madrid está llegando…

 

Pero si de todos modos insisten en descargarse o incluso encargar en papel mi librito recopilatorio (2006-2010) sobre esto de las lenguas est@fadas, no tienen más que entrar en www.bubok.es/libros/201875/100-LENGUAS-ESTFADAS.

Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.