Fotografiando el virus

0
237

El jefe de la policía de Vietnam del Sur a punto de ejecutar a un miembro del Vietcong con una pistola. La niña y el napalm por aquella carretera. Antonio Espejo y el atentado de ETA contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987. David Kirby, el rostro del sida, al que recordaba hace poco Julio Valdeón. Era 1990. Los primeros casos habían surgido en Los Ángeles en 1981 y algunos meses después se diagnosticó al primer español en el Hospital Vall d´Hebron de Barcelona. El niño, el buitre y Kevin Carter en Sudán. “Es la foto más importante en diez años de carrera, pero no quiero colgarla en la pared, la odio”, dijo Carter en una revista. Gervasio Sánchez y la fosa de Ruanda donde descargaban los camiones. El segundo avión camino de la segunda Torre. Aquel hombre precipitándose desde lo alto. La foto de Pablo Torres Guerrero en El País sobre el 11-M con aquel trozo de carne sobre las vías.

Hay un desafortunado pecio de Ferlosio que resume los reproches a este tipo de gente: “Siempre hay un hijo de la gran puta capaz de esperar horas al suicida indeciso en la cornisa de un rascacielos para poder fotografiarlo en el aire un instante antes de estrellarse contra el suelo”.

O sea que la foto de Alberto Di Lolli en la portada de El Mundo que recogía a un muerto por Covid-19 sobre el colchón de su cuarto en Valencia me parece una gran foto.

Print Friendly, PDF & Email

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor, deja tu comentario!
Por favor, introduce tu nombre aquí