Novia

1
607

 

Hace años conocí a una morena en un afterjaus y la llevé sobre los hombros a casa al grito de “todo es bueno pa’l convento”. Me había dado el móvil y la dirección de correo antes de desaparecer como las aves de paso, que a veces se van de la cama tan despacio que parece que lo hacen levitando, como la niña del exorcista pero más discretamente. Dejé pasar un día antes de mandarle un sms en el que proponía llevarla a la playa y sacarla a cenar. No le debió de llegar, o yo había cogido mal su número, porque no me contestó. Envié un correo preguntándole si le había llegado el sms, ya que había pasado algo insólito: no me había respondido. Tampoco contestó ese día ni los siguientes, y cada veinte minutos yo abría el buzón alucinado al borde del colapso mientras pulsaba F5 como si no hubiese un mañana. Una semana después envíe un sms en el que le preguntaba si no creía que era poco elegante dejar a un hombre sin el placer, siquiera, de una negativa. Como quiera que tampoco respondió a eso, a los quince días tomé una decisión memorable: dejarla. “Es lo mejor, porque nos estamos empezando a hacer daño”, me excusé. Y abajo aún le mandé una posdata: “¿A ti qué te parece?”.

1 COMENTARIO

  1. Lo cierto es que estos

    Lo cierto es que estos episodios, de los que los más hemos sido protagonistas, de tan patéticos resultan hasta entrañables. Quizás escribirlos sea una buena catarsis para aliviar ese escozor que nos dejan estas espinas que, en cierto modo, contribuimos a profundizar en nuestra piel. Otro fragmento de esas pequeñas derrotas que, a través de un puñado de líneas, transformas en victoria (o por lo menos en empate).

Comments are closed.