¿Por qué coño tengo que ser optimista?

0
299

Shout_BarMan_2001_FronteraD.jpg

¿Por qué tengo que tener paciencia, por qué tengo que pensar que todo va ir a mejor, por qué tengo que creer en las bondades del ser humano y no en su innata condición para la gresca y la explotación del otro? ¿Por qué tengo que tragarme que no hay más salida que la sumisión de los gobiernos a bancos criminales y mafias corporativas? ¿Por qué tengo que convencerme de que el único paisaje posible está hecho de diputados tóxicos vomitando basura, chusma navajera fingiendo ser ciudadanos concienciados, multinacionales que imponen sus leyes a los estados, errores de Excel que condenan al infierno a millones de personas?

¿Por qué tengo que venir llorado de casa cuando lo que quiero es gritar en la calle que no hay salida, que todo está demasiado bien tramado, que los guionistas de esta porquería sabían muy bien lo que hacían? ¿Por qué tengo que confiar en que cada indecencia, cada burla, cada majadería, cada ofensa a mi inteligencia, es en el fondo por mi bien? ¿Qué hay de esperanzador en todo eso? ¿Qué es eso del cambio de paradigma, del fin de una era? No es el fin de nada, es la exacerbación de lo mismo, que ya es lo único posible.

Nos quieren resignados y positivos, con colocón de autoayuda y ese puntito zen que tanto adormila. Nuestro relax es su victoria. Cuanto más nos convenzan de que hay que saber vivir con menos, más tendrán ellos para vivir con más.

Ilustración: Bar Man, 2011