España, 1; Burkina Faso, 1

0
531

Comparación entre la clase política española y la burkinesa.

Y cómo el partido en el poder en Burkina quiere cambiar la Constitución para que el Presidente pueda seguir gobernando.

Y los conflictos que ha habido y los que se esperan

 

 

Como si de un partido (político) se tratara podríamos decir que mis dos países han empatado esta semana en un hipotético encuentro de legislación política.

 

Los dos Gobiernos gozan de amplia mayoría parlamentaria con lo que los partidos gobernantes pueden hacer de su capa un sayo, o mejor aún de su país un coto personal de caza y apropio de sus recursos, riquezas para uso y disfrute de los gobernantes, y sus amigos y las corporaciones de las que son fieles lacayos.

 

Y derribo de los derechos de sus gobernados para mayor gloria del sistema de libre mercado capitalista.

 

Hemos visto cómo en España el rodillo de la derecha ha aprobado lo que le ha venido en gana. Son las ventajas o desventajas, según quién las mira, del sistema democrático y de un sistema electoral desproporcionado por la Ley D’Hont.

 

Es lo más clarito y sencillo que he encontrado para reconocer el sistema D’Hont

 

 

 

No es justo que los ciudadanos de Madrid valgan, sus votos, 1/3 parte que los votos de un soriano.

 

Yo, soy soriano, pero no saco provecho de ello porque estoy censado en Madrid.

Porque para esas cuestiones de la representación ‘territorial’ ya está el Senado y que lo más democrático me parecería una lista única a nivel de todo el Estado, en el que los ciudadanos valgamos lo mismo, me refiero a nuestros votos.

 

Así el Partido Popular nos ha regalado una Ley de Seguridad Ciudadana para poder sentirnos más seguros ante las protestas de lo ciudadanos y poder sancionar o encarcelar a cualquiera que alce la voz contra el sistema o contra el Gobierno.

 

O una Ley de Justicia Universal (bajo demanda del Gobierno Chino) que permitió poner en libertad a un montón de terroristas y narcotraficantes.

 

O la Ley del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha, a instancias de Cospedal, con cambios en los distritos electorales que le permite, el nuevo diseño, asegurarse la continuidad del PP en el control de la Autonomía.

 

O la Ley de Parques Naturales, para que sus amigos con posibles, más bien con fortunas imposibles de comprender, puedan seguir cazando en ellos.

 

O los amagos de cambiar la Ley de Memoria Histórica, o sacar una retrógrada Ley del Aborto, abortada por la respuesta social, o la devolución ‘en caliente’ de los inmigrantes…

 

Pero yo he venido aquí a hablar de mi libro, quiero decir de mi otro país, Burkina Faso, y lo que está de actualidad política rabiosa.

 

Aunque de paso meto una cuña de propaganda política, que me descalifica como cronista imparcial.

 

Pero es que ni soy, ni he sido, ni seré, jamás, imparcial.

Más que nada porque el concepto no existe.

 

Como decir que uno es objetivo, ¿pero a quién se le ocurre?, ¿decir algo así hablando de nuestra propia opinión?

 

Aunque no os lo creáis a mí me ha pasado discutiendo con una persona que me decía que yo era totalmente subjetivo, cosa que por definición yo reconocía, pero que ella era totalmente objetiva.

 

En situaciones, discusiones, así y después de intentar explicar el concepto y que te lo rechacen, sólo te queda forzar el cierre de la boca abierta de besugo boqueante y entornar los ojos como platos para pasar a modo stand bye (de bye, bye, Dios, o adiós)

 

Queda dicho: ni soy imparcial, ni objetivo, ni lo quiero ser. Tomo partido.

 

Lo cual no quiere decir que sea un borrico con orejeras.

Que soy tozudo y radical, pero escucho planteamientos razonables y/o educados.
Y si me dan la razón, más aún.

 

Todo lo demás, esos que te la intentan meter doblada con que ellos no se posicionan en ningún lado, en ninguna corriente ideológica, que son independientes, son unos falsos.

Ya sea porque te quieran engañar conscientemente, ya sea porque son tan idiotas que se engañan a sí mismos.

Lo cual es mucho peor.

Si alguien es capaz de engañarse a sí mismo, qué no será capaz de hacer.

Líbranos de ellos, Señor.

 

Tenéis que perdonarme que se me va la olla y en mi descargo diré que he pasado recientemente una malaria, aquí seguimos esperando a Godot, digo al Ébola y nos enfermamos (y muchos mueren) por cosas más corrientes, ordinarias diríamos.

 

Además estar tantas semanas a 38-40º acaba a uno derritiéndole las meninges.

 

A lo que iba: el Gobierno y la Asamblea (Parlamento) de Burkina Faso.

 

Resumen de lo publicado:

 

Este es un país tranquilo, pacífico, nada que ver con el resto de África, salvo en las peculiaridades de la alternancia política.

En eso son africanos, africanos.

 

¿Sistema de alternancia política en África?

Pues Golpe de Estado, ¿qué si no?

 

Hace más de 50 años de la Independencia de Francia, en 1960.

Y ha habido golpes en 1966, 1978, 1980, 1982, 1983 y 1987, el que protagoniza el actual Presidente, Blaise Compaoré, asesinando a Thomas Sankara y 12 de los suyos.

Parece sacado de una historia clásica, un Mesías, 12 apóstoles y un traidor.

 

En el resto de los golpes de estado los presidentes ‘salientes’ no pagaron con sus vidas.

 

Blaise Compaoré lleva en el poder desde 1987 y pasados los primeros años de ‘ajustes y control’ y limpieza de elementos desafectos al nuevo régimen, con asesinatos, desapariciones y juicios y ejecuciones sumarias, empezó a ‘vestirse’ de democracia parlamentaria.

Exigencias del guión internacional.

 

Así las cosas hay elecciones a la Asamblea (Parlamento), Municipales y a la Presidencia de la República.

 

Al principio la Constitución decía 2 mandatos presidenciales como máximo, por 7 años cada uno, como en Francia, pero pasados esas 2 elecciones se reformó la Constitución para decir que son 2 mandatos, pero de 5 años. Y que se empezaba de nuevo a jugar la partida, Compaoré se pudo volver a presentar por 2 mandatos. Ya son 27 añitos en el poder.

 

Yo lo que no sé es si este hombre, Compaoré, echó mal las cuentas o se sentía enfermo y con poca esperanza de vida, pero el caso es que la cagó porque ahora quiere seguir.

Y lleva más de un año mareando la perdiz para ver cómo hacerlo, ya os lo he contado en algún post anterior.

 

 

Ya se han producido manifestaciones en todo el pais

 

 

Resumiendo más:

 

Burkina Faso es una democracia parlamentaria, como España.

 

Y las elecciones son, más o menos, tan limpias como las de España. Yo llevo algunas desde que vivo en Burkina y puedo dar fe de ello.

 

La única diferencia es que el país es tan pobre que ‘el poder’ no tiene medios de comunicación para poder manipular a la población como en España, porque alrededor del 70 % de la misma no tiene acceso a la electricidad, mucho menos a los periódicos.

 

Pero con buena voluntad, política, e imaginación, se puede imitar a los ultraliberales españoles (los gobernantes de Burkina también lo son).

 

Los votos se consiguen yendo por las aldeas donde hay un alto porcentaje de participación, regalando camisetas, o algo de comida o 1.000 Fcfa (1,5 €) y con cualquiera de esas cosas te garantizas un voto. También ‘comprando’ a los jefes tribales para que instruyan a sus súbditos a quién deben votar y les obliguen a hacerlo. Tampoco tienen muchas cosas mejores que hacer ese día.

 

Todos los partidos, más o menos, lo hacen. Los que pueden, claro.

 

Por otra parte el partido en el poder, CDP, utiliza sin rubor toda la maquinaria del Estado, ya sean vehículos oficiales, para desplazar las caravanas electorales, utilización de espacios y recursos públicos y por supuesto total disponibilidad de los funcionarios necesarios para ello. Nadie se niega so pena de perder su destino.

 

Así que quizás si no hicieran estas últimas chorizadas tendrían algún porcentaje menor, pero seguirían ganando.

 

Como veis es una democracia en toda regla, sin nada que envidiar a la democracia española.

Yo, lo digo sin cachondeo, no creo que el votante español se encuentre en mejor situación de poder decidir libremente que el burkinés.

 

Bueno, pues en Burkina también el partido en el poder tiene mayoría absoluta.

Así que el bueno de Blaise va a ser legalista y va a proceder a cambiar las leyes, incluida la Constitución, para poder seguir haciendo el bien a su pueblo. Como los de España.

 

Después de más de un año vacilando (o vacilándonos), ahora sí, ahora no, convoco a los sabios, convoco a los reyes tradicionales, convoco a los representantes religiosos, convoco a la Sociedad Civil (eso son las asociaciones burkinesas que viven del cuento y del dinero que donan las instituciones internacionales, Estados y ONGs de fuera), convoco a los partidos políticos…, ¡qué coñazo!

 

Supongo que para que la gente se acabe cansando y lo dé por cosa hecha en irrevocable.

 

 

Con 98 votos vaborables, no necesitarían convocar un referéndum, que así sea

 

 

Pero esta semana, el martes,  21 de octubre, se han montado un Consejo de Ministros Extraordinario (el ordinario es los miércoles) en el que han aprobado enviar a la Asamblea un proyecto de Ley para modificar el art. 37 de la Constitución, el que fija el límite de los mandatos presidenciales.

 

Reunida de urgencia la Asamblea se votó por mayoría amplia, 98 a favor, 28 en contra, 0 abstenciones, admitir a trámite la propuesta gubernamental.

 

Y el 30 de octubre, jueves, se celebra el pleno de la Asamblea para aprobar o rechazar la modificación de la Constitución.

 

La Constitución se va a cambiar, sí o sí.

Por más oposición que se oponga, como debe ser, y por más ilegítimo que pueda parecer.

Como lo que hace el PP, porque no es ilegal, como tampoco lo es lo del PP, que también tiene mayoría absoluta.

 

Lo que no tienen es vergüenza, me temo.

 

La diferencia es que si se aprueba la modificación de la Constitución con 3/4 de los votos totales de la Asamblea no es necesario hacer un referéndum para que los burkineses refrenden la modificación.

Se cambia en la Asamblea y aquí paz (ya veremos cuánta) y después gloria (tampoco parece que vayan a tener mucha).

 

Si es con menos votos, ‘habemus referendum’, lo cual es una putada.

Porque para que acabe saliendo aprobado al final, gastarse un montón de millones se euros es un disparate en un país tan pobre (6º por la cola según el último índice del PNUD) y con una cosecha alimenticia de este año que no responde a las necesidades mínimas de la población.

 

 

Las OSC (Organizaciones de la Sociedad Civil, las que pillan fondos de fuera), piden a los funcionarios que se pongan en huelga de celo. Supongo que se refieren a no coger la cinta adhesiva para jugar con ella, porque celo-celo, lo que se dice celo, no hay demasiado en Burkina. Ni siquiera celos

 

 

Así las cosas, esto se calienta mucho.

Ya ha habido manifestaciones y esta semana se esperan muchas más en las grandes ciudades.

 

El martes, 28 de octubre, hay convocadas manifestaciones en toda Burkina Faso.

 

La semana pasada, en mi ciudad, Ouahigouya, cerraron los colegios y liceos, viernes y sábado, para evitar concentraciones y manifestaciones de estudiantes.

 

Supongo que esta semana pasará algo parecido para el martes, por lo menos, pero me da a mí que esta semana no va a haber clases en ningún lado.

Al final el Gobierno ha decidido cerrar todos los centros de formación, desde primaria hasta la formación universitaria durante toda la semana, del 27 al 31 de octubre, incluidos. No han sido citados los motivos por parte de los ministerios de enseñanza, pero se sobreentienden.

 

Me temo que en la Biblioteca OLVIDO tendremos que cerrar también, al menos los cursos de informática e inglés, no vaya a venir un piquete a no sé muy bien a qué, si a informar, a que cerremos, a que sigamos abiertos, a sacar a la gente en manifestación, o a todas las cosas a la vez.

 

Algún partido y movimiento ciudadano han convocado a bloquear el acceso de los diputados a la Asamblea Nacional el 30 de septiembre, día del debate y aprobación de la modificación de la Constitución, para que no puedan entrar a votar.

 

Hay algún comentario salvaje en redes sociales pidiendo la ‘neutralización’ de los diputados favorables, cualquiera que sea el medio para lograrlo.

Y que se localicen sus vehículos y casas y se destruyan y que se secuestre a sus familias para chantajearles con sus vidas.

Y a presentarse en sus casas a presionarles para que voten en contra. Esto se está haciendo ya, lo que serían escraches, pero me temo que un poquito más durillos.

¡Tela, eh!

 

Tampoco se puede decir que la oposición democrática sea muy pacífica.

Me temo que en África somos de otra forma de ver las cosas, otra cultura.

 

Y bestias los hay en todas partes. No hay más que mirar a los nazis ucranianos de Maiden.

 

Ya os contaré qué pasa.

 

Mi mujer decía que el martes cerramos la Biblioteca, pero ¡hasta ahí podíamos llegar!

Un soriano no se deja intimidar por cosas así, y un madrileño (que no madridista) menos aún.

 

Pero he recibido dos emails de las Embajadas de España y Francia.

 

 

El Cónsul Honorario, libanés ni siquiera habla español, pero le viene muy bien para sus actividades ser Cónsul

 

 

La de España, que está físicamente en Costa de Marfil, diciéndome que extreme las precauciones ante las manifestaciones previstas.

 

 

Digo yo que tantos servicios de información no pueden equivocarse, no todo va ser tan mala suerte como cuando EEUU, Gran Bretaña, España y la UE aseguraban tajantes que existían armas de destrución masiva en Irak, para poder invadirles, que murieran más de 1 millón de personas, destruir un país entero, una región, y rendirlo a los integristas, y que acabe en manos del Estado Islámico

 

 

El Consulado de Francia, generalmente mejor informado de lo que pasa en su ex colonia y donde tiene acantonada una División de Fuerzas Especiales, precisa un poco más:

 

-Alejarse de las manifestaciones y de los barrios ‘sensibles’ (que no sé a cuáles se refiere, pero no son del tipo Chueca, de Madrid o así)

 

-Limitar los desplazamientos al máximo y tener itinerarios alternativos.

 

-Comprobar que tenemos almacenada suficiente agua potable, comida, medicamentos y gasolina (tanto para el coche como para el grupo electrógeno), para poder ser autónomos por unos días.

 

-Comprobar que funcionan los propios medios de comunicación (teléfono, portátil, ordenador, conexión a Internet) y cargarlos regularmente, para poder recibir y enviar mensajes a la Embajada (seguramente se producirán más cortes de corriente y conexión que los habituales o sabotearán las centrales eléctricas, agua, etc).

 

Así están las cosas y así os las he contado, que diría Hermida.

Pero yo tranquilo,

 

Continuará…

 

GALERÍA DE RETRATOS DE LA BIBLIOTECA OLVIDO


Print Friendly, PDF & Email