Leiro sigue explorando los caminos de la madera

0
133

Cansado de los estereotipos fraguados acerca de sí mismo, como el que repetía Manuel Vicent el pasado lunes en El País (“no hay más que ver ahora a este escultor en persona, estrechar la energía de su mano, observar la forma cómo te mira en silencio por debajo del frontón de sus cejas, para certificar que después de tantos años, por una rara licantropía, propia de la luna llena galaica, ha acabado convirtiéndose él mismo en aquel misterioso hombre del bosque, que acudía en ayuda del niño cuando en sueños se perdía en la niebla”, estuvo a punto de acudir a la inauguración de su última exposición en el estudio de Blanca Moneo, Space to Be (_2B), disfrazado de su personaje, “con macheta al hombro y camisa de leñador canadiense”. Sus figuras de Santa Liberata, de rodillas, o de una Narcisa con el cuello roto para verse mejor, son un viaje a un extraño bosque interior tan ingenuo como inquietante.

Print Friendly, PDF & Email

Cuándo: Hasta el 4 de abril

Dónde:

Space to Be (_2B), Madrid