Una Chispa…

11
595

“Una chispa puede incendiar la pradera” decía Mao (ya no le llamo camarada, me he vuelto más descreído de todo) y la verdad es que en África parece que todo vaya a acabar ardiendo de una punta a otra. Es verdad que aquí las praderas, y más cuando estamos en la estación seca, se queman con que las toques pero parece como si una gran bola de fuego fuera a abrasar toda África. Espero que sea para quemar tanta ‘mala hierba’ que hemos consentido que se adueñara de una tierra con tantas posibilidades para sus habitantes.
Os confieso que, agotado como estoy con tantos contratiempos, había pensado titular este post “Hasta luego” o “Hasta los güevos” y en esas me estaba debatiendo cuando han surgido cosas que me han hecho cambiar la decisión.
Porque mi idea era poco menos que deciros adiós en estas páginas por puro cansancio y desmotivación. Yo no soy un profesional del periodismo ni la escritura (ya, ya, ya sé que se nota…)

Hace unos años me salieron un montón de verrugas por la cabeza por mi mala cabeza de afeitarme con una maquinilla eléctrica. Y me afeitaba no sólo la barba, también la cabeza entera. El caso es que me las extendí cual fuego en pradera africana. Conseguí una cita en un dermatólogo en Marbella (estaba pasando unos días en una clínica para gordos, sin despreciar, eh, que allí he conocido a un premio Nobel de Literatura) y al llegar al local ya me dio mala espina.
En una entreplanta de un edificio en el que había innumerables puertas en el pasillo con distintos carteles me encontré con el típico letrero luminoso de fluorescentes dubitativos en el que estaba escrito en el metacrilato:

DERMATÓLOGO
Enfermedades de la piel y venéreas

En diseño se habían gastado poco y menos en poner el nombre del susodicho médico especialista responsable. A pesar del pálpito negativo llamé a la puerta, las verrugas hay que pararlas, y me abrió un hombre que resultó ser el especialista sanador, no había nadie más en la consulta.
Bueno, no os voy a distraer con los detalles de su aspecto, ni la sensación de los estragos que las diversas licencias de una vida licenciosa, valga la redundancia, podían haber grabado en su cara. Por otra parte las dos piezas de que se componía la consulta, recepción y decepción, tampoco resultaban tan mal ni tan deprimentes como la entrada y el dermatólogo. Pero estaba claro que no había un criterio claro de amortización de equipos, instrumental, mobiliario, ni reposición de los mismos.
El caso es que me tumbó en una camilla para reconocerme y aproveché el ‘viaje’ para pedir que me liberara, ya de puestos y tumbados,  de todos esos adminículos, verrugas y lobanitos que se me han ido quedando colgados como recuerdos de genes defectuosos incapaces de mantener en perfecto estado de revistas un cuerpo que fue tan agraciado como el mío…

Sus palabras, acompañadas de una actitud de enojo y desprecio, fueron textualmente:
“Esto no es lo que me habían dicho al pedir la cita. Me habían dicho que era una verruga y aquí hay para hartarse. Para esto hay que tener tiempo y ganas y yo no tengo ni lo uno ni lo otro…”

Comprenderéis que poner tu cuerpo en manos de alguien con esos planteamientos no era lo que más me apetecía y tímidamente inicié un intento de levantarme (los abdominales nunca me han funcionado como debían ahogados como están por mi generosa tripa), pero me tocó levemente el hombro y me dejé caer en la camilla. Finalmente me quitó casi todo y 500 € (sin recibo) por una hora de tajo.
¿Toda esta historia para qué?
Pues para deciros que había pensado escribir lo mismo, que este era el último artículo en mi blog porque para hacer esto hay que tener tiempo y ganas y yo, ahora mismo, no tengo ni lo uno ni lo otro… Pero han pasado cosas.

Crisis en Costa de Marfil por un cambio de gobierno resultado de las elecciones que el anterior gobierno rechaza, partición del Sudán, revolución en Túnez, en Egipto, en Yemen… y ahora nuestro compañero de blog Juan Tomás Ávila Laurel se pone en huelga de hambre en Guinea Ecuatorial por la visita de José Bono y una delegación de parlamentarios españoles al Presidente de Guinea Ecuatorial.

Juan Tomás tiene más razón que un santo en sus razones y deberíamos avergonzarnos en el primer mundo por todo el apoyo que hemos dado y seguimos dando a todas estas malas hierbas que se han hecho multimillonarios a costa de sus pueblos y gracias a nuestra ayuda. Pero, claro, por encima de todo está proteger y defender los intereses de nuestras multinacionales con intereses en estos países (petróleo y todo tipo de recursos naturales). Eso sí, el peor dictador es Castro, que no respeta los derechos políticos (los otros derechos humanos, más importantes, creo que los respeta bastante más) al menos él ha dicho que pueden quedarse con todo el dinero y todas las cuentas bancarias que puedan encontrar a su nombre o de su familia en Suiza o en cualquier paraíso fiscal. Historias de dictadores, ¿o hay democracia en Guinea Ecuatorial, Túnez, Egipto…?

El caso es que el pobre de Juan Tomás ya es bastante delgado y tengo miedo por él haciendo una huelga de hambre. Dudo mucho que consiga lo que pide, pero un gesto como el suyo hace que uno vuelva a creer en el género humano (en los dos) y que no está todo perdido.
Va a resultar que en esta Sodoma y Gomorra que es el mundo actual sí vamos a acabar encontrando algunos hombres justos por los que merezca la pena seguir luchando y que no deseemos que un fuego abrasador asole la tierra.
Yo, por mi parte, poco puedo hacer aparte de iniciar una huelga de hembras, que me vendrá bien, y seguir escribiendo aquí por intentar seguir contándoos historias de África, más bien chorradas en mi caso, por si él no puede seguir haciéndolo.
¿Podíamos organizar el envío de alguna carta al Congreso de los Diputados manifestando nuestro descontento?

 

 

GALERÍA DE RETRATOS DE JAVIER NAVAS

11 COMENTARIOS

  1. sí, ese tipo de incoherencias
    sí, ese tipo de incoherencias forman parte del sistema de política internacional. Me refiero a lo de hacer visitas de cortesía a sátrapas, golfos y ladrones, guardando todos los protocolos inventados. No solo hacer visitas, también recibirlas. Fíjate cómo se recibió al señor chino. Me temo que eso no va a cambiar, por mucha huelga de hembras que te decidas a pasar, lo cual no te lo recomiendo en absoluto, pues tanto sacrificio va a ser, como ya te digo, baldio. Si acaso, haz la de hambre…
    Y sigue escribiendo, que si lo dejas, te pesará. Fredric Brown, un excelente escritor de ciencia ficción (quizá mi favorito) dijo una vez: odio escribir, pero me alegra haber escrito. Pues eso.

    • se me olvido poner mi
      se me olvido poner mi acostumbrado «TiTo dixit». Esta cabeza….

    • La verdad es que tienes

      La verdad es que tienes razón, me voy a pasar a la huelga de hambre, o vamos a dejarlo en un pelín de ayuno y control de la ingesta. Es que tengo mucho lío estos días y no puedo ponerme malo ni dejar de ir al trabajo. Bastante me timan ya estando a pie de tajo, como para ponerme a hacer los ojos del guadiana, ora estoy ora desparezco. Y aquí tiene que ser todos los días ora et labora. Y se labura poco, la verdad. Hay poco trabajo pero tampoco te creas que les va el rollito ese de trabajar todo el día, ni todos los días.

      Lo de escribir ya he dicho que es por falta de tiempo. Y por falta de ganas. Se me está pudriendo la edad de la inocencia de cuando llegas a un país tan distinto y todo te impresiona. Ahora me entra por un ojo, de la cara, y me sale por el otro… Son tantas cagadas que ya se me están quitando las ganas de todo (de ahí la huelga de hembras también)…

      Pero estas cosas no las publico, nos las contamos entre nosotros, viejo amigo… ¿o era decrépito?

      Besos

  2. pero de verdad que vas a
    pero de verdad que vas a dejar de escribir?? joooooooooooo

    • NO, por ahora, como ya he

      NO, por ahora, como ya he contado, seguiré escribiendo en homenaje a nuestro compañero Juan Tomás Ávila Laurel. Pobre hombre, ¡menudo homenaje!, pero es todo lo que puedo hacer por apoyarle en su valiente gesto

  3. Como ave Fénix comienzo una
    Como ave Fénix comienzo una nueva vida y si a ti te da animo conocer hombres tan valientes como Juan Tomás Ávila, a mi me tienes impresionada desde que el año pasado, el día 21 de enero, que visité a los compañeros de Bailen,126 (BCN). me enteré del paso que habías dado, claro y del resto de noticias en casi 10 años desaparecida.
    Sabes ahora que la vida me da otra oportunidad cuando me descuido le digo al padre de mis hijas, Klaus ( el teutón que robó mi corazón y lo pisoteó posteriormente): «si un día no sabes donde estoy buscame en Burkina Faso».
    Gracias por ser tan especial siempre lo creí y el trabajo que has comenzado lo demuestra, no lo dejes.
    Me hubiera gustado escribirte hace un año pero no era persona, ahora comienzo a levantar cabeza.
    Eres admirable, mucho valor!!!!
    Por cierto, a mi también me han salido un montón de berruguitas, me vendría bien visitar al dermatologo marbellí ; ) Ja !!
    Como primera señal de estar viva lo dejo aquí, sabes quien soy?
    Un abrazo

      • Si, desde este rincón
        Si, desde este rincón «palauenc». Animo con la biblioteca y recuerda «una imagen vale más que mil palabras» puesto que de las últimas has editado muchas, es buena idea promocionarte en las otras, ellos obtendrán sabiduría de ellas, y es lo que quieres.

        Un abrazo.

        Marisa

        • Muchas gracias por los

          Muchas gracias por los ánimos!

          te deseo lo mismo, todo lo mejor y que las cosas empiecen a irte todo lo bien que te mereces.

           

          Un fuerte abrazo

  4. Felix,con las cosas que te
    Felix,con las cosas que te dicen tus antiguas amigas….¡¡¡no nos dejes!!!!.Algo especial tienes y lo sabemos y, ¡¡nos gusta como esribes!!! .Animo!!!!.Esperamos verte al frente de tus antes «proyectos», hoy realidades.
    ¡Toda la suerte y cariño de mi parte!.Muchos besos.

    • ¡Muchas gracias, amiga

      ¡Muchas gracias, amiga desconocida (no por ello menos querida ,-)!

      La verdad es que ya me queda menos para abrir la biblioteca. Una biblioteca española y digital con sistema de proyección de películas en 3D, en una de las provincias más pobres y desérticas de uno de los países (francófono) más pobres del mundo…

      ¿Algo más absurdo? Pero el mundo también incluye locuras sin sentido como ésta. O el teatro de ópera que quiso abrir aquí Schlingensief y que espero que algún día vea la luz…

      Muchos besos y mucha suerte

Comments are closed.