Sufrir por partida doble

1
234

Es constante en nuestros medios estos días la expresión “cierre del Gobierno” maltraduciendo lo de “Government shutdown”.

 

Llevamos sufriendo unas cuantas semanas con la administración Obama, temiendo las consecuencias de lo que es un chantaje puro y duro de los republicanos (rehenes del Tea Party), porque nos afecta también a nosotros. Y va en cursiva porque es así: cuando en los Estados Unidos dicen government o governmental se refieren a la Administración pública, y cuando dicen “la administración Bush” están hablando del Gobierno Bush, es decir, al revés que aquí. Pese a ello, es constante en nuestros medios estos días oir la expresión “cierre del Gobierno” maltraduciendo lo de “Government shutdown”, con lo cual algunas sufrimos todavía más.

 

Lo explica muy bien en sus “recomendaciones” Pilar Ruiz-Va, lingüista de la Facultad de filología de la UNED:

 

“La expresión “cierre de la Administración”, mejor que “cierre del Gobierno”, es la forma recomendada en español para government shutdown” (…) en el sistema político estadounidense, si el Congreso no aprueba los presupuestos del Estado, el Presidente puede cerrar los departamentos de la Administración que considere no esenciales (en un mecanismo parecido al cierre patronal), generalmente como medida de presión…”.

 

No hace mucho leí en la revista Tiempo que Grecia debía 600 billones de euros… Es impresionante lo contumaces que somos en el error por estos lares; un billion no es un billón de los nuestros (el PIB español ronda eso, un billón de euros), sino mil millones; eso en un semanario, que debería ser más exigente en la edición.

 

También leí o escuché esta bonita frase, que hablaba de los aztecas y del caucho (mis notas no suelen ser más explícitas): “…para practicar juegos que algunos de ellos son…”. Ya ven que explícitas las notas no serán, pero queda bien clarito que quien redactó la frase tampoco se ha enterado de la utilidad de los relativos: juegos, algunos de los cuales son

 

Ustedes, los de la RAE, ¿cuándo piensan reflexionar sobre esta especie en riesgo de extinción? ¿Hay alguien ahí?

Soy coruñesa con algo de portuguesa, recriada en Madrid. Como tengo tendencia a la dispersión, estudié Ciencias Políticas. Aparte de varios oficios de supervivencia, he sido socióloga, traductora, documentalista y, finalmente, editora y redactora en El País durante veinte años. En mi primer colegio de monjas tuve la suerte de aprender bien latín. Pasar de las monjas al instituto público Beatriz Galindo de Madrid, donde enseñaban Gerardo Diego, Manuel de Terán, Luis Gil…, fue definitivo para cambiar de fase. Creo que si falla el lenguaje, falla el pensamiento y falla la razón.

1 COMENTARIO

  1. Este tipo de cosas sirven, a
    Este tipo de cosas sirven, a veces, para valorar lo que hacen los «servidores públicos», tan denostados (y congelados) aquí y allá.

Comments are closed.