Mujeres que huyen en medio de confrontos

0
291

Esperaba ver este domingo alguna queja al Defensor del Lector de un diario de los serios pero no ha habido suerte. El 30 de diciembre pasado informaba de la detención de dos mujeres, Asia A. (26 años) y Fatima A. con sus dos hijos pequeños, en la frontera siria con Turquía. El titular era: La doble viuda del ISIS, con un antetítulo: La mujer del sanguinario Kokito volvía embarazada de otro yihadista. El terrorista Kokito era conocido como el “decapitador de Castillejos”. Un angelito.

 

 

Esperaba ver este domingo alguna queja al Defensor del Lector de un diario de los serios pero no ha habido suerte. El 30 de diciembre pasado informaba de la detención de dos mujeres, Asia A. (26 años) y Fatima A. con sus dos hijos pequeños, en la frontera siria con Turquía. El titular era: La doble viuda del ISIS, con un antetítulo: La mujer del sanguinario Kokito volvía embarazada de otro yihadista. El terrorista Kokito era conocido como el “decapitador de Castillejos”. Un angelito.

 

La primera impresión que da es que la viuda (alegre) se había embarazado por el camino. Porque el dato importante no era ese, aunque sí el más morboso. La noticia es las dos vidas paralelas de dos chicas ceutíes que se casan por poderes con dos terroristas del ISIS, se van a Siria, tienen sendos hijos de ellos, ambos mueren y a una de ellas (Asia, la del titular ) la vuelven a casar con otro soldado de Alá, según la costumbre, y nuevamente embarazada (de ocho meses, hay que atreverse) decide volverse junto con la otra.

 

Ambas tienen nacionalidad española, y sus hijos también. Esa trayectoria, ese convertirse allí en un objeto reproductor en manos de unos combatientes terroristas, esa vuelta de tuerca del regreso accidentado, eso sí me parece a mí una noticia, e incluso algo más que una simple noticia, la historia de la mujer todavía rehén y moneda de cambio en las guerras actuales, aunque en este caso haya sido voluntariamente.  

 

El texto dice que probablemente regresan para evitar otro matrimonio y por su difícil vida allí. A saber. Pero no me parece propio de un diario serio resaltar en un titular que la doble viuda del Isis “vuelve embarazada”. Vuelve, después de casada por segunda vez manu militari, enviudada y probablemente abocada -en caso de no hacerlo- a un tercer matrimonio y más embarazos sí o sí. La única diferencia con su compañera Fatima es que a esta todavía no la habían vuelto a casar. Pues no me parece que le hagan ningún favor de cara a su futuro, por muy enloquecidas que hayan demostrado estar. Y es un titular lamentable. Un buen ejemplo de cómo la prensa puede no mentir sin ser veraz del todo.

 

Y por lo demás, más de lo mismo, poder y más poder desnortado (el deseo del Partido Socialista de poder promover una reforma de la Constitución), reiteraciones absurdas (la deuda que les debe la comunidad) y un titular que parece hecho sólo para enervarme a mí: 2016, el año en que el PSOE colapsó. No obstante, este será sin duda el año de los confrontos. Cada día encuentro dos o tres, escritos o pronunciados. Pido a la RAE que diga algo, pero ya sé que es clamar en el desierto. Han descubierto el verbo y no sólo lo convierten en intransitivo por la gracia de Dios sino que le cambian el sentido originario, olvidan súbitamente que existe enfrentarse con , hacer frente a, pelearse con, oponerse a…cienes y cienes de formas de expresar esa idea. Nada, ahora toca confrontar, y todos como corderitos detrás, olvidando que en primer lugar, confrontar (algo con algo) equivale a poner frente a frente, cotejar, así que no conlleva necesariamente el sentido de un enfrentamiento.   

Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.