Summertime Blues

0
275

Ya no sé muy bien dónde lo habíamos dejado. Supongo que con el Mundial de Sudáfrica y el Tour de Contador. Esas gestas mayores a las que nos ha acostumbrado últimamente el deporte español. Y con un cambio climático en este nuevo curso: el Atlético de Madrid vuelve a ganar que es como decir que Fidel Castro ha recuperado la salud. Mientras tanto Mourinho prepara el enésimo proyecto madridista con la férrea convicción de que hay que parar como sea al enemigo culé y que esas cosas del juego bonito son para internados de señoritas. Guardiola, en el entreacto, ha recibido otra nominación en su abundante palmarés: el de filósofo, no está mal para un chico que escucha a Coldplay. El título se lo dado Ibrahimovic que ha ido a parar a ese cementerio de elefantes que es el Milan de Berlusconi. Un nueve largo fuera de onda en un Barca dominado por una pulga. Otra vez la Liga abre el fuego con una variante: sospechamos que ya lo mejor del mercado habita entre nosotros y lo que se ficha es materia de complemento. Mascherano sin ir más lejos. La selección mientras tanto de bolos en una empalagosa sucesión de festividades que puede agotar la paciencia de cualquiera. A Del Bosque se le impone de aquí a dos años hacer nuevos descubrimientos sobre todo en la defensa que anda bastante mermada de facultades. Puyol, Capdevila y Marchena con plan renove a la vista y pocas noticias en el horizonte: Monreal no da la talla. Bruno es un tronco. Pero hay otra Roja en la arena en estos momentos la del mundial de baloncesto de Turquía. Por fin España tiene una virtud a medias: no gana siempre los clasificatorios y embarra en cuartos, como solía, sino que ahora ha inventado un nuevo modelo de supervivencia: ganar al Líbano y desafiar a Estados Unidos. Estoy de acuerdo con Loquillo: a esta selección tan maltrecha y desanimada hay que ponerle a los Who a toda hostia y que Scariolo se deje de rotaciones porque, visto lo visto, no tenemos fondo de armario. Volvemos al curso pero seguimos repitiendo las mismas asignaturas. 

 

PD.- Chigrinsky es feliz de nuevo en Ucrania Estuvo un año en Barcelona poniéndose las botas mientras escuchaba a Coldplay. Aprendió poca filosofía. Lo suyo son los equipos mineros como el Shaktar Donetsk o el Schalke 04.

Galicia, 1961. Periodista y escritor, fue jefe de la sección de Cultura en el diario El Independiente y redactor jefe en las revistas Cinemanía y Rolling Stone. En la actualidad es columnista en El País Galicia y colaborador de Babelia. Ha ejercido como director cultural de Fnac España entre 2001 y 2008. Ha publicado novelas como El día de los enamoradosy Hazlo por mí (Alianza Editorial) y poesía en castellano, El resto del mundo (Lumen), y gallego, Shakespeare mata o Porco cunha rosa (Espiral Maior).