Los baños de los teatros II – El Teatro Fernán Gómez

0
743

Continuación de la serie de Los baños de los teatros. En esta ocasión, descripción de los baños del Teatro Fernán Gómez

 

Parece ser que nadie adivinó de qué teatro se trataba, o peor, que alguien acertó pero no se animó a concursar y recibir una suscripción a El Gallinero…

 

Bueno, en cualquier caso, sí, se trataba del Teatro Fernán Gómez. Las 3 imágenes lo anunciaban…

 

Baños

 

Aquí en la foto se puede ver el pasillo y escalera de paredes azules, y, como decía en la entrada anterior. Al fondo se vislumbra una bifurcación: a la derecha se llega al baño de caballeros y a la izquierda al de mujeres.

 

¿Cuántas veces he visitado estos baños? Pues muchas, pero… Mi memoria no da lo suficiente de sí para recordar si hace años, muchos años, los baños seguían estando en el mismo lugar. ¿Cuando el teatro se llamaba con ese nombre al que no aludo para no tentar a ninguna caradura elegida a dedo, los baños seguían ahí abajo? Se regala una nueva suscripción al que responda a esta pregunta.

 

Este teatro de 2 salas (la grande, que tiene las butacas más famosas de toda la escena madrileña, y la pequeña de reciente apertura – este dato no lo he comprobado-) es visitado por varios cientos de personas cada semana. Esos pasamanos de la escalera habrán sido tocados entonces por muchas manos que acaban de guardarse la entrada en un bolsillo para pasar a tocar otras cosas que no necesito nombrar. Esos peldaños han sido pisados también por muchos y variados zapatos; podemos afirmar incluso que una buena colección de peces gordos de la política y del arte (o de lo que ellos consideran política y arte…) han bajado y subido por esta escalera, pues en los estrenos, este teatro reúne un gran número de caras conocidas. En ocasiones puedes ver caras que creías que ya no estaban con nosotros; pero te aseguro que si tienes la suerte (o la desgracia) de ser invitado a un estreno allí, los verás. Sí, todos nuestros mayores de la escena también van; eso es lo más entrañable de los estrenos allí.  

 

Los baños (de caballeros) son amplios, muy amplios. Hay tanto donde elegir, que uno se siente abrumado. Son realmente excesivos (en el polo opuesto están los de otro teatro público que son tan escasos que a veces hay que llegar aseado de casa, pero ya hablaremos de ello.) Con la mitad de espacio que ocupan los baños del Fernán Gómez, alguien avispado podría abrir una generosa sala de teatro. Y quizá podría llamarla Los baños del Fernán Gómez. Es un buen nombre. Al estilo de los de los nuevos espacios. Pues es cierto, ahora que lo pienso, en ese teatro hay espacio para un par de salas más, una de ellas bajando la escalera…

 

Yo mismo he usado en muchas ocasiones esa escalera. A veces incluso antes de la función y después. Por ejemplo allá por noviembre del 2013, que tuve que bajar al finalizar el espectáculo para no tener que expresar incómodamente mi opinión sobre aquello que acababa de ver (a lo que, por cierto, me había invitado la señora Herrero, que momentáneamente se ha visto obligada a dejar de sufragar el teatro madrileño pagando entradas, por una convalecencia tras un pequeño accidente camino de una función; desde este largo párrafo le deseamos una pronta recuperación, pues la echamos de menos en los teatros.) Para eso también son muy útiles los baños: para no tener un incómodo encuentro tras un espectáculo que no te ha gustado. En unos baños tan amplios como estos, puedes encerrarte el tiempo suficiente para que aquél al que prefieres no ver, se marche… El secreto está en salir tras los aplausos con la cabeza gacha y rapidito hacia los baños, como si tuvieras una urgencia, y quedarte allí un rato. Esto no es posible en todos los teatros, claro está, en algún otro con menos espacio, alguien comenzaría a aporrear la puerta del baño para ejercer su derecho a hacer sus necesidades (o su derecho a huir de comentar lo visto).

 

Creo que es suficiente la disertación sobre esta escalera azul y el lugar al que lleva… Por cierto, creo que antes no era azul… ¿Alguien conserva fotos de esta zona del Fernán Gómez? ¿Alguna persona puede escribir acerca de los baños de mujeres de este teatro?

 

Próximamente, los baños de otro teatro aquí, en El Gallinero.

 

  nico guau

 

* Nuevo concurso. Se regala una suscripción anual a El Gallinero al que responda correcta y razonadamente a esta pregunta. La suscripción consiste en ser informado amablemente por mail de cada nueva entrada en este blog. Abstenerse familiares de los autores y amigos de lo ajeno.  

El Gallinero es la bitácora de un grupo de dramaturgos que interpretan el papel de un periodista. Un espacio donde se informa del teatro que no acostumbra a salir en los medios de comunicación, de los recovecos que componen la vida teatral de Madrid y los espectáculos/ espacios/ creadores/ gestores menos conocidos.   En El Gallinero escribe nico guau, y en una época escribieron muchas más gallinas: Antonio García, El Trapo, Folguera, la señora del fondo, Manuel Rodríguez, Muflón Silvestre, Pelma y gris, Turuleta, Vera Yobardé... Si queréis contactar con nosotros, podéis hacerlo en elgallinerofronterad @ gmail.com, quitándo lo espacios alrededor de la @.